El Mundo: un poco de propaganda palestina – Marcelo Wio

Marcelo Wio

El manido recurso a la historia/relato-testimonio personal del “sufrimiento perpetuo” palestino como un ejemplo generalizable, tiene como fin asentar la “narrativa” del “victimismo” palestino, por un lado, y por el otro, distraer la atención de la pobreza de la información brindada.

Como técnica estadística, referirse a tres o cuatro testimonios, no es pobre, sino inválido. Como subterfugio periodístico, si esos relatos no van acompañados del contexto, es, ya no inexacto, sino que constituye un elemento de desinformación.

Era precisamente en estos lugares comunes de la “emotividad”, la omisión y la falta de asidero histórico en los que incurría elartículo publicado por el diario El Mundo el 20 de enero de 2016.

Desplazamientos debidos a conflictos, emigraciones masivas debido a crisis o a guerras, ha habido varios en la historia reciente de la humanidad. Sin embargo, aquellos desplazados, emigrados, refugiados, mal que bien, han terminado por asimilarse, incorporarse, integrarse a las naciones que los han acogido. Menos, claro está, los “refugiados palestinos”, cuyo estatus es tan especial como su definición y, como tal, precisan de una agencia exclusiva (UNRWA), dedicada a perpetuar – de unos 700.000 refugiados se ha llegado a más de 5 millones a día de hoy – su condición de “refugiados” (ergo, el conflicto) al impedir su integración en los países de acogida y, así, su bienestar. Algo que la redactora de El Mundo olvidó mencionar, y que no es un dato menor.

¿Por qué no es un dato menor?

Primero y principal, porque el hecho de que no se integraran ni fueran integrados en los países de acogida, ha permitido que fuesen herramientas y coartadas para grupos terroristas palestinos, como Hamas, que participó en la contienda siria, agravando una situación que ya de por sí era extremadamente difícil para cualquier civil en Siria.

En segundo término, porque los líderes políticos palestinos los utilizan como un arma arrojadiza sobre las mesas de negociaciones con los israelíes, y como una constante instantánea de la “narrativa” palestina del victimismo: es decir, un recursopropagandístico – al cual El Mundo le facilitaba sus páginas.

De hecho, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, Abbas rechazó el acuerdo negociado por las Naciones Unidas con Israel para permitir que los “refugiados palestinos” en Siria (principalmente en el “campo” de Yarmouk – un barrio en toda regla), se reasentasen en Cisjordania y Gaza. El motivo, según lo que declaró Abbas en 2013, ante periodistas egipcios, lo siguiente:

“…rechazamos eso y dijimos que es mejor que mueran en Siria a que renuncien a su derecho de retorno”.

Es decir, Abbas reconocía de manera implícita que los “refugiados” (como concepto estratégico)y el inexistente “derecho de retorno” son herramientas a ser utilizadas contra Israel, que están por encima de la vida de los palestinos.

No todo es igual…

La crónica, sin aclaraciones mediantes, terminaba por sugerirle al lector que los palestinos, tanto en 1948 como ahora, sonvíctimas de la intolerancia, el odio y la barbarie ajenas: sujetos inocentes arrastrados por la historia.

Cuando en 1947 “los Estados árabes no sólo votaron en contra de la partición [del Mandato británico de Palestina en un estado judío y otro árabe], sino que inicialmente sostuvieron que era inválida. Es por lo tanto significativo [sic] que subsecuentemente la hayan invocado para presentar sus argumentos legales a favor de los palestinos…”, citaba textualmente Julius Stone (Israel and Palestine: Assault on the Law of Nations), renombrado jurista australiano, a los autores del informe An Internacional Law Analysis of the Major United Nations Resolutions Concerning the Palestine Question.

Fueron, así, los propios estados árabes y los líderes árabe-palestinos los que impidieron el establecimiento de un nuevo estado árabe en la región y los que inmediatamente lanzaron una agresión armada con la intención de acabar con el recién nacido Estado de Israel.

Al punto que Azzam Pasha, Secretario General de la Liga Árabe, llegó a declarar:

Esta guerra será una guerra de exterminio y una masacre trascendental, de la que se hablará como de las masacres mongolas y de las Cruzadas”.

Los palestinos, en esta oportunidad, estuvieron en el bando agresor. El ánimo que flotaba en el ambiente no era precisamente el de víctimas, sino todo lo contrario.

De esta manera, fueron, pues,  los estados árabes y los líderes árabe-palestinos los responsables del éxodo o huída; que de ello se trató mayormente.

En este sentido, el analista de CAMERA Gilead Ini, en base a diversos estudios, señalaba que nunca se enviaron órdenes de oficio para expulsar a los árabes, y de hecho, el nuevo ejército israelí, por petición del gobierno, dejó claro en julio de 1948 que “se prohíbe… expulsar habitantes árabes de sus pueblos, barrios y ciudades, y desplazar a la fuerza a los habitantes sin un permiso especial u orden explícita del Ministro de Defensa en cada caso específico”.

Aunque el ministro de defensa (y primer ministro) David Ben-Gurión, no emitió ninguna orden de este tipo, no obstante, en algunos casos el ejército eligió expulsar a residentes árabes que se quedaron atrás después de la huida espontánea de sus vecinos, principalmente por razones funcionales (tales como proteger los caminos vitales, prevenir las actividades de francotiradores y evitar que los pueblos se utilizaran como base de los ejércitos árabes). Ocasionalmente, las decisiones eran revocadas por oficiales gubernamentales.

Es, más, los desplazamientos de árabes – que posteriormente se llamarían palestinos – respondieron sobre todo a un éxodo, a una huida. Los historiadores – apuntaba Ini – concuerdan en que no hubo una sola causa para que los árabes huyeran de Palestina. Las masas huyeron principalmente porque vieron que la élite palestina hacía lo mismo. En parte, esta huida fue como respuesta a las exhortaciones de los líderes militares y políticos árabes para que los civiles palestinos evacuaran sus casas hasta que la lucha finalizara. Muchos simplemente huyeron de la intensa lucha que los rodeaba, o que perturbaría sus vidas muy pronto. En algunos casos, los militares judíos forzaron a los palestinos a salir de sus casas.

En definitiva, los responsables de la situación de los llamados “refugiados” palestinos, son los propios líderes palestinos, los líderes árabes y la propia UNRWA.

Activismo o mal periodismo: el resultado es el mismo

Efectivamente: un lector desinformado – al que , como bien indicaba Giovanni Sartori en su libro Homo videns, no es que se le informe poco, sino mal, distorsionado.

Lo llamativo es que muchas veces se esgrimen como justificaciones para este mal quehacer profesional el “humanitarismo”, la “solidaridad” y otras razones que encajan en el altar del moralismo (que no moral) occidental: esa desfiguración de valores, deontología y profesionalidad, donde parece ser que está permitido violar unas normas en pos de la emotividad ideológica.

Y decía que es llamativo, porque todo este caudal de desvelo moral, de afán solidario (en tinta y papel) se ejerce sugerentemente un sentido: los palestinos. Llamativo que, hablando del conflicto sirio, no se hable más en profundidad de los kurdos; un pueblo marginado por sirios, iraníes, turcos e iraquíes. Pero, al parecer, aquello de la autodeterminación y el sufrimiento no tienen tirón mediático si en el texto no es posible intercalar el nombre de Israel con pretensiones de culpabilizar.

Origen: ReVista de Medio Oriente : El Mundo: un poco de propaganda palestina

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s