11-M – LEGANES. ¿DONDE ESTA EL CADAVER DE TORRONTERAS Y DONDE SE OBTUVO EL ADN?

11-M. El mis­te­rio del GEO de Le­ga­nés. ¿Dónde y en qué con­di­cio­nes se en­cuen­tra?

Para los in­tere­sa­dos en co­no­cer los he­chos, tal como se pu­bli­ca­ron en su mo­men­to, les ofre­ce­mos al final una No­ti­cia ya desaparecida. Señalábamos al­gu­nas ano­ma­lías -según la lógica-, en la muer­te del GEO de Le­ga­nés, en el re­cien­te ar­tícu­lo ti­tu­la­do 11-M. To­rron­te­ras, el su­pues­to ca­dá­ver del GEO de Le­ga­nés y el ver­da­de­ro cadáver. Entre esas ano­ma­lías -cuyas re­fle­xio­nes pue­den ver en el link ci­ta­do- des­ta­ca­mos que:

1. El GEO actúa y muere de forma ex­tra­ña dada su experiencia.

2. To­rron­te­ras es en­te­rra­do de forma ex­tra­ña: mucho antes de las 24 horas de su de­fun­ción y sin, que se­pa­mos, prac­ti­cár­se­le la autopsia…

3. No co­no­ce­mos que exis­ta nin­gu­na foto del GEO, a pesar de que exis­ten fotos hasta de los agen­tes del CNI ase­si­na­dos en Irak. Ni si­quie­ra fotos de te­le­fó­nos móviles.

4. La tumba fue pro­fa­na­da y el ca­dá­ver mu­ti­la­do, de­for­ma­do y que­ma­do hasta que­dar irre­co­no­ci­ble, des­a­pa­re­cien­do una mano, des­a­pa­re­cien­do la ma­ne­ra de iden­ti­fi­car­lo de ma­ne­ra visual…

5. Se dice que a este ca­dá­ver que­ma­do y mu­ti­la­do -que no tiene por­qué ser el mismo que el en­te­rra­do- se le apli­có la prue­ba del ADN y que de­ter­mi­nó que era el de Fran­cis­co Ja­vier Torronteras.

A par­tir de aquí es ló­gi­co plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de que los que pro­fa­na­ron la tumba qui­sie­ran que no se iden­ti­fi­ca­ra el ca­dá­ver en­te­rra­do con el que­ma­do, como es nor­mal pen­sar que qui­sie­ron de­for­mar el ca­dá­ver que­ma­do, de ma­ne­ra que no fuera re­co­no­ci­ble, ni identificable… Pero si el ADN de­mues­tra que sí es To­rron­te­ras, ¿para qué se mo­les­tan en des­tro­zar los ras­gos fa­cia­les, en qui­tar las señas de iden­ti­dad dactilares…, en que­mar­lo? ¿Por puro sa­dis­mo se arries­gan a ser des­cu­bier­tos por culpa del fuego? Po­dría ser, pero nos que­dan más duda; exis­ten -por ló­gi­ca- otras anomalías:

6. No dis­po­ne­mos de in­for­ma­ción sobre la prue­ba del ADN más allá de un re­sul­ta­do ci­ta­do de forma tan­gen­cial por al­gu­nos me­dios. No es ló­gi­co que no se diera in­for­ma­ción de si la hi­cie­ron com­pa­rán­do­la con una mues­tra pre­via de ADN del GEO, o si ci­ta­ron para co­te­jar con el ADN de un fa­mi­liar di­rec­to. ¿Cómo hi­cie­ron la prue­ba del ADN?

7. Pos­te­rior­men­te se nos in­for­mó de que el ca­dá­ver -ya que­ma­do, pero con­ser­va­do en parte- iba a ser in­ci­ne­ra­do. A par­tir de ahí si­len­cio se­pul­cral -y nunca mejor dicho- por parte de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Nada ló­gi­co, ¿no creen? ¿No sería ló­gi­co que hu­bie­sen le­van­ta­do la voz -amén de para in­for­mar- para pro­tes­tar por des­truir la po­si­bi­li­dad de una prue­ba fu­tu­ra?

8. Según in­for­má­ba­mos en Paz Di­gi­tal y según el texto ci­ta­do más arri­ba Ayer por la tarde es­ta­ba pre­vis­to que el cuer­po fuese in­ci­ne­ra­do en el ce­men­te­rio de La Al­mu­de­na. Sin em­bar­go, ano­che per­ma­ne­cían to­da­vía en el Ins­ti­tu­to Anató­mi­co Fo­ren­se ve­la­do por la viuda del agen­te y va­rios agen­tes que es­pe­ra­ron du­ran­te toda la tarde la sa­li­da de los res­tos, lo úl­ti­mo que co­no­ci­mos fue que to­da­vía no ha sido in­ci­ne­ra­do y que, a pesar de estas nada ló­gi­cas cir­cuns­tan­cias, exis­te un SI­LEN­CIO SE­PUL­CRAL al respecto.

Del pri­mer ca­dá­ver nada sa­be­mos con fia­bi­li­dad, ex­cep­to que se pro­du­je­ron ano­ma­lías inex­pli­ca­bles; ¿po­de­mos ase­gu­rar que el ca­dá­ver se­gun­do, lleno de ano­ma­lías -4, 5, 6, 7 y 8-, era el ver­da­de­ro ca­dá­ver de Fran­cis­co Ja­vier To­rron­te­ras? ¿Dónde y cómo se en­cuen­tra el GEO de Le­ga­nés?

Pu­bli­ca­da en Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal el mar­tes, 20 de abril de 2004

Los fa­ná­ti­cos abrie­ron la tumba, arras­tra­ron el cuer­po 700 me­tros y le cla­va­ron un pico en la ca­be­za. La po­li­cía busca a tres in­te­gris­tas por pro­fa­nar y que­mar el ca­dá­ver del geo muer­to en Leganés.

(Agen­cias).- Ja­vier To­rron­te­ra, el geo de 41 años fa­lle­ci­do el pa­sa­do 2 de abril en la ex­plo­sión pro­vo­ca­da por siete te­rro­ris­tas sui­ci­das im­pli­ca­dos en el 11-M a los que la Po­li­cía había atra­pa­do en una piso de le­ga­nés, no des­can­sa en paz. Según El Mundo, tres is­la­mis­tas en­tra­ron ayer en el ce­men­te­rio de Ca­ra­ban­chel (Ma­drid), sa­ca­ron su ataúd del nicho y pro­fa­na­ron su ca­dá­ver en un ex­tre­mo del cam­po­san­to. Pro­vis­tos de pico y pala, ma­cha­ca­ron su cuer­po y le des­tro­za­ron la cara. Luego le pren­die­ron fuego y hu­ye­ron. Los au­to­res de este ma­ca­bro ri­tual pu­die­ron se­guir una de las lec­cio­nes del Corán que abre la puer­ta a que se actúe con­tra los ca­dá­ve­res de los enemigos.

La Po­li­cía no ha ha­lla­do en el lugar de los he­chos nin­gu­na nota ni pin­ta­das ni nin­gún co­mu­ni­ca­do reivin­di­can­do la ma­ca­bra ac­ción ni el ob­je­ti­vo de la misma. La «prin­ci­pal hi­pó­te­sis de tra­ba­jo» de las fuer­zas de Se­gu­ri­dad -aun­que no la única- es que los res­tos de To­rron­te­ras fue­ron pro­fa­na­dos por ac­ti­vis­tas is­la­mis­tas a modo de «ven­gan­za» por el asal­to de la casa de Le­ga­nés y por for­zar al sui­ci­dio a los siete te­rro­ris­tas. Los es­pe­cia­lis­tas de la Po­li­cía en gru­pos is­la­mis­tas ex­pli­ca­ron a los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción que en el mundo is­lá­mi­co la quema de ca­dá­ve­res de «pa­ga­nos» (no mu­sul­ma­nes) es una prác­ti­ca de «cas­ti­go aña­di­do» a aque­llos que hayan cau­sa­do «dolor» a los «cre­yen­tes».

La sura 85
La in­ci­ne­ra­ción está pros­cri­ta para los mu­sul­ma­nes, pues im­pi­de lle­gar al Pa­raí­so, pero una sura -cada una de las lec­cio­nes o ca­pí­tu­los en que se di­vi­de el Corán- hace men­ción a esta prác­ti­ca. Se trata de la sura 85, de­no­mi­na­da de Las Cons­te­la­cio­nes Zo­dia­ca­les, que en su apar­ta­do diez reza literalmente: «Sin duda que los que pro­vo­quen a los cre­yen­tes y a las cre­yen­tes y nunca se arre­pien­tan, ¿ten­drán por cas­ti­go el Ar­den­tí­si­mo, y ten­drán la con­de­na de la in­ci­ne­ra­ción!».
Pese a estos in­di­cios, los fun­cio­na­rios, por el mo­men­to, no des­car­tan, en modo al­guno, otras dos hi­pó­te­sis sobre la au­to­ría: que de­trás de la vio­la­ción se en­cuen­tre un grupo de des­equi­li­bra­dos que bus­can no­to­rie­dad con una pro­fa­na­ción «es­pe­cial­men­te do­lo­ro­sa para la so­cie­dad» o que se trate de un ri­tual sa­tá­ni­co, igual­men­te a la bús­que­da de tras­cen­den­cia pú­bli­ca. No obs­tan­te, ni en el cuer­po ni en los al­re­de­do­res se han en­con­tra­do los ha­bi­tua­les sím­bo­los cabalísticos.

Los pro­fa­na­do­res

Los de­lin­cuen­tes en­tra­ron al ce­men­te­rio por una frá­gil puer­ta de ser­vi­cio que ahora está en obras y que sue­len usar los em­plea­dos del ce­men­te­rio. Iban pro­vis­tos de un pico sin mango y de una pala y usa­ron una vieja ca­rre­ti­lla de las que se em­plean en el cam­po­san­to. Rom­pie­ron la lá­pi­da que tapa el nicho del agen­te ha­cien­do pa­lan­ca con un pico y luego sa­ca­ron el fé­re­tro y lo lle­va­ron en la ca­rre­ti­lla hasta un lugar si­tua­do a 700 me­tros de donde es­ta­ba el nicho. Allí le pren­die­ron fuego: la vi­ru­len­cia de las lla­mas in­du­ce a pen­sar que los au­to­res usa­ron ga­so­li­na para avi­var las lla­mas. Ni el pico, que la po­li­cía ana­li­za en busca de hue­llas, ni la pala pro­ce­den de los úti­les ha­bi­tua­les de los em­plea­dos del cementerio.

Dos vi­gi­lan­tes pri­va­dos del cam­po­san­to, que por la noche sue­len dar vuel­tas en un vehícu­lo por los al­re­de­do­res del re­cin­to mor­tuo­rio, avis­ta­ron desde el ex­te­rior de la tapia una cor­ti­na de humo. En­tra­ron y ob­ser­va­ron que había un ataúd en el suelo, ar­dien­do, en medio de una re­cón­di­ta calle del ce­men­te­rio for­ma­da por hi­le­ras de ni­chos de unos cinco me­tros de al­tu­ra y si­tua­da en la Sec­ción 15.

De­bi­do a los gol­pes, al­gu­nos miem­bros del cuer­po del subins­pec­tor que­da­ron mu­ti­la­dos, entre ellos la mano iz­quier­da, que no ha po­di­do ser en­con­tra­da. No obs­tan­te los in­ves­ti­ga­do­res no des­car­tan que haya que­da­do car­bo­ni­za­da por el fuego.

El ce­men­te­rio, de 82 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, tiene 150.000 se­pul­tu­ras (tum­bas, ni­chos y co­lum­ba­rios). Las puer­tas están ce­rra­das por la noche, a la vez que cua­tro vi­gi­lan­tes -di­vi­di­dos en dos pa­tru­llas- cus­to­dian el recinto.

Ayer por la tarde es­ta­ba pre­vis­to que el cuer­po fuese in­ci­ne­ra­do en el ce­men­te­rio de La Al­mu­de­na. Sin em­bar­go, ano­che per­ma­ne­cían to­da­vía en el Ins­ti­tu­to Anató­mi­co Fo­ren­se ve­la­do por la viuda del agen­te y va­rios agen­tes que es­pe­ra­ron du­ran­te toda la tarde la sa­li­da de los res­tos. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior re­pro­bó ayer la «bru­tal pro­fa­na­ción» del nicho donde fue en­te­rra­do el agen­te del Grupo Es­pe­cial de Operaciones.

La Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Po­li­cía (CEP), sin­di­ca­to al que es­ta­ba afi­lia­do el subins­pec­tor de los GEO, va a ejer­cer la acu­sa­ción par­ti­cu­lar en este caso si se abre un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, in­di­ca­ron a Efe fuen­tes de esta organización.

La Aso­cia­ción Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo (AVT) pidió en un co­mu­ni­ca­do al Go­bierno la «má­xi­ma con­tun­den­cia» con este tipo de ac­cio­nes y anun­ció que to­ma­rá las me­di­das ju­rí­di­cas opor­tu­nas para «apli­car el peso de la ley sobre aque­llos que han en­tur­bia­do y mo­les­ta­do la tumba de una víc­ti­ma del te­rro­ris­mo».

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res In­mi­gran­tes Ma­rro­quíes en Es­pa­ña (ATIME), Mus­ta­fá Mra­bet, tachó ayer de «sa­tá­ni­ca y bár­ba­ra» la pro­fa­na­ción de la tumba del agen­te Fran­cis­co Ja­vier Torrontera.

«Eso no es de per­so­nas, da asco, (los au­to­res) no se me­re­cen la con­di­ción de ser hu­mano, son menos que los ani­ma­les», afir­mó Mra­bet a Ser­vi­me­dia. «Esto se es­ca­pa a lo que es la mente hu­ma­na, hasta dónde puede lle­gar la bar­ba­rie y la in­fa­mia, es as­que­ro­so», dijo Mra­bet, quien con­clu­yó que «qui­zás no exis­te el tér­mino para ca­li­fi­car» a quie­nes hayan rea­li­za­do este acto.

Sin em­bar­go, los au­to­res de la pro­fa­na­ción de la tumba se en­fren­tan a una pena muy leve, que va desde el pago de una multa o cinco meses de pri­sión, salvo que se de­mues­tre su co­ne­xión con los aten­ta­dos del 11 de Marzo en Ma­drid o con la ex­plo­sión del piso de Le­ga­nés en la que fa­lle­ció este agente.

NOTA de Paz Di­gi­tal

La no­ti­cia an­te­rior, como de­cía­mos, fue pu­bli­ca­da el 20 de abril de 2004 en Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal. En la ac­tua­li­dad no la en­con­tra­mos en esa web; rea­li­za­da la bús­que­da allí y con­sul­ta­da la URL que en su día ocu­pa­ba, y no ha­bién­do­la lo­ca­li­za­do, les in­for­ma­mos de que es­ta­ba en

http://www.periodistadigital.com/object.php?o=24377

Ahora pue­den verla en

http://vista.alexa.com/cgi-bin/docache?CID=EC_crawl22.20050322190901_5960_16369273

Acla­ra­mos que, tam­bién en su día, in­for­má­ba­mos con de­ta­lle sobre este asun­to desde Paz Di­gi­tal, pero erro­res téc­ni­cos hi­cie­ron que des­a­pa­re­cie­ra de nues­tra web esta in­for­ma­ción. No en­con­tran­do otro medio que con­ten­ga la in­for­ma­ción que aquí nos im­por­ta para el aná­li­sis, hemos op­ta­do por poner solo la No­ti­cia de Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal en vez de la de nues­tra copia de seguridad.

NOTA: Hasta aquí, el ar­tícu­lo tal como fue pu­bli­ca­do; a día de hoy (02-04-2006), la no­ti­cia tam­bién ha des­a­pa­re­ci­do de la caché de Alexa

20130224-081020.jpg

Anuncios

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s