II República: mayo de 1931, las turbas marxistas queman las iglesias

La quema de conventos en España no era nada nuevo. En Barcelona, por poner un ejemplo, ya hubo en el año 1909, durante la Semana Trágica una quema de conventos. ¿Por qué motivo? Pues es muy sencillo, porque se estaban enviando a Melilla  soldados reservistas tras el desastre del Barranco del Lobo. Y como, por lo visto, la culpa de todo aquello la tenía la Iglesia, nada más oportuno que ponerse a quemar iglesias. Y así lo recoge esta imagen tomada en aquellas fechas en la que pueden verse las columnas de humo desde la parte alta de Barcelona.
En algunos libros o artículos que tratan de la quema de conventos del año 1931, suele hablarse de lo que ocurrió en Madrid y, a lo sumo, en Málaga. Sin embargo la quema de edificios religiosos se desarrolló en varios puntos de España como se indica en este mapa. También podríamos poner aquí que en Málaga, incluso antes de que se proclamara la República, en el año 1930, hubo un intento de incendiar el palacio episcopal
El primer gobierno republicano estaba presidido por un católico que era Alcalá Zamora y el ministro de Gobernación era don Miguel Maura, también católico. Además, en la gaceta de Madrid, diario oficial, se declaraba lo siguiente:
“El Gobierno provisional hace pública su decisión de respetar de manera plena la conciencia individual  mediante la libertad de creencias y cultos, sin que el Estado, en momento alguno, pueda pedir al ciudadano revelación de sus convicciones religiosas.”
 
Al aplicar esta declaración en las tres semanas siguientes el Gobierno aprobó algunas medidas secularizadoras tampoco demasiado importantes, pero muy significativas, tales como:
-Supresión de las Ordenes Militares.
-Supresión de la obligación de asistir a actos religiosos en cárceles y cuarteles.
-Prohibición de participación oficial en actos religiosos.
-Final de las exenciones tributarias a la Iglesia, privación de sus derechos a la Confederación Nacional Católico-Agraria, etc.
-Declaración de voluntaria la enseñanza religiosa, y privación de la repreentación de la Iglesia en el Consejo de Instrucción Pública, con lo que la jerarquía católica  no podría intervenir en la elaboración de los planes de estudios, que era un derecho que venia disfrutndo desde hacía mucho tiempo.
– Prohibición a los militares de asistir a actos religiosos no siendo a título personal.
– Suspensión de las fiestas patronales a los distintos Cuerpos y Armas del Ejército.
– Se modificó la ley electoral de 1907 para que los sacerdotes pudieran presentarse como candidatos a las elecciones.
A nuestros lectores españoles estas disposiciones no deben resultarles extrañas porque en ellas hay algo que ya se ha producido ahora en España, especialmente en lo tocante a las Fuerzas Armadas. Pero menos debería sorprendernos si tenemos en cuenta la composición de aquel gobierno formado por 12 individuos de los cuales 8 eran masones, 2 marxistas y 2 católicos. En aquellas circunstancias, el Presidente y su ministro de la Gobernación estarian maniatados por los diez restantes radicalmente anticatólicos. Especialmente Azaña.
Madrid.
 En la mañana del domingo 10 de mayo de 1931 se nauguraba en Madrid en la calle de Alcalá el Club Monárquico Independiente fundado por Juan Ignacio Luca de Tena, que era el Director de ABC y acababa de tener una entrevista en Londres con Alfonso XIII. Lo que pretendía era formar un partido monárquico que se pudiera presentar a las elecciones del mismo modo que los partidos republicanos se habian presentado durante la monarquía.

De lo que allí ocurrió hay diversas versiones adecuadas a la ideología del que hace el relato. Lo cierto es ue se organizó un escándalo a la puerta del edificio, que estaba guardado por la policía, pero de poco sirvió y hubo una pelea entre algunos asistentes y otros que pasaban por la calle. Además parece que un gramófono dejaba oir la Marcha Real. Terminada la pelea, hubo unos que se dirigieron a los talleres de ABC en la calle de Serrano con la intención de apedrearlo y dicen que prenderle fuego. Los de dentro del local se defendieron a tiros. La policia intervino y hubo detenidos.

A continuación se organizó una manifestación frente a la Jefatura Superior de Policía con gritos de ¡Maura no! Porque éste había acudido peresonalmente al Circulo Monárquico a poner orden. Algunas armerias habian sido asaltadas y hubo disparos contra una unidad montada de la Guardia Civil, quema de un quiosco de El Debate, periódico católico y rotura de cristales del escaparate de una librería católica. De paso apedrearon el Casino Militar.

Aquella misma noche, Maura quiso hacer uso de la Guardia Civil para poner orden, sobre todo, al haber recibido un informe de un capitán de ejército de que algunos jóvenes del Ateneode Madrid estaban preparandose para quemar conventos pero se opusieron sus compañeros de gobierno, encabezados por el Presidente Alcalá Zamora. y el ministro de la Guerra Manuel Azaña se opusieron su empleo “contra el pueblo” restando importancia al asunto y diciendo que si sucedía algo no sería más que “justicia inmanente”. Esto lo cuenta Miguel Maura en sus memorias.

Cuando a primeras horas de la mañana del día 11 de mayo estaba reunido el gobierno, llegó la noticia de 1ue la Casa de Profesos de los Jesuitas estaba ardiendo, Miguel Maura intentó de nuevo sacar a la calle a la Guardia Civil, pero los ministros volvieron a negarse, especialmente Manuel Azaña que comentó que:“todos los conventos de Madrid no valían la uña de un republicano” y amenazó con dimitir si por “esta estupidez” sale herido un republicano.

Por la tarde, en vista de la orgía crematoria que se estaba organizando, el gobierno no tuvo más remedio que declarar el estado de guerra, y el mismo general Queipo de Llano leyó públicamente el decreto.

Entre los días 11 y 12 de mayo de 1931 se quemaron intencionadamente los siguientes edificios religiosos en Madrid.
-Casa Profesa de los Jesuitas con una biblioteca considerada como la segunda mejor de España con más de 80,000 volúmenes entre ellos incunables irreemplazables. En el incendio se perdieron ediciones príncipe de de Lope de Vega, Quevedo, Calderón de la Barca y Saavedra Fajardo.
-Colegio de la Inmaculada y de San Pedro Claver y el colegio del ICAI de la calle de Alberto Aguilera con los 20.000 volúmenes de su biblioteca y muchas otras obras .
– El Centro de enseñanza de Artes y Oficios de la calle de Areneros, regentado por los jesuitas.
-Parroquia de Santa Teresa y San José  de los carmelitas descalzos de la Plaza de España.
-Colegio del Sagrado Corazón de Chamartín.
-Colegio de Nuestra Señora de las Maravillas de Cuatro Caminos. Museo de Mineralogía e instrumentos científicos destruidos.
-Convento de las mercedarias Calzadas de San Fernando. En éste se desenterraron las momias de monjas,sacadas a paseo y quemadas luego.
-Colegio de Maria Auxiliadora de las Salesianas.
-Colegio de las Bernardas de Vallecas
Además se intentaron quemar otros doce edificios religiosos, aunque sin conseguirlo. A muchos monjes  los expulsaron de los  edificios que ocupaban y se perdieron cuadros de Zurbarán,Van Dyck, y Claudio Coello aparte del saqueo de estos templos.
Málaga.
En Málaga además del intento de quemar el Palacio Episcopal el año 1930, el mismo día de la proclamación de la República se asaltó la sede del diario La Unión Mercantil y al dia siguiente hubo un intento de asalto de la Residencia de los Jesuitas y el Seminario..
Pero cuando llegaron a Málaga las noticias de lo ocurrido en Madrid, las turbas se echaron a la calle por la noche y empezaron a incendiar la Casa de los Jesuitas y el Palacio Episcopal. Los incidentes duraron hasta el fin de la noche.El gobernador Militar era el general José Gómez Caminero que se opuso a la intervención de la fuerza armada. Incluso llegó a enviar un  cable a Madrid diciendo: “Ha empezado hoy la quema de conventos. Mañana continuará“. O sea, que la chusma tuvo completa libertad para actuar. Y no lo hizo mal, como vamos a ver.

Porque Málaga fué la ciudad más afectada por la quema de edificios religiosos.que afectaron a muchas obras de arte del barroco andaluz. Sobre todo a obras del escultor Alonso Cano. También archivos muy valiosos y piezas de orfebrería, ricos bordados, e imágenes de incalculable valor.
Una de estas imágenes es el llamado Cristo de Mena que los legionarios españoles pasean por Málaga cada Semana Santa. Este Cristo estaba en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, en uno de los barrios populares de Málaga, el barrio del Perchel. La iglesia fué incendiada y sus imágenes destrozadas. Un escultor entró en la iglesia para salvar el Cristo de Mena y sólo pudo llevarse una pierna porque las turbas lo habían destrozado.

Aquel escultor se llamaba Francisco Palma Burgos y lo debió copiar por imágenes fotográficas que tendría a mano de la famosa obra de Pedro de Mena porque terminada la guerra, en el año 1941, el Cristo volvió a la iglesia de Santo Domingo de Guzmán. En la misma iglesia fué quemada la imagen de la Virgen de Belén, también de Pedro de Mena. El actual Cristo de Mena es,por tanto, la reproducción que hizo Palma.

Quizás lo más macabro es lo que ocurrió en la iglesia de San Pablo donde se profanaron la criptas y algún energúmeno estuvo paseando la cabeza de un fraile pinchada en un palo. La mayoría de las tallas que salen hoy en la Semana Santa son copias de las que se quemaron aquel día.

Para no alargar demasiado esta página, la relación de edificios quemados en Málaga es la siguiente:

-Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación.
-Palacio Episcopal.
-Iglesia de la Merced totalmente destruida.
-San Felipe Neri.
-Iglesia de San Pablo.
-Iglesia de los santos mártires.
-Capilla de San José
-Iglesia de San Julián.
-Iglesia del convento de Santo Domingo.
-Convento de San Agustín.
-Convento de Barcenillas.
-Convento de los Ángeles.
-Convento de San José.
-Convento de las Carmelitas Descalzad.
-Convento de las Hermanas de la Cruz.
-Hermanos Maristas.
-Ermita de Zamarrilla
-Convento de la Aurora María
-Iglesia del Puerto de la Torre

Fueron asaltadas y saqueadas

-Iglesia del Carmen
-Iglesia de San Juan
-Iglesia de Santiago
-Iglesia de las Angustias y San Patricio
-Convento e iglesia de San Miguel
-de San Lázaro
-de San Manuel
– de las Catalinas
-de las Reparadoras
-de San José
-de la Concepción
-de San Bernardo
-de la Encarnación
-del Servicio Doméstico
-de la Esperanza
-de la Sagrada Familia
-de las Adoratrices
-de las Mercedarias
-de la Cruz del Molinillo
-de San Carlos
-de las Terciarias Franciscanas
-de San Pedro
– de la Santísima Trinidad.

Ya con menos virulencia hubo también quema de conventos en Sevilla, Granada, Cádiz., Córdoba, Murcia y Alicante.

Cómo había empezado la República, que los tres intelectuales más notoriamente Republicanos, que fueron Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala, los tres pertenecientes a la Alianza Republicana y que habían profetizado aquello de “Delenda est Monarchia” tuvieron que proclamar que:

“Quemar conventos e iglesias no demuestra ni verdadero celo republicano ni espíritu de avanzada, sino más bien un fetichismo primitivo o criminal que lleva lo mismo a adorar las cosas materiales que a destruirlas.”

Y eso, y lo que vendría después a lo largo de cinco años fué lo que destruyó a la República.

 

Origen: El Alimoche

Un comentario en “II República: mayo de 1931, las turbas marxistas queman las iglesias

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s