Crimen y castigo – Jose Antonio Trujillo

 

El terrorismo no es necesario, ni definitivo. El crimen nunca tuvo razón, ni patria, ni premio. La muerte no logró acercar a los hombres ni alcanzó meta alguna. La violencia siempre ha transformado a los hombres en monstruos sin corazón y sin alma.

París, Francia, Europa, Occidente, el Mundo, sufrieron el zarpazo del horror de la muerte gratuita del terrorismo la pasada semana. En España sufrimos con especial dolor todos los ataques terroristas. En nuestra historia reciente hemos tenido que enfrentarnos a esta nueva lacra totalitaria, y sabemos lo profundo que puede ser el dolor por sus heridas. Por fin hemos llegado a entender que no hay que buscar causas a este tipo de conductas asesinas, porque sabemos que sólo ayudan a construir el falso relato a los criminales y a los que los apoyan. El terror no tiene un origen, sólo persigue un fin: la destrucción del hombre.

Para disparar a un hombre primero el terrorista ha tenido que matarse a sí mismo, a su familia, a sus amigos, a su sociedad. La radicalización de las personas no es otra cosa que la muerte del hombre como ser social. No se soporta a él mismo, ni a sus iguales, y sólo puede ayudar a construir un lugar en el que sea imposible vivir. La crueldad humana sólo crece en el corazón del que abandonó la tarea de ser persona. Los españoles fuimos forzados a madurar con los zarpazos de los terroristas. Esta historia de sufrimiento compartido, nos mostró que con las víctimas siempre hay que estar de su lado. Se merecen memoria, dignidad y justicia. La delicadeza con ellas, el desvelo por su caminar interrumpido, señala la altura de una sociedad que no se olvida de los más débiles. Nunca son culpables.

Frente a los terroristas sólo cabe la firmeza en la defensa de nuestros valores y de la vida de cada uno de nosotros. La eficacia de la ley y el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, son herramientas probadas con éxito en estos años de plomo. No hay lugar para los que quieren dibujar posiciones para la equidistancia.

Sólo desde el complejo de los espíritus débiles e interesados pueden entenderse las posiciones de algunos personajes públicos que afirman que nuestra sociedad no sólo debe pasar por esta dura prueba del crimen terrorista, sino que debe sufrir también el castigo, por ser de alguna forma corresponsable en la génesis de esta barbarie. Esta posición no sólo es injusta, sino que no es veraz, ni real. No somos culpables del terror. Frente a la mezquindad del terrorista, lo sublime del hombre.

Origen: Crimen y castigo . SUR.es

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s