Luis Companys, ¿mártir o asesino?

El 15 de octubre de 1940 fue fusilado en Barcelona Lluis Companys, presidente de la Generalitat. Este aniversario ha servido para insistir en una de las más recurrentes obsesiones del nacionalismo catalán como es la práctica santificación de este personaje, uno de los más nefastos de la historia catalana.
Companys era presidente de la Generalitat en 1934 cuando proclamó la República catalana en lo que fue un golpe de estado en toda regla contra la legalidad republicana, en sintonía con la insurreción proclamada en Asturias por el PSOE que se negó a aceptar su derrota en las elecciones de 1933. (En cuya represión, dicho sea de paso participó el abuelo de Zapatero)

 

La intentona promovida por Companys fue fácilmente sofocada pero costó cerca de un centenar de muertos.
Tras la sublevación del 18 de julio de 1936 Companys proclamó un decreto que decía textualmente

La rebelión fascista ha sido vencida por el heroísmo popular y el de las fuerzas locales. Precisa, pues, acabar de aniquilar en toda Cataluña los últimos núcleos fascistas existentes y prevenirse contra los posibles peligros de fuera. Por tanto a propuesta de la presidencia, y de acuerdo con el Consejo Ejecutivo, decreto lo siguiente:
1º Se crean las milicias ciudadanas para la defensa de la República y la lucha contra el fascismo y la reacción …
2º Se nombra a don Enrique Perez Farrás jefe militar de las milicias armadas de Cataluña
3º Se nombra al consejero Luis Prunés, comisario de defensa de la Generalitat con las atribuciones necesarias para la organización de la mencionada Milicia Popular
4º Queda designado un Comité de enlace y Dirección de las Milicias ciudadanas formado por un delegado que designará el Consejero de Gobernación, otro designado por el Comisario general de Orden Público y los representantes de las fuerzas obreras y organizaciones políticas coincidentes en la lucha contra el fascismo
5º En toda Cataluña se constituirán los Comités locales de defensa que deberán obrar de acuerdo con el Comité Central

Barcelona 23 julio 1936

 

Este decreto legalizaba las denominadas patrullas de control, grupos de pistoleros izquierdistas , formados por la CNT en una proporción del 50% , un 25% de ERC, repartiéndose el resto de miembros por la UGT y el POUM. Estos grupos desde finales de julio iniciaron una verdadera bacanal de crímenes cuyas cifras recoge César Alcalá en su obra “Checas de Barcelona” (Belaqua): Los asesinatos ascendieron a 8.352 personas lo que supone el 0,28% del total de la población catalana en ese momento.

Para tener una idea de la magnitud de la ola de crímenes que nació de aquel decreto firmado y propuesto por Companys, indicar que equivalen a como si en la Cataluña actual se asesinase a 20.800 personas en tres años, es decir, 22 personas al dia.

Cita textual del citado libro de Alcalá (Pag 12)

Esa fue la realidad. Y por eso una vez finalizada la guerra se juzgó y fusiló a Companys. No por haber sido presidente de la Generalidad sino por los crímenes cometidos durante la guerra y aún más, por no haber impedido semejantes atropellos contra todos los que no pensaban como él. Todo lo demás es esconder la realidad y convertir a un asesino en mártir de la causa catalanista

Cuando Alcalá publicó su libro fue entrevistado por La Vanguardia y recordó a los miles de catalanes que padecieron las llamadas checas, los campos de tortura creados por las autoridades de la izquierda en la Catalunya de Companys:

-¿Cuánta gente pasó por las checas?

-¡Miles de catalanes! Algunos pasaban semanas encerrados, a otros los torturaban… y enloquecían.Ala mayoría los tenían en espera de ir sacándolos para matarlos de un tiro.

-¿Quién gestionaba esas checas?

-De julio de 1936 a mayo de 1937, los anarquistas de la CNT-FAI y las patrullas de control (comandadas por Erno Gero, un enviado de Stalin), que recorrían Barcelona quemando iglesias y deteniendo a religiosos, católicos, carlistas, patronos, comerciantes…

-¿Acusándolos de qué?

-De ser gente de misa,gente de orden…

-¿Qué hacía el gobierno de la Generalitat?

-Lo presidía Lluís Companys, que no supo frenar aquellos crímenes, por lo que alguna responsabilidad de éstos podemos atribuirle. La pregunta es: ¿en qué grado?

-¿Qué respondería usted a esa pregunta?

-Que Companys era el presidente de todos los catalanes…, y 8.352 de ellos fueron asesinados en Catalunya de 1936 a 1939, muchos previo paso por checas. ¡Fue el 0,28% de la población catalana! ¿No debería haber hecho algo Companys para protegerlos?

(…)

-Es horrible el de Eusebio Cortés Puigdengolas: fue descuartizado en la checa de Sant Elies y dado de comer a los cerdos…

-Qué espanto…

-Su delito: ser católico. Y la familia quedaba desamparada. A algunos los mataban en el mismo comedor de su casa, ante sus hijos… No hubo ni un juicio. A unos novios que sorprendieron casándose, los detuvieron y mataron, a ellos y al cura. ¡Para aquellos revolucionarios, casarse por la Iglesia era un delito que merecía la muerte!

 

Una de las ficciones a las que frecuentemente recurren los veneradores de Companys es pasar o de la negación sin más de estos crímenes (recuérdese que la reciente fosa en la que encontraron los restos del asesinado líder catalán de la época Andreu Nin no han merecido ni un comentario por los apóstoles de la hipersubvencionada “memoria histórica” al tratarse de una víctima del terror izquierdista), a su atribución a unos misteriosos personajes sin nombre ni identidad a los que califican como “incontrolados”.
Pero eran realmente “incontrolados” los pistoleros de la izquierda o habían recibido deliberadamente armas por las autoridades de Companys?
El historiador José Javier Esparza: El Terror rojo en España, Áltera, Barcelona, 2007 escribió:

 

Quien sofocó [en Cataluña] la sublevación militar no fueron los milicianos armados, sino la Guardia Civil, obediente a la autoridad formal de la Generalitat, el gobierno autónomo catalán. Las milicias anarquistas actuaron, frecuentemente, como simple acompañamiento de las fuerzas de orden público; ello no les ahorrará bajas sensibles, como la del sindicalista Ascaso, pero su participación distó de ser decisiva. Sin embargo, acto seguido el consejero de Orden Público de la Generalitat, Federico Escofet, cumplió la orden de armar a los milicianos, acción que incluía el libre saqueo de las armerías de Barcelona. Resultado: los anarquistas, así armados, desplazan inmediatamente a Escofet, acusado de haber protegido a personalidades moderadas y a algunas congregaciones religiosas; los milicianos de la CNT/FAI se hacen con todo el poder y desatan una política deliberada de Terror.

 

Del libro: “Perill a la retaguardia” del ministro republicano Joan Peiró

 

“todos los partidos, desde Estat Català al POUM, pasando por Esquerra Republicana y el Partido Socialista Obrero catalán, han dado un contingente de ladrones y asesinos por lo menos igual al de la CNT y la FAI”,

De la entrevista a César Alcalá  coincidiendo con su libro “Las checas del terror”

 

¿Qué tipo de torturas se infligía a los detenidos?

Las checas fueron, si utilizamos la terminología nazi, auténticos campos de concentración. Hubo hornos crematorios, se torturó, se pasó hambre y se asesinó. La represión fue contra todos los que no estaban al lado de los postulados de la República , y estuvo perfectamente planificada, con la ayuda de la Unión Soviética , y con la voluntad de instaurar un estado comunista en España.

(…)

¿Quién o quiénes gestionaban las checas?

En un primer periodo estuvo el NKVD, por lo que respecta a Barcelona y, posteriormente, el SIM. En el resto de la Península el SIM fue el encargado de dirigirlas. Eso sí, siempre bajo el amparo del gobierno del Frente Popular. Recordemos que partidos como el PNV y ERC tuvieron su propia checa. (*) No había partido político que se preciara como tal que no instalara su checa. Todas estas siempre estuvieron auspiciadas por el Gobierno y por el SIM.

(*) Rambla Cataluña 26

 

Uno de los crímenes más estremecedores y desconocidos de la Cataluña de Companys fue el de Ramón Salés Amenós. Dirigente del Sindicat LLiure, de inspiración tradicionalista fue perseguido con saña enfermiza por los pistoleros de la izquierda por ser este sindicato rival de la CNT. Tras ocultarse varias semanas, Salés fue capturado el 30 de noviembre de 1936.

Cita de César Alcalá: “Checas de Barcelona” Pag 34:

 

“Era tanto el odio a este sindicalista que no tuvieron bastante con dispararle un tiro. Tenía que morir atrozmente torturado. El hecho ocurrió en la madrugada del 1 de diciembre de 1936.En el cruce de las calles Consejo de Ciento y Villarroel, ante el edificio de la Soli. Encadenaron los pies y las manos de Sales a cuatro camiones. Acto seguido los camiones emprendieron la marcha en direcciones distintas. Ramón Salés murió descuartizado..”

Así era la Cataluña de Companys…

 

Los vividores de la memoria histórica (selectiva e hipersubvencionada) podrán jalear hasta la extenuación a su santo Companys, y dedicarle toda clase de homenajes (con fondos públicos por supuesto) para que sirvan de distracción a la población sobre los gravísimos problemas de nuestra economía , pero desde la más elemental decencia, quien de verdad merece homenajes o como mínimo un piadoso recuerdo serían los miles de víctimas asesinadas bajo su régimen, para los que, por desgracia y verguenza nuestra, la memoria histórica tal y como hoy la conocemos no los considera dignos ni siquiera de una miserable anotación a pie de página…

 

Entre los muchos actos de barbarie de julio de 1936 en Barcelona destacan las profanaciones de tumbas llevadas a cabo por la izquierda cuyas momias fueron expuestas a la contemplación pública

 

Entrada de la checa de la calle San Elias en Barcelona. Uno de los lugares más tenebrosos de la Cataluña de Companys

3 comentarios en “Luis Companys, ¿mártir o asesino?

  1. La “ventaja” de Companys es que fué fusilado, por que de haber muerto como Franco, ni martir ni nada. Si a Franco lo hubieran eliminadio en uno de esos primeros atentados, de seguir el régimen, también hubiera sido tratado como mártir.
    No hay duda que la guerra civil en Catalunya, fue mas cruel y salvaje antes y despues de la guerra en si, a pesar de lo sangriento que fue el episodio del Ebro. Antes los comités y los comandos hicieron lo que quisieron, pues se añadió una falta de liderazgo evidente, y todos mandaban, y mandaban matar a los no adictos. Después de la guerra,otra sesión de pasar cuentas a los no adictos. Sin duda, los mas despreciables como personas humanas fueron los que ajusticiaron a los no adictos, los de antes y los de después, y, los mas inocentes fueron los no adictos, de antes y de después.
    Nuestra guerra civil., tal como se desarrolló, no tiene perdón para ninguno de los dos bandos, ni vencedores ni vencidos. Todos dieron mas valor a la ideologia que a la persona.
    Dicho esto, y sobre Companys, a pesar de su mala prensa, hay dos hechos que, almenos, no lo hunden del todo:
    1.-El General Queipo de Llano, del que no se puede dudar de su deria por la Cruzada, felicitó a Companys por su valentía y honor, por liberar a unos 5.000 presos derechistas, hecho no usual en las filas franquistas, partidarias de la eliminación fisica, y asunto resuelto.
    2.- Alemania y Franvia, una vez terminada la 2ª guerra Mundial, pidieron disculpas por su participación en la detención y entrega de Companys a los golpistas.
    Estos debates sobre la Guerra Civil los encuentro inútiles. La guerra fue la demostración de un fracaso de toda la Nación, toda, y no hay que mirar quien fue el menos malo, pues todos fueron malos. Ninguno de bueno. Tenemos dse aprender a discernir nuestras legítimas diferencias de pensamiento mediante el debate participativo, y no la revancha, injusta siempre.
    Que ese mal llamado millón de muertos nos sirva para aprender, y no para volvernos a pelear.

    Me gusta

    • Coincido en esencia. Nuestros abuelos no supieron convivir.
      Pero revivir ese pasado de forma torticera reescribiendo lo hoy ya suficientemente documentado, para hacer parecer a los unos mejor que los otros, solo conduce a mas violencia.
      La república fue una estafa, soportada por unos y manipulada por otros, pero no fue nunca una democracia.
      Los totalitarismo se enfrentaron, y gano, así lo veo yo los menos culpables, y también los menos malos.
      Conozcamos el pasado!!

      Me gusta

  2. Claro que si, la república una estafa, y gano el totalitarismo menos malo, di que si, ole tu. Y ahora diras que lo de hoy en dia es una democracia con los retales de franco gobernando?Fraga, Suarez, los hermanos Fernandez… autentincos democratas.Teneis un problema y vosotros seguid confiando lo primero que leais. Un pais donde sale la nieta de franco y encima se la aplaude, un rey por solo llevar un apellido 0 meritos y da discursos a los jovenes sobre no se que y se la apluede .

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s