Islamofobias – jon Juaristi

ABC 22/11/15

· La diferencia entre el yihadismo actual y la yihad de toda la vida reside en la tecnología, que hoy permite matar mucho más

La primera vez que me trataron de islamófobo fue hace once años, en carta dirigida al director de este periódico, firmada por medio centenar de insignes lameculos del Instituto Cervantes devenidos insurgentes tras las elecciones del 14 de marzo de 2004. Yo permanecía al frente del mencionado organismo (pues seguía en funciones el último Gobierno de Aznar). Lo de islamófobo me lo había merecido por desmentir en ABC a Juan Goytisolo, que, desde Marruecos, afirmaba estar recibiendo noticias de violentas represalias en España contra los musulmanes por los recientísimos atentados de los trenes de Atocha.

Islamófobo era un término que todavía no estaba de moda. Lo utilizaban sólo unos cuantos cursis, casi todos emboscados en la cosa cultural cervantina. Poco después me lo aplicarían algunos morabitos españoles en sus blogs islámicos o islamistas, lo mismo da. Por ejemplo, un tal Abdennur Prado –colaborador de «El País» en esas fechas–, que me acusaba de estar justificando «el futuro genocidio de los musulmanes europeos». Menudo elemento, el Abdennur, que animaba el cotarro, aquellos días del zapaterismo flamante, hablando de la esclavitud a la que sometía la católica España a miles de inmigrantes musulmanes. Pertenecía a la banda de otro converso al islam con quien tuve el dudoso placer de compartir despacho en la universidad vasca y que repartía panfletos antisemitas entre los estudiantes abertzales. Nosotros, islamófobos. Ellos, en cambio, cándidas palomas. No hablemos ya de los insultos que dedicaban usualmente a la Iglesia católica y al cristianismo en general camaradas de Abdennur como Abdelmumin Haya y Alí González. Incitar al odio contra judíos y cristianos era legítimo y estupendo, pero poner pegas al islam… ah, no, eso era fascismo, según Abdennur. Será en premio a tanta ecuanimidad por lo que le hicieron consultor de la ONU y nadie le impide seguir adoctrinando reclusos en centros penitenciarios españoles, gobierne quien gobierne.

· Sumisión:
Es una religión de esclavos esclavizadores, no de hombres libres. El Corán lo deja claro

Por supuesto, el islam no me entusiasma. Siento por él tanta simpatía como la que sus adeptos profesan al judaísmo y al cristianismo. La relación etimológica que algunos postulan entre las palabras árabes islam y salam («paz») constituye una parida rigurosamente falsa. Islam significa «sumisión». Es una religión de esclavos esclavizadores, no de hombres libres. Hay en el Corán muchos episodios que lo dejan claro, pero voy a limitarme a mencionar uno de ellos: aquel (Sura 18 o de la Caverna, 74-81) en el que el profeta preislámico alJidr o al-Jadir mata a un niño inocente, y, ante el estupor de Moisés, que presencia el asesinato, lo justifica afirmando que el niño estaba destinado a ser en el futuro un incrédulo que arrastraría a sus padres a la condenación eterna. Es lógico que una religión que propala especies tan racionales sólo haya podido imponerse a base de masacrar pueblos. La única diferencia entre el terrorismo yihadista actual y el del siglo VII reside en la tecnología, que hoy permite matar mucho más. En cuanto a lo que verdaderamente dice el Corán, el propio Abdennur Prado sostiene que se trata de «un texto fluido, irreductible a un sentido unívoco». Una «obra abierta», proclama el tío con todo el morro, citando a Umberto Eco. O sea, un texto que significará lo que Abdennur o el imán de turno decidan que signifique, según la circunstancia. Si toca Bush y política de cañonera, paz, disimulo y fraternidad multiculturalista; si toca Obama y blandenguería, como en estos últimos años, muerte al infiel. En fin, que tenemos que elegir. Sumisión o libertad. Islam o democracia. En este asunto no hay terceras vías.

Origen: Islamofobias | Fundación para la Libertad

2 comentarios en “Islamofobias – jon Juaristi

  1. La palabra “salam”, con la que se saludan los musulmanes, no significa (como bien dice Juaristi) “la paz sea contigo”, sino “servidor” (de usted). En algunas lenguas, como el sueco, está esto más claro que en castellano. Se salydan unos a otros diciendo “Tjänare” (pronuciado Chénare) que es el mismo término que se usa para cualquiera al servicio de otro. El origen es, por lo tanto el “sevidor de Dios”. Por eso seguimos diciendo “lo que Dios quiera” (Ojalá = Washa Allah), “vaya usted con Dios” etc.

    Me gusta

  2. Hablando de los últimos acontecimientos sobre el TERROR Yihadista, lamento tener que decir que yo respeto a todos los creyentes de todas las religiones, cada quien tiene derecho a creer en lo que quiera, pero no tiene derecho alguno a obligar a creer o practicar la religion de otro. Honestamente, no creo en ningun, pero si creo que no se puede masacrar a un pueblo por sus creencias. Hay que eliminar al TERRORISTA, sea de la religion que sea, y al TERROR, se le combate con TERROR, pero no indiscriminado, si no directo. Ellos dicen que están por encima de nosotros, ya que nosotros amamos la vida y ellos aman la muerte. Aman la muerte, porque les han hecho creer que si mueren luchando por su religión, irán a un paraiso donde tendrán a su servicio y disfrute no se cuantas virgenes para cada uno. La Historia se repite siempre a si misma, y siempre habrá fanáticos. Judaismo: “yhavé ordenó masacrar a los dioses y pueblos de otras religiones, incluso los masacró el mismo ( siete Plagas de Egipto), no se aceptaba a los Gentiles porque eran impuros”. // Cristianismo: con sus curas y papas instigando al fanatismo : A la llamada de dios “Matar a los infieles (musulmanes) que han arrebatado Tierra Santa. ” Matadlos a todos, mujeres ancianos y niños, dios sabrá distinguir a los suyos”, Ahora el Islam con sus Imanes fanáticos: “Arrebatad según manda el profeta la vida a cualquier infiel (cruzado o judio) que cuestione su libro sagrado. Todas han dicho que sus mensajes eran de Paz, pero han empleado la guerra y el Terror para imponerse. Es hora de que algun gobierno se plantee la necesidad de privarles a estos supuestos martires del objetivo de sus luchas. Quieren ir al paraiso y no dudan en inmolarse para conseguirlo, eso sí arrastrando con ellos a personas inocentes. TERROR contra TERROR, Esos individuos autoinmolados o abatidos en la comision de su atentado, sus restos se les entierra envueltos en pieles y embadurnados con la grasa de cerdos, con publicidad y difundido por Televisión, así, según sus creencias, nunca podrán entrar en ese supuesto paraiso. Veamos que nuevo cuento les sugieren sus imanes desde sus seguramente cómodas residencias, alejadas de todo tipo de privaciones, y con la seguridad (casi absoluta) de su impunidad.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s