Los nuros mentales – David Gistau

Nada puede comprenderse sin su contexto. Ni lo más sencillo. Tomemos como ejemplo un muro. Qué cosa más categórica, más reticente a los matices, es un muro. Pero, sin hacer un par de preguntas, resulta imposible averiguar lo más importante cuando se mira un muro: ¿está pensado para evitar que la gente entre o que la gente salga? ¿Es un muro de cárcel o un muro de castillo? La propia Israel, siempre tan sacada de contexto por los medios occidentales, sufre esta confusión con sus muros. Se los retratan como si hubieran sido concebidos para impedir que la gente salga de un gran campo de concentración, como si pudieran confirmar la existencia de otro apartheid, cuando en realidad son muros defensivos que fueron levantados para que no entrara cierta gente: los terroristas, los que excavan túneles para entrar igual.
Me detengo en seco antes de que se me politice el folio por completo. Aquí estamos a otra cosa, a reparar en lo nimio, a capturar anécdotas. Estas reflexiones sobre los muros me las inspiró el otro día una joven japonesa que vi en un aeropuerto y gracias a la cual comprendí el injusto prejuicio cultural, mezcla de ignorancia y desdén, en el que he vivido sumido durante años. Me siento tan culpable que llamaría al timbre de todos los japoneses para disculparme ante ellos uno a uno. Ahora que lo pienso, hasta a Dragó, japonés honorario, tendría que pedirle perdón. Verán.
Ustedes, como yo, viven más o menos rodeados de turistas. Muchos de los cuales son japoneses, modernísimos en cuanto a actitud y atuendo los de las generaciones más jóvenes, que me recuerdan los alternas o indies con los que se iba de fiesta Bill Murray en Lost in translation. Al verlos, me imagino Tokio como un lugar lleno de neón. Hay una cosa de estos turistas japoneses que siempre, mientras duró mi malentendido, me resultó irritante, casi una muestra de hostilidad hacia nosotros. La mascarilla quirúrgica. La que los japoneses usan tanto que incluso han terminado por mejorarlas con diseños fashion como si se tratara de cualquier otro complemento de vestuario. Yo veía a los japoneses, por ejemplo en Sevilla, con sus mascarillas puestas, y me preguntaba «¿Para qué viajan?». Para qué viajan si temen ser envenenados por los efluvios que los rodean, si los occidentales les parecemos tóxicos y víricos, si entran en una taberna de Santa Cruz y prácticamente se envasan ellos mismos al vacío para permanecer asépticos y que no les penetre siquiera el perfume del jamón. Para qué viajan y al mismo tiempo se protegen del lugar al que viajan como si hubiera estallado una alarma por ébola. Quédense ustedes en su propio hábitat, ya que tanta aprensión les produce respirar el nuestro. Tantos años de creer esto terminó por inspirarme un rencor sordo a una cultura entera que llevaba puesto alrededor de la boca su murito defensivo, su distancia insoslayable.
A estas alturas, muchos lectores se habrán llevado ya la mano a la cabeza por mi ignorancia y mi estupidez. Confundí la función del muro, me faltó el contexto. Y esto me lo aclaró la muchacha del aeropuerto el otro día, cuya mascarilla, por cierto, imitaba el estampado de Louis Vuitton. Las mascarillas no están pensadas para evitar que entren los virus y las bacterias, sino para evitar que salgan. Las llevan los japoneses acatarrados para no contagiar a las personas con las que conviven. Es decir, que el gesto de hostilidad y de alergia a otra forma de humanidad que yo creí haber visto durante años es en realidad la delicadísima atención con sus semejantes de uno de los pueblos más cívicos y educados que hay sobre la Tierra. Por supuesto que los japoneses de Santa Cruz querían embriagarse con el perfume del jamón. Lo que no querían era acatarrar a los parroquianos de la taberna. Estos son los malentendidos por los que se declaran guerras. Me voy a poner a la puerta de Dolce & Gabbana, no para pedir limosna, sino para disculparme con todos los japoneses de los del turismo de compras que salgan.

Un comentario en “Los nuros mentales – David Gistau

  1. Señor Gistau, me da una buena noticia hoy en su escrito sobre los Japoneses, pensaba algo parecido a Usted, pero me estrañaba de este pueblo al que siempre he respetado y admirado, esa rareza que ahora me clarifica tan gratamente. Un saludo afectuoso y gracias.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s