De dónde viene el odio africano a la derecha – Sergio Barrenechea

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pasa junto al líder...

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pasa junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la sesión constitutiva del Congreso.

Sergio Barrenechea EFE

HAY UNA COMBINACIÓN DE INTERESES FRAGUADA POR UN OBJETIVO COMÚN: EXPULSAR A LA DERECHA DEL PODER AL PRECIO QUE SEA. ES MUY FUERTE Y PUEDE HACER A PEDRO SÁNCHEZ PRESIDENTE. POR ESO RAJOY DEBERÍA RETIRARSE Y DEJAR QUE EL SOCIALISTA SEA EL PRIMERO EN PRESENTARSE AL DEBATE DE INVESTIDURA. QUE CADA UNO SE RETRATE. Y QUE LOS CIUDADANOS NOS PREPAREMOS PARA LO QUE VIENE.

No hay nada que una más en España que el odio a la derecha. Es un odio visceral. Africano. Yo tengo mi modesta tesis al respecto. Desde la autodestrucción de la UCD y el acceso al poder del PSOE de Felipe González en 1982, con una mayoría aplastante, de 202 diputados, la izquierda se ha sentido habilitada por designio divino para ejercer el derecho de pernada en este país. Ha pensado que después de los 40 años de Franco, estaba destinada de modo natural a llevar el timón de la nación de manera permanente, por los tiempos de los tiempos. Por eso soportó mal que Aznar les ganara tímidamente unas primeras elecciones en 1996, que fueron, si se acuerdan, las de la dulce derrota que dijo González.

Pero sufrió un shock irreparable cuando el señor del bigote obtuvo mayoría absoluta cuatro años después. Esto no les entraba en la cabeza, no lo habían contemplado jamás, fue como una descarga eléctrica de un voltaje colosal. Y desde entonces se han dedicado en cuerpo y alma a que esto no vuelva a ocurrir. Los desgraciados atentados del 11-M les dieron la oportunidad de regresar al poder en 2004, para tratar de reconstruir el orden natural de las cosas. Pero claro, estaba entonces al frente del PSOE un personaje de opereta, el tal Zapatero, el peor político que ha tenido España desde el rey Fernando VII, un intrigante, un Maquiavelo, un Maquiavelo de León, como bien escribió en su día el periodista José García Abad, un individuo siniestro, grotesco, pero de un gran mérito, pues logró repetir mandato, aunque en este caso, como la cabra tira al monte, y un indigente intelectual acaba por producir tarde o temprano sus resultados funestos, para destruir por completo el país e instalarlo en una recesión de caballo que, estando ya en ciernes, trató de combatir de la peor manera posible, aumentando el gasto, el empleo público, etcétera, hasta que el mundo civilizado, desde Estados Unidos hasta Europa le paró los pies.

Ahora estamos en una tesitura similar a la que produjo el 11-M aunque por fortuna sin derramamiento de sangre, sin cruentos atentados de por medio. Pero la horrorosa gestión de Zapatero, que está clavada entre los españoles en el cerebro, más los casos de corrupción, más el programa de estabilización fiscal que ha tenido que llevar a cabo el PP de Rajoy a fin de reflotar la economía, ha producido un monstruo: este se llama Podemos. Ha producido un partido, o más bien un conglomerado de partidos leninistas, totalitarios, que ven la democracia no como algo esencial, como el mejor régimen posible, sino como un instrumento para conseguir sus verdaderos fines, que son los de someter al conjunto de los españoles a una tiranía populista que nos expulsaría de Europa y del mundo civilizado.

Pues bien, con estos señores execrables, con los que montaron el espectáculo circense del otro día en el Congreso, en el que la diputada Bescansa utilizó a su niño como los indigentes usan a los suyos para reclamar una limosna en las calles del país, con estos son con los que el señor Pedro Sánchez, el secretario general del Partido Socialista, está fraguando la alianza que le permitirá ser presidente del Gobierno. Un presidente del Gobierno que, para ser exactos, hace cuatro años estaba por ahí girando su currículum. Un presidente que será, después de Zapatero, el más iletrado, el más inexperto, el peor formado y el más peligroso que habrá tenido la nación. Y esto será así por la argamasa granítica que provoca odio africano a la derecha. Porque el Partido Socialista no se puede permitir bajo ningún concepto que el PP, con o sin Rajoy, pueda seguir un minuto más en La Moncloa, y está dispuesto para ello a vender su alma al mismísimo diablo.

Ese diablo se llama Pablo Iglesias, al que tampoco le interesa, por mucho que se diga, unas nuevas elecciones en las que quizá podría conseguir un voto más, pero en las que se abriría una oportunidad ominosa para que el PP mejorara sus registros, quién sabe si con una posibilidad más real de continuar al frente del poder. Esto no puede ni debe suceder jamás. Y por eso la izquierda de este país se unirá en un nuevo Frente Popular, como en el de la República, un Frente Popular que como aquel entonces nos llevará directamente al desastre. Porque, una vez investido presidente, ¿qué clase de leyes, reformas o iniciativas puede promover un partido que sólo tiene 90 diputados y que depende, para la aprobación de las normas que estime oportunas, del respaldo de Podemos -cuyo objetivo es constituir una república popular, de la gente, del pueblo-, que liquidará cualquier atisbo de creación de riqueza, expulsará a los inversores extranjeros y nos enfrentará dramáticamente con las instituciones europeas como sucedió en la Grecia de Tsipras?

EL OBJETIVO, EXPULSAR A LA DERECHA COMO SEA

Nada bueno puede esperarse de esta combinación nefasta de intereses fraguados por un objetivo común: expulsar a la derecha del poder al precio que sea. Y como esto ya está claro, como es evidente, como es obvio que lo que se llama pomposamente los barones del PSOE no van a poder parar los pies a un Sánchez que se va a presentar ante el Comité Federal con un acuerdo de investidura en la mano, pues yo creo que Rajoy debería, en este mismo instante, retirarse. No me refiero a que ceda el paso a otra persona del PP para tratar de formar un gobierno que va a seguir siendo igual de imposible. Me refiero a que le diga al Rey que, como él ya sabe a ciencia cierta que no reúne las condiciones precisas para ser investido presidente del Gobierno, renuncie a tal posibilidad, y nos ahorre a los españoles los trámites, los discursos de una investidura fallida, y ver más tiempo expuesto públicamente más tiempo del necesario al bebé de la señora Bescansa. Así ganaríamos un poco de tiempo, y el PP inyectaría una presión muy conveniente sobre el PSOE, o no le daría facilidad alguna.

Contra lo que se dice en la calle, y aseguran en un ejercicio de cinismo los socialistas, Rajoy no debe ser el primero en tratar de formar gobierno. Ya lo está haciendo y ha comprobado que es imposible. El primero que tiene que someterse al debate de investidura en las Cortes es Sánchez, que es el que cuenta con los apoyos oportunos, cada uno de su padre y de su madre, un cafarnaún irrespirable, pero así es. Que la mierda llegue cuanto antes. Que el socialismo se retrate, que la izquierda constante su odio africano a la derecha, su cordón sanitario, su renovado pacto del Tinell. Y luego que el resto, que los ciudadanos que tan alegre e irresponsablemente votamos el 20-D, nos pongamos el cinturón de seguridad bien fuerte, y nos atemos los machos, porque la que viene es de campeonato.

Retorciendo la frase de Felipe González en 1996, en este caso, el Partido Socialista habrá obtenido una amarga victoria, o más bien una victoria pírrica. Porque como la gobernabilidad de la nación va a ser imposible, y la economía irá claramente a peor, irremisiblemente -no más de pasados los ocho meses de inercia que le conceden los expertos-, pues esto será como la debacle final para los socialistas, que pasarán definitivamente a la historia, después del Atila Zapatero, como el partido unido en el imaginario público con la crisis, la destrucción de empleo y el fracaso económico más completo.

Origen: De dónde viene el odio africano a la derecha

2 comentarios en “De dónde viene el odio africano a la derecha – Sergio Barrenechea

  1. La redacción de esta página declara que no se permite el insulto. Pero el insulto aparece ya en este artículo de Sergio BArrenechea. ”La verdad ofende” es una afirmación irónica. Pero qué hacen la ofensa y el insulto? Don Sergio debería dejar a un lado la G y ser más ”Serio”, dejando de interpretar ”odios” adversarios a la derecha y de expresar sus propios odios contra la izquierda
    Coincido en que hay que tener una actitud crítica frente a Zapatero y Sánchez y, por supuesto, frente a Iglesias. Pero hacer una crítica seria exige dejar a un lado las invectivas y agresiones semánticas a que este articulista somete a la “izquierda”. Don Sergio Barrenechea debería pues dejar la G a un lado y ser más SERIO, y no convertir su apellido en BERRINCHE. De quien tiene una posición en las “massmedia” podríamos exigir que no confunda “massmedia” con “más mierda”, echando leña al fuego de la situación política en qué vivimos. Pues va que arde.
    Lo que necesitamos los ciudadanos (en la situación creada) son unas nuevas elecciones en las que el resultado sería muy diferente del anterior. (No digo en qué dirección). Pues el debate postelectoral no ha dejado de darnos indicios y experiencias- Si don Sergio hubiera tenido serenidad suficiente para escuchar, advertiría que la alternativa de gobierno promulgada por Podemos supone, en cualquier caso, una reforma de la anticuada Constitución, lo cual conllevaría unas nuevas elecciones. Es decir, que, si esa propuesta se realiza, eso nos permitiría tomar posición frente a izquierda o derecha, si es que es necesario dicotomizar la política. La posición adoptada por Rajoy, negándose a comparecer como candidate en esas condiciones, es comprensible e inteligente. Un debate de total alabanza y total insulto, descalifica a su autor, sobre todo si es un agente de prensa EFE. “Analizar” significa “poner en claro”, no “izar del ano” al adversario.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s