Arabia – orígenes del islam, Mahoma crímenes, decapitaciones mahometanas

A inicios del siglo VIII, España era un crisol de las culturas clásica, cristiana y germánica, y se hallaba situada a la cabeza de Occidente. La invasión islámica aniquiló totalmente esa cultura e implicó un trastorno social sin precedentes.

“Falta coraje en el islam para decir que la raiz de la violencia está en unir política y religión” Samir Khalil / Jesuita egipcio, doctor teólgo e islamólogo. 2005

La brutalidad de los hechos da la medida de lo que ciertos mahometanos, y todos los terroristas islamistas, están dispuestos a hacer. 2004.06

Decapitar es cortar la cabeza. Degollar es acuchillar el cuello, lo que normalmente supone abrir la arteria aorta que lleva la sangre al cerebro. En ambos casos se produce la muerte, pero son dos técnicas de acabar con la vida de una persona o una res. La decapitación es una horrible y odiosa técnica empleadas por los islamistas que, diciendo defender a Mahoma y su enseñamiento, la aplican especialmente contra judíos y cristianos.

Por ley mahometana, todos los seguidores de Mahoma que se conviertan al cristianismo u otra religión, deben ser condenados a muerte, obligatoriamente

Decapitaciones musulmanas – carniceros islamistas. Esa conducta plantea algunos interrogantes a los que inevitablemente nos tenemos que enfrentar. No son sólo asesinatos brutales. Son asesinatos rituales, realizados según prácticas recomendadas por textos tradicionales musulmanes. La decapitación es una de las formas de tratar a los infieles, y se realiza para que el espíritu del cuerpo desmembrado no pueda descansar nunca en paz. No se trata de culpar a todos los musulmanes, ni al Islam en su conjunto, de estas atrocidades. Pero hay que preguntarse qué clase de gigantesco fracaso conduce a poner en práctica y publicitar estas atrocidades en nombre de una religión. Los musulmanes, en particular los musulmanes de Oriente Medio, o del Islam occidental, deberían preguntarse cómo su propia cultura y sus regímenes políticos han alcanzado tal degradación.

La brutalidad de los hechos da la medida de lo que ciertos mahometanos, y todos los terroristas islamistas, están dispuestos a hacer. 2004.06

ORÍGENES DEL ISLAM – 1º

¿Cuáles son los orígenes del Islam?
Muchos han sido históricamente, y sobre todo en nuestros tiempos modernos, los intentos de acercamiento y aproximación entre el cristianismo y el islam, las dos más grandes religiones monoteístas del planeta. No nos referimos aquí tanto a las múltiples y generosas iniciativas de diálogo interreligioso, que pretenden un acercamiento de índole cultural, o bien de convivencia mutua, o incluso de colaboración social o política, y hasta la posibilidad de “estar juntos para rezar”, como llevara a cabo su Santidad Juan Pablo II en el encuentro de Asís en 1986 y en otras oportunidades.
Han existido no obstante, intentos de aproximación teológica entre ambas religiones, en parte guiados por una mentalidad algo ideológica, que parte del presupuesto del paralelismo interreligioso, y que hunde sus raíces en el racionalismo religioso de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Estos intentos han fracasado, y han conducido al engaño y al error, y a obnubilar no poco las inteligencias, lo mismo que algunas iniciativas privadas y aventuradas de diálogo interreligioso. En parte han fracasado por su naturaleza ideológica, en parte -según algunos estudiosos- por desconocer la verdadera naturaleza original del cristianismo (y de algunas sectas cristianas de los primeros siglos) y sobre todo del islam.
El motivo de una tal ignorancia reside en el abismo que separa el “cristianismo” que conoció Mahoma del cristianismo actual, y el existente entre el islam del profeta y el islam de nuestros días. Este abismo desorientó a muchos historiadores de religiones, ya que los del islam trabajaron con los datos que les proporcionaron los libros de las biografías del Profeta y otros historiadores sin hacer hincapié en lo que se proponían los autores de tales libros; trataron del Corán de hoy sin tener en cuenta el de ayer. Por otra parte, los historiadores del cristianismo estudiaron a fondo el cristianismo de todas las regiones excepto el del lugar de donde fue puesto en entredicho, a saber, el que existía en la Meca y en el Hijaz. Ignoraron este cristianismo e ignoraron asimismo su desarrollo y sus diversas sectas pensando en su desaparición y su extinción. A este cristianismo le daremos el nombre común de nazareismo, debido a su origen y fuerte influencia judeo cristiana.
Dicho nazareismo que se profesaba en la Meca no fue en modo alguno igual al cristianismo de Antioquía, de Roma o de Alejandría, llamado el cristianismo oficial, existente dentro de los límites del imperio romano de entonces. En la Meca y en el resto de la península arábiga, bien fuera de los límites del imperio, existían repartidas diversas sectas (los “Partidos” de los que habla el Corán), de origen arriano, nestoriano, judeocristiano, que habiendo sido condenadas y desplazadas fuera del imperio, habían justamente buscado refugio fuera de sus fronteras. Muchos hablan del Islam original como un “proyecto”, por el cual se pretendió reunir las distintas sectas en una nueva y única religión que sustituyera a todas.
Que el cristianismo o cierta forma de él era ya conocido en la Meca y alrededores, es una realidad de la cual da testimonio el mismo Corán: “Si tienes alguna duda acerca de lo que te hemos revelado, pregunta a quienes, antes de ti, ya recitaban la Escritura (la Biblia)”(Sura 10, 94). Con respecto a los protagonistas del que hemos mencionado como “proyecto”, se trata del mismo profeta (Mahoma), y de un pariente, sacerdote o monje, llamado Waraqa ben Naufal (hijo de Naufal).

  1. Datos biográficos de Waraqa

Según lo que las mismas fuentes islámicas proveen y aceptan, Waraqa ben Naufal fue primo hermano de Khadija, la viuda con la cual Mahoma se casó la primera vez, y con la cual vivió mucho tiempo. Los tres pertenecían a la tribu árabe de los Qurays, guardianes del santuario de La Ka´aba y ciudadanos de La Meca. Los tres descienden directamente de Qusai, quien fue jefe de la Meca y señor de la Ka´aba. Habiendo expulsado tribus rivales, Qusai juntó las pequeñas familias dispersas por los alrededores de la Meca, y formó una gran tribu que llamó Qurays (que probablemente tenga la misma raíz en árabe de qarya- qura (población- poblaciones), y que quizás signifique justamente “reunión” o “aglomeración”. De modo que tanto Waraqa como Mahoma como Khadiya eran de una misma tribu, lo cual implica entre los árabes misma alcurnia social, un mismo abolengo y -lo que nos interesa- “una misma religión”.
Atestigua la historia musulmana que muchas tribus árabes abrazaron el cristianismo, de modo especial se señalan varias tribus de la Meca y del Hijaz, y particularmente la tribu de los Qurais, concretamente la rama de Abd El Issi ben Qusai, hijo del Qusai que hemos hablado, y de cuya rama proviene Waraqa. Escribe el Iacubi en su historia: “…Y entre las tribus árabes que abrazaron el cristianismo están el clan de los Qurais de los Bani Assad ben Abd El Issi; entre ellos Ozman ben El Huairez ben Asad ben Abd El Issi y Waraqa ben Naufal ben Asad”. Y el Azraqi, por su parte, nos habla en su “Huellas de la Meca” del cristianismo de los Qurays y su religiosidad.
Los historiadores y los autores de las biografías del profeta dejaron constancia en sus escritos de cómo muchas tribus árabes y no pocos clanes abrazaron el cristianismo. Nos dice Abu Qytaiba: “El cristianismo había penetrado en las tribus Rabà y Gassan y alguna de los Qadà”. Y el Iacubi habla de la cristianización de “Taiman, Rabià y los Bani Za`lab, Mazbah, Bahira, Salif y otros”. Hecho que confirma El Jahez cuando dice que; “el cristianismo se había infiltrado entre los Za`lab y Saiban, Abd El Qais y Qadaa, Salif y Jidam.Kuxair ben Balhaiez ben Kaab…y otros”. Este testimonio y otros recogidos en los libros de las biografías (del profeta) y en las historias de los árabes demuestran claramente la existencia cristiana y su difusión en la Meca, el Hijaz y las restantes regiones de la península arábiga y hasta las fronteras bizantinas y prueban que numerosos árabes abrazaron el cristianismo. Y esta constatación justificaría sobradamente la existencia de un sacerdote (jefe espiritual) a la cabeza de todos ellos, cuya función primordial consistiría en administrar sus asuntos espirituales, temporales y sociales; y éste sería precisamente el sacerdote Waraqa ben Naufal, sacerdote (jefe) de la Meca y el clan de los Qurais.
Se da testimonio también en algunas fuentes del “cristianismo” del sacerdote Waraqa, cuando se afirma que “era primero de la religión de Moisés (judío), y luego de la de Issa (Jesús)”, y que profesaba simultáneamente la Torá (el Pentateuco) y el Evangelio, según atestigua el Corán mismo: “¡Oh Gente del Libro (la Escritura)! No hacéis nada válido mientras no observéis la Torá y el Evangelio”(Sura [de ahora en más como S] 5, 68). Con lo cual se declara que no sólo profesaba ambas creencias sino que era parco en su cristianismo (“no exageraba en su religión…”- como el Corán parafraseará). Creía en Jesús como enviado a Israel y como Profeta, pero no como Hijo de Dios. Asimismo rechaza categóricamente los dogmas de la Crucifixión y la Resurrección, siguiendo en esto las enseñanzas de una cierta secta judeocristiana a la que se sospecha que probablemente pudo pertenecer el sacerdote Waraqa, y la mayor parte de los miembros que de la tribu quraisita abrazaron el cristianismo y practicaron sus preceptos. Con cierta probabilidad se trataría de la secta “ebionita“.

  1. Sectas cristianas en la Arabia preislámica

Acerca de las sectas de origen judeocristiano existentes en Arabia antes del comienzo del Islam, dan testimonio tanto el Corán árabe como la Historia de la Iglesia. Y lo que nos confirma el paralelismo existente entre estos dos testimonios es precisamente la unidad que se observa entre las doctrinas que se notan en las mismas cotejando las dos fuentes: el Corán y la Historia eclesiástica. Resumimos recordando sólo algunas de ellas como son el ebionismo, el cirentismo y el alexeismo como más conocidas y estudiadas.
1 – El Ebionismo: Secta judeocristiana. Sus secuaces creyeron en Jesucristo y lo consideraron el profeta mayor entre todos los profetas. En cambio no admitieron su divinidad ni su Filiación respecto del Padre: Sostienen que fue un hombre como los demás hombres, que recibió la Revelación sólo después que fue bautizado por Juan Bautista. Sostienen también que el “Mesías” –el Principio primero– se apoderó de Jesús el día de su bautismo pero que lo abandonó el día de su martirio. Afirman que la misión de Jesucristo consistió en enseñar y predicar pero que en modo alguno pudo tratarse de una misión salvífica de la humanidad.
Los ebionitas aceptan únicamente el evangelio de Mateo que llaman “el Evangelio según los hebreos”. Se trata del Evangelio de San Mateo pero defectuoso, adulterado y falsificado, según hace notar Epífanes, lo que lo coloca entre los apócrifos, según la tradición eclesiástica. Sus preceptos se centran en diversas abluciones con agua, en la abstención de las carnes sacrificadas a los ídolos. Insisten en las obras de justicia, el cuidado de los huérfanos, de los pobres, menesterosos y extraños; aconsejan preocuparse de los necesitados, dar de comer al hambriento y posada al huésped y al peregrino… El término ebionita significa “pobre” en base a lo que enseñó Jesús: “Bienaventurados los pobres” (en hebreo: “bienaventurados los ebionitas”). Los menciona San Jerónimo en su libro “Contra las Herejías”. De ellos hacen también mención Orígenes en su libro “Contra Celso” y Epifanio en el “Panarion” (Tratado completo de las Herejías). A esta secta pertenecieron la mayor parte de los sacerdotes de Qumrán después de la destrucción de Jerusalén; muchos de ellos emigraron y se establecieron en el Hijaz donde recibieron la adhesión de algunas tribus árabes.
2 – El Cirentismo: Por su relación con el fundador de la secta, Cerinto. Se distinguió por afirmar que el reino celestial del Mesías es igual que el terrenal, y que el cometido de Jesucristo consistió en librar a su pueblo del yugo de los romanos y extranjeros y que su incumbencia es tanto política como social. Profesó que el paraíso celestial es un cúmulo de goces carnales y materiales. Eusebio menciona a Cerinto cuando dice: “Porque amaba su cuerpo y era muy lujurioso, soñaba que el Reino consistía en los goces que ansiaba, es decir, comida, bebida y placeres corporales”.
3 – El Alexeismo, del fundador de la corriente religiosa, Alexei, quien lleva el gnosticismo a sus últimas consecuencias. Sus secuaces se llamaron “los poseedores de la ciencia”. Con respecto a Jesucristo profesaron que es un hombre como los demás, que el Mesías abandonó a Jesús un poco antes de su martirio y que el Espíritu Santo, una veces lo confunden con la Madre de Jesús (por lo tanto femenino) y otras con el ángel Gabriel (varón en este caso). Y pretende Alexei que este mismo Ángel le entregó un libro que hizo bajar del cielo donde había permanecido guardado en una pizarra sagrada, y le enseñó el arcano y los misterios de la ciencia.
Estos son los testimonios aportados por la Historia de la Iglesia tocante a algunas sectas cristianas, y concuerdan, según parece, con los testimonios del Corán árabe, al menos en los temas más principales como son por ejemplo, la divinidad de Jesucristo, el ser considerado  un grande profeta, la “sustitución” que tuvo lugar en el momento de la Crucifixión (es decir que no fue Jesús el crucificado sino otro en su lugar); la necesidad de practicar la Ley y el Evangelio, el cuidado de los menesterosos, la descripción del paraíso celestial…, y otras. Bástenos el testimonio de su misma existencia en la Meca y el reconocimiento de las mismas tal como aparece en el Corán árabe. Si bien es cierto que la ebionita aparece aun más claramente que las otras sectas en la vida del sacerdote Waraqa, en sus prácticas religiosas y sus retiros en la “cueva de Hirrá”. Las prácticas religiosas que se llevaban a cabo en dichos “retiros” son muy similares a las que encontramos en el Islam, como el ayuno durante un mes completo cada año, dar de comer al hambriento, tener compasión del menesteroso, alejarse del mundanal ruido y la dedicación a la meditación y al pensamiento en Dios. Como practicaba asimismo el abandono del culto a los ídolos, la abstención de comer cosas sacrificadas a los ídolos; la lectura y meditación de las Escrituras. “El culto puro” prescribía asimismo la práctica de la circuncisión, la peregrinación a la Ka´aba, abluciones purificadoras por impurezas contraídas, la abstención del vino y de cuanto es sacrificado a las criaturas. Dichas prácticas religiosas no fueron extrañas tampoco al profeta Mahoma, ya que también él, se dedicó a ellas en la famosa cueva de Hirrá como veremos más adelante. Y también veremos las coincidencias de la doctrina ebionita con el Corán árabe.

  1. Importancia del sacerdote Waraqa

Leemos en el “Exacto” del Bujari que el sacerdote Waraqa “escribía el Libro hebreo y que escribía del evangelio en hebreo lo que placía a Dios que escribiera”. Y en el “Exacto” de Muslem se dice que el sacerdote Waraqa “escribía el Libro árabe y que escribía del evangelio en árabe cuanto placía a Dios que escribiera”. Por último, nos dice Abu El Faraj El Asfahani que Waraqa fue uno que abrazó el cristianismo en la “Jahilia”, y que escribía el Libro hebreo y escribía del evangelio en hebreo cuanto le placía.

Si bien se aprecia una diferencia aparente entre estas tres versiones, es cierto que existe entre ellas acuerdo en cuanto al sentido y al significado. Todas tres señalan que el sacerdote Waraqa traducía el evangelio del hebreo al árabe, y que el evangelio que empleaba y a cuyo estudio se dedicaba con asiduidad en su arabización, era el evangelio conocido en la Iglesia como “Evangelio según los hebreos” o “el Evangelio hebreo”, o también indican asimismo que el sacerdote  conocía perfectamente además del árabe, también la lengua hebrea de la cual traducía. Los datos biográficos existentes acerca del sacerdote Waraqa, no reflejan otro dato de importancia salvo este, que su mérito consistía en traducir el evangelio hebreo (al árabe).
Esta importante función es digna de tenerse en cuenta. Ella nos pone de manifiesto el papel desarrollado por el sacerdote Waraqa en la comunidad cristiana de la Meca y su competencia para arabizar el Evangelio de los Hebreos y para imponer su traducción como auténtica y canónica a los árabes cristianos de la Meca; nos convence asimismo del lugar preeminente de que gozaba en la Meca entre los principales de la tribu quraisita y su función en el santuario de la Ka´aba. Son todas ellas funciones que incumbían al jefe, señor y caudillo, el venerable sacerdote. Quizás más de un autor de los libros de los “Hadits” (tradiciones orales de Mahoma) hayan sentido fuertemente este papel  hasta el punto de proclamar la importancia que tuvo el sacerdote en la misión profética de aquel, cuando así se expresaron: “Y no bien hubo expirado Waraqa, languideció la revelación”. Esto pone bien de manifiesto lo que el sacerdote representaba para el profeta: era para él el apoyo fiel, el mediador santo entre Dios y el profeta. Indica asimismo que el sacerdote era un hombre recto, que jugó un papel muy importante y decisivo en la misión profética de la que Mahoma creyó haber sido investido de lo alto.
Hay que añadir que el Corán árabe retiene el Evangelio como revelado por Dios a ‘Issa (Jesús), Hijo de María: “Él (Dios) ha revelado la Torá y el Evangelio”; “Tras ellos, enviamos a Jesús, Hijo de María, a quien dimos el Evangelio”. Y el mismo Corán cita, aunque no literalmente, algunas de sus parábolas, como por ejemplo la semilla que fructifica y crece, etc. Asimismo se apoya en su testimonio para confirmar la veracidad de su misión profética: “A quien ven señalado en sus textos, en la Torá y el Evangelio…”, e invita a sus fieles a juzgar según justicia como hace el Corán: “Que la gente del Evangelio, decida según lo que Dios ha revelado en él”. El Corán árabe conoció sin duda muy de cerca el evangelio que el sacerdote Waraqa ben Naufal tradujo al árabe, o sea el evangelio del que tomaban los ebionitas sus doctrinas y preceptos; al mismo tiempo no negamos la existencia de otras fuentes cristianas como parte del acerbo del sacerdote y del profeta, fuentes relacionadas con los otros evangelios y demás escritos que conocieron las diversas sectas cristianas existentes en Arabia.
Creemos que mucho de lo que se conoce de las doctrinas del Corán lo debemos a las del Evangelio de los Hebreos, en cuya traducción del arameo o hebreo al árabe trabajó nuestro sacerdote. Asimismo no comprenderíamos los relatos de los antiguos profetas ni las doctrinas de la Torá y el Evangelio que aparecen diseminadas en las páginas del Corán, si no las volviéramos a las fuentes y orígenes de donde fueron tomadas. Y el relato de Iahia (Juan) hijo de Zacarías, con el anuncio que el ángel Gabriel hizo de su nacimiento y el nacimiento de Issa (Jesús), de sus milagros, de los apóstoles, de su mensaje, de sus doctrinas…, y muchos otros detalles que muy probablemente se deben a la influencia del sacerdote Waraqa y de su evangelio hebreo. Dicha relación y continuidad entre lo que los musulmanes consideran la revelación anterior y la posterior, es decir, entre la Torá y el Evangelio, por una parte, y el Corán árabe por otra, parece deberse a un intermediario, y sólo encontramos uno que en la Meca, en tiempos de Mahoma, estuviera al lado de él durante cuarenta y cinco años. Ciertamente que la nobleza del sacerdote Waraqa, su genealogía, su rango, el haber sido el jefe de la Iglesia en la Meca, su parentesco con el profeta y con su esposa Khadiya, su celo religioso y la observancia de las prácticas religiosas, todo ello nos confirma más y más en la tesis acerca de la estrecha relación que existió entre ambos personajes.

  1. Mahoma y Waraqa

Los musulmanes insisten en remarcar el analfabetismo de Mahoma. Lo hacen con una intención bien explícita, la de dejar bien en claro el carácter sobrenatural de su profetismo. Volveremos inmediatamente sobre ello, más antes déjesenos decir que la primera revelación coránica, según los mismos musulmanes, comienza con un iqra (“lee”, “recita”). Así: “¡Lee (recita) en el nombre de tu Señor, que ha creado, ha creado el hombre de sangre coagulada (lit. de adherencias)!¡Recita…!“(S.96, 1-5).
No obstante la multitud de interpretaciones que se dan al verbo imperativo “lee” que frecuentemente se repite en muchas páginas del Corán, todas ellas coinciden sin embargo en declarar el sentido de lectura escrita, es decir, “lectura del Libro”. Las aleyas (versículos) que prueban que Mahoma sabía leer son muchas. Recordamos entre otras: “Cuando recites el Corán, busca refugio en Dios del demonio maldito” (S.16,98); “Cuando recitas el Corán, tendemos un velo opaco entre ti y los que no creen en la otra vida”(S.17,45); “Es éste un Corán que hemos dividido (en capítulos y aleyas) para que lo recites (leas) a la gente reposada y lentamente”(S.17,106); “Lee tu Libro: hoy bastas tú para ajustarte cuentas” (S.17, 14).
De modo que el “analfabetismo del profeta” parece ponerse en duda. “Analfabeto”(al-ummi) según el Corán, es aquel que no sigue las directivas de un Libro revelado. Los judíos, descendiente de Isaac hijo de Abraham, son los “poseedores del Libro”, mientras que los árabes, los descendientes de Ismael, hijo también de Abraham, son los “analfabetos”. El Corán hace referencia a esta distinción de un modo claro y manifiesto, pues invita a los poseedores del Libro y a los analfabetos (los árabes) a abrazar el Islam: “Y di a quienes recibieron la Escritura (los judíos) y a quienes no la recibieron (los “gentiles” o árabes paganos): ¿Os convertís al Islam?”(S.3,2). Por lo tanto, originalmente (en la redacción del Corán), el “analfabetismo” de Mahoma no significa ignorancia de la Escritura sino su pertenencia a los gentiles. Además, según el mismo Corán, Mahoma debe consultar a la gente de la Escritura (judíos, pero sobre todo ha de entenderse de judeocristianos, pues las diferencias con el judaísmo llegaron a ser muy grandes en vida del profeta, y también cambió su apreciación hacia ellos. En cambio, hacia los cristianos fue siempre buena): “Si tienes alguna duda acerca de lo que te hemos revelado, pregunta a quienes, antes de ti, ya leían la Escritura”(S.10,94). Y cuando sus secuaces dudan de la autenticidad de su ciencia o de su revelación les aconseja que vayan a preguntar a la gente del Libro (al-dikr) –de la Escritura, “si no lo sabéis”(SS.16, 43;21, 7). Y no es el Corán en último término, sino la explicación de la revelación anterior: “A ti también te hemos revelado la Amonestación (el Corán) para que expliques a los hombres lo que les fue anteriormente revelado”(S.16, 44).
Creemos que la intención del sacerdote Waraqa fue hacer de Mahoma su sucesor a la cabeza de los cristianos de la Meca, para que completara su obra espiritual entre los árabes, salvaguardar la continuidad del cristianismo de los hijos de Israel, para juntar todas las sectas en una sola, para unificar los Libros revelados y las creencia religiosas. Todo esto lo consiguió gracias a su desprendimiento, a su inteligencia y a su espíritu emprendedor y fuerte. En la consecución de sus designios recibió la valiosa ayuda de Khadiya la cual puso a su disposición la nobleza, el rango, la belleza y las riquezas de que gozaba. También le sirvió de apoyo Abu Taleb, su tío fiel. Abrazaron la nueva religión muchos de los Qurais; a su lado lucharon los pobres de la Meca y los “humildes”; le dio hospitalidad el rey de Etiopía después que se le opusieron encarnecidamente los “altos jefes” y los “poderosos” de la Meca… Hasta que Mahoma consiguió, después que falleció el sacerdote, ser el jefe de los cristianos de la Meca, el primero de los creyentes, es decir, el jefe espiritual, el primer responsable. Después que murió el sacerdote Waraqa pasó la jefatura espiritual a Mahoma, que se convirtió en el “primero de los que a Dios se someten”(S.39, 12). Y con la muerte del sacerdote temió el profeta que Dios le abandonara y le olvidara, pues se entibió la revelación durante dos o tres años, y le volvió después pero con un grande cambio en sus posiciones y muchos cambios en sus enseñanzas y en su legislación, como convenía a la personalidad de Mahoma y al haberse independizado de su maestro, y como se acordaba con las circunstancias y los estados del ambiente y la sociedad árabes. El Corán anunció este retorno feliz de la revelación cuando dijo: “Tu Señor no te ha abandonado ni aborrecido”(S.93, 3). Lo que confirma nuestra tesis sobre la sucesión de Mahoma al sacerdote es que el Islam, en sus comienzos, y tal como se presentaba en vida del sacerdote y bajo su influencia, no era ciertamente una religión nueva, no fue el de Mahoma el llamamiento a una nueva religión, sino que consistió substancialmente en la predicación de las doctrinas de la Torá y el Evangelio, de las enseñanzas de los ebionitas acerca de las obras buenas y la limosna, la predicación sobre el paraíso y el infierno, la resurrección, el temor del castigo, y el recuerdo de las postrimerías del hombre. No estaba en la intención de Mahoma hacer bajar del cielo la Revelación, o pretender conocer los tesoros de Dios y sus arcanos, cuanto el anuncio de la palabra de Dios extranjera en la lengua árabe clara, explicada y facilitada para mejor poder retenerla en la memoria y recordarla fácilmente. La de Mahoma es la revelación posterior a otra revelación anterior a ella, y su Libro árabe es la “confirmación” del libro que ya poseía con anterioridad , es decir la Torá y el Evangelio; su revelación es la que anteriormente a él existía ya entre la “gente del “libro”, y su Dios era el Dios de los hijos de Israel. Dice en efecto: “Creo que no hay más Dios que aquel en quien creen los hijos de Israel”(S.10, 90).

  1. El Evangelio a los Hebreos y el Corán Arabe

Los mejores testimonios del legado de la Iglesia y de sus libros sagrados son aquellos de los Padres (los grandes escritores y teólogos cristianos entre el siglo II y el siglo VII) y sus historiadores. También nos sirve para nuestro caso, desde el momento que descubrimos en ellos numerosos datos sobre lo que en la historia de la Iglesia se conoce por el Evangelio según los Hebreos. Expondremos algunos de estos testimonios:
Refiere Eusabio (comienzos del II siglo) que “copió datos del evangelio según los hebreos, el evangelio arameo escrito en hebreo”. Y también “que el evangelio según los hebreos es el más verídico según los hebreos que habían adherido a la fe en el Mesías”. Y hablando de los ebionitas, dice que usaban únicamente el evangelio llamado según los hebreos y raramente se servían de otros. Y de sus doctrinas hace notar que “observan el sábado y las demás costumbres judías y practicaban celosamente los preceptos de la Torá y afirmaban que la salvación estaba vinculada no sólo a la fe en Cristo sino también al cumplimiento de la Ley de Moisés”.
Por su parte, Orígenes (+ 252) menciona la existencia de este evangelio en varios de sus escritos. Dice: Quien acepta el evangelio según los hebreos encuentra en él esta frase: “Mi Madre el Espíritu Santo me cogió por el cabello de mi cabeza y me subió al santo monte Tabor”. Clemente Alejandrino (+216) leyó él también en este evangelio un dicho atribuido a Cristo: “Como está escrito en el evangelio según los hebreos”…
Epifanio (+403) se explaya hablando de los ebionitas y de su evangelio. De los ebionitas dice: “Siguen el evangelio de Mateo, y sólo en él se apoyan excluyendo los demás y lo conocen como el evangelio según los hebreos. Este evangelio de Mateo, que ellos retienen, no es completo, sino adulterado e incompleto” Este aserto de Epifanio es una repetición de lo que ya había dicho Ireneo obispo de Lyon: “Los ebionitas se sirven únicamente del evangelio según Mateo, pero no profesan la verdadera fe en el Señor”.
San Jerónimo (+420) menciona este evangelio en muchos de sus libros referentes al comentario de Isaías, Ezequiel, el comentario a los Efesios, y a Mateo; también en su diálogo con los pelagianos, donde dice que: “en el evangelio según los hebreos del cual se sirven también los cristianos y que está escrito en arameo…y que es parecido al evangelio de Mateo que se conserva en la biblioteca de Cesarea”.
Según parece este evangelio conoció una larga difusión, y también parece que fue traducido a varias lenguas: Originariamente fue redactado en lengua aramea, después fue traducido al griego y al latín y quizás también al árabe. Circuló en distintos tiempos: desde principios del siglo segundo hasta finales del quinto y quizás hasta nuestros días en su traducción árabe. De él hablaron extensamente los Padres de la Iglesia y en él se basaron los ebionitas; a veces era conocido como el “evangelio de los Nazarenos” y otras el “Evangelio de los doce Apóstoles”. De todos modos se trata de una falsificación manifiesta del Evangelio de San Mateo, origen de todos los evangelios posteriores.
Es posible afirmar que la existencia de los ebionitas en la Meca y el Hijaz comportaba necesariamente la existencia del “evangelio según los hebreos”. Esto lo demuestra el hecho que el Corán se apoya en sus doctrinas en lo que respecta al Mesías, a su Madre, al Espíritu Santo; a las obras buenas, a la limosna y a las postrimerías…, son doctrinas idénticas en el Corán y en el mencionado evangelio. Según algunos autores calificados, los ebionitas creen en la existencia de un Dios único, creador del universo. Rechazan la doctrina del Apóstol Pablo tocante a la persona de Jesucristo: observan el sábado y el domingo…La mayor parte de ellos creen que Jesucristo es un hombre como los demás, que se distinguió por haber sido el enviado de Dios…, que es un profeta al igual que todos los profetas que le precedieron… Algunos rechazan la crucifixión, y creen que otro le sustituyó en el momento del martirio, pero que las gentes creyeron que fue Cristo el crucificado. En todas estas creencias se basaron en el evangelio de Mateo escrito en hebreo. En cuanto a la traducción acreditada en aquel tiempo y de la que se ocupó probablemente el sacerdote Waraqa, al árabe, no significa una traducción literal, como sucede hoy; se trataba más bien –según se desprende del Corán mismo- de una explicación, de un comentario libre, de una facilitación, de un recuerdo… Este modo de traducir era seguido en la antigüedad, en los medios cristianos y aun en las Escrituras.
“Si tienes alguna duda acerca de lo que te hemos revelado, pregunta a quienes, antes de ti, ya leían la Escritura”(S.10, 94). Dicha aleya del Corán testimonia claramente la existencia de una Escritura anterior al Corán, pero que además, parece ser la misma, pues se trata de “la Escritura” (singular) que se leía “antes de ti”, suponiendo que ahora, “tu” – o sea los fieles- también la leen. De hecho, Corán significa literalmente recitación, o bien lectura. Da toda la impresión que se trata de la lectura de algo ya escrito anteriormente. Y también se atesta lo siguiente: “Lo hemos revelado (el Libro, la Escritura) como ´Corán´ árabe. Quizás, así, comprendáis…; está en la Escritura que Nosotros tenemos”(S.43, 3-4). De modo que el Corán árabe no es sino la lectura árabe del Libro extranjero, traducido y explicado detalladamente en árabe para que los árabes la entiendan y crean en él.
En la jerga coránica, “at-tafsil” significa “arabización” por un lado, pero al mismo tiempo significa detallar, que en este caso se traduce como división o separación de las aleyas del libro, división de los capítulos y presentación según requieran las circunstancias. Así lo expresa el mismo Mahoma en diversas circunstancias, especialmente en S.10,37, donde se afirma del mismo Corán ser “la explicación detallada del Libro, exenta de dudas”. Este “libro” al que se hace referencia puede ser muy probablemente el evangelio según los hebreos. El Corán árabe explica, pues, en sus páginas todo lo que ya está contenido en un Libro precedente, es una inspiración directa del mismo, solicita el testimonio de sus poseedores y retiene a los cristianos conocedores de su contenido: “Él (Dios) es quien ha revelado la Escritura… Aquellos a quienes Nosotros hemos dado la Escritura saben bien que ha sido revelada por tu Señor con la Verdad”(S.6, 114), y “quienes han recibido la Ciencia ven que lo que tu Señor te ha revelado es la verdad”(S.34, 6). Suponiendo siempre, como lo supone el Corán, que el contenido sea el mismo.
Y todos, deben creer en la Escritura y también en el Corán árabe; y el que no cree (en la Escritura y en el Corán) no puede ser contado entre los seguidores del profeta: “Los que están arraigados en la Ciencia entre (los cristianos) y los creyentes (los árabes) creen en lo que ha sido revelado a ti (el Corán) y lo que les fue revelado a otros antes de ti (la Torá y el Evangelio)”(S.4, 162). Y los musulmanes verdaderos son aquellos que dicen: “Los creyentes creen en lo que lo que ha sido a ti revelado y en lo que fue revelado antes de ti” (SS.4,60; 2,4). Por lo tanto, para los musulmanes y para el mismo Corán, la Revelación del Corán árabe no sólo completa, sino que se identifica con la Revelación anterior, claro indicio que al menos al principio del Islam, ambas revelaciones (y ambos libros) se identificaban.
La intención original parece haber sido dotar de un libro a los árabes, de una escritura que hasta entonces no poseían, para igualarlos a otros, como el mismo da testimonio de sí: “Cada comunidad será emplazada ante su Escritura” (S.45, 28) y “toda comunidad tiene su Libro” (15, 4).

El cristianismo, como es sabido, no nació en Europa, sino en Asia Menor, en la encrucijada de tres continentes, el asiático, el africano y el europeo. Por este motivo, la interculturalidad de las corrientes espirituales de estos tres continentes pertenece a la forma originaria del cristianismo. Solo la difusión del Islam sustrajo al cristianismo de Oriente próximo gran parte de su fuerza vital, mientras echaba a las comunidades cristianas de Asia; en cualquier caso, a partir de entonces el cristianismo se convirtió en una religión europea.

2003-07-18 Cardenal + Joseph RATZINGER

——————————————————————————

DECAPITACIÓN Y MUERTE MAHOMETANA

  

Asesinados en Bagdad nueve trabajadores, seis eran cristianos caldeos

BAGDAD, lunes, 27 septiembre 2004- Obispo iraquí considera que el objetivo terrorista es impedir la reconstrucción

«Se han secuestrado a centenares de personas por las que se piden rescates de entre 10 mil, 20 mil o 50 mil dólares por cabeza», concluye.

La semana pasada, terroristas secuestraron y decapitaron en Mosul a otro cristiano caldeo de 30 años, que regentaba una pequeña tienda de regalos y souvenirs cerca de la Universidad.

Muchos cristianos iraquíes tienen un buen dominio de las lenguas extranjeras, motivo por el cual las empresas extranjeras deseen asociarse con ellos, tanto para la venta al por menor como en negocios de importación y exportación, informa Ayuda a la Iglesia Necesitada que cita fuentes de sus colaboradores sobre el terreno.

Desde la declaración oficial de la guerra de hace año y medio, más de 80 cristianos han muerto a manos de terroristas islamistas, 20 de ellos, en septiembre de este año, informa Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La decapitación de dos de estos últimos fue grabada en un cassette distribuido en Mosul. En agosto varias iglesias y viviendas de sacerdotes sufrieron atentados. ZS04092707

+++

DECAPITACIÓN Y MUERTE MAHOMETANA

 

Experto alerta del «salto ideológico» en el fundamentalismo islámico
Declaraciones del profesor Zannini, del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islámicos
ROMA, lunes, 27 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Para Francesco Zannini, profesor en el Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islámicos, actualmente se asiste a un «salto ideológico» del «fundamentalismo islámico, de grupos extremistas y terroristas» según el cual la figura del enemigo es todo Occidente.

En opinión del experto, las últimas decapitaciones «en directo» de rehenes occidentales en Irak, obedecen a un intento de «poner de rodillas a Occidente».

Si bien la decapitación «existe en la historia del islam», «decapitar no es un castigo previsto por las reglas islámicas»: «estaba tal vez previsto en el pasado, pero no es un castigo específico, y sobre todo no es específico para los enemigos», explicó a la agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras «AsiaNews».

«Hay textos que ordenan matar a los enemigos del islam, pero no ordenan cortar la cabeza. El Corán no habla de ello. Y menos los “hadith” (los dichos del profeta)», prosigue el profesor de árabe e islamística.

De ahí que, en su opinión, «la elección de la decapitación y el uso de los medios de comunicación para difundir las imágenes se realice para atraer la atención y amenazar» y «poner de rodillas a Occidente» golpeando «la psicología de masas».

Incluso en casos como la matanza en la escuela de Beslán (Osetia del Norte) o el reciente secuestro de las dos cooperantes italianas –Simona Torretta y Simona Pari-, por citar dos ejemplos, «los terroristas están yendo contra toda normativa tradicional».

Y es que, aclara el profesor Zannini, «el asesinato de las mujeres está explícitamente condenado por los textos islámicos. Los “hadith” más ciertos dicen que no se puede matar a las mujeres, los niños, el monje, incluso el campesino que trabaja, ni siquiera a los muchachos en edad militar que no estén en tal actividad».

«Pero estos terroristas han dado un salto ideológico: han redefinido la figura del “enemigo”», alerta.

«Para el fundamentalismo, para los grupos extremistas y los terroristas, el enemigo se ha convertido en todo Occidente en cuanto tal», de forma que «todo occidental, incluso un niño, es alguien que “ataca al islam”, es un militante que quiere destruir el islam y como tal hay que aniquilarlo», constata.

Según Zannini, se trata de «un marco ideológico que justifica la Yihad total», si bien es cierto que en Irak «los que matan pueden ser musulmanes, pero también ateos que usan la careta del islam o algún servicio secreto».

Ante este panorama, los propios musulmanes «están estupefactos», admite el profesor del PISAI: «Se sienten ante algo inaudito y nuevo», y aunque recuerdan «las luchas del pasado» están «asombrados por lo que está ocurriendo hoy».

«Un amigo mío musulmán de Bangladesh, un intelectual, me ha confiado atemorizado que hay que potenciar urgentemente la educación en los ideales entre los jóvenes, porque de otra forma nos encaminamos hacia un futuro de tinieblas», revela el profesor Zannini.

«Hasta algunos Hermanos Musulmanes en Egipto nos han confesado su estupor. Los Hermanos Musulmanes ven que los terroristas iraquíes en parte se guían en su ideología, pero ellos mismos creen que “hacen mala publicidad del islam”», concluye. ZS04092706

+++

  1. S. Juan Pablo II: “Cualquiera que, conociendo el Antiguo y el Nuevo Testamento, lee el Corán, ve con claridad el proceso de reducción de la Divina Revelación que en él se lleva a cabo. Es imposible no advertir el alejamiento de lo que Dios ha dicho de Sí mismo, primero en el Antiguo Testamento por medio de los profetas y luego de un modo definitivo en el Nuevo Testamento por medio de su Hijo. Toda esa riqueza de la autorrevelación de Dios, que constituye el patrimonio del Antiguo y del Nuevo Testamento, en el islamismo ha sido de hecho abandonada.

+++

 

“Mientras el Evangelio nos obliga a los cristianos a amar y a perdonar. No nos obliga a ser ingenuos”

 

+++

«Una religión política» – «La cultura y la civilización árabes no son musulmanas», asegura Khalil. «Yo soy cristiano y soy árabe. Lo musulmán también forma parte de mi cultura, del mismo modo que para un ateo español lo católico es parte sustancial de su cultura, aunque no comparta ni practique esa fe. Lo que en Occidente no se sabe es que el Renacimiento que entra en Europa por la recuperación del pensamiento helenístico que traen los árabes a España, es un renacimiento cultural que se debe en su gran mayoría a los cristianos árabes, no a los musulmanes. En el siglo X, el noventa por ciento de los médicos árabes eran cristianos. Quienes tradujeron del griego al árabe a los pensadores, filósofos y matemáticos griegos, fueron los cristianos. Ellos aportaron al mundo musulmán algo que éste no tenía: el humanismo que surge del uso de la razón, no de la lectura del Corán. El islam es una religión pensada para el control del poder político, y el progreso de la cultura árabe se debió siempre a la presencia de los cristianos en todos los niveles».

Señor doctor Samir Khalil Samir, sacerdote católico jesuita profesor de la Universidad St. Joseph de Beirut y del Pontificio Instituto Oriental de Roma, es hoy en día uno de los mayores especialistas en relaciones entre cristianismo e islam.  – 2003-11-19

+++

«Si el nacionalismo y la xenofobia llevan a la muerte por asfixia en Europa, el multiculturalismo a ultranza equivale a un suicidio programado. Cardenal Poupard.

2003-11-20-Madrid

EUROPA – Esperanza de futuro  – en cuanto a la petición presentada por el Papa para el reconocimiento de las Iglesias cristianas en Europa, la futura Constitución se limita a una simple mención en el artículo 51 del título VII, donde se dice que «la Unión respetará y no prejuzgará el estatuto reconocido, en virtud del derecho nacional, a las Iglesias y las asociaciones o comunidades religiosas en los Estados miembros». «Se trata ¬continuó Poupard¬ de un artículo que las Iglesias comparten con las llamadas organizaciones filosóficas y no confesionales , con las que la Unión mantendrá un diálogo abierto, transparente y regular . Esta ¬explicó Poupard¬ es una solución poco afortunada y que plantea no pocos problemas de tipo jurídico: ¿quiénes son estas organizaciones filosóficas y no confesionales? ¿Es posible, a la luz de este artículo distinguir entre sectas, movimientos religiosos alternativos e Iglesias de arraigo en Europa?», se preguntó.
El cardenal concluyó apelando a la memoria de los pueblos: «Un pueblo sin memoria es un pueblo sin esperanza. Yo no creo en el futuro de una Europa que abandone a Cristo para recorrer su camino en solitario. La memoria es la esperanza del futuro». Cardenal Poupard – Madrid 2003-11-20

+++

Mahoma guerrero y sus crímenes. – No obstante, hay que reconocer que en la historiografía musulmana y en el propio Corán quedan testimonios de episodios de violencia liderados por el propio profeta o convalidados posteriormente por una revelación. Por citar sólo dos incidentes resumiré los siguientes. La batalla de Badr en marzo de 624, en la que una emboscada de Mahoma a la caravana de Abû Sufyân, acabó con una victoria de 300 musulmanes sobre 1.000 mequíes que acudieron en auxilio de la caravana, de los que 70 murieron en lucha y otros tantos cayeron prisioneros.
Este episodio es presentado en el Corán como una victoria que Dios concedió a sus fieles: “No erais vosotros quienes les mataban, era Dios quien les mataba” (Corán 8,17). La victoria es presentada como prueba de la verdad de la revelación coránica. La batalla del foso en abril de 627 fue iniciada por los mequíes con objeto de acabar con dos años de guerra de guerrillas. En torno a 10.000 guerreros se dirigieron contra Medina. Una trinchera ante la ciudad detuvo a los confederados mientras Mahoma negociaba secreta y exitosamente con algunas de las tribus de la confederación mecana en medio de diversos combates aislados, hasta que consiguió sobornarlas.
Una tempestad cayó sobre el campamento mecano y provocó el retorno de los confederados a la Meca. Impulsado por esta victoria a medias, Mahoma atacó a la última tribu judía de Medina, los Banû Qurayza, que había pactado con los mequíes. Puestos anteb la alternativa de conversión o muerte, solo cuatro se convirtieron al islam, mientras entre 600 y 900 hombres fueron decapitados, siendo las mujeres y los niños reducidos a la esclavitud (Cfr. Corán 32,26).

+++

Mahoma el profeta, en Medina hubo de constituir y estructurar una comunidad y un estado. Se encontró, en palabras de un predicador musulmán, siendo el que está delante en la mezquita (al-Imâm fî-l-masyid) gobernante de los musulmanes (hakim al-muslimûn) y jefe en la batalla (qâ´id fî-l-ma´araka). Es decir, líder religioso, jefe político y caudillo militar. Esto ha marcado la cristalización del derecho islámico en las cuatro escuelas jurídicas islámicas.

+++

P: Se habla mucho de las tres culturas y de la convivencia que había entre ellas. ¿No es cierto que los musulmanes persiguieron vivamente a los judíos y en concreto los judíos de Lucena fueron exterminados por los almorávides?.

R: Me veo obligado a remitirle a mi “España frente al islam” que, Dios mediante, aparecerá a finales de enero. Desde luego, le adelanto que el islam llevó a cabo un verdadero genocidio con los cristianos mozárabes e hizo la vida bien difícil a los judíos forzándolos a apostatar bajo pena de muerte como fue el caso de Maimónides que tuvo que exiliarse.César VIDAL. L.D. 2003-12-23.

+++

 

P: Me gustaría saber qué significado tiene para la mujer musulmana llevar el hiyab. ¿Es una cuestión de pudor simplemente o hay algo más? ¿Su respuesta se basa en algún texto?

R: Fundamentalmente es una manifestación de sumisión al varón. Piense que, por ejemplo, en la sura 4 del Corán no sólo se establecen medidas discriminatorias hacia la mujer –la mitad de la herencia, un testimonio que vale la mitad, etc.– sino que además se hacen referencias a cuestiones más cotidianas como la permisividad de golpear a la esposa, etc.2003-12-16. L.D. ESP.

+++

P: ¿Qué le parece las teorías que he oído últimamente, apoyadas en estudios genéticos de la Pompeu Fabra, acerca del prácticamente nulo intercambio genético entre la península y las razas árabes –y viceversa– en la época de ocupación musulmana? Washington Irvin dijo en sus “Cuentos de la Alhambra” que no había cultura más aniquilada que la árabe en España. ¿No nos dejaron tanto como se cree?

R: 1. La verdad es que árabes hubo muy pocos y siempre fueron una aristocracia reducida y sanguinaria, odiada por los musulmanes bereberes, eslavos o hispanos. 2. Dejarnos nos dejaron más bien poco. En parte, porque mucho de lo que se les ha atribuido (casas, baños, etc) venía de la romanización y en parte porque lo que se conserva se debe a que los vencedores fueron los cristianos. Todos conocemos la Alhambra y la Giralda pero no nos han quedado palacios en Damasco o Bagdad por la sencilla razón de que los destruyeron los musulmanes que vencieron a sus ocupantes también musulmanes.  2003-11-18 CÉSAR VIDAL

+++

P: No se si estará de acuerdo, pero creo que el Islam es indiferente a la democracia y en muchos aspectos contraria a ella. Desde este punto de vista, si para algunos la democracia es el único régimen legítimo los países islámicos tendrán que renunciar a ella, porque como usted sabrá el Islam para un musulmán consecuente no es algo privado, sino que se extiende a todas las facetas de la vida.

R: Totalmente de acuerdo. Esa es una de las tesis principales de mi “España frente al islam” que, Dios mediante, se publicará en enero 2004.

2003-11-06 – César VIDAL – Dr. en Historia antigua, filosofía, teología, licenciado en derecho, escritor con mas de 100 libros, articulista, comentarista. L.D.

+++

P: ¿Es verdad que el llamado pueblo palestino son los descendientes de tribus trashumantes expulsadas de los países árabes amigos?
R: El llamado pueblo palestino comenzó a existir como tal en 1948. Antes de eso eran poblaciones de origen diverso a veces, efectivamente, semi-nómadas y a veces plenamente sedentarias.

P: La semana pasada le pregunté acerca de las violentas imágenes de los soldados israelíes dinamitando a un palestino y haciéndolo saltar por los aires. Usted se escudó en que las imágenes de guerra son siempre desagradables. Bien, si son imágenes de guerra, ¿por qué a un bando se le tilda de terrorista y al otro no? No me diga lo de las víctimas inocentes, porque de esas hay en ambos lados.
R: Pues muy sencillamente porque no todas las acciones bélicas –por terribles que puedan ser– implican un comportamiento terrorista. De hecho –y por definición y aunque pueda haber excepciones– las acciones de guerra las llevan a cabo militares, sujetos a una normativa internacional, con uniformes y distintivos. Las acciones terroristas (condenadas por la legislación internacional de guerra) carecen de cualquiera de esas características. Los que las ejecutan no son soldados y carecen por ello de la protección del derecho de guerra. Aún más, dadas esas circunstancias –sin uniforme, sin distintivos, atacando población civil– en el curso de una guerra, de ser capturados, podrían ser pasados por las armas. 2003-10-01 CÉSAR VIDAL

+++

P: He leído muchas veces que el pueblo Israelí es un pueblo que ha vagado históricamente de un lado a otro y que nunca ha sido acogido en ningún lugar, ¿qué opina al respecto?

R: Es una verdad a medias. Fue un reino independiente sujeto a diversas vicisitudes desde el s.XI a. de C. al s. I d. de C. y tanto antes como después tuvo una existencia en la tierra de Israel sin ser una monarquía.

P: ¿Cómo respondería a la objeción de que si comunismo fue lo que sucedió en la URSS, cristianismo fue lo que hizo la Inquisición?

R: En primer lugar, el comunismo no sólo fue la URSS sino también China, Camboya, Cuba, Vietnam, etc. En todos y cada uno de los casos hubo, con diferentes nombres, GULAG y era imposible que el sistema subsistiera sin él (como muy bien vieron Babeuf, Marx o Lenin). Históricamente sí ha habido cristianismo sin inquisición y además la existencia de la inquisición lejos de derivar del cristianismo lo contradice esencialmente.

P: Estoy de acuerdo con el criterio tantas veces expresado por usted de reconocimiento, como gran estadista, de Isabel la Católica. Pero siempre me queda una duda. ¿Cómo serlo con la expulsión de los judios?

R: La expulsión de los judíos fue un gravísimo error. Tengo la impresión de que vino motivada de manera inmediata por el caso del Niño de la Guardia que, en términos estrictamente legales, fue un proceso impecable pero, moralmente, constituyó un verdadero atropello antisemita. 2003-11-11 Libertad Digital. Esp.

+++

ISLAM. UNAS PREGUNTAS – Messori expone una reflexión haciendo algunas preguntas: «Todavía hoy: ¿qué país musulmán reconoce a los otros que no sean los suyos, los derechos civiles o la libertad de culto? ¿Quién se indigna ante el genocidio de lo armenios ayer y de los sudaneses cristianos hoy? El mundo, según los devotos del Corán, ¿no está dividido en “territorio del Islam” y “territorio de la guerra”, esto es, todos los lugares todavía no musulmanes que deben serlo, por las buenas o por las malas?».«Un simple repaso a la historia –escribe Messori– incluso en sus líneas generales, confirma una verdad evidente: una cristiandad en continua postura defensiva respecto a una agresión musulmana, desde los inicios hasta hoy (en Africa, por ejemplo, está en curso una ofensiva sangrienta para islamizar a las etnias que los sacrificios heroicos de generaciones de misioneros habían llevado al bautismo). Admitido –y probablemente no concedido– que alguno, en la historia, deba pedir excusas a otro ¿deberán ser quizá los católicos quienes se hagan perdonar por aquel acto de autodefensa, por aquel intento de tener al menos abierta la vía de la peregrinación a los lugares de Jesús que fue el ciclo de las Cruzadas?». MMII

+++

Explican objetivo de extremistas islámicos con decapitaciones

WASHINGTON DC, 02 Jul. 2004 (ACI).-En un artículo publicado por el Weekly Standard, el experto en Islam, Paul Marshall, afirmó que la reciente decapitación del rehén estadounidense Paul Johnson en Arabia Saudita a manos de extremistas musulmanes “no es simplemente un ataque contra los norteamericanos” sino “una corriente de ataques contra los cristianos y los ‘infieles’”.

En el texto titulado “Guerra contra los infieles: El mensaje detrás de las decapitaciones”, Marshall –directivo del Centro para la Libertad Religiosa del Freedom House– explicó que los extremistas, cuyas decapitaciones de dos norteamericanos y un surcoreano han impactado al mundo, tienen muchos más enemigos que los norteamericanos y un objetivo que supera la mutilación de la industria petrolera en Arabia Saudita. “Su objetivo es el de librar al mundo musulmán ‘de los infieles’ o incrédulos de Islam”, afirmó.

Este objetivo –según Marshall- está claramente expresado en una cita del hombre que asumió la responsabilidad del asesinato de Johnson, Abdelaziz al-Muqrin: “renovamos nuestra determinación de rechazar las fuerzas de los cruzados y su arrogancia, liberar la tierra de los musulmanes, aplicar la sharia (la ley islámica) y limpiar la península árabe de los infieles”. Al-Muqrin, que fue asesinado el pasado 18 de junio, se había declarado también responsable de la matanza el 29 de mayo de 22 personas en Khobar, Arabia Saudita.

El artículo de Marshall incluye también extractos de una escalofriante entrevista con un terrorista saudí sobre la masacre en Khobar, publicada completa por el sitio web asociado con Al Qaeda, Sawt Al-Jihad.

En la entrevista, el extremista musulmán relata cómo los terroristas arrastraron a un hombre británico desnudo detrás de un coche, mataron con un tiro en la cabeza a un hombre de negocios americano, cortaron la garganta de un sudafricano, un italiano y varios hindúes, decapitaron a un sueco y pusieron su cabeza en la puerta; y cortaron las gargantas de varios filipinos cristianos dedicándolos “a nuestros hermanos Mujahideen en Filipinas”.

“Aquel mismo día, purgamos la tierra de Mahoma de muchos cristianos y politeístas”, agregó el terrorista.

Marshall afirma que “los extremistas han matado a aquellos a quienes consideran ‘infieles’ o ‘politeístas’, independientemente de su participación en la coalición en Irak”.

Asimismo, el autor del libro “Islam at the Crossroads” añadió que la mayor parte de las víctimas de los terroristas islámicos son cristianos asiáticos y del Medio Oriente, musulmanes e hindúes. “Durante varios años, los extremistas también han asesinado a los musulmanes que no comparten su visión”, agregó Marshall citando al Grupo Islamista para la Predicación y el Combate en Argelia y al Frente Nacional Islámico de Sudán.

“Estas matanzas no son sobre el escándalo de la prisión Abu Ghraib, sobre Israel, acciones estadounidenses en Irak y Afganistán o la actual política exterior” –continuó Marshall–, sino más bien “una guerra apocalíptica para purgar el mundo de todos excepto (de los extremistas) del Islam”.

“El enemigo de Al-Qaeda es cualquiera que se opone a su programa para la restauración de una unificada ‘ummah’ musulmana, preparada para ganar la jihad en el resto del mundo”, explica el artículo y añade que “la lección de Riyadh, Khobar, y la de Paul Johnson es que podemos resistirnos a ese programa y así, trágicamente, veremos más videos de decapitaciones”.

“Esas son las posibilidades. Estamos en una guerra que tenemos que ganar. Lo demás son buenos pensamientos”, agregó Marshall.

+++

“Hoy no es aceptable para quien quiere participar verdaderamente en la sociedad de las Naciones en sentido pleno, y no sólo fingir que reconoce principios para después pensarse si éstos no son conformes al Corán.”

“También es preocupante el caso de la India, «donde se deben defender los derechos no sólo de la comunidad cristiana, una minoría, sino también los de la comunidad islámica»,  Cardenal Roberto Tucci” – 2004-02-27.

+++

La Madre Sofía en Belén 2004, nos contaba con dolor el drama de SUS niños. ¿Sabías que en la “Sharia” –ley musulmana– todo hijo de musulmán es musulmán y NO puede darse en adopción a cristianos? ¿Sabías que en el Islam la filiación es biológica y la adopción no existe? ¿Sabías que los niños adoptados por musulmanes nunca serán considerados hijos, ni tiene derecho a heredar y que son tratados como sirvientes por las familias que los adoptan?. Era desgarrador escuchar a Madre Sofía, con lagrimas en los ojos, el no poder dar a estos niños en adopción a familias occidentales, donde serían tratados como hijos, pero sobre todo, como dignos hijos de Dios? P. Carlos E. García Llerena – sacerdote eudista- Roma, Marzo del 2005

 

+++

 

P: ¿Cree que es posible el dialogo interreligioso con el Islam?

R: Depende de lo que entienda por diálogo interreligioso. Comentar ciertas cosas con un musulmán significa –literalmente– jugarse la vida.

P: ¿Por qué muchos musulmanes jóvenes que viven entre nosotros hablan con tanta convicción sobre que el Corán es un libro de paz y su religión está llena de ética y de moral, etc? No entiendo muy bien esto. Leyendo sus citas del mencionado libro, nada más lejos de la realidad, es más, ese panfleto radical sólo inspira odio, envidia, y un sinfín número de maldades parecidas… ¿Qué se les puede contestar?

R: Sería ideal que leyeran el Corán para saber de qué hablan y también que pudieran leer la Biblia para comparar.

Dr. César VIDAL – historiador, filósofo, teólogo, abogado y escritor. 2004.11.

+++

Suele suceder que los musulmanes se sientan despreciados en occidente lo que no es verdad. Simplemente tienen que vivir en una sociedad abierta y pluralista que no está dispuesta a dejarles ser ciudadanos de primera mientras que los demás son de segunda. ¿Por qué no ha libertad de culto en países como Arabia Saudita, y en tantos otros islamistas hay apenas una tolerancia religiosa que ello no significa libertad?.

+++

P: ¿Cree que no se valora suficientemente el papel de los mozárabes en la reconquista, que fueron determinantes en la superioridad de los reinos cristianos del norte, y también deja sin documentos a muchos musulmanofilos ensoñados con el Al-Andalus?

R: No tengo la menor duda de que los mozárabes fueron un fenómeno de una importancia verdaderamente excepcional. A dos siglos de la invasión islámica seguían conservando el romance y una cultura que los musulmanes se empeñaron en exterminar adoptando medidas verdaderamente genocidas. ¡Como para creer en la estupidez esa de la convivencia de las tres religiones! CÉSAR VIDAL. 2003-10-21

+++

Desde el más escrupuloso respeto a las creencias de todos los hombres de buena voluntad, hay que concluir que diálogo, sí; mano tendida, siempre. Pero para entendernos, para colaborar, tenemos que empezar por tener claras nuestras diferencias. – Tomás Salas Fernández. 2003.06.27

+++

Suele suceder que los musulmanes se sientan despreciados en occidente lo que no es verdad. Simplemente tienen que vivir en una sociedad abierta y pluralista que no está dispuesta a dejarles ser ciudadanos de primera mientras que los demás son de segunda. ¿Conoce usted algún país islámico donde podría tener estos Diálogos en libertad? Dr. CÉSAR VIDAL – L.D. 2003-06-24

+++

P: Tras leerle semanalmente he deducido que no ve en la ocupación de España por los árabes los beneficios que afirmaban mis libros en EGB, ¿es así?, ¿se puede afirmar que nos habría ido mejor sin esa ocupación?

R: Sin ningún género de dudas. Nos cercenaron de la Europa a la que pertenecíamos durante siglos obligándonos a una lucha por la supervivencia verdaderamente salvaje. Va a ser el tema de mi próximo libro, Dios mediante.

P: ¿Por qué dicen que los musulmanes descienden de Ismael, hijo de Abraham, del mismo modo que los judíos lo hacen de Isaac?

R: No los musulmanes sino los árabes.

2003-07-17 CÉSAR VIDAL. ESP. L.D.

+++

«El amor a Dios genera mártires, no violencia».

Humilde y reconciliadora actitud
El que ama con Cristo ve al hombre, al otro joven, de un modo radicalmente nuevo, que el mundo no conoce, ni enseña, ni es capaz de vivenciar ni de comunicar. Se dice, y se pretende mostrar, con un acercamiento superficial y supuestamente neutral y objetivo al fenómeno de las religiones, que la fe en Dios y que el amor a Dios genera violencia. Lo que es verdad y ha sido verdad a lo largo de toda la Historia, muy especialmente la del siglo XX, es todo lo contrario: el amor a Dios, presentado, encarnado y entregado en Jesucristo, lo que produce es amor misericordioso, ofrecido en total gratuidad al hombre. ¡Produce mártires! No es extraño, por tanto, que los detentadores del poder humano pretendan, y traten por todos los medios, de hacer comprender a las jóvenes generaciones lo contrario. ¿Es posible que nos hayamos olvidado tan pronto de las más horrendas tragedias de la Humanidad, las del siglo pasado, con sus dos Guerras Mundiales y con dos regímenes políticos que, negando explícita y militantemente a Dios, despreciaron al hombre y lo humillaron hasta los extremos más inconcebibles del genocidio y de su eliminación por millones? Al que no era de su raza , se le calificaba de Untermensch -de infrahombre-, indigno de vivir; y, al que no pertenecía a su clase, se le declaraba enemigo del pueblo y destinado al gulag y al exterminio. Y ciertamente los actuales fanatismos religiosos no se curarán negando la verdad y el amor de Dios, a través de fórmulas criptorreligiosas de un laicismo radical y autosuficiente, sino buscándola y encarnándola lo más auténticamente posible. …[…]… 2007-IX.
+Antonio Mª Rouco Varela – Esp.

+++

“Obras todas del Señor, bendecid al Señor”.-

¡Gloria y alabanza a ti, Santísima Trinidad, único y eterno Dios!

San Juan Crisóstomo (14 de septiembre de 407) meditando el libro del Génesis, guía a los fieles de la creación al Creador, que es el Dios de la condescendencia, y por eso llamado también «padre tierno», médico de las almas, madre y amigo afectuoso. Une a Dios Creador y Dios Salvador, ya que Dios deseó tanto la salvación del hombre que no se reservó a su único Hijo. Comentando los Hechos de los Apóstoles propone el modelo de la Iglesia primitiva, desarrollando una utopía social, casi una «ciudad ideal». Trataba de dar un rostro cristiano a la ciudad, afrontando los principales problemas, especialmente las relaciones entre ricos y pobres, a través de una inédita solidaridad.

+++

Por venir a visitarnos, nuestro agradecimiento.

Anno Domini 2007 – “In Te, Domine, speravi; non confundar in aeternum!”.

Mane nobiscum, Domine! ¡Quédate con nosotros, Señor!

-.-

La belleza de ser cristiano y la alegría de comunicarlo – «Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos, por el Evangelio, por Cristo. Nada más bello que conocerle y comunicara los otros la amistad con Él» (Benedicto XVI,).

Dar razón de la belleza de Cristo en los escenarios del mundo contemporáneo.

2000 años en que la Iglesia-cuna de Cristo, muestra su belleza al mundo.

-.-

 “El que a vosotros escucha, a mí me escucha” (Lc 16,10).

“Marana tha, ven, Señor Jesús” (Ap 22, 20).

Arabia – 5º orígenes islam, Mahoma crímenes, decapitaciones mahometanas

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s