Portador de valores eternos: El Hombre

miguel-angel-capilla-sixtina

Por Jorge Juan Perales.

El Hombre, el ser humano, la persona de la especie humana tanto del género masculino como femenino; criatura humana creada por Dios,- el Dios de la Biblia, el Dios de Abraham- a su imagen y semejanza  como culminación de su Obra, viendo que era buena a hasta tal grado de identificación que se Encarna en él,- en el hombre Jesús de Nazaret, de la estirpe de David-  como Hijo de Dios, como Hijo del Hombre, como manifestación de su máximo Amor, verdadero y supremo Valor Eterno;  es el núcleo sustancial de la doctrina joseantoniana, encontrando  sentido y fundamento a sus postulados ideológicos  socio-políticos, concebidos para que la persona humana – todas las personas humanas sin excepción alguna- portadoras del valor de la libertad, de razón e inteligencia, de la capacidad para decidir entre el bien y el mal; del valor de la dignidad recibida por el Señor del Universo, desde el momento mismo de la concepción como sello de su sacralidad; del valor de la integridad con un cuerpo material y un alma espiritual en Unidad, inseparables para la existencia humana terrenal, conformando un todo, mente, cuerpo y espíritu, animado por el Soplo de la Vida, que conserva todas sus esencias humanas y divinas hasta el momento mismo de la muerte, en donde la trascendencia tiene su destino final en el encuentro con su Creador, en donde el sentido último de la supremacía de lo espiritual encuentra su recompensa de salvación o condena, el gozo permanente del Bien o su ausencia. Por este Hombre, los hombres que se adhieren y se proclaman seguidores  del pensamiento joseantoniano, proponen un modelo de sociedad coherente con estos valores; por lo que una Justicia Social entroncada en la ley Natural se hace necesaria para que el bien común conforme una sociedad de hombres libres, armoniosa, en paz y democrática, en donde el Pan esté al alcance del hombre trabajador y de su familia, saciando sus necesidades primordiales, embarcado en un proyecto de  unidad de vida  en común, apuntando a fines Universales, hacia un destino ganador, si es merecido, de la Eternidad en el Paraíso prometido.

“Queremos menos palabrería liberal y más respeto a la libertad profunda del hombre. Porque sólo se respeta la libertad del hombre cuando se le estima, como nosotros le estimamos, portador de valores eternos; cuando se le estima envoltura corporal de un alma que es capaz de condenarse y de salvarse. Sólo cuando al hombre se le considera así, se puede decir que se respeta de veras su libertad, y más todavía si esa libertad se conjuga, como nosotros pretendemos, en un sistema de autoridad, de jerarquía y de orden”.(Discurso de la Fundación de Falange Española  pronunciado por José Antonio Primo de Rivera en el Teatro de la Comedia de Madrid, el día 29 de octubre de 1933)

Falange Española considera al hombre como conjunto de un cuerpo y un alma; es decir, como capaz de un destino eterno, como portador de valores eternos. Así, pues, el máximo respeto se tributa a la dignidad humana, a la integridad del hombre y a su libertad. (Puntos iniciales. FE, núm.1, 7 de diciembre de 1933)

La dignidad humana, la integridad del hombre y su libertad son valores eternos e intangibles. (Norma programática de FE de las JONS redactada en noviembre de 1934)

Basta con leer atentamente estas palabras de José Antonio Primo de Rivera en la presentación pública de Falange Española y en sus escritos programáticos para comprender la profundidad y la solidez de su pensamiento en cuanto fija el reconocimiento y el respeto a la libertad profunda del hombre como valor innegociable, inmutable y eterno. Nótese, igualmente, que cuando José Antonio, cuando la Falange habla del Hombre, no hace distinción ni exclusiones por el color de la piel, por los rasgos étnicos, tradiciones culturales, creencias religiosas, sexos, clase, género, edad, condición social, ideologías, taras físicas o psíquicas, nobleza o poder adquisitivo o lugar de nacimiento. Nótese, igualmente, que cuando José Antonio, cuando la Falange, desarrolla el concepto de Patria como “Unidad de destino en lo Universal” no lo justifica en la raza, ni en el territorio, ni en la lengua, ni siquiera en la cultura. Dijo José Antonio en el teatro Calderón de Valladolid el 4 de marzo de 1934: “… una Patria no es aquello inmediato, físico, que podemos percibir hasta en el estado más primitivo de espontaneidad. Que una Patria no es el sabor del agua de esta fuente, no es el color de la tierra de estos sotos: que una Patria es una misión en la historia, una misión en lo universal. La vida de todos los pueblos es una lucha trágica entre lo espontáneo y lo histórico.”

La Patria está en la misión, en el compromiso de los hombres que asumen y se suman a los valores del destino común como pueblo. Para España, para la Hispanidad, bienvenidos los hombres que quemando las naves de su yo individual, en unidad libre y voluntaria se prestan a transitar por los caminos inciertos de la historia hacia la supremacía de lo espiritual, Imperio de libertad, Pan y Justicia, dejando huella del quehacer patrio en un devenir continuo en el tiempo. La Patria para la Falange es la estela inmaterial que ilumina el tiempo y el espacio que van dejando atrás el movimiento constructivo de hombres, unidos hacia un fin Universal cuyo destino intuyen como misión espiritual y Divina. Se es patriota cuando se forma parte, cuando se tiene conciencia de Unidad de pueblo haciendo historia que trasciende a él y a ellos. A la Falange Española le duele la oscuridad de los hombres y de los pueblos  cuando materializan  a la Patria convirtiéndola en mercancía  o en sensiblería emocional de palabras o comportamientos o símbolos sin significado trascendente y Universal. No hay Patria sin hombres, sin Unidad de hombres, que se saben portadores de valores eternos y buscan la excelencia en la historia de la humanidad, para divisar en el horizonte la Tierra Prometida, el Cielo anhelado,  con la esperanza de aportar lo mejor de sí mismos, en la misión Universal del Hombre, que está impresa a fuego indestructible en lo más profundo de cada célula, de cada Alma, de cada hombre. Entre la acción libre de lo espontáneo y las circunstancias de cada presente histórico, España, siempre respondió, en ésta lucha trágica pero gloriosa, por su misión Católica, elevando el Imperio a la categoría de lo espiritual.

  “Es preciso configurar un nuevo orden, y éste es el destino de España en nuestros días. Tenemos que afanarnos por salvar a España y al mundo entero. El orden nuevo tiene que arrancar de la propia existencia del hombre, del reconocimiento de su libertad y dignidad. La libertad del hombre y la dignidad humana son valores eternos e intangibles. El orden nuevo ha de arrancar de la existencia del hombre como portador de valores eternos. No participamos, pues, del panteísmo estatal.”(Conferencia pronunciada por José Antonio Primo de Rivera en Zaragoza, en el Cinema Alhambra, en el curso organizado por el Ateneo, sobre el tema “El Nuevo Orden”  EL Domingo 17 de Febrero de 1935

Para  José Antonio, para la Falange, el Estado no es el Todo, ”No participamos, pues, del panteísmo estatal” el Estado es todos, es para todos, está al servicio de todos, de todos los hombres enrolados en la misión común, en el proyecto de destino histórico universal asumiendo, eso sí, la responsabilidad  del ejercicio de la autoridad, de la jerarquía y del orden necesario para que todo funcione, se alcancen los objetivos deseados y sobre todo que garantice la defensa de los valores eternos de cada uno de los hombres que le conforman, así como, la administración de Justicia y la seguridad individual, comunal y nacional. Dice José Antonio en esta misma conferencia en Zaragoza: “El Estado totalitario no puede salvarnos tampoco de la invasión de los bárbaros, además de que lo totalitario no puede existir”. O en el Teatro Calderón de Valladolid  el día 3 de marzo de 1935 “Otra pretendida solución son los Estados totalitarios. Pero los Estados totalitarios no existen. El Estado no es el Hombre, el Estado no posee, no es depositario, ni es portador de valores eternos, el Estado es un instrumento de servicio para el bien del hombre y de la Patria que edifica. Lo totalitario anula los valores intangibles y eternos cuya titularidad es de pertenecía exclusiva del Hombre. El Estado no tiene alma, ni ninguna cualidad o atributos divinos,  ni es libre ni digno por sí mismo, lo es en cuanto sirve a la libertad, a la integridad y dignidad de los hombres que le dan sentido, verdaderos portadores de los valores eternos.  Es totalitario el panteísmo en cuanto que todo lo abarca, todo lo ocupa, todo lo explica, no hay nada fuera de él que no sea él. Niega por tanto a Dios, a un Dios personal Creador y Padre, ocupando su lugar, bien sea como Estado o como Naturaleza cósmica. El “Todo es dios”, “el hombre es dios”, “la naturaleza es dios” del Estado panteísta totalitario que se autoarroga la personalidad de Dios en sí mismo, en el que todos los poderes y todas las cosas le pertenecen, mostrándose todopoderoso; todo lo totalitario es dictadura ególatra y egocéntrica que termina, cuando no comienza, actuando tiránicamente, no reconociendo al Hombre sus valores eternos que le son consustanciales. El Estado totalitario no puede admitirse si el Hombre, como la Falange de José Antonio  afirma, es el único portador de los valores eternos.  

 Dice el gran Chesterton: “La esencia de todo panteísmo, evolucionismo, religión cósmica moderna, (etc.) está realmente en esta proposición, si Ud. insiste en ver a la Naturaleza como una madre, descubrirá muy pronto que más bien es una madrastra. El punto principal que ha querido hacer el Cristianismo  ha sido este: que la Naturaleza no es nuestra madre, sino nuestra hermana. Podemos estar, quizá, orgullosos de sus bellezas, ya que tenemos el  mismo Padre; pero ella no tiene autoridad alguna sobre nosotros; tenemos mucho que admirar, pero no, necesariamente, que imitar.”

Podría decir la Falange: Si Ud. insiste en ver al Estado como un padre, descubrirá muy pronto que más bien es un padrastro. El punto principal que ha querido hacer ver el pensamiento joseantoniano ha sido este: que el Estado no es un padre, ni un dios, ni tampoco un ente vacio o hueco o ausente o vulnerable ; sino que tiene que ser un instrumento de servicio, que sirve para que la sociedad organizada alcance el Pan, la Patria y la Justicia para todos y cada uno de los hombres que como pueblo le confieren la autoridad, dotado de leyes justas, sujeto a unas normas permanentes e inmutables de alto valor moral que tanto el Estado como el Individuo saben que tienen que defender y cumplir; así el Estado es el hogar, la casa que acoge, reconoce y realza los valores eternos de cada uno de sus miembros y de la grandeza y la libertad de la Sociedad de la que forman parte, interviniendo los hombres en el Estado en función de la labor que desempeñan socialmente y sirviéndole en tanto cumplidor de una misión de destino, armónicamente vivida, y solidariamente ejecutada. Orgullosos del Estado, así construido, pero hombres libres defensores de una Justicia Social que abrace el Bien Común y desee los mismos valores, los mismos bienes, para los otros Estados y para todos los Hombres. Un Estado para los hombres que respete la personalidad individual sin absorberla ni anularla. Un Estado que no convierta al trabajador en una pieza deshumanizada en la estructura de las empresas capitalistas o estatales, sometido a la tiranía de la producción mecánica sin medida o al interés de una elite o de una clase o de un partido o de un dictador endiosado o de un poder externo imperialista. Un Estado como síntesis de la Unidad Nacional, proyectada al cumplimiento del destino común en la historia, regido por normas de valor permanente e inmutables, de valor universal, válidas en todo tiempo y aconteceres. La fortaleza del Estado está en la Unidad existente entre los hombres organizados para un fin común, para un solo destino; Estado y  hombres en armonía hacia un mismo Objetivo, afirmando a la Patria en su misión universal e histórica y procurando la felicidad y el bien del  mayor número posible de los hombres, de los hombres que trabajen, que cumplan una función: “Todos los españoles no impedidos tienen el deber del trabajo. El Estado Nacionalsindicalista   no tendrá la menor consideración al que no cumple función alguna y aspire a vivir como  convidado a costa del esfuerzo de los demás” (punto 16 de FE de las JONS. Año 1934)

Volvía José Antonio un mes después a reafirmarse en la exaltación de los valores eternos del hombre y a alejarse del panteísmo estatal de otra ideología totalitaria, esta vez la social-comunista-marxista que a fuerza de querer negar a Dios arrasaba con el Hombre, considerándole un producto materialista de la economía, de la cultura y de la historia, arrebatándole la libertad y la dignidad como persona, sometiéndole a los designios de un Estado opresor y absorbente, que con la promesa de un “paraíso final” le esclavizaba apoderándose de su trabajo y de su destino.

Frente al desdeñoso “Libertad, ¿para qué?”, de Lenin, nosotros comenzamos por afirmar la libertad del individuo, por reconocer al individuo. Nosotros, tachados de defender un panteísmo estatal, empezamos por aceptar la realidad del individuo libre, portador de valores eternos”. (Conferencia pronunciada por José Antonio Primo de Rivera en el curso de formación organizado por F.E. de las J.O.N.S. el día 28 de marzo de 1935)

Pocos párrafos entresacados de un discurso de José Antonio Primo de Rivera tienen, a mi entender, tanta fuerza de síntesis explicativa, tanta claridad expositiva, tanta potencia revolucionaria, tanta actualidad, tanta buena fe y finura política,  como este en el cine Madrid, de Madrid, en el que el fundador de Falange Española, expone el modelo de sociedad, el sistema nuevo, que su pensamiento, el pensamiento joseantoniano, propone para que todos los hombres –portadores de valores eternos-  alcancen al más alto grado el Pan,  la Patria y la Justicia, el Trabajo, la Paz y la Libertad,  objetivos de la Revolución Nacionalsindicalista:

“…la construcción de un orden nuevo la tenemos que empezar por el hombre, por el individuo, como occidentales, como españoles y como cristianos; tenemos que empezar por el hombre y pasar por sus unidades orgánicas, y así subiremos del hombre a la familia, y de la familia al Municipio y, por otra parte, al Sindicato, y culminaremos en el Estado, que será la armonía de todo. De tal manera, en esta concepción político-histórico-moral con que nosotros contemplamos el mundo, tenemos implícita la solución económica; desmontaremos el aparato económico de la propiedad capitalista que absorbe todos los beneficios, para sustituirlo por la propiedad individual, por la propiedad familiar, por la propiedad comunal y por la propiedad sindical” (Discurso pronunciado por José Antonio Primo de Rivera en el cine Madrid, en Madrid, el 19 de mayo de 1935) http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0117.html

El  Hombre Universal y Eterno que se conmueve con la belleza de la Naturaleza, reflejo de su Autor y la recrea  en Altamira, en la Pirámides, en los Templos, en las Sinagogas, en las Catedrales o en las Mezquitas; en la Capilla Sixtina o en la Piedad o en el David de Miguel Ángel; capaz de componer piezas musicales que emocionan profundamente al  ser humano que las escucha, que en expresión consciente ríe y llora, se alegra o se entristece, sufre o goza, ama u odia, imagina, habla, canta, piensa, escribe y es poeta. Este Ser Humano, única criatura que camina bípeda, erecta, vertical, que puede mirar al cielo balanceando su cuello – único ser creado que puede hacerlo;- como es el único que presenta el dedo pulgar de las manos enfrentado al resto para poder asir; como es el único que sabe que su existencia terrenal termina con la muerte física; como es el único que posee inteligencia para ir descubriendo las leyes de la Creación y beneficiarse de ellas; que sabe de la existencia de verdades objetivas, de valores éticos, de normas permanentes e inmutables, de valor universal, impresas en la Ley Natural, que no están sujetas a su voluntad, ni a la moda, ni a sus intereses particulares. Este Hombre, este Adán y Eva,  con libertad para poder elegir entre el bien y el mal, de transgredir o respetar la voluntad de su Creador, de destruirse así mismo tal como hizo Caín en la persona de su hermano Abel, es merecedor,- si reconoce al Bien y se acoge a su misericordia-,  por ser portador de valores eternos, por tener su vida un carácter sagrado, del Amor y del Perdón,  del Pan, la Patria y la Justicia, del mejor destino posible: la Patria Celestial, Reino de Libertad y Felicidad eterna, Imperio espiritual buscado por la Humanidad,- en todos los tiempos-, en donde estará saciado de Pan de Vida, alimento de amor perpetuo, en adoración permanente a su Señor,- grato trabajo-, recompensa final con plenitud de sabiduría y conocimiento en el Amor total, en la Bondad infinita.

“La única manera de resolver la cuestión es alterando de arriba abajo la organización de la economía. Esta revolución en la economía no va a consistir –como dicen por ahí que queremos nosotros los que todo lo dicen porque se les pega al oído, sin dedicar cinco minutos a examinarlo– en la absorción del individuo por el Estado, en el panteísmo estatal.

Precisamente la revolución total, la organización total de Europa, tiene que empezar por el individuo, porque el que más ha padecido con este desquiciamiento, el que ha llegado a ser una molécula pura, sin personalidad, sin sustancia, sin contenido, sin existencia, es el pobre individuo, que se ha quedado el último para percibir las ventajas de la vida. Toda la organización, toda la revolución nueva, todo el fortalecimiento del Estado y toda la reorganización económica, irán encaminados a que se incorporen al disfrute de las ventajas esas masas enormes desarraigadas por la economía liberal y por el conato comunista”.

(Conferencia pronunciada en el Círculo Mercantil de Madrid, por José Antonio Primo de Rivera, el día 9 de Abril de 1935) http://www.rumbos.net/ocja/jaoc0103.html 

Portador de valores eternos: El Hombre.

About these ads

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s