No aplaudo tu gesto – maria Jamardo / La Gaceta

No eres mejor madre que el resto porque te hayas llevado un día a tu hijo al Congreso y lo presentes frente a las cámaras, para acto seguido pedir a los medios que le pixelen la cara.

Enlace permanente de imagen incrustada

María Jamardo

Viernes, 15. Enero 2016 – 9:04

No eres más mujer, ni mejor profesional, porque hayas decidido ser madre.

No eres mejor madre que el resto porque te hayas llevado un día a tu hijo al Congreso y lo presentes frente a las cámaras, para acto seguido pedir a los medios que le pixelen la cara. Era totalmente innecesario exponerlo.

Pero has conseguido lo que te proponías, que sea noticia el hecho de acudir a un pleno del Parlamento con tu bebé a cuestas. Mañana seguirá siendo una realidad que una niñera 24 horas se haga cargo de él mientras tú trabajas y la guardería del Congreso está a tu disposición con un horario amplio y flexible y subvencionada con cargo a los impuestos del resto de madres trabajadoras. Nosotras que, además, pagamos las de nuestros hijos o recurrimos a los benditos abuelos si hemos querido continuar compaginando la labor profesional con la maternidad. No eres ningún símbolo de nada, ni lo que has hecho sirve para concienciar sobre las dificultades que las mujeres y hombres reales encontramos para conciliar la vida familiar y laboral. Porque los niños, también tienen padres. Me pregunto qué hubiese pasado y qué habrías dicho tú, personalmente, de haber sido un diputado el que compareciese de tal guisa (te regalo la idea). Y sobre todo, si no fuese de los “vuestros”…

No estás con las madres, porque no eres una de ellas. Conciliar no es llevarse el niño al trabajo, porque ni trabajas ni atiendes al niño y las demás, lo sabemos por experiencia. Las que con 4 meses y medio tuvimos que dejarlos a cargo de terceros para no descolgarnos del ámbito profesional y porque elegimos hacerlo con toda la dignidad y asumiendo las dificultades y las consecuencias.Nosotras somos las que conquistamos huecos a diario. Las que reivindicamos la igualdad de oportunidades desde el anonimato y con hechos. Sin montar ningún show.

No reivindicas ni representas a ninguna mujer porque lo que has hecho es mero postureo y por lo tanto sólo responde a una única intención, generar polémica y centrar el interés mediático en tu propio partido y en lo anecdótico, para que no se hable de otros temas menos agradables, como… financiación ilegal. Pero claro, estamos en el momento de la imagen y del marketing político, no de la reflexión, y por eso entráis en el Parlamento con cortinas de humo, para disimular la carencia de contenidos y desviar la atención de una sociedad que engulle, sin masticar, todo lo que le proponen. Lástima que las propuestas no sean las que necesita. Ni ver a políticos bailando, ni a políticas amamantando… Necesita que le contéis la verdad de lo que vais a hacer.

Y lo cierto es que sólo queréis apropiaros de la defensa de la maternidad cuando os interesa y de un tipo muy concreto de maternidad en beneficio propio de vuestro club. Y en ese supuesto cambio que proponéis hacia la igualdad total de tabla rasa, recurrís a un feminismo que alimenta una guerra ideológica sumergida y que en realidad no quiere abanderar la conciliación de la maternidad con la vida profesional, sino hacer de la maternidad el núcleo mismo del destino femenino. Como si tener un hijo fuese algo así como crear una obra maestra. Y, además, lo presentáis con una imposición de posturas naturalistas, como si ser madre sólo implicase dar de mamar a un bebé día y noche y forzar con él todo el contacto posible, aunque sea fuera de contexto.

A los niños no hay que normalizarlos, porque ya son algo normal, parte de nuestras vidas y de nuestro día a día y un amplio porcentaje del tiempo que todas las mujeres dedicamos a nuestro desarrollo personal y vital. Pero ser madre, no es una cuestión excluyente. No te inhabilita para seguir siendo una buena profesional, ni tienes por qué renunciar a ello. Quizás te toque hacer un puzzle y combinar con otras parcelas de tu vida, pero es una satisfacción resultado de una elección personal y voluntaria. Si se optimiza el tiempo (la racionalización de horarios  es el verdadero secreto del éxito en la misión) y si se planifica bien, puede hacerse, sin traumas. No vas a darnos lecciones de lo que significa porque somos las madres trabajadoras a pie de calle las que nos reivindicamos constantemente y damos buena prueba de ello.

Pero de eso mejor no hablar. No te molestes en buscar ninguna medida real orientada a la conciliación de la vida familiar en el programa de tu partido, porque no las hay. Todo lo más que llegarás a encontrar, son vagas reclamaciones laborales relacionadas con la igualdad salarial y algunas otras falacias que inciden en el recurso de la siempre útil lucha de clases. A salvo, claro está, de perlas lingüísticas de esas a las que nos tenéis ya acostumbrados y que por repetición incorporamos (contribuyendo al objetivo de inocular nuevos términos para viejos conceptos) a nuestro vocabulario: apoyo a las familias monomarentales, porque las demás no deben ser familias ni merecer ningún apoyo…

Queda mucho por mejorar, pero lo haremos cuando dejéis de utilizar la ideología de género para hacernos parecer víctimas permanentes de una sociedad a la que habéis sumido en la lucha de sexos. No aplaudo tu gesto. Y espero que tu hijo, que algún día será un hombre, no lo aplauda por tendencioso y torticero. Quizás cuando crezca y aunque tú no quieras, tenga ideas propias y se oponga a la manipulación que estáis haciendo de la realidad en vuestro propio interés. Quizás sea un rebelde a su manera y haga lo mismo que tú has hecho en su momento, tomar su propio camino, el opuesto.

Así que un poquito de respeto a las mujeres (madres o no), al Parlamento, que no es tuyo, ni vuestro, sino de todos –incluidos los que no os hemos votado- y que por si se te ha olvidado, somos quienes te pagamos el sueldo.

Origen: No aplaudo tu gesto | La Gaceta

3 comentarios en “No aplaudo tu gesto – maria Jamardo / La Gaceta

  1. Por lo que veo los dueños de este debate consideran como “insulto” las respuestas claras. Yo no había usado insulto sino crítica al comportamiento de algunos que viven de la política. Me han borrado el comentario. Así pues, dejaré de seguir esta página. Bórrenme, no quiero saber nada con ustedes tampoco

    Me gusta

  2. Mª Jamargo. Por qué te enfadas tanto, la gran escena la acabas de montar tu, no es la primera ni la última será que lleve a su hijo al trabajo, cada cual que crié a sus como quiera, siempre que sea dándoles todo el cariño que se pueda. No te enfades mujer, los insultos no son buenos.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s