Un varón para 17 mujeres: el pasado (¿y el futuro?) de nuestra especie

El perroflauta reaccionario

El óvulo es caro y el esperma, barato. En esa sencilla frase se condensa la clave del misterio de la relación entre los sexos. La mujer es el sexo necesario; el hombre, el sexo prescindible en el imperativo de la supervivencia de cualquier pueblo.

A lo largo de la historia, las culturas han ideado leyes e instituciones en torno a ese sencillo dato, con peor o mejor resultado. Cualquier ideología que trate de ignorarlo resultará destructiva si se impone y, en cualquier caso, estará construyendo ficciones imposibles. De dar la respuesta correcta ha dependido en buena medida el éxito de muchas civilizaciones. Como la nuestra.

Nuestra civilización se ha basado en la monogamia -reforzada a partir del siglo III de nuestra era con la aceptación del cristianismo-, un sistema de distribución sexual que atribuía a cada individuo de un sexo la exclusiva reproductiva sobre un individuo del sexo contrario…

Ver la entrada original 1.413 palabras más

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s