Mandato de Palestina -Aspectos Legales de Los Derechos judíos

 

 

“Mandato para Palestina”
Los aspectos jurídicos de los Derechos de judíos
Eli E. Hertz

1920 – territorio original asignado al Hogar Nacional Judío

1922 – territorio final asignado al Hogar Nacional Judío


“En Palestina como de derecho y no por tolerancia …”

“Cuando se le preguntó qué se entiende por el desarrollo del Hogar Nacional Judío en Palestina, se puede responder que no es la imposición de una nacionalidad judía sobre los habitantes de Palestina en su conjunto, pero el desarrollo posterior de la judía existente comunidad, con la asistencia de Judios en otras partes del mundo, con el fin de que pueda convertirse en un centro en el que el pueblo judío en su conjunto pueden tomar, por motivos de religión y raza, un interés y un orgullo. Pero para que esta comunidad debe tener la mejor perspectiva de desarrollo libre y proporcionar una oportunidad plena para el pueblo judío para mostrar sus capacidades, es esencial que debería saber que es en Palestina por derecho y no por tolerancia. “Winston Churchill secretario de Estado británico para las Colonias junio 1922


Introducción

¿Alguna vez te preguntas por qué durante el período de 30 años – entre desde 1917 hasta 1947 – miles de Judios en todo el mundo se despertó una mañana y decidió abandonar sus hogares e ir a Palestina? La mayoría lo hizo porque se enteraron de que un futuro hogar nacional para el pueblo judío se estaba estableciendo en Palestina, sobre la base de la obligación de la Sociedad de Naciones en el marco del “Mandato para Palestina” documento. El “Mandato para Palestina”, una liga histórica del documento de las Naciones, establece el derecho legal judío a establecerse en cualquier lugar en el oeste de Palestina, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, un derecho sin alteraciones en el derecho internacional. El “Mandato para Palestina” no era una visión ingenua abrazó brevemente por la comunidad internacional. Cincuenta y un países miembros – toda la Liga de las Naciones – declarado por unanimidad el 24 de julio 1922:

“Considerando que el reconocimiento se ha dado a la conexión histórica del pueblo judío con Palestina ya las bases para reconstituir su hogar nacional en ese país.”

Es importante señalar que los derechos políticos a la libre determinación como un sistema de gobierno para los árabes estaban garantizados por la misma Sociedad de Naciones en otros cuatro mandatos – en el Líbano y Siria (El mandato francés), Iraq, y más tarde Transjordania [La Mandato Británico].

Cualquier intento de negar el derecho del pueblo judío a Palestina – Eretz-Israel, y para negarles el acceso y el control en la zona designada para el pueblo judío por la Sociedad de Naciones es una infracción grave del derecho internacional.

La “Hoja de Ruta” visión, así como la presión continua del “Cuarteto” (Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia) se rindan partes de Eretz-Israel son contrarias al derecho internacional que firme llamado a “fomentar … cerca de liquidación por Judios en la tierra, incluyendo tierras estatales y tierras de desecho que no se necesiten para fines públicos. “También se requiere la Obligatoria para” ver que ningún territorio de Palestina será cedida o arrendada a, o de cualquier manera se coloca bajo el control del gobierno de ninguna potencia extranjera “.

En su intento por establecer la paz entre el Estado judío y sus vecinos árabes, las naciones del mundo deben tener en cuenta quién es el legítimo soberano es, con sus derechos anclados en el derecho internacional, válido hasta hoy: la nación judía. Y en apoyo del pueblo judío, me senté y escribí este folleto.

Eli E. Hertz


Los aspectos jurídicos de los Derechos de judíos a un hogar nacional en Palestina

Los dos eventos más importantes de la historia moderna lleva a la creación del Hogar Nacional Judío:

I. La fundación de moderno sionismo
Benjamin Zeev (Theodor) Herzl
(2 may 1860-3 jul 1904) Después de presenciar la propagación del antisemitismo en todo el mundo, Herzl se sintió obligado a crear un movimiento político con el objetivo de establecer una Hogar Nacional Judío en Palestina. Con este fin, reunió el primer Congreso Sionista en Basilea, Suiza, en 1897. ideas de Herzl y la visión se puede aprender de sus escritos:

“La opresión y la persecución no pueden exterminar. Ninguna nación en la tierra ha sobrevivido a tales luchas y sufrimientos como hemos atravesado.

“Palestina es nuestra casa histórica siempre memorable. El mismo nombre de Palestina atraería a nuestro pueblo con una fuerza de maravillosa potencia.

“La idea que he desarrollado en este folleto es una muy antigua: es la restauración del Estado judío.

“El mundo resuena con gritos contra los Judios, y estas protestas han despertado la idea dormida. … Somos un pueblo – un solo pueblo “.1

II. La Declaración Balfour

Foreign Office Los británicos, 02 de noviembre 1917 Estimado Lord Rothschild, tengo mucho placer en transmitir a usted, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía con las aspiraciones sionistas judíos, que ha sido presentado a, y aprobado por , La cabina.

“El Gobierno de Su Majestad favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará todo lo posible para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos derechos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político disfrutados por Judios en cualquier otro país “.

Le agradecería que señalara esta declaración en conocimiento de la Federación Sionista.2

Firmado,
Arthur James Balfour
[Secretario de Estado de Asuntos Exteriores]


El origen y la naturaleza del “Mandato para Palestina”

El “Mandato para Palestina”, una liga histórica del documento de las Naciones, establece el derecho legal judío a establecerse en cualquier lugar en el oeste de Palestina, unas 10.000 millas cuadradas3 área entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

El documento jurídicamente vinculante fue conferido el 24 de abril, 1920, a la Conferencia de San Remo, y sus términos se indica en el Tratado de Sèvres el 10 de agosto de 1920. Los términos del Mandato fueron finalizados y aprobados por unanimidad el 24 de julio de 1922, por el Consejo de la Sociedad de Naciones, que fue compuesta en ese momento de 51 países,4 y entró en funcionamiento el 29 de septiembre 1923.5

El “Mandato para Palestina” no era una visión ingenua abrazó brevemente por la comunidad internacional en la inconsciencia feliz de la oposición árabe a la noción misma de los derechos históricos judíos en Palestina. El Mandato resistido la prueba del tiempo: El 18 de abril de 1946, cuando la Liga de las Naciones se disolvió y sus activos y obligaciones transferido a las Naciones Unidas, la comunidad internacional, en esencia, se reafirmó la validez de este acuerdo internacional y volvió a confirmar que el términos para un Hogar Nacional Judío eran la voluntad de la comunidad internacional, una “misión sagrada” – a pesar de que para entonces ya era patentemente claro que los árabes se opusieron a un Hogar Nacional Judío, no importa lo que la forma.

Muchos parecen confundir el “Mandato para Palestina” [El Fideicomiso], con el Mandato Británico [El administrador]. El “Mandato para Palestina” es un documento Liga de las Naciones que estableció los derechos legales judíos en Palestina. El Mandato Británico, por su parte, fue confiada por la Liga de las Naciones con la responsabilidad de administrar la zona demarcada por el “Mandato de Palestina.”

Gran Bretaña [es decir, el mandatario o fiduciario] hizo girar sobre su responsabilidad ante las Naciones Unidas, de 14 de mayo de 1948. Sin embargo, la fuerza legal de la Sociedad de las “Mandato para Palestina” Naciones “[es decir, El Fideicomiso] no fue terminó con el final del mandato británico. Más bien, el Fideicomiso fue trasladado a las Naciones Unidas.


El reconocimiento de la conexión histórica con Palestina

Cincuenta y un países miembros – toda la Liga de las Naciones – declarado por unanimidad el 24 de julio 1922:

“Considerando que el reconocimiento se ha dado a la conexión histórica del pueblo judío con Palestina ya las bases para reconstituir su hogar nacional en ese país.”6

A diferencia de los estados-nación en Europa, nacionalidades libaneses, jordanos, sirios, iraquíes y modernos no evolucionaron. Fueron creados arbitrariamente por las potencias coloniales.

En 1919, a raíz de la Primera Guerra Mundial, Inglaterra y Francia como obligatorios (por ejemplo, administradores oficiales y mentores) se repartieron el antiguo Imperio Otomano, que se había derrumbado un año antes, en esferas geográficas de influencia. Esto divide el Medio Oriente en nuevas entidades políticas con nuevos nombres y fronteras.7

Territorio fue dividido a lo largo de los meridianos mapa sin tener en cuenta las fronteras tradicionales (es decir, la lógica geográfica y de sostenibilidad) o la composición étnica de las poblaciones indígenas.8

La lógica que prevalece detrás de estos estados creados artificialmente era la forma en que sirven las necesidades imperiales y comerciales de sus amos coloniales. Irak y Jordania, por ejemplo, fueron creados como emiratos para recompensar la familia Hachemita noble de Arabia Saudita por su lealtad a los británicos contra los turcos otomanos durante la Primera Guerra Mundial, bajo la dirección de Lawrence de Arabia. Irak fue dado a Faisal bin Hussein, hijo del sheriff de La Meca, en 1918. Para recompensar su hermano menor Abdullah con un emirato, Gran Bretaña cortar el 77 por ciento de su mandato sobre Palestina destinado a los Judios y lo dio a Abdullah en 1922, crear el nuevo país de Trans-Jordania o Jordania, ya que fue nombrado después.

El odio de los árabes del Estado judío nunca ha sido lo suficientemente fuerte como para evitar que las rivalidades sangrientas que el rock en repetidas ocasiones el Medio Oriente. Estos conflictos eran evidentes en las guerras civiles en Yemen y el Líbano, así como en la guerra entre Irak e Irán, en el gaseamiento de innumerables kurdos en Irak, y en la matanza de iraquíes por los iraquíes.

La manera en que las potencias coloniales europeas tallada en entidades políticas con poca atención a su composición étnica no sólo condujo a esta violencia interétnica, pero también alentó gobierno dictatorial como la única fuerza capaz de contener dichas entidades juntos.9

La excepción fue Palestina, o Eretz Israel – el territorio entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, donde:

“El Mandatario será responsable de la comercialización del país [Palestina] bajo estas condiciones políticas, administrativas y económicas como asegurará el establecimiento del Hogar Nacional Judío, tal como se establece en el preámbulo, y el desarrollo de instituciones de autogobierno, y también para la protección de los derechos civiles y religiosos de todos los habitantes de Palestina, con independencia de la raza y la religión “.10


Palestina judía


Palestina es un área geográfica, no una nacionalidad

Delimitación del área geográfica definitiva de Palestina designado para el Hogar Nacional Judío el 16 de septiembre de 1922, según lo descrito por el Mandatario:11

PALESTINAINTRODUCTORIO.POSICIÓN, ETC.

Palestina se encuentra en el borde occidental del continente asiático entre La latitud 30º N. y 33º N., Longitud 34º 30 ‘E. y 35º 30’ E.

Por el Norte limita con los territorios franceses bajo mandato de Siria y el Líbano, al este con Siria y Transjordania, en el sur-oeste con la provincia egipcia de Sinaí, en el sur-este con el Golfo de Aqaba y por Occidente por el Mediterráneo. La frontera con Siria fue establecida por la Convención anglo-francesa del 23 de diciembre de 1920 y su delimitación se ratificó en 1923. En pocas palabras, los límites son los siguientes: –

Norte. – A partir de Ras Naqura en el Mediterráneo hacia el este hasta un punto al oeste de Qadas, y desde allí en dirección norte a Metulla, y desde allí hacia el este hasta un punto al oeste de Banias.

Oriental. – A partir de Banias en dirección sur este del lago Hula a Jisr Banat Ya’pub, allí siguiendo una línea al este del Jordán y el lago de Tiberíades y en la estación de El Hamme en la línea ferroviaria Samakh-Deraa, y desde allí a lo largo del centro de el río Yarmuq hasta su confluencia con el río Jordán, y desde allí a lo largo de los centros del Jordán, el Mar Muerto y el Wadi Araba a un punto en el Golfo de Aqaba dos millas al oeste de la ciudad de Aqaba, allí a lo largo de la costa del Golfo de Aqaba a Ras Jaba.

Sur. – De Ras Jaba en una dirección general noroeste hasta el cruce de la Neki-Aqaba y Gaza-Aqaba Roads, de allí a un punto al oeste-noroeste de Ain Maghara y de allí a un punto de la costa mediterránea al norte-oeste de Rafa.

West. – El mar Mediterráneo.

Árabes, las Naciones Unidas y sus órganos, y últimamente la Corte Internacional de Justicia (CIJ), así, han afirmado en repetidas ocasiones que los palestinos son un pueblo nativo – tanto es así que casi todo el mundo da por sentado. El problema es que un pueblo palestino sin Estado es una fabricación. La palabra Palestina no es aún árabe.12

En un informe elaborado por el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en el Consejo de la Sociedad de Naciones sobre la administración de Palestina y Transjordania para el año 1938, los británicos dejó claro: Palestina no es un Estado , es el nombre de un área geográfica.13

Palestina es un nombre acuñado por los romanos alrededor de 135 CE a partir del nombre de un pueblo de alta mar Egeo que se asentaron en la costa de Canaán en la antigüedad – los filisteos. El nombre fue elegido para reemplazar a Judea, como señal de que la soberanía judía había sido erradicada tras las revueltas judías contra Roma.

En el transcurso del tiempo, el nombre latino Filistea fue bastardized más en Palistina o Palestina.14 Durante los próximos 2.000 años Palestina nunca fue un estado independiente que pertenece a ningún pueblo, ni un pueblo palestino distintos de otros árabes aparecen durante 1.300 años de hegemonía musulmana en Palestina bajo dominio árabe y otomana. Durante esa regla, los árabes locales se consideraron en realidad parte de, y sujeto a la autoridad de la Gran Siria (sūriyya al-Kubra).15

Históricamente, antes de que los árabes fabricados el concepto de ser pueblo palestino como un fenómeno exclusivamente árabe, no existía tal grupo. Esto se fundamenta en innumerables documentos Mandato-vintage británicos oficiales que hablan de los Judios y los árabes de Palestina – no Judios y palestinos.16

De hecho, antes de que comenzara Judios locales que se hacen llamar los israelíes en 1948 (cuando el nombre “Israel” fue elegido para el Estado judío de nueva creación), el término “Palestina” aplica casi exclusivamente a los Judios y las instituciones fundadas por los nuevos inmigrantes judíos en la primera mitad del siglo 20, antes de la independencia del estado.

Algunos ejemplos incluyen:

The Jerusalem Post, fundada en 1932, se llamaba El Palestine Post hasta 1948.

Bank Leumi L’Israel, constituida en 1902, fue llamado el “Anglo-Palestina Compañía” hasta 1948.

La Agencia Judía – un brazo del movimiento sionista comprometido en los asentamientos judíos desde 1929 – se llamó inicialmente la Agencia Judía para Palestina.

Orquesta Filarmónica de Israel de hoy, fundada en 1936 por refugiados judíos alemanes que huyeron de la Alemania nazi, se llamaba originalmente la “Orquesta Sinfónica de Palestina”, compuesto por unos 70 Judios palestinos.17

El United Jewish Appeal (UJA) se estableció en 1939 como una fusión de la apelación Estados Palestina y el brazo de recaudación de fondos del Joint Distribution Committee.

Animado por su éxito en el revisionismo histórico y el lavado de cerebro al mundo con la “Gran Mentira” de un pueblo palestino, los árabes palestinos han comenzado más recientemente para reclamar que son los descendientes de los filisteos y hasta la Edad de Piedra cananeos.18 Sobre la base de ese mito, se puede decir que ha sido “víctima” en dos ocasiones por los Judios: en la conquista de Canaán por los israelitas y otra vez por los israelíes en los tiempos modernos – una fabricación total.19 Los arqueólogos explican que los filisteos eran un pueblo del Mediterráneo que se asentaron a lo largo de la costa de Canaán en el año 1100 antes de Cristo. Ellos no tienen conexión a la nación árabe, un pueblo del desierto que surgieron de la Península Arábiga.

Como si ese mito no fuera suficiente, el ex Presidente de la OLP Yasser Arafat también afirmó, “los árabes palestinos son descendientes de los jebuseos,” que fueron desplazados cuando el rey David conquistó Jerusalén.

Arafat también argumentó que “Abraham era un iraquí.” Una Nochebuena, Arafat declaró que “Jesús era un palestino”, una afirmación absurda de que se hace eco de las palabras de Hanan Ashrawi, un árabe cristiano que, en una entrevista durante la Conferencia de Madrid de 1991, dijo: “Jesucristo nació en mi país, en mi tierra”, y afirmó que ella era “el descendiente de los primeros cristianos,” discípulos que difundieron el evangelio alrededor de Belén unos 600 años antes de la conquista árabe.Si sus afirmaciones eran ciertas, sería equivalente a confesar que ella es un Judio!

Abundan las contradicciones; Los líderes palestinos dicen ser descendientes de los cananeos, los filisteos, los jebuseos y los primeros cristianos. También “secuestraron” a Jesús y se ignoran su condición de judío, al mismo tiempo reclamando los Judios no eran un pueblo y nunca construyeron el Santo Templo en Jerusalén.


Allí nunca ha sido un Estado soberano árabe en Palestina

La artificialidad de una identidad palestina se refleja en las actitudes y acciones de los países árabes vecinos que nunca establecieron un Estado palestino a sí mismos.

La retórica de los líderes árabes en nombre de los palestinos suena hueco. Árabes en los estados vecinos, que controlan el 99,9 por ciento de las tierras de Oriente Medio, nunca han reconocido una entidad palestina. Ellos siempre han considerado Palestina y su habitantes parte de la gran “nación árabe”, histórica y políticamente, como parte integrante de la Gran Siria – sūriyya al-Kubra – una designación que se extendía a ambos lados del río Jordán.20 En la década de 1950, Jordania simplemente anexado Cisjordania ya que la población no fue visto como los hermanos de los jordanos. Narrativa oficial de Jordania de “construcción del Estado jordano” da fe de este hecho:

“Identidad jordano subyace en el signific denominador común hormiga y fundamental que hace que sea inclusiva de la identidad palestina, sobre todo en vista de la evolución social y política histórica compartida de las personas en ambos lados del Jordán. … El gobierno de Jordania, en vista de la relación histórica y política con Cisjordania … concedió todos los refugiados palestinos en su territorio completo los derechos de ciudadanía mientras que la protección y la defensa de sus derechos políticos palestinos (Derecho al Retorno o compensación) “.21

Los árabes nunca estableció un Estado palestino cuando la ONU en 1947 recomendó la partición de Palestina, y establecer “un árabe y un Estado judío” (no un estado palestino, debe tenerse en cuenta). Tampoco lo hicieron los árabes reconocen o establecer un Estado palestino en las dos décadas anteriores a la Guerra de los Seis Días, cuando Cisjordania estaba bajo control de Jordania y la Franja de Gaza estaba bajo control egipcio; ni tampoco el clamor árabes palestinos por la autonomía o la independencia durante esos años bajo dominio jordano y egipcio.

Sólo dos veces en la historia de Jerusalén tiene la ciudad sirvió como capital nacional. En primer lugar como la capital de las dos mancomunidades judíos durante la Primera y Segundo Templo períodos, tal como se describe en la Biblia, reforzada por la evidencia arqueológica y numerosos documentos antiguos. Y de nuevo en los tiempos modernos como la capital del Estado de Israel. Nunca ha servido como una capital árabe por la sencilla razón de que nunca ha sido un estado árabe palestino.

Mucho antes de la decisión de 1967 para crear un nuevo pueblo árabes llamados “palestinos”, cuando la palabra “Palestina” se asoció con esfuerzos judíos, Auni Bey Abdul-Hadi, un líder árabe local, testificó en 1937 ante la Comisión Peel, una investigación británica cuerpo:

“No hay tal país [como Palestina]! Palestina es un término que los sionistas inventaron! No hay ninguna Palestina en la Biblia. Nuestro país fue durante siglos, parte de Siria. “22

En una comparecencia 1946 ante el Comité Anglo-Americano de Investigación, que también actúa como un órgano de investigación, el historiador árabe-estadounidense Philip Hitti declaró:

“No hay tal cosa como la de Palestina en la historia [árabe], absolutamente no.” De acuerdo con el periodista de investigación Joan Peters, quien pasó siete años investigando los orígenes del conflicto árabe-judío sobre Palestina (desde tiempo inmemorial, 2001), el identidad que nunca fue considerado por los habitantes locales antes de la guerra de 1967 fue “Palestina árabe”.23

El “Mandato” Definido Dónde Judios son y no se permiten a Settle

El “Mandato para Palestina” documento no establece fronteras definitivas. Dejó esto para el obligatorio estipular en un apéndice vinculante para el documento final en forma de un memorando. Sin embargo, el artículo 6 del “Mandato” establece claramente:

“La Administración de Palestina, al tiempo que garantiza que los derechos y posición de otros sectores de la población que no se perjudiquen, facilitará la inmigración judía en condiciones adecuadas y fomentará, en cooperación con la agencia judía mencionada en el artículo 4, cerca de liquidación por Judios en la tierra, incluyendo tierras estatales y tierras de desecho que no se necesiten para fines públicos “.

El artículo 25 del “Mandato para Palestina” titulado Obligatorio para cambiar los términos del mandato en el territorio al este del río Jordán:

“En los territorios situados entre el Jordán y el límite oriental de Palestina, determinado en última instancia, el Mandatario tendrá derecho, con el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones, posponer o suspender la aplicación de dicha disposición de este mandato como él puede considerar inaplicable a las condiciones locales existentes … “

Gran Bretaña activar esta opción en el memorando antes mencionado de 16 de septiembre de 1922, que el mandatario envió a la Sociedad de Naciones y que aprobó posteriormente la Liga – lo que es una parte integral jurídicamente vinculante de la “Mandato”.

Así, el “Mandato para Palestina” llevado a buen término un cuarto estado oriental árabe del río Jordán, se dio cuenta en 1946 cuando se concedió el Reino Hachemita de Transjordania independencia de Gran Bretaña.

Todas las cláusulas de un Hogar Nacional Judío no se aplicarían a este territorio [Trans-Jordania] del mandato original, como se indica claramente:

“Las siguientes disposiciones del Mandato de Palestina no son aplicables al territorio conocido como Trans-Jordania, que comprende todo el territorio se extiende al este de una línea trazada desde … hasta el centro de la Wady Araba, Mar Muerto y el río Jordán . … Gobierno de Su Majestad aceptar [s] plena responsabilidad como obligatorio para Transjordania “.

La creación de un Estado árabe en el este de Palestina (hoy Jordania) el 77 por ciento de la masa continental del mandato original, destinado a un Hogar Nacional Judío de ninguna manera cambia el estado de Judios al oeste del río Jordán, ni tampoco inhibe su derecho a establecerse en cualquier lugar en el oeste de Palestina, el área entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

Estos documentos son los últimos documentos legalmente vinculantes con respecto al estado de lo que comúnmente se llama “la Ribera Occidental y Gaza.”

El 16 de septiembre 1922 memorándum es también la última modificación de los términos oficiales del Mandato en expediente por parte de la Sociedad de las Naciones o por su sucesor legal – las Naciones Unidas – de conformidad con el artículo 27 del Mandato que declara inequívocamente:

“Se requiere el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones para cualquier modificación de los términos de este mandato.”24

Carta de las Naciones Unidas reconocen la obligación de la ONU para mantener los compromisos de su predecesor – la Sociedad de Naciones.25


Derechos Políticos en Palestina fueron otorgadas a Judios Sólo

El “Mandato para Palestina” diferencia claramente entre los derechos políticos – en referencia a la autodeterminación judía como una entidad política emergente – y los derechos civiles y religiosos, en referencia a las garantías de las libertades personales iguales a los residentes no judíos como individuos y en comunidades selectas.Ni una sola vez son árabes como un pueblo mencionados en el “Mandato de Palestina.” En ningún momento de todo el documento ¿Hay alguna concesión de derechos políticos a las entidades que no son judíos (es decir, árabes). El artículo 2 del “Mandato para Palestina”, declara explícitamente que si el mandatario:

“… Ser responsable de la comercialización del país en esas condiciones políticas, administrativas y económicas como asegurará el establecimiento del Hogar Nacional Judío, tal como se establece en el preámbulo, y el desarrollo de instituciones de autogobierno, y también para salvaguardar la los derechos civiles y religiosos de todos los habitantes de Palestina, con independencia de la raza y la religión “.

Los derechos políticos a la libre determinación como un sistema de gobierno para los árabes estaban garantizados por la Sociedad de Naciones en otros cuatro mandatos – en el Líbano, Siria, Irak, y más tarde Transjordania [hoy Jordania].

Profesor Internacional experto en derecho Eugene V. Rostow, el examen de la reclamación de Árabe autodeterminación palestina sobre la base de la ley, concluyó:

“… El mandato implícitamente niega reclamos árabes a los derechos políticos nacionales en el área a favor de los Judios; el territorio bajo mandato fue, en efecto, reservada al pueblo judío por su autodeterminación y el desarrollo político, en reconocimiento de la conexión histórica del pueblo judío a la tierra. Lord Curzon, que era entonces el ministro de Relaciones Exteriores británico, hizo esta lectura del mandato explícito. Queda sólo la teoría de que los habitantes árabes de Cisjordania y la Franja de Gaza tienen una demanda inherente ‘ley natural’ a la zona. Ni el derecho internacional consuetudinario ni la Carta de Naciones Unidas reconoce que cada grupo de personas que dicen ser una nación tiene el derecho a un estado propio “.26 [cursiva del autor]


Pueblo judío en Palestina

Es notable observar el 22 de abril 1925 Informe del primer Alto Comisionado para la Administración de Palestina, Sir Herbert Louis Samuel, a la LS Honorable Amery, MP, Secretario de Estado de Oficinas de Gobierno de las colonias, que describe peoplehood judía:

“Durante las últimas dos o tres generaciones los Judios han recreado en Palestina una comunidad, que ahora suman 80.000, de los cuales alrededor de un cuarto son agricultores o trabajadores sobre la tierra. Esta comunidad tiene sus propios órganos políticos, una asamblea elegida por la dirección de sus asuntos domésticos, los consejos electos en los pueblos, y una organización para el control de sus escuelas. Se ha elegido el Gran Rabinato y el Consejo Rabínico de la dirección de sus asuntos religiosos. Su actividad se lleva a cabo en hebreo como lengua vernácula, y una prensa hebrea sirve a sus necesidades. Tiene su vida intelectual distintivo y muestra una considerable actividad económica. Esta comunidad, entonces, con su ciudad y la población del país, de sus organizaciones políticas, religiosas y sociales, su propio lenguaje, sus costumbres, su propia vida, de hecho, ha características nacionales “. [Cursivas del autor]


Jerusalén en el tiempo “Mandato”

Existen dos cuestiones distintas: la cuestión de Jerusalén y la cuestión de los Santos Lugares.

Cambridge profesor Sir Elihu Lauterpacht, Juez ad hoc de la Corte Internacional de Justicia y un editor de renombre de una de las “biblias” de derecho internacional, International Law Reports ha dicho:

“No sólo son los dos problemas separados; también son bastante diferentes en la naturaleza el uno del otro. Por lo que se refiere a los Santos Lugares, la pregunta es en su mayor parte una de asegurar el respeto de los intereses existentes de las tres religiones y de proporcionar las garantías necesarias de la libertad de acceso, el culto y administración religiosa [EH, según lo dispuesto en el el artículo 13 y 14 del “Mandato para Palestina”] … En lo que sí se refiere a la ciudad de Jerusalén, la cuestión es uno de establecer una administración eficaz de la Ciudad que puede proteger los derechos de los diversos elementos de su población permanente – cristiana, árabe y judía – y garantizar la estabilidad gubernamental y la seguridad física, que son requisitos esenciales para la ciudad de los Santos Lugares “.27

La idea de internacionalizar Jerusalén nunca fue parte del “Mandato”:

“Nada se dijo en el Mandato sobre la internacionalización de Jerusalén. De hecho Jerusalén como tal no se menciona – aunque los Santos Lugares son. Y esto en sí mismo es un hecho de relevancia ahora. Para ello muestra que en 1922 no había ninguna inclinación a identificar a la cuestión de los Santos Lugares con la de la internacionalización de Jerusalén “.28

Jerusalén la capital espiritual, político e histórico del pueblo judío ha servido y todavía sirve, como la capital política de una sola nación – la pertenencia al pueblo judío.

Jerusalén, una ciudad en Palestina, era y es una parte indiscutible del Hogar Nacional Judío.


Derechos judíos a Palestina ¿Se garantiza una

En el primer Informe de la Alta Comisionada sobre la Administración de Palestina (1920-1925) presentado al Secretario de Estado británico para las Colonias, publicado en abril de 1925, el funcionario de más alto rango del mandato, el Alto Comisionado para Palestina, subrayó cómo se lograron garantías internacionales para la existencia de un hogar nacional judío en Palestina:

“La Declaración [Balfour] fue aprobado en su día por varios de los Gobiernos aliados; que fue reafirmado por la Conferencia de las Principales Potencias Aliadas en San Remo en 1920; que fue refrendada posteriormente por resoluciones unánimes de ambas Cámaras del Congreso de los Estados Unidos; se materializa en el Mandato para Palestina aprobada por la Sociedad de Naciones en 1922; fue declarado, en una declaración formal de la política dictada por el Ministro de Ultramar en el mismo año, ‘no ser susceptibles de cambio.’ “29

Lejos del capricho de tal o cual político o partido, los sucesivos gobiernos británicos once, Trabajo y Conservador, David Lloyd George (1916-1922) a través de Clement Attlee (1945-1952) vieron a sí mismos como el deber de cumplir con el “Mandato Palestina “colocado en manos de Gran Bretaña por la Liga de las Naciones.


Gobierno de Estados Unidos y la política de “Mandato”

El presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson (vigésimo octavo Presidente, desde 1913 hasta 1921) fue el fundador de la Sociedad de Naciones por el que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1919.

Esfuerzos de Wilson s para unirse une estados como miembro de la Sociedad de Naciones no tuvieron éxito debido a la oposición en el Senado de Estados Unidos. A pesar de no ser miembro de la Liga, el Gobierno de Estados Unidos afirmó el 20 de noviembre 1920 la participación de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial el derecho a ser consultados en cuanto a los términos del mandato. El Gobierno británico estuvo de acuerdo, y el resultado fue un acuerdo de llamar para salvaguardar los intereses de Estados Unidos en Palestina. Concluyó con un convenio entre el Reino Unido y los Estados Unidos de América, firmado el 3 de diciembre de 1924. Es imprescindible tener en cuenta que la convención incorporó el texto completo del “Mandato para Palestina”, incluyendo el preámbulo!30

Presidente Wilson fue el primer presidente de Estados Unidos para apoyar el sionismo moderno y los esfuerzos de Gran Bretaña para la creación de un hogar nacional para Judios en Palestina (el texto de la Declaración Balfour se había presentado al presidente Wilson y había sido aprobado por él antes de su publicación).

Presidente Wilson expresó su profunda creencia en la eventualidad de la creación de un Estado judío:

“Estoy convencido”, dijo el presidente Wilson el 3 de marzo de 1919, “que las naciones aliadas, con la mayor concurrencia de nuestro propio gobierno y al pueblo, están de acuerdo en que en Palestina se sentaron las bases de un Commonwealth judío.”31

El 30 de junio de 1922, una resolución conjunta de ambas Cámaras del Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad el “Mandato para Palestina”, confirmando el derecho irrevocable de Judios a instalarse en la zona de Palestina – en cualquier lugar entre el río Jordán y el mar Mediterráneo :

“Favorecer el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío.

“Resuelto por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América reunidos en Congreso. Que los Estados Unidos de América favorece el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, quedando claramente entendido que no se hará nada que debería perjudicar los derechos civiles y religiosos de cristianos y el resto de las comunidades no judías en Palestina, y que los santos lugares y edificios religiosos y sitios en Palestina estarán protegidos adecuadamente “.32 [cursiva en el original]

El 21 de septiembre de 1922, el presidente Warren G. Harding (vigésimo noveno Presidente, 1921/23) firmó la resolución conjunta de la aprobación para establecer un hogar nacional judío en Palestina.


El “Mandato para Palestina” es válido para este día

El Mandato sobrevivió a la desaparición de la Sociedad de Naciones. Artículo 80 de la Carta de Naciones Unidas reconoce implícitamente el “Mandato para Palestina” de la Liga de las Naciones.

Este mandato otorgado Judios el derecho irrevocable a establecerse en cualquier parte de Palestina, el área entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, a inalterada derecho en el derecho internacional y válido hasta nuestros días. Los asentamientos judíos en Judea y Samaria (la Margen Occidental), Gaza y toda Jerusalén son legales.

La Corte Internacional de Justicia reafirmó el significado y la validez del artículo 80 en tres casos distintos:

  • CIJ Opinión Consultiva del 11 de julio de 1950: en la “cuestión relativa a los Estados Internacional del África Sudoccidental”.33
  • CIJ Opinión Consultiva de 21 de junio, 1971: “Cuando se disolvió la Sociedad de Naciones, la razón de ser [Francés:” razón de ser “] y el objeto original de estas obligaciones se mantuvo. Desde su cumplimiento no depende de la existencia de la Liga, no podían ser llevados a su fin simplemente porque el órgano de control había dejado de existir. … La Corte Internacional de Justicia ha reconocido reiteradamente que el Mandato sobrevivió a la desaparición de la Liga [de Naciones] “.
  • CIJ Opinión Consultiva de 9 de julio, 2004: con respecto a las “consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado.”35

En otras palabras, ni la Corte Internacional de Justicia ni la Asamblea General de la ONU pueden cambiar arbitrariamente el estado de los asentamientos judíos como se establece en el “Mandato para Palestina”, un acuerdo internacional que nunca se ha modificado.

Todo el oeste de Palestina, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo, incluyendo la Ribera Occidental y Gaza, permanece abierto a los asentamientos judíos en virtud del derecho internacional.

Profesor Eugene Rostow estuvo de acuerdo con la opinión de la Corte Internacional de Justicia en cuanto a la “santidad” de los fideicomisos como el “Mandato para Palestina”:

“‘Un fideicomiso’ – como en el artículo 80 de la Carta de las Naciones Unidas – no termina porque el fideicomisario muere … el derecho judío del asentamiento en el conjunto de la Palestina occidental – la zona oeste del Jordán – sobrevivido a la retirada británica en 1948 . … Son partes del territorio mandato, ahora legalmente ocupado por Israel con el consentimiento del Consejo de Seguridad “.36

El Mandato Británico dejó intacto el derecho judío a establecerse en Judea, Samaria y la Franja de Gaza. Explica el profesor Rostow:

“Este derecho está protegido por el artículo 80 de la Carta de las Naciones Unidas, que establece que a menos que un acuerdo sobre administración fiduciaria se acuerda (que no se hizo para el Mandato de Palestina), nada en el capítulo se interpretará en sí mismo para alterar de ninguna forma los derechos de cualesquiera Estados o pueblos, o los términos de los instrumentos internacionales vigentes en que los miembros de las Naciones Unidas sean partes.

“Los mandatos de la Sociedad de las Naciones tienen un estatus especial en el derecho internacional. Ellos son considerados como los fideicomisos, de hecho ‘cometidos sagrados.

“Según el derecho internacional, ni Jordania ni los árabes” pueblo “palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza tienen una demanda sustancial a la posesión soberana de los territorios ocupados.”

Es interesante saber cómo el artículo 80, se abrió camino en la Carta de la ONU. Profesor Rostow recuerda:

“Estoy en deuda con mi sabio amigo el Dr. Paul Riebenfeld, quien durante muchos años ha sido mi mentor en la historia del sionismo, por recordarme de algunas de las circunstancias que condujeron a la adopción del artículo 80 de la Carta. Delegaciones judías fuertes que representan diferentes tendencias políticas dentro de la comunidad judía, asistieron a la Conferencia de San Francisco en 1945. El rabino Stephen S. Wise, Peter Bergson, Eliahu Elat, Profesores Ben-Zion Netanayu y AS Yehuda, y Harry Selden estaban entre los representantes judíos. Su misión era proteger el derecho de los judíos de los asentamientos en Palestina bajo el mandato de la erosión en un mundo de estados ambiciosos. El artículo 80 fue el resultado de sus esfuerzos “.37

Inútiles esfuerzos para desafiar el“Mandato para Palestina”


Mito: El “Mandato para Palestina” es una clase Mandato “A”

Hay mucho que ganar al atribuir la Clase “A” de estado para el “Mandato de Palestina.” Si los habitantes de Palestina estaban listos para la independencia bajo la Clase “A” mandato, luego los árabes palestinos que formaban la mayoría de los habitantes de Palestina en 192238 (589.177 árabes frente a 83,790 Judios), entonces podría afirmar lógicamente que eran los beneficiarios del “Mandato para Palestina” – siempre que uno nunca lee el texto real del documento:

1. El “Mandato para Palestina” nunca menciona categoría “A” Clase en cualquier momento por los árabes palestinos.

2. El artículo 2 del documento habla claramente de la que ser obligatoria:

“… Responsable de la comercialización del país en esas condiciones políticas, administrativas y económicas que asegure el establecimiento de un hogar nacional judío”.

El “Mandato” pide medidas para fomentar la inmigración judía y el asentamiento en toda Palestina, excepto al este del río Jordán. Históricamente, por lo tanto, Palestina era una anomalía en el sistema de Mandato, en una clase propia – referido inicialmente por los británicos como un “régimen especial”.39

Muchos asumen que el “Mandato para Palestina” es un mandato de Clase “A”, una afirmación común, pero impreciso que se puede encontrar en muchos diccionarios y enciclopedias, y se utiliza con frecuencia por los medios de comunicación pro-palestinos y últimamente por la Corte Internacional de Justicia. En la opinión consultiva la Corte de 9 de julio de 2004, en el asunto de la construcción de un muro en el “territorio palestino ocupado”, el Banco erróneamente declaró:

“Palestina era parte del Imperio Otomano. Al final de la Primera Guerra Mundial, una clase [tipo] ‘A’ Mandato para Palestina fue confiada a Gran Bretaña por la Liga de las Naciones, de conformidad con el párrafo 4 del artículo 22 del Pacto. … “40

De hecho, se le concedió la categoría “A” Clase de una serie de pueblos árabes que estaban listos para la independencia en el antiguo Imperio Otomano, y sólo a entidades árabes.41 árabes palestinos no eran uno de estos pueblos árabes. El Real Informe Palestina aclara este punto:

“(2) El mandato [de Palestina] es de un tipo diferente del Mandato de Siria y el Líbano y el proyecto de mandato para Irak. Estos últimos, que fueron llamados por conveniencia “A” Mandatos, concedido por el párrafo cuarto del artículo 22. Así, el Mandato de Siria a condición de que el gobierno debe basarse en una ley orgánica que debe tener en cuenta los derechos, intereses y deseos de todos los habitantes, y que las medidas deben ser promulgadas ‘para facilitar el desarrollo progresivo de Siria y Líbano como Estados independientes. Las sentencias correspondientes del proyecto de mandato para el Iraq eran los mismos. En cumplimiento de las mismas legislaturas nacionales se establecieron en su momento de forma electiva.

Artículo 1 del Mandato de Palestina, por otro lado, “plenos poderes de legislación y de administración, ‘chalecos dentro de los límites de su mandato, en el obligatorio”.42

El Real Informe Palestina pone de relieve las diferencias adicionales entre los mandatos:

“Sin lugar a dudas, sin embargo, el propósito principal del mandato, tal como se expresa en su preámbulo y sus artículos, es promover el establecimiento del Hogar Nacional Judío.

“… Los artículos 4, 6 y 11 prevén el reconocimiento de una Agencia Judía” como un organismo público con el propósito de asesorar y cooperar con la Administración ‘en asuntos que afectan a los intereses judíos. No existe el cuerpo está previsto para hacer frente a los intereses árabes.43

“… Pero Palestina era diferente de las otras provincias de la ex turca. Fue, de hecho, único, tanto como la Tierra Santa de las tres religiones del mundo y como el viejo hogar histórico nacional de los Judios. Los árabes habían vivido en ella durante siglos, pero siempre había dejado de gobernar, y en vista de su carácter peculiar que no podía ahora reclamar para poseerla de la misma manera como podrían reclamar la posesión de Siria o Irak “.44


Mito: El “Mandato” viola el artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones

El [británica] Royal Informe de la Comisión de julio 1937 palestina dirigida demandas árabes de que la creación del Hogar Nacional Judío según las indicaciones del “Mandato para Palestina” violó el artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones,45 argumentando que son las comunidades mencionadas en el párrafo 4:

“En cuanto a la demanda, alegó ante nosotros por testigos árabes, que el Mandato de Palestina viola el artículo 22 del Pacto, ya que no está de acuerdo con su apartado 4, cabe señalar (a) que el reconocimiento provisional de ‘ciertas comunidades anteriormente perteneciente al Imperio Turco ‘como naciones independientes es permisiva; las palabras se ‘pueden ser reconocidos provisionalmente, “no” voluntad “o” deberá “: (b) que el penúltimo párrafo del artículo 22 prescribe que el grado de autoridad que ha de ejercer el Mandatario se definirán, en caso de necesidad, por la Consejo de la Sociedad: (c) que la aceptación por parte de las potencias aliadas y los Estados Unidos de la política de la Declaración Balfour dejó claro desde el principio que Palestina tendría que ser tratado de forma diferente desde Siria e Irak, y que esta diferencia de tratamiento fue confirmada por el Consejo Supremo en el Tratado de Sèvres y por el Consejo de la Liga de sancionar el Mandato.

“Esta pregunta en particular es de importancia menos práctico de lo que podría parecer. Para el artículo 2 del Mandato requiere ‘el desarrollo de las instituciones de autogobierno’; y, leído a la luz de la intención general del Sistema de Mandato (de los cuales algo se dijo en la actualidad), este requisito implica, a nuestro juicio, el establecimiento definitivo de la independencia.

“(3) El campo [Territorio] en el que el Hogar Nacional Judío se establecería se entiende, en el momento de la Declaración Balfour, que es el conjunto de la Palestina histórica, y los sionistas nos decepcionó en serio cuando Transjordania fue cortada lejos de ese campo [Territorio] en virtud del artículo 25. “[EH, que excluía el 77 por ciento de la Palestina histórica – el territorio al este del río Jordán, lo que se convirtió más tarde Transjordania]45

El Tratado de Sèvres, en la Sección VII, artículos 94 y 95, deja en claro en cada caso, que son los habitantes que se refiere el apartado 4 del artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones.

El artículo 94 indica claramente que el párrafo 4 del artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones se aplica a los habitantes árabes que viven dentro de las áreas cubiertas por los mandatos de Siria y Mesopotamia. El artículo dice lo siguiente:

“Las Altas Partes Contratantes convienen en que Siria y Mesopotamia, de conformidad con el párrafo cuarto del artículo 22.

“Parte I (Pacto de la Sociedad de las Naciones), ser reconocido provisionalmente como Estados independientes sujetas a la prestación de asesoramiento y asistencia administrativa por una obligatoria hasta el momento en que son capaces de estar solo …”

El artículo 95 del Tratado de Sèvres, sin embargo, deja claro que el párrafo 4 del artículo 22 del Pacto de la Sociedad de las Naciones no debía aplicarse a los habitantes árabes que viven dentro del área a ser delineado por el “Mandato de Palestina, “pero sólo para los Judios. El artículo dice lo siguiente:

“Las Altas Partes Contratantes se comprometen a confiar, por aplicación de lo dispuesto en el artículo 22, la administración de Palestina, dentro de tales límites que se determinen por las Principales Potencias Aliadas, a una obligatoria para ser seleccionados por dichas potencias. El Mandatario será responsable de poner en práctica la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917, por el Gobierno británico, y adoptada por la otra Potencias Aliadas, a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, que siendo bien entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y la condición política que disfrutan los Judios en cualquier otro país … “47

Los párrafos segundo y tercero del preámbulo del “Mandato para Palestina”, por tanto, seguir y leer:

“Considerando que las Principales Potencias Aliadas también han acordado que la obligatoria debería ser el encargado de poner en práctica la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917, por el Gobierno de Su Majestad Británica, y adoptadas por dichas potencias, a favor de la creación en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, entendiéndose claramente que no debe hacerse nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y la condición política que disfrutan los Judios en cualquier otro país ; y

“Considerando que el reconocimiento de esta manera se le ha dado a la conexión histórica del pueblo judío con Palestina ya las bases para reconstituir su hogar nacional en ese país.”48 [cursiva del autor]

Los artículos 94 y 95 del Tratado de Sèvres y el “Mandato para Palestina” dejan claro:

Los “habitantes” del territorio para el que se creó el “Mandato para Palestina”, que de acuerdo al Mandato eran “todavía no es capaz” para gobernarse a sí mismos y para los que la libre determinación es un “deber sagrado”, no eran palestinos, o incluso árabes. El “Mandato para Palestina” fue creado por el predecesor de las Naciones Unidas, la Liga de las Naciones, para el pueblo judío.


Mito: Palestina fue prometido a los árabes por Sir Henry McMahon

Dirigiéndose a la reclamación árabe que Palestina era parte de los territorios prometió a los árabes en 1915 por Sir Henry McMahon, el Gobierno británico declaró:

“Creemos que es suficiente a los efectos de este informe para indicar que el Gobierno británico nunca ha aceptado el caso árabe. Cuando se presentó por primera vez formalmente por la Delegación árabe en Londres en 1922, el Secretario de Estado para las Colonias (Sr. Churchill) respondió de la siguiente manera: – “Esa carta [letra del 24 de octubre de Sir H. McMahon de 1915] se cita como la transmisión de la promesa al Sherif de La Meca para reconocer y apoyar la independencia de los árabes en los territorios propuestos por él. Pero esta promesa fue dada sujeta a una reserva hecha en la misma carta, que excluyen de su ámbito de aplicación, entre otros territorios, las partes de Siria se extiende al oeste del distrito de Damasco. Esta reserva siempre ha sido considerado por el Gobierno de Su Majestad de que contempla la vilayet de Beirut y el Sanjak independiente de Jerusalén. La totalidad de Palestina al oeste del Jordán fue por tanto excluida de la promesa de Sir H. McMahon ‘.

“Fue en el más alto grado lamentable que, en las exigencias de la guerra, el Gobierno británico no pudo hacer su clara intención de la Sherif. Palestina, se habrá dado cuenta, no se menciona expresamente en la carta del 24 de octubre de 1915. Sir Henry McMahon Tampoco había ninguna referencia posterior hecho a ella. En la mayor correspondencia entre Sir Henry McMahon y el Sherif las únicas áreas de interés para la presente discusión que se mencionaron fueron los vilayets de Alepo y Beirut. El Sherif afirmó que estos vilayets eran puramente árabe; y, cuando Sir Henry McMahon señaló que intereses franceses estuvieron involucrados, respondió que, si bien no se alejan de sus reclamaciones de pleno derecho en el norte, no quería herir la alianza entre Gran Bretaña y Francia y no pediría ‘para lo ahora dejamos a Francia en Beirut y sus costas ‘hasta después de la Guerra “.49

McMahon escribió una carta a The Times [de Londres] el 23 de julio de 1937, que confirma que Palestina fue excluido de la zona en que se le prometió la independencia árabe y que esto se entiende bien por el rey Hussein.50


 

Mito: El 1949 “Línea Verde” es Fronteriza internacionalmente reconocido de Israel

Fronteras anteriores a 1967 de Israel reflejan el despliegue de las fuerzas israelíes y árabes en el suelo después de la Guerra de Independencia de Israel en 1948. Profesor Juez Stephen M. Schwebel, el ex Presidente de la Corte Internacional de Justicia aclaró en sus escritos “Justicia en el Derecho Internacional” que las líneas de demarcación del armisticio de 1949 no son fronteras permanentes:

“… Los acuerdos de armisticio de 1949 conservan expresamente las reclamaciones territoriales de todas las partes y no pretenden establecer límites definitivos entre ellos.”51

Resolución de las Naciones Unidas de Seguridad 54 (15 de julio de 1948) hizo un llamamiento a los árabes a aceptar una tregua y detener su agresión:

“Teniendo en cuenta que el Gobierno provisional de Israel ha indicado su aceptación en principio de una prolongación de la tregua en Palestina; que los Estados miembros de la Liga Árabe han rechazado las apelaciones sucesivas del Mediador de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad en su resolución 53 (1948), de 7 de julio de 1948, para la prolongación de la tregua en Palestina; y que en consecuencia, ha desarrollado una reanudación de las hostilidades en Palestina “.52

La línea de demarcación que surgió a raíz de la guerra fue elaborado bajo los auspicios del mediador de las Naciones Unidas Dr. Ralph Johnson Bunche. Ese nuevo límite refleja en gran medida las líneas de alto el fuego de 1949 y se marcó la “Línea Verde” el mero hecho de un lápiz verde se utiliza para dibujar el mapa de las fronteras del armisticio.


Mito: Los árabes palestinos buscan la paz con Israel

La Carta de la OLP, también conocida como “la Carta Nacional Palestina” o “el Pacto Palestino”, fue adoptada por el Consejo Nacional Palestino (CNP) de 1 a 17 jul, 1968. Dice así:

“Artículo 2: Palestina, con los límites que tenía durante el mandato británico, es una unidad territorial indivisible.

“Artículo 9: la lucha armada es la única manera de liberar Palestina. Así, es la estrategia global, no simplemente una fase táctica. El pueblo árabe palestino afirman su absoluta determinación y firme propósito de continuar su lucha armada y trabajar por una revolución popular armada por la liberación de su país y su retorno a ella. También afirman su derecho a la vida normal en Palestina y en el ejercicio de su derecho a la autodeterminación y la soberanía sobre él.

“Artículo 19: La partición de Palestina en 1947 y el establecimiento del estado de Israel es totalmente ilegal, sin importar el paso del tiempo, porque estaban en contra de la voluntad del pueblo palestino y su derecho natural en su tierra natal, y incompatibles con los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, en particular el derecho a la libre determinación.

“Artículo 20: La Declaración Balfour, el Mandato de Palestina, y todo lo que ha sido en base a ellos, se considerará nula y sin efecto. Las reclamaciones de los lazos históricos o religiosos de los Judios con Palestina son incompatibles con los hechos de la historia y la verdadera concepción de lo que constituye la condición de Estado. El judaísmo, es una religión, no es una nacionalidad independiente. Tampoco Judios constituyen una sola nación con una identidad propia; son ciudadanos de los Estados a los que pertenecen “.53

La Constitución FATEH (denominado, en el momento, como Fatah) llama al amparo del artículo 12 para la:

“Liberación completa de Palestina, y obliteración de la existencia económica, política, militar y cultural sionista.”

En cuanto a cómo se va a lograr su objetivo de borrar a Israel del mapa, la constitución de Fateh, el artículo 19, no tiene pelos en las palabras:

“La lucha armada es una estrategia y no una táctica, y la revolución armada los de Emiratos pueblo palestino es un factor decisivo en la lucha de la liberación y en el desarraigo de la existencia sionista, y esta lucha no cesará a menos que se demolió el estado sionista y Palestina es completamente liberado “.54

La Carta de Hamás (acrónimo de “Movimiento de Resistencia Islámica” y en el tiempo conocido como el Pacto de Hamas) establece en su segundo párrafo:55

“Israel se levantará y permanecerá erecto hasta que el Islam lo elimina, ya que había eliminado a sus predecesores. El Mártir, Imam Hassan al-Banna, que Allah perdonará a su alma. “


Apéndice A – El “Mandato para Palestina”

Mandato de la Sociedad de Naciones para Palestina (Eretz Israel) 56

JUNTO CON UNA

NOTA DEL SECRETARIO GENERAL

Relativa a su ejecución

AL

Territorio conocido como Transjordania,

en virtud de lo dispuesto en el artículo 25

Presentado ante el Parlamento por el Comando de Su Majestad,

De diciembre de 1922.

LONDRES:

PUBLICADO POR EFECTOS DE ESCRITORIO DE OFICINA DE SU MAJESTAD

El Consejo de la Sociedad de las Naciones:

Mientras que las principales potencias aliadas han acordado, con el propósito de dar cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones, encomendar a un Obligatoria seleccionados por dichas Potencias la administración del territorio de Palestina, que antes pertenecían al Imperio turco, dentro de tales límites que se establezca por ellos; y

Mientras que las principales potencias aliadas también han acordado que la obligatoria debería ser el encargado de poner en práctica la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917, por el Gobierno de Su Majestad Británica, y adoptadas por dichas potencias, a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, entendiéndose claramente que no debe hacerse nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y la condición política que gozan los Judios en cualquier otro país; y

Considerando que el reconocimiento de esta manera se le ha dado a la conexión histórica del pueblo judío con Palestina ya las bases para reconstituir su hogar nacional en ese país; y

Mientras que las principales potencias aliadas han seleccionado Su Majestad Británica como obligatoria para Palestina; y

Considerando que el mandato respecto de Palestina ha sido formulada en los siguientes términos y presentado al Consejo de la Sociedad para su aprobación; y

Mientras Su Majestad Británica ha aceptado el mandato en relación con Palestina y comprometido a ejercerlo en nombre de la Liga de las Naciones, de conformidad con las siguientes disposiciones; y

Considerando que, en el antes mencionado artículo 22 (párrafo 8), que está previsto que el grado de autoridad, control o administración a ser ejercido por el Mandatario, al no haber sido previamente acordado por los miembros de la Liga, se definirá explícitamente por el Consejo de la Liga de las Naciones;

Confirmando dicho Mandato, define los términos de la siguiente manera:

Articulo 1.

El Mandatario tendrá plenos poderes de legislación y de la administración, salvo, ya que pueden estar limitadas por los términos de este mandato.

Artículo 2.

El Mandatario será responsable de colocar al país en tales condiciones políticas, administrativas y económicas que asegure el establecimiento de un hogar nacional judío, tal como se establece en el preámbulo, y el desarrollo de instituciones de autogobierno, y también para la salvaguardia de los derechos civiles y los derechos religiosos de todos los habitantes de Palestina, con independencia de la raza y la religión.

Artículo 3.

El Mandatario deberá, siempre que las circunstancias lo permitan, fomentar la autonomía local.

Artículo 4.

Una agencia judía apropiada deberá ser reconocido como un organismo público con el propósito de asesorar y cooperar con la Administración de Palestina en tales asuntos económicos, sociales y de otra índole que pueda afectar al establecimiento de un hogar nacional judío y los intereses de la población judía en Palestina, y, a condición de que el control de la Administración para asistir y participar en el desarrollo del país.

La organización sionista, siempre y cuando su organización y constitución son, en opinión del Obligatoria apropiada, deberá ser reconocido como tal agencia. Se tomarán las medidas en consulta con el Gobierno de Su Majestad Británica para asegurar la cooperación de todos los Judios que están dispuestos a ayudar en el establecimiento de un hogar nacional judío.

Artículo 5.

El Mandatario será responsable de ver que ningún territorio de Palestina será cedida o arrendada a, o de cualquier manera se coloca bajo el control del Gobierno de cualquier potencia extranjera.

Artículo 6.

La Administración de Palestina, al tiempo que garantiza que los derechos y posición de otros sectores de la población que no se perjudiquen, facilitará la inmigración judía en condiciones adecuadas y fomentará, en cooperación con la agencia judía mencionada en el artículo 4, zona muy poblada por Judios en la tierra, incluyendo tierras estatales y tierras de desecho que no se necesiten para fines públicos.

Artículo 7.

La Administración de Palestina será responsable de la promulgación de una ley de nacionalidad. No se incluirán en este provisiones de la ley enmarcadas a fin de facilitar la adquisición de la ciudadanía palestina por Judios que toman su residencia permanente en Palestina.

Artículo 8.

Los privilegios e inmunidades de los extranjeros, incluidos los beneficios de la jurisdicción consular y protección como antes disfrutada por capitulación o el uso en el Imperio Otomano, no se aplicarán en Palestina.

A menos que las potencias cuyos nacionales disfrutado de los antes mencionados privilegios e inmunidades el 1 de agosto de 1914, tendrá previamente renunciado al derecho a su restablecimiento, o se han puesto de acuerdo a su no aplicación por un período determinado, estos privilegios e inmunidades deberán , a la expiración del mandato, ser restablecido inmediatamente en su totalidad o con las modificaciones que se han acordado entre las Potencias interesadas.

Artículo 9.

El Mandatario será responsable de ver que el sistema judicial establecido en Palestina deberá asegurar a los extranjeros, así como a los nativos, una garantía completa de sus derechos.

El respeto por el estatuto personal de los diversos pueblos y comunidades y para sus intereses religiosos se garantizará plenamente. En particular, el control y la administración de Wakfs se ejercerán de conformidad con la ley religiosa y las disposiciones de los fundadores.

Artículo 10.

A la espera de la realización de acuerdos de extradición especiales relativas a Palestina, los tratados de extradición vigentes entre las potencias extranjeras obligatorias y otras se aplicarán a Palestina.

Artículo 11.

La Administración de Palestina adoptará todas las medidas necesarias para salvaguardar los intereses de la comunidad en relación con el desarrollo del país, y, sin perjuicio de las obligaciones internacionales aceptadas por el Mandatario, tendrá plenos poderes para establecer la propiedad pública o control de cualquier de los recursos naturales del país o de las obras públicas, servicios y utilidades establecidas o que se establezcan en la misma. Se introducirá un sistema de tierra adecuada a las necesidades del país, teniendo en cuenta, entre otras cosas, a la conveniencia de promover el cierre de liquidación y el cultivo intensivo de la tierra.

La Administración podrá acordar con la agencia judía mencionada en el artículo 4 para construir u operar, en condiciones justas y equitativas, las obras públicas, servicios y empresas de servicios públicos y el desarrollo de cualquiera de los recursos naturales del país, en la medida en que estas materias son no directamente realizada por la Administración. Tales acuerdos deberán establecer que no hay beneficios distribuidos por dicho organismo, directa o indirectamente, se extenderán a una tasa de interés razonable sobre el capital y los beneficios adicionales serán utilizados por él para el beneficio del país de una manera aprobada por la Administración .

Artículo 12.

El Mandatario se confiará con el control de las relaciones exteriores de Palestina y el derecho a emitir exequátur a los cónsules nombrados por potencias extranjeras.También tendrá derecho a conceder protección diplomática y consular a los ciudadanos de Palestina cuando fuera de sus límites territoriales.

Artículo 13.

Toda la responsabilidad en relación con los Santos Lugares y edificios religiosos o de los sitios en Palestina, incluido el de la preservación de los derechos existentes y de asegurar el libre acceso a los Santos Lugares, edificios religiosos y los sitios y el libre ejercicio del culto, garantizando al mismo tiempo los requisitos de orden público y el decoro, es asumido por el Mandatario, quien será responsable únicamente a la Liga de las Naciones en todos los asuntos relacionados con ellas, siempre que nada en este artículo impedirá el Mandatario de entrar en estos acuerdos que estime razonable con la Administración para el propósito de llevar a las disposiciones de este artículo en vigencia; y siempre también que nada en este mandato se interpretará como que confiere a la autoridad obligatoria para interferir con la tela o la gestión de los santuarios sagrados puramente musulmanes, de las inmunidades de los cuales están garantizados.

Artículo 14.

Una comisión especial será nombrado por el Mandatario para estudiar, definir y determinar los derechos y reclamaciones en relación con los Santos Lugares y los derechos y los créditos correspondientes a las diferentes comunidades religiosas en Palestina. El método de designación, la composición y las funciones de esta Comisión se presentará al Consejo de la Liga, para su aprobación, y no podrá ser nombrado la Comisión o entrar a sus funciones sin la aprobación del Consejo.

Artículo 15.

El Mandatario deberá ver que completa libertad de conciencia y el libre ejercicio de todos los cultos, con sujeción únicamente al mantenimiento del orden público y la moral, se garantizan a todos. No se hará distinción alguna entre los habitantes de Palestina sobre la base de raza, religión o idioma. Ninguna persona podrá ser excluido de Palestina por el único motivo de su creencia religiosa.

El derecho de cada comunidad a mantener sus propias escuelas para la educación de sus propios miembros en su propio idioma, mientras que conforme a tales requerimientos educativos de carácter general que la Administración puede imponer, no será negado o menoscabado.

Artículo 16.

El Mandatario será responsable de ejercer dicha supervisión sobre las entidades religiosas o eleemosynary de todas las religiones en Palestina que puedan ser necesarios para el mantenimiento del orden público y el buen gobierno. Sin perjuicio de dicha supervisión, se tomarán medidas en Palestina para obstruir o interferir con la empresa de dichos organismos o discriminar a cualquier representante o miembro de ellos en el suelo de su religión o nacionalidad.

Artículo 17.

La Administración de Palestina podrá organizar de forma voluntaria las fuerzas necesarias para la preservación de la paz y el orden, y también para la defensa del país, tema, sin embargo, para la supervisión de la obligatoria, pero no podrá utilizarlos para fines distintos los de arriba especificado excepto con el consentimiento de la obligatoria. Excepto para tales fines, no hay militares, fuerzas navales o aéreas serán levantados o mantenidos por la Administración de Palestina.

Nada en este artículo se opondrá a la Administración de Palestina de contribuir a los gastos del mantenimiento de las fuerzas de la obligatoria en Palestina.

El Mandatario tendrá derecho en todo momento de usar las carreteras, ferrocarriles y puertos de Palestina para el movimiento de las fuerzas armadas y el transporte de combustible y suministros.

Artículo 18.

El Mandatario deberá ver que no hay discriminación en Palestina contra los nacionales de cualquier Estado Miembro de la Sociedad de Naciones (incluidas las empresas constituidas con arreglo a sus leyes) en comparación con los de la obligatoria o de cualquier Estado extranjero en los asuntos en materia de fiscalidad, el comercio o navegación, el ejercicio de industrias o profesiones, o en el tratamiento de los buques mercantes o aeronaves civiles. Del mismo modo, no habrá discriminación en Palestina contra los productos originarios de o con destino a cualquiera de dichos Estados, y habrá libertad de tránsito en condiciones de equidad a través de la zona de mandato.

Sin perjuicio de lo antes mencionado y de las demás disposiciones de este mandato, la Administración de Palestina puede, por consejo del Mandatario, imponer tales impuestos y derechos de aduana que considere necesario, y tomar las medidas que juzgue más conveniente para promover el desarrollo de los recursos naturales del país y salvaguardar los intereses de la población. También podrá, con el asesoramiento de la obligatoria, la conclusión de un acuerdo aduanero especial con cualquier Estado cuyo territorio en 1914 fue del todo incluido en Turquía asiática o Arabia.

Artículo 19.

El Mandatario deberá adherirse en nombre de la Administración de Palestina ante las convenciones internacionales generales ya existentes o que puedan concertarse en adelante con la aprobación de la Sociedad de Naciones, respetando el tráfico de esclavos, el tráfico de armas y municiones, o el tráfico de drogas, o en relación con la igualdad comercial, libertad de tránsito y la navegación, la navegación aérea y, la comunicación telegráfica e inalámbrico postal o la propiedad literaria, artística o industrial.

Artículo 20.

El Mandatario cooperarán en nombre de la Administración de Palestina, en lo religioso, social y otras condiciones pueden permitir, en la ejecución de una política común adoptada por la Liga de las Naciones para la prevención y lucha contra las enfermedades, incluidas las enfermedades de las plantas y animales.

Artículo 21.

El Mandatario deberá asegurar la promulgación dentro de los doce meses a partir de esta fecha, y velarán por la ejecución de una Ley de Antigüedades en base a las siguientes reglas. Esta ley deberá garantizar la igualdad de trato en materia de excavaciones e investigaciones arqueológicas a los nacionales de todos los Estados Miembros de la Sociedad de Naciones.

(1)

“Antigüedad” significa cualquier tipo de construcción o cualquier producto de la actividad humana anterior al año 1700 dC.

(2)

La ley para la protección de las antigüedades procederá por el estímulo en lugar de amenaza.

Cualquier persona que, habiendo descubierto una antigüedad sin que se suministra con la autorización mencionada en el apartado 5, los informes de la misma a un funcionario del Departamento competente, será recompensado de acuerdo con el valor del descubrimiento.

(3)

Sin la antigüedad puede ser eliminado, excepto al Departamento competente, a menos que este Departamento renuncia a la adquisición de cualquier antigüedad.

Sin la antigüedad puede salir del país sin una licencia de exportación de dicho Departamento.

(4)

Cualquier persona que destruye maliciosamente o por negligencia o daños una antigüedad será condenado a una pena que se determinen.

(5)

No se permitirá la limpieza de suelo o cavando con el objeto de encontrar antigüedades, bajo pena de multa, excepto a las personas autorizadas por el Departamento competente.

(6)

Términos equitativos serán fijados por la expropiación, temporal o permanente, de las tierras que podrían ser de interés histórico o arqueológico.

(7)

Autorización para excavar únicamente se concederá a las personas que presentan garantías suficientes de experiencia arqueológica. La Administración de Palestina no será, en la concesión de estas autorizaciones, actuar de tal manera que se excluya estudiosos de cualquier nación sin buenos motivos.

(8)

El producto de las excavaciones pueden dividirse entre la excavadora y el Departamento competente en una proporción fijada por dicho Departamento. Si la división parece imposible por razones científicas, el excavador deberá recibir una indemnización justa en lugar de una parte del hallazgo.

Artículo 22.

Inglés, árabe y hebreo serán los idiomas oficiales de Palestina. Cualquier declaración o inscripción en árabe en los sellos o dinero en Palestina se repetirán en hebreo y cualquier declaración o inscripción en hebreo se repetirán en árabe.

Artículo 23.

La Administración de Palestina reconocerá los días santos de las respectivas comunidades en Palestina como días legales de descanso para los miembros de estas comunidades.

Artículo 24.

El Mandatario deberá hacer ante el Consejo de la Sociedad de Naciones un informe anual a la satisfacción del Consejo en cuanto a las medidas adoptadas durante el año para llevar a cabo las disposiciones del mandato. Las copias de todas las leyes y reglamentos promulgados o emitidos durante el año se comunicarán con el informe.

Artículo 25.

En los territorios situados entre el Jordán y el límite oriental de Palestina, determinado en última instancia, el Mandatario tendrá derecho, con el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones, posponer o suspender la aplicación de las disposiciones de este mandato que considere inaplicable a las condiciones locales existentes, y para hacer tales disposiciones para la administración de los territorios que considere adecuado a esas condiciones, siempre que se tomará ninguna medida que sea incompatible con las disposiciones de los artículos 15, 16 y 18.

Artículo 26.

El Mandatario de acuerdo en que, si cualquier disputa lo debería suscitar entre el obligatorio y otro miembro de la Sociedad de Naciones en relación con la interpretación o la aplicación de las disposiciones del mandato, dicha disputa, si no puede ser resuelta por negociaciones, será sometido a la Corte Permanente de Justicia Internacional prevista en el artículo 14 del Pacto de la Sociedad de Naciones.

Artículo 27.

Se requiere el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones para cualquier modificación de los términos de este mandato.

Artículo 28.

En el caso de la terminación del mandato de la presente conferido a la obligatoria, el Consejo de la Liga de las Naciones tomará las disposiciones que se consideren necesarias para salvaguardar a perpetuidad, en garantía de la Liga, los derechos garantizados por los artículos 13 y 14 , y deberá utilizar su influencia para asegurar, bajo la garantía de la Liga, que el Gobierno de Palestina cumplirá plenamente las obligaciones financieras legítimamente contraídas por la Administración de Palestina durante el período de su mandato, incluidos los derechos de los servidores públicos de las pensiones o propinas.

El presente instrumento se depositará en el original en los archivos de la Sociedad de Naciones y las copias certificadas será remitida por el Secretario General de la Liga de las Naciones para todos los miembros de la Liga.

Hecho en Londres, el día veinticuatro de julio, un mil novecientos veintidós.

 

Copia real certificada:

Para el Secretario General,

RAPPARD,

Director de la Sección de Mandatos.

 


Apéndice B – Artículo 25 de la “Mandato” se realizó

Ginebra, 23 de septiembre 1922

Territorio conocido como Trans-Jordania

 Nota del Secretario General

El Secretario General tiene el honor de comunicar a la información de los miembros de la Liga, un memorando sobre el artículo 25 del Mandato de Palestina presentado por el Gobierno británico en el Consejo de la Liga en 16 de septiembre 1922.

El memorándum fue aprobado por el Consejo sujeta a la decisión adoptada en su reunión celebrada en Londres el 24 de julio de 1922, en relación con la entrada en vigor de la Palestina y mandatos de Siria.

 Memorando del Representante británico

1. El artículo 25 del Mandato de Palestina establece lo siguiente:

“En los territorios situados entre el Jordán y el límite oriental de Palestina, determinado en última instancia, el Mandatario tendrá derecho, con el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones, posponer o suspender la aplicación de dicha disposición de este mandato como él puede considera inaplicable a las condiciones locales existentes, y para todas las disposiciones para la administración de los territorios que considere adecuado a esas condiciones, siempre se tomará ninguna medida que sea incompatible con las disposiciones de los artículos 15, 16 y 18. “

2. En cumplimiento de lo dispuesto en el presente artículo, el Gobierno de Su Majestad invita al Consejo a aprobar la siguiente resolución:

“Las siguientes disposiciones del Mandato de Palestina no son aplicables al territorio conocido como Trans-Jordania, que comprende todo el territorio se extiende al este de una línea trazada desde el punto dos millas al oeste de la ciudad de Akaba en el golfo del mismo nombre hasta el centro de la Wady Araba, Mar Muerto y el río Jordán hasta su confluencia con el río Yarmuk; desde allí hasta el centro de ese río hasta la frontera siria “.

Preámbulo. – Los considerandos 2 y 3.

Artículo 2.-Las palabras “colocar al país bajo dicha administración política y condiciones económicas que asegure el establecimiento de un hogar nacional judío, tal como se establece en el preámbulo, y.”

Artículo 4.

Artículo 6.

Artículo 7. – La frase “El se incluirá en esta disposiciones de derecho enmarcadas a fin de facilitar la adquisición de la ciudadanía palestina por Judios que toman su residencia permanente en Palestina.”

Artículo 11. – La segunda frase del párrafo primero y el párrafo segundo.

Artículo 13.

Artículo 14.

Artículo 22.

Artículo 23.

—-

En la aplicación del Mandato de Transjordania, la acción que, en Palestina, está tomada por la Administración de este último país, se tomarán por la Administración de Transjordania bajo la supervisión general de la obligatoria.

3. El Gobierno de Su Majestad acepta plena responsabilidad como obligatorio para Transjordania, y se comprometen a que dicha disposición como puede ser hecho para la administración de ese territorio, de conformidad con el artículo 25 del Mandato será de ninguna manera incompatible con las disposiciones del Mandato que no son por la presente resolución declaró inaplicable.


Apéndice C – Artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones57

1. Para aquellas colonias y territorios que, como consecuencia de la última guerra han dejado de estar bajo la soberanía de los Estados que antes los gobernaba y que están habitadas por pueblos aún no capacitados para dirigirse por sí mismos en las condiciones particularmente difíciles del mundo moderno , no se debe aplicar el principio de que el bienestar y el desarrollo de dichos pueblos forman una misión sagrada de la civilización y que garantías para el cumplimiento de este fideicomiso deben ser incluidas en este Pacto.

2. El mejor método para realizar prácticamente este principio es que la tutela de dichos pueblos se atribuya a las naciones avanzadas que, por razón de sus recursos, su experiencia o su posición geográfica pueden llevar a cabo mejor esta responsabilidad, y que están dispuestos a aceptar , y que esta tutela debe ser ejercido por ellos como mandatarios en nombre de la Liga.

3. El carácter del mandato debe ser diferente según la etapa del desarrollo de las personas, la situación geográfica del territorio, su condición económica y otras circunstancias similares.

4. Ciertas comunidades que habían pertenecido al Imperio turco han alcanzado una etapa de desarrollo en que su existencia como naciones independientes puede ser reconocido provisionalmente, sin perjuicio de la prestación de asesoramiento y asistencia administrativa por una obligatoria hasta el momento en que son capaces de estar solo. Los deseos de estas comunidades deben ser una consideración principal en la selección de la obligatoria.

5. Otros pueblos, especialmente los de África central, están en una etapa de tal manera que el mandatario debe ser responsable de la administración del territorio, en condiciones que garanticen la libertad de conciencia y de religión, con sujeción únicamente al mantenimiento del orden público y la moral, la prohibición de abusos tales como la trata de esclavos, el tráfico de armas y el tráfico de licor, y la prevención de la creación de fortificaciones o militares y bases navales y de la formación militar de los indígenas para fines distintos de la policía y la defensa del territorio, y También garantizará la igualdad de oportunidades para el comercio y el comercio de otros Miembros de la Sociedad.

6. Hay territorios, como el África Sudoccidental y ciertas de las islas del Pacífico Sur, que, debido a la poca densidad de su población, o su pequeño tamaño, o su lejanía de los centros de civilización, o de su contigüidad geográfica con el territorio de las circunstancias obligatorios, y otros, pueden ser mejor administrados bajo las leyes de las partes integrales obligatorios de su territorio, sin perjuicio de las garantías anteriormente mencionadas en los intereses de la población indígena.

7. En todos los casos de mandato, el Mandatario deberá rendir al Consejo un informe anual, en referencia al territorio comprometido con su carga.

8. El grado de autoridad, control o administración a ser ejercido por el Mandatario deberá, si no es previamente acordado por los miembros de la Liga, se definirá explícitamente en cada caso por el Consejo.

9. Una Comisión permanente se constituirá para recibir y examinar los informes anuales de los mandatarios y asesorar al Consejo sobre todos los asuntos relacionados con la observancia de los mandatos.


Apéndice D – Resolución de las Naciones Unidas 181 – Recomendación a la Partición de Palestina

En 1947 los británicos puso el futuro de Palestina occidental en manos de las Naciones Unidas, la organización sucesora de la Liga de las Naciones que había establecido el Mandato para Palestina. Una Comisión de la ONU recomendó la partición de lo que quedaba del Mandato originales – Palestina occidental – en dos nuevos estados, uno judío y otro árabe.58 Jerusalén y sus pueblos de los alrededores debían clasificarse temporalmente como una zona internacional que pertenece a ninguna organización política.

Resolución 181 fue una recomendación vinculante ninguno la partición de Palestina, cuya implementación articulada en la aceptación por ambas partes – los árabes y los Judios. La resolución fue adoptada el 29 de noviembre de 1947 en la Asamblea General por un voto de 33 a 12, con 10 abstenciones. Entre los partidarios estaban tanto en los Estados Unidos y la Unión Soviética y otros países, entre ellos Francia y Australia. Las naciones árabes, como Egipto, Siria, Irak y Arabia Saudita denunciaron el plan en el piso de la Asamblea General y votaron en bloque en contra de la Resolución 181 de la promesa de desafiar a su puesta en práctica por la fuerza. [cursiva del autor]

La resolución reconoce la necesidad de un estado judío inmediata (y un estado árabe en paralelo), pero el “modelo” para la paz se convirtió en un tema discutible cuando los árabes se negaron a aceptarlo. Posteriormente, las realidades sobre el terreno a raíz de la agresión árabe (y la supervivencia de Israel) se convirtieron en la base de los esfuerzos de la ONU para lograr la paz. Resolución 181 perdió su validez y pertinencia.

Consciente de la agresión pasado árabes, la Resolución 181, en el apartado C, pide al Consejo de Seguridad a que:

“… Determinan como una amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión, de conformidad con el artículo 39 de la Carta, cualquier intento de alterar por la fuerza el arreglo previsto por la presente resolución.” [Cursiva del autor]

Los que buscaban alterar por la fuerza el arreglo previsto en la Resolución 181 fueron los árabes quienes amenazaban derramamiento de sangre si la ONU adoptara la Resolución:

“El [británica] Gobierno de Palestina temen que la lucha en Palestina se intensificará en gran medida cuando se termina el Mandato, y que la situación internacional de la Comisión de las Naciones Unidas significa poco o nada a los árabes en Palestina, a la que el asesinato de Judios ahora trasciende cualquier otra consideración. Por lo tanto, la Comisión se enfrentan con el problema de cómo evitar cierta derramamiento de sangre en una escala mucho más amplia que prevalece en la actualidad. … Los árabes han dejado muy claro y han dicho que el gobierno palestino que no proponen cooperar o ayudar a la Comisión, y que, lejos de ello, se proponen atacar y obstaculizar su labor en todas las formas posibles. No tenemos ninguna razón para suponer que no quieren decir lo que dicen “.59 [cursiva del autor]


Mapa: La Recomendación a la Partición de Palestina

Intenciones y acciones árabes no les fue mejor después de que se aprobó la Resolución 181:

“Teniendo en cuenta que el Gobierno Provisional de Israel ha indicado su aceptación en principio de una prolongación de la tregua en Palestina; que los Estados miembros de la Liga Árabe han rechazado las apelaciones sucesivas del Mediador de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad en su resolución 53 (1948), de 7 de julio de 1948, para la prolongación de la tregua en Palestina; y que en consecuencia, ha desarrollado una reanudación de las hostilidades en Palestina “.

Texto en el documento real de la Resolución 181 dice lo siguiente:

“… Después de haber constituido un Comité Especial y le encargó que investigar todas las preguntas y cuestiones relacionadas con el problema de Palestina, y preparar propuestas para la solución del problema, y después de haber recibido y examinado el informe del Comité Especial (documento A / 364 ). … Recomienda al Reino Unido, como Potencia Mandataria de Palestina, y para todos los demás Miembros de las Naciones Unidas para la adopción y aplicación, en relación con el futuro Gobierno de Palestina, del Plan de Partición con Unión Económica que figura a continuación; … “[Cursiva del autor].

A finales de 1990, más de 50 años después de la Resolución 181 fue rechazada por el mundo árabe, los líderes árabes repente recomienda a la Asamblea General que la Resolución 181 de la ONU ser resucitado como la base de un acuerdo de paz. No hay base para tal noción.

Resolución 181 (el Plan de Partición de 1947) fue el último de una serie de recomendaciones que habían sido elaborados en los últimos años por el mandante y por las comisiones internacionales, planes diseñados para llegar a un compromiso histórico entre los árabes y los Judios en el oeste de Palestina. La primera fue en 1922, cuando Gran Bretaña dividió unilateralmente Palestina. Esto no satisfizo a los árabes que querían todo el país para ser árabe. Resolución 181 siguió estas propuestas como la Comisión Peel (1937); la Comisión Woodhead (1938); dos 1.946 propuestas que defendían un estado bi-nacional; propuesto por el Comité Anglo-Americano de Investigación en abril de 1946 sobre la base de un solo estado con poderes iguales para Judios y árabes; el Plan Morrison-Grady planteó en julio de 1946 que recomendó un Estado federal con dos provincias – uno judío, otro árabe. Cada esquema desde 1922 fue rechazada por el lado árabe, incluyendo decididamente los pro-árabes debido a que estos planes reconocen Judios como una nación y dieron los ciudadanos judíos de representación política Mandato de Palestina.

Posición del Representante de la Agencia Judía

En una declaración del representante de la Agencia Judía para Palestina, el Dr. Abba Hillel Plata, en octubre 1947 ante el Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP), él tenía esto que decir acerca de la equidad, el equilibrio y la justicia:60

“De acuerdo con David Lloyd George, el entonces primer ministro británico, la Declaración Balfour implicaba que toda Palestina, incluyendo Transjordania, en última instancia, debe convertirse en un Estado judío. Transjordania había, sin embargo, ha separado de Palestina en 1922 y, posteriormente, se había establecido como un reino árabe. Ahora, un segundo Estado árabe debía ser tallada en el resto de Palestina, con el resultado de que el Hogar Nacional Judío representaría menos de una octava parte del territorio originalmente reservado para él. Tal sacrificio no se debe pedir del pueblo judío “.

Refiriéndose a los Estados árabes establecido como países independientes desde la Primera Guerra Mundial, él dijo:

“17.000.000 árabes que hoy ocupa una superficie de 1.290.000 millas cuadradas, incluyendo todos los principales centros de árabes y musulmanes, mientras que Palestina, después de la pérdida de Transjordania, había sólo 10.000 millas cuadradas; sin embargo, el plan de mayoría propuso para reducirlo a la mitad. UNSCOP propuso eliminar Galilea occidental del Estado judío; que era una injusticia y un grave obstáculo para el desarrollo del Estado judío “.61 [cursiva del autor].

Independencia de Israel no es el resultado de una implementación parcial del Plan de Partición.

Resolución 181 no tiene ramificaciones legales – es decir, la Resolución 181 reconoce el derecho de los judíos a la estadidad, pero su validez como documento potencialmente legal y vinculante que nunca se consumó. Al igual que los esquemas que la precedieron, la validez de la Resolución 181 dependía de la aceptación por ambas partes de la recomendación de la Asamblea General.

Cambridge profesor Sir Elihu Lauterpacht, Juez ad hoc de la Corte Internacional de Justicia y un reconocido experto en derecho internacional, aclaró que desde un punto de vista legal, la Resolución 1947 Partición de la ONU no tenía carácter legislativo para conferir derechos territoriales, ya sea en Judios o árabes. En una monografía relativa a uno de los aspectos más complejos de la cuestión territorial, el estatus de Jerusalén, el juez, Sir Lauterpacht escribió que ninguna fuerza vinculante del Plan de Partición habría tenido que surgen del principio pacta sunt servanda [América: “Los tratados deben ser honrado “], el primer principio del derecho internacional, es decir, de acuerdo de las partes en desacuerdo con el plan propuesto. En el caso de Israel, el juez, Sir Lauterpacht explica:

“… La venida a la existencia de Israel no depende jurídicamente de la Resolución. El derecho de un Estado a existir flujos de su existencia fáctica, sobre todo cuando se prolonga esa existencia, muestra todos los signos de continuidad y es reconocido por la generalidad de las naciones “.62

Revisión de los argumentos de Lauterpacht, el profesor Stone, una distinguida autoridad en el derecho de gentes, ha añadido que “la legitimidad” de Israel o de la “base legal”, por su nacimiento no reside con el Plan de Partición de las Naciones Unidas, que como consecuencia de las acciones árabes se convirtió un tema muerto.Profesor Stone concluyó:

“… El Estado de Israel es, pues, no es legalmente derivado del plan de partición, pero descansa (al igual que la mayoría de otros estados en el mundo) en la afirmación de independencia de su pueblo y el gobierno, en la indicación vin de que la independencia por las armas contra asalto por otros estados, y en el establecimiento de un gobierno ordenado en el territorio bajo su control estable “. 63

Agresión de Árabe Antes y después de la adopción de la Resolución 181.

Después de la aprobación de la Resolución 181 de la Asamblea General, los países árabes tomaron el estrado para reiterar su rechazo absoluto de la recomendación y la intención de hacer aplicación de la Resolución 181 una cuestión discutible por el uso de la fuerza. Estos ejemplos de la transcripción de la sesión plenaria de la Asamblea General el 29, noviembre 1947 hablan por sí mismos:

“Sr. JAMALI (Iraq): … Creemos que la decisión que ya hemos tomado … socava la paz, la justicia y la democracia. En nombre de mi Gobierno, deseo manifestar que se siente que esta decisión es antidemocrática, ilegal, poco práctico y contrario a la Carta … Por lo tanto, en nombre de mi Gobierno, deseo dejar constancia de que Irak no reconoce la validez de esta decisión, se reserva la libertad de acción para su aplicación, y mantiene los que eran influyentes de paso contra la libertad de conciencia de la humanidad responsable de las consecuencias. “

“Amir. ARSLAN (Siria): … Señores, la Carta está muerto. Pero no murió de muerte natural; que fue asesinado, y que todos sabemos que es culpable. Mi país nunca reconocerá tal decisión [Partición].Nunca estará de acuerdo en ser responsable de él. Deje que las consecuencias sean en las cabezas de los demás, no en el nuestro “.

“Su Alteza Real el príncipe Seif El Islam ABDULLAH (Yemen): La delegación de Yemen ha declarado anteriormente que el plan de partición es contrario a la justicia ya la Carta de las Naciones Unidas. Por lo tanto, el Gobierno de Yemen no se considera obligado por tal decisión … y se reserva su libertad de acción para la aplicación de esta decisión “.64

El Plan de Partición se reunió no sólo por el rechazo verbal en el lado árabe, sino también por medidas concretas y belicosas de bloquear su aplicación y destruir el sistema judío por la fuerza de las armas, una meta que los árabes declararon públicamente, incluso antes de la Resolución 181 fue llevado a votación .

Los árabes no sólo rechazó el compromiso y tomaron medidas para impedir el establecimiento de un estado judío, sino también bloquearon el establecimiento de un estado árabe en el marco del plan de partición no sólo antes de la Guerra de la Independencia de Israel, sino también después de la guerra cuando ellos mismos controlan Cisjordania ( 1948-1967), lo que hace la recomendación “un nacimiento todavía. ‘

La propia ONU reconoció que 181 no había sido aceptada por la parte árabe, lo que hace que un tema muerto: El 29 de enero de 1948, se presentó el Primer Informe de Avance Mensual de la Comisión Palestina nombrado por la ONU, encargado de ayudar a poner la Resolución 181 en vigor al Consejo de Seguridad (A / AC.21 / 7).Aplicación de la Resolución 181 bisagras no sólo en los cinco Estados miembros nombrado para representar a la ONU (Bolivia, Checoslovaquia, Dinamarca, Panamá, Filipinas) y Gran Bretaña, pero, ante todo, con la participación de las dos partes que fueron invitados a designar representantes. Posteriormente, la Comisión informó:

“… La invitación cursada por el [181] resolución fue rápidamente aceptada por el Gobierno del Reino Unido y por la Agencia Judía para Palestina, los cuales designó representantes para asistir a la comisión. … En cuanto al Alto Comité Árabe, la siguiente respuesta telegráfica fue recibido por el Secretario General el 19 de enero:

ÁRABE COMITÉ SUPERIOR SE DETERMINA PRESIST [PERSIST] EN RECHAZO DE REPARTO Y EN RECHAZO RECONOCER [O] ONU RESOLUCIÓN ESTE RESPETO Y NADA inherentes a los mismos [Desde]. POR ESTOS MOTIVOS ES INCAPAZ [A] ACCEPT [LA] INVITACIÓN “.sesenta y cinco

De la Comisión Palestina de la ONU 16 de febrero 1948 informe (A / AC.21 / 9) al Consejo de Seguridad señaló que las hostilidades entre árabes llevado eran un esfuerzo:

“Para evitar que la aplicación del plan de [General] de la Asamblea de la partición, y para frustrar sus objetivos por medio de amenazas y actos de violencia, incluyendo incursiones armadas en territorio palestino.”

El 17 de mayo 1948 – después de que comenzara la invasión a Israel – la Comisión Palestina diseñado para implementar 181 aplazado sine die [latín: “sin determinar una fecha futura”], después de que la Asamblea General nombró a un mediador de las Naciones Unidas en Palestina, lo que alivia la Comisión Palestina de las Naciones Unidas desde el mayor ejercicio de sus responsabilidades.

En ese momento, algunos pensaron que el plan de partición pudo ser reanimado, pero hacia el final de la guerra de la Resolución 181 se había convertido en una cuestión discutible como realidades sobre el terreno hecha establecimiento de una línea de armisticio [la “Línea Verde”] – un alto el fuego temporal línea de espera para ser seguido por los tratados de paz – el camino más constructivo para resolver el conflicto.

Un documento de trabajo de 30 de julio 1949 de la Secretaría de las Naciones Unidas titulado El futuro de Palestina árabe y la cuestión de la partición señaló además que:

“Los árabes rechazaron el Plan de Partición de las Naciones Unidas para que cualquier comentario de los suyos no se refería específicamente a la situación de la sección árabe de Palestina bajo partición sino rechazó el plan en su totalidad.”66

En el momento en acuerdos de armisticio se alcanzaron en 1949 entre Israel y sus vecinos árabes inmediatos (Egipto, Líbano, Siria y Jordania) con la ayuda del mediador de la ONU Dr. Ralph Bunche – Resolución 181 había vuelto irrelevante, y los acuerdos de armisticio dirigida nuevas realidades creadas por la guerra.Durante los años siguientes, la ONU simplemente abandonó las recomendaciones contenidas en la Resolución 181, ya que sus ideas fueron drenados de toda relevancia por los acontecimientos. Por otra parte, los árabes continuaron rechazando 181 después de la guerra cuando ellos mismos controlan Cisjordania (1948-1967), que Jordania invadió en el curso de la guerra y se anexionó ilegalmente.

Los intentos de los palestinos en la última década (y recientemente por la Corte Internacional de Justicia) a “hacer retroceder el reloj” y resucitar a la Resolución 181 de más de cinco décadas después de que la rechazaron “como si no hubiera pasado nada ‘son una estratagema infundadas diseñado para utilizar la Resolución 181 como palanca para lograr una mayor retirada de Israel de partes del oeste de Palestina y de obtener una base más amplia de la que seguir para atacar a Israel, incluso con menos fronteras defendibles. Tanto los palestinos y sus hermanos árabes de los países vecinos dictó el plan nula por sus propias acciones agresivas posteriores.

Profesor Stone escribió sobre esta “novedad de la resurrección en 1981 cuando analizó un intento similar por” expertos “pro-palestinos en la ONU para reescribir la historia del conflicto. Sus escritos fueron denominados “estudios” Piedra llamó “resurrección de los muertos”

“Para tratar de demostrar … que la Resolución 181 (II) ‘sigue siendo’ en vigor en 1981 es, pues, una empresa aún más milagrosa que sería la resurrección de los muertos. Es un intento de dar vida a una entidad que los estados árabes habían mismos abortada antes de que llegara a la madurez y el nacimiento. Proponer que la Resolución 181 (II) se pueden tratar como si se fuerza vinculante en 1981, [EH año el libro fue escrito] en beneficio de los mismos estados árabes, que por su agresión destruyó ab initio [En América: “Desde el principio”], también viola “principios generales del derecho,” como las que requieren los reclamantes a la equidad de venir “con las manos limpias”, y prohibiendo la parte que ha repudiado ilegalmente una transacción desde la celebración de la otra parte en cuanto a que se adapten las conveniencias posteriores de la fiesta repudiar “. [cursivas del autor]

Resolución 181 había sido arrojado al cubo de la basura de la historia, junto con los planes de partición que le precedieron.


Apéndice E – Declaración de Independencia de Israel

Gobierno Provisional de Israel

Gaceta Oficial: Número 1; Tel Aviv, 5 Iyar 5708, 05/14/1948 Page 1
Declaración del Establecimiento del Estado de Israel

La Tierra de Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí su identidad espiritual, religiosa y política se formó. Aquí logró por primera vez su soberanía, creando valores culturales de significado nacional y universal, y legó al mundo el eterno Libro de los Libros.

Después de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y esperar su retorno a ella para la restauración en ella de su libertad política.

Impulsados ​​por este histórico y tradicional, Judios procuraron en cada generación sucesiva de volver a establecerse en su antigua patria. En los últimos decenios retornaron en masa. Pioneros, los repatriados desafiantes y defensores, hicieron florecer el desierto, revivieron el idioma hebreo, aldeas y pueblos construidos, y crearon una comunidad próspera controlaba su economía y cultura, amante de la paz, pero capaz de defenderse a sí mismo, con lo que las bendiciones del progreso para todos los habitantes del país, que aspira a la independencia.

En el año 5657 (1897), en la convocatoria del padre espiritual del estado judío, Teodoro Herzl, el Primer Congreso Sionista que proclamó el derecho del pueblo judío a la restauración nacional en su propio país.

Este derecho fue reconocido en la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917, y reafirmó en el Mandato de la Liga de las Naciones que, en particular, sancionó internacionalmente la conexión histórica entre el pueblo judío y Eretz Israel y al derecho del pueblo judío de reconstruir su Hogar Nacional.

La catástrofe que recientemente azotó al pueblo judío – la masacre de millones de Judios en Europa – fue otra clara demostración de la urgencia de resolver el problema de su falta de hogar, restableciendo en Eretz Israel el Estado Judío, que abriría las puertas de la patria de ancho a cada Judio y conferirle al pueblo judío el status de miembro privilegiado de la comunidad de naciones.

Sobrevivientes del holocausto nazi en Europa, así como Judios de otras partes del mundo, seguido emigrar a Eretz-Israel, impertérrito ante las dificultades, restricciones y peligros, y nunca dejó de hacer valer su derecho a una vida de dignidad, libertad y de trabajo en su patria nacional.

En la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de este país contribuyó con su participación plena en la lucha de las naciones libertad- y amantes de la paz contra las fuerzas de la maldad nazi y, por la sangre de sus soldados y su esfuerzo de guerra, ganó el derecho a tener en cuenta entre los pueblos que fundaron las Naciones Unidas.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que pide el establecimiento de un Estado judío en Eretz Israel; la Asamblea General requirió de los habitantes de Eretz Israel a tomar las medidas que eran necesarias por su parte para la aplicación de esa resolución. Este reconocimiento por parte de las Naciones Unidas del derecho del pueblo judío a establecer su Estado es irrevocable.

Este derecho es el derecho natural del pueblo judío de ser dueño de su propio destino, como todas las demás naciones, en su propio Estado soberano.

De acuerdo con esto, los miembros del Consejo del Pueblo, representantes de la comunidad judía de Eretz-Israel y del Movimiento Sionista, estamos aquí reunidos en el día de la terminación del Mandato Británico sobre Eretz Israel y, en virtud de nuestra natural e histórico derecha y en la fuerza de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaro el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel, que será conocido como el Estado de Israel.

Declaramos que, con efecto desde el momento de la terminación del Mandato, esta noche, víspera del día de reposo, el sexto Iyar, 5708 (15 de mayo 1948), hasta el establecimiento de los elegidos, autoridades regulares del Estado, de acuerdo con la Constitución que será adoptado por la Asamblea Constituyente electo a más tardar el 1 de octubre de 1948, el Consejo del Pueblo actuará como Consejo Provisional del Estado, y su órgano ejecutivo, la Administración del Pueblo, será el Gobierno Provisional del estado judío, a ser llamado “Israel”.

El Estado de Israel estará abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; se fomentará el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; que se basa en la libertad, la justicia y la paz, a los profetas de Israel; se asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará la libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

El Estado de Israel está dispuesto a cooperar con los organismos y representantes de las Naciones Unidas en la aplicación de la resolución de la Asamblea General del 29 de noviembre de 1947 y tomará las medidas necesarias para lograr la unión económica de toda Eretz Israel.

Hacemos un llamamiento a las Naciones Unidas para ayudar al pueblo judío en la construcción en marcha de su Estado ya admitir al Estado de Israel en la comunidad de naciones.

Apelamos – en el medio de la embestida lanzada en contra nuestra desde hace meses – a los habitantes árabes del Estado de Israel a mantener la paz y participar en la construcción del Estado sobre la base de plenos derechos civiles y de una representación en todo sus instituciones provisionales y permanentes.

Extendemos nuestra mano a todos los estados vecinos ya sus pueblos en una oferta de paz y buena vecindad, y los exhortamos a establecer vínculos de cooperación y ayuda mutua con el pueblo judío soberano asentado en su propia tierra. El Estado de Israel se prepara para hacer su parte en el esfuerzo común por el progreso de todo el Medio Oriente.

Hacemos un llamamiento al pueblo judío en la diáspora para reunir alrededor de los Judios de Eretz-Israel en las tareas de inmigración y construcción, y estén juntos en la gran lucha por la realización del viejo sueño – la redención de Israel.

Poniendo nuestra confianza en el Todopoderoso, nos suscribimos esta proclamación en esta sesión del Consejo Provisional del Estado, en el suelo de la Patria, en la ciudad de Tel-Aviv, en esta víspera del sábado, el quinto día de Iyar, 5708 (14 de mayo 1948).

 Signatarios:

David Ben-Gurion, Daniel Auster, Mordejai Bentov, Itzjak Ben Zvi, Eliyahu Berligne, Fritz Bernstein, el rabino Lobo de Oro, Meir Grabovsky, Itzjak Gruenbaum, Dr. Abraham Granovsky, Eliyahu Dobkin, Meir Wilner-Kovner, Zeraj Wahrhaftig, Herzl Vardi, Rachel Cohen, rabino Kalman Kahana, Saadia Kobashi, Rabí Itzjak Meir Levin, Meir David Loewenstein, Zvi Luria, Golda Myerson, Nachum Nir, Zvi Segal, el rabino Yehuda Leib Hacohen Fishman, David Zvi Pinkas, Aharon Zisling Moshe Kolodny, Eliezer Kaplan, Abraham Katznelson, Félix Rosenblueth, David Remez, Berl Repetur, Mordejai Shattner, Ben Zion Sternberg, Bekhor Shitreet, Moshe Shapira, Moshe Shertok.

 


Apéndice F – Gobierno Posición de Israel


Yehuda Z. Blum, Embajadora y Representante Permanente de Israel ante las Naciones Unidas. En la Cena de Louis D. Brandeis Award de la Organización Sionista de América. (Washington DC, 11 de junio 1979)
67

“Un corolario del derecho inalienable del pueblo judío a su tierra es el derecho a vivir en cualquier parte de la Tierra de Israel, incluyendo Judea y Samaria, que son una parte integral de la Tierra de Israel. Judios no son extranjeros en cualquier lugar en la Tierra de Israel. Cualquier persona que afirma que es ilegal que un Judio que viven en Judea y Samaria sólo porque él es un Judio, es de hecho defendiendo un concepto que es preocupante que recuerda a las políticas de la “judenrein ‘de la Alemania nazi que prohíben Judios de ciertas esferas de la vida de la única razón de que eran Judios. Los pueblos judíos en Judea, Samaria y el distrito de Gaza están ahí por derecho propio y están ahí para quedarse.

“El derecho de los Judios a establecerse en la Tierra de Israel también fue reconocido en la Liga de las Naciones” Mandato para Palestina “, que hizo hincapié en” la conexión histórica del pueblo judío con Palestina y … las bases para reconstituir ‘- repito, reconstituyendo – ‘su hogar nacional en ese país. ”

“La potencia mandataria también se le confió el deber de fomentar la ‘zona muy poblada por los Judios en la tierra, incluyendo tierras estatales y tierras de desecho que no se necesiten para fines públicos.'” [Cursiva en el original)

“La redención de Palestina …”

“… [Los Judios] son mucho más de leñadores y aguadores; leen, piensan, discuten; por las noches tienen música, clases, conferencias; hay entre ellos una actividad real de la mente. Y el tercer factor es que sean plenamente conscientes de que no se dediquen a alguna tarea casual, sin un significado especial que no sea la prestación de sus propios medios de subsistencia; ellos saben muy bien que ellos son una parte integral del movimiento para la redención de Palestina; que, pocos aunque puedan ser, son los representantes, y en cierto sentido los agentes, de la totalidad de los judíos; que el trabajo diario en el que están involucrados está en contacto con las profecías de la antigüedad y con las oraciones de millones ahora. Así que encontrar el trabajo de sus manos para ser digno en sí mismo; se hace más ligero por la actividad intelectual; se ennoblece por el ideal patriótico que sirve. Esa es la razón por la cual estos pioneros son felices “. [Cursivas del autor]

El Alto Comisionado de
la Administración de Palestina
Jerusalén, 22 de abril 1925


Notas:

Este documento utiliza amplios vínculos a través de Internet. Si usted experimenta un vínculo roto, por favor, tenga en cuenta el número de 5 dígitos (xxxxx) al final de la URL y lo utilizan como una palabra clave en el cuadro de búsqueda en: http://www.MEfacts.com.

1 El Estado judío por Theodor Herzl, 1896. Traducido del alemán por Silvia D’Avigdor. Esta edición fue publicada en 1946 por el Consejo Americano de Emergencia sionista.
2 La Oficina de Relaciones Exteriores británico, 02 de noviembre 1917.
3 “La superficie total de Palestina se estima en 26.320 kms cuadrados. o 10.162 millas cuadradas. Además hay una zona de aguas continentales de 704 kms cuadrados. o 272 millas cuadradas, que comprende el lago Huleh, Lago Tiberíades y una mitad del Mar Muerto. La superficie total del país es por lo tanto, 27.024 kms cuadrados. o 10.434 millas cuadradas. “Ver” Una encuesta de Palestina “Volumen I. Capítulo III, p. 103. Preparado diciembre 1945 a enero 1946 para el Comité Anglo-Americano de Investigación.
4 Los 51 países miembros de la Liga de las Naciones a partir del 24 de julio 1922: Albania, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, la India británica, Bulgaria, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Checoslovaquia, Dinamarca , El Salvador, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, Japón, Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, Letonia, Liberia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Persia, Perú, Polonia, Portugal, República de China, Rumania, Tailandia, España, Suecia, Suiza, Unión de Sudáfrica, Reino Unido, Uruguay y Venezuela. 5 Acta de la reunión del Consejo, Ginebra, 29 de septiembre de 1923. (11923)
6 Véase el preámbulo del “Mandato para Palestina.”
7 Véase el capítulo introductorio a Bernard Lewis, La Crisis en el Islam: Guerra Santa y Profano Terror (Nueva York: Modern Library, 2003.)
8 Para un análisis de esta característica, lo que ha obstaculizado los intentos de crear una verdadera nación y transformado antisionismo en factor unificador en torno al cual el nacionalismo árabe podría cristalizarse, véase la revisión de Avi Shlaim de de Adeed Dawisha nacionalismo árabe en el siglo 20: Del Triunfo de la desesperación , revisado en The Guardian, Marzo 29,2003. Ver:http://education.guardian.co.uk/higher/books/story/0,10595,924043,00.html. (10.818)

9 Esta idea fue planteada en un 2003 artículo de opinión 11 de julio en el diario hebreo Yedioth Aharonoth.
10 Véase el artículo 2 del “Mandato para Palestina.”
11 Ver “introductoria”, página 1 del Informe de Gobierno de la Majestad en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en el Consejo de la Sociedad de Naciones sobre la Administración de Palestina y Transjordania para el año 1938.
12 Para más información sobre este tema, ver más buscado: Territorios y palestinos, en: http://www.mefacts.com.
13 Hasta hace poco, ninguna nación o grupo árabe reconocidos o afirmaban la existencia de una nacionalidad palestina independiente o etnia. Árabes que pasó a vivir en Palestina negado que tenían una identidad palestina única. El Primer Congreso de Asociaciones de musulmanes y cristianos (Jerusalén, 02 1919) se reunió para elegir a los representantes árabes palestinos de la Conferencia de Paz de París. Adoptaron la siguiente resolución: “Consideramos Palestina como parte de Siria árabe, ya que nunca se ha separado de ella en cualquier momento. Estamos conectados con ella por vínculos nacionales, religiosas, lingüísticas, naturales, económicos y geográficos “Ver Yehoshua Porath,. El Movimiento Nacional Palestina árabe: Desde Los disturbios de Rebelión (Londres: Frank Cass and Co., Ltd., 1977) vol. 2, pp. 81-82.
14 Para una perspectiva cristiana del “pueblo palestino” mito, consulte las raíces judías del cristianismoEl mito de Palestina en: www.rbooker.com/html/the_myth_of_ palestine.html. (11.500)
15 Véase el 1er Congreso de Asociaciones de musulmanes y cristianos a la Conferencia de Paz de París, Jerusalén, febrero de 1919. Para un artículo en profundidad sobre la identidad siria palestinos, ver Daniel Pipes, “Palestina por los sirios?” Comentario (diciembre de 1986) en : http://www.danielpipes.org/pf.php?id=174. (11501)
16 El texto de documento se puede encontrar en la biblioteca jurídica en línea de la Universidad de Yale. Documentos británicos, como el Libro Blanco de 1939, hablan de “Judios y árabes” o “los árabes de Palestina”, e incluso el Plan de Partición de las Naciones Unidas 1 947 habla de “los estados árabes y judíos.” No había “palestinos”. Ver:www.yale.edu/lawweb/avalon/mideast/mideast.htm. (11.587)

17 Mencionado en el informe de la Alta Comisionada sobre la Administración de Palestina 1920-1925 a la Muy Honorable LS Amery, secretario parlamentario de Estado para las Colonias. Oficinas de Gobierno, Jerusalén, 22 de abril 1925.
18 “Estimado alumno, ¿sabes quién los palestinos son? . El pueblo palestino son descendientes de los cananeos “Ver la encuesta y citas de los libros de texto palestinos en: http://www.edume.org. (11.503)

19 Para obtener información sobre la acuñación del nombre de Palestina y los filisteos orígenes, consulte Rockwell Lazareth, “¿Quiénes son los palestinos? ¿Qué y Dónde es Palestina “en:?Www.newswithviews.com/israel/israel14.htm. (11.504)

20 Véase Daniel Pipes, Gran Siria: Historia de una ambición (Oxford: Oxford University Press, 1990) en: http://www.danielpipes.org/books/greaterchap.shtml. (11.498)
21 “Historia Política y Sistema de Gobierno – de Jordania State Building y el problema palestino”, Embajada del Reino Hachemita de Jordania, en:www.jordanembassyus.org/new/aboutjordan/ph3.shtml. (11.589)

22 Por esta y muchas otras citas de portavoces árabes sobre la identidad siria de los árabes locales, ver: http://www.yahoodi.com/peace/palestinians.html. (11.921)

23 Véase Jim Gerrish, “La mentira de la Tierra o Cómo robar un Patrimonio,” Iglesia e Israel Foro, en: http://www.churchisraelforum.com/the_lie_of_the_land.htm. (11.570)

24 Ver: Artículo 25 en el “Mandato de Palestina.”
25 Véase: La Carta de las Naciones Unidas en: http://middleeastfacts.org/content/UN-documents/ UN_Charter_One_Document.htm. (11.032)

26 Véase Eugene V. Rostow, El futuro de Palestina, Instituto de Estudios Estratégicos Nacionales, de noviembre de 1993. El profesor Rostow era Sterling Profesor de Derecho y Asuntos Públicos emérito de la Universidad de Yale y se desempeñó como Decano de la Facultad de Derecho de Yale (1955 a 1966); Profesor Investigador Distinguido de Derecho y Diplomacia de la Universidad de Defensa Nacional; Asociado Adjunto, del American Enterprise Institute. En 1967, como subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, se convirtió en un fichaje clave de la ONU la Resolución 242. Véase también su artículo: ¿Son los Asentamientos Legal de Israel? The New Republic, 21 de octubre 1991.
27 Véase: Juez, Sir Elihu Lauterpacht, Jerusalén y los Santos Lugares (Londres: La Asociación Anglo-Israel, 1968).
28 Ibid.
29 Informe de la Alta Comisionada sobre la Administración de Palestina 1920-1925, Jerusalén, 22 de Abril, 1925, p. 24-25.
30 Informe Palestina Comisión Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 31.
31 Informe Palestina Comisión Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 24.
32 Informe Palestina Comisión Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 31.
33 CIJ – estado internacional del África Sudoccidental. Opinión consultiva de 11 de julio de 1950. Ver en: http://www.mefacts.com/cached.asp?x_id=10954. (10.954)

34 Consecuencias jurídicas para los Estados de la presencia continua de Sudáfrica en Namibia (África Sudoccidental) a pesar de la Resolución del Consejo 276 (1970). Corte Internacional de Justicia, Opinión Consultiva del 21 de junio de 1971 (. Párrafos 42-86) afirma: “La última resolución de la Asamblea de la Liga y en el artículo 80, párrafo 1, de la Carta de las Naciones Unidas mantiene las obligaciones de los mandatarios. La Corte Internacional de Justicia ha reconocido reiteradamente que el Mandato sobrevivió a la desaparición de la Liga “.
35 Opinión Consultiva de 9 de julio de 2004, párrafo 49. Véase: http://www.mefacts.com/cache/html/icj/10908.htm. (10.908)

36 Eugene V. Rostow, http://www.mefacts.com/cache/html/bio/10956.htm. (10.956)
37 Ibid. Eugene V. Rostow, El futuro de Palestina. Adaptado de la ponencia presentada en la Conferencia de Liderazgo Americana sobre Israel y Oriente Medio el 10 de octubre de 1993 en Arlington, Virginia.
38 Censo de los Estados Naciones 1,922. Ver: www.unu.edu/unupress/unupbooks/80859e/80859E05. htm. (11.373)

39 Palestina Informe Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 28, párrafo 29.
40 Véase el párrafo 70 de la opinión consultiva de la CIJ, 9 de julio de 2004.
41 A Clase “A” mandato asignado a Gran Bretaña fue Irak, y se asigna a Francia eran Siria y el Líbano. Ejemplos de otros tipos de mandatos fueron la Clase mandato “B” asignado a Bélgica la administración de Ruanda-Burundi, y la Clase mandato “C” asignado a Sudáfrica administrar África Sudoccidental.
42 Palestina Informe Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 38.
43 Ibid. p. 39.
44 Ibid. p. 40.
45 Véase el Apéndice C: el artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones.
46 Palestina Informe Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 38.
47 El Tratado de Paz de Sèvres, 10 de agosto de 1920. http://www.mefacts.com/cache/html/mandate/11460.htm. (11.460)
48 Véase el texto completo de la “Mandato” en el Apéndice A.
49 Palestina Informe Real, julio de 1937, Capítulo II, p. 20.
50 Memorándum sobre las promesas británicas al Informe árabes, 16 de marzo 1939.
51 Justicia en el Derecho Internacional. Selected Writings de Juez Stephen M. Schwebel (Cambridge: Cambridge University Press, 1994). El profesor, el juez Schwebel sirvió en la Corte Internacional de Justicia desde el 15 de enero de 1981. Fue Vice-Presidente de la Corte 1994 a 1997 y Presidente de la Corte de 1997 a 2000. Profesor Schwebel es el ex Consejero Jurídico adjunto de los Estados Unidos Departamento de Estado y el desmotado Profesor de Derecho Internacional en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Johns Hopkins Avanzados (Washington). Opiniones citados no se derivan de su cargo de magistrado de la Corte Internacional de Justicia.
52 Ver: Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU el 54 (1948) http://www.mefacts.com/cache/html/un-resolutions/10894.htm. (10.894)
53 La Carta de la OLP. Ver: http://www.mefacts.com/cache/html/palestinians/10366.htm.

54 La Constitución FATEH. Ver: http://www.mefacts.com/cache/html/israel/10910.htm.

55 La Carta de Hamas. Ver: www.mefacts.com/cache/html/territories/11537.htm y http://www.yale.edu/lawweb/avalon/mideast/hamas.htm.

56 “Mandato para Palestina.” En: http://middleeastfacts.org/content/UN-Documents/Mandate-for-Palestine.htm.

57 Pacto de la Sociedad de Naciones, artículo 22. 28, de junio de 1919 (10.914)
58 Resolución de la ONU 181. http://www.mefacts.com/cache/html/un-resolutions/10063.htm. (10.063)
59 Ver: Resolución S / RES / 54 (1948) en el Consejo de Seguridad: http://www.mefacts.com/cache/html/un-resolutions/10894.htm. (10.894)

60 Anuario de las Naciones Unidas 1947 a 1948. 1949. I. 13. 31 de diciembre de 1948. Ver: http://www.mefacts.com/cache/html/un-documents/11270.htm. (11.270)

61 Ibid.
62 Juez, Sir Elihu Lauterpacht, Jerusalén y los Santos Lugares (Londres: La Asociación Anglo-Israel, 1968).
63 El profesor Julius Stone (1.907-1985). Israel y Palestina, Asalto sobre el Derecho de las Naciones. (Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1981.)
64 ONU GA Continuación de la discusión sobre la cuestión palestina. Ciento veintiocho sesión plenaria. A / PV.128 29 de noviembre de 1947. (11363)
65 Comisión Palestina de las Naciones Unidas. Primer Informe de Avance Mensual al Consejo de Seguridad. Ver: http://middleeastfacts.org/content/UN-Documents/A-AC-21-7-29-January-1948.htm. (10.923)

66 Documento de la ONU A / AC.25 / W.19, en: http://www.mefacts.com/cache/html/un-documents/11070.htm. (11.070)

67 Yehuda Z. Blum:. M.Jur, Ph.D.
68 Hersch Lauterpacht Profesor de Derecho Internacional (emérito) de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Embajador y Representante Permanente de Israel ante las Naciones Unidas, 1978/84.


Este documento utiliza amplios vínculos a través de Internet. Si usted experimenta un vínculo roto, por favor, tenga en cuenta el número de 5 dígitos (xxxxx) al final de la URL y lo utilizan como una palabra clave en el cuadro de búsqueda en www.MEfacts.com

Origen: Mandato de Palestina – Los Aspectos Legales de Derechos judíos

Un comentario en “Mandato de Palestina -Aspectos Legales de Los Derechos judíos

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s