Cuando todo ha terminado – Marta González Isidoro / Voces desde Oriente Medio

@Bejaelma

Ser cristiano, en Europa, no está de moda, pero no es un crimen. En esta Europa laica, desacralizada y multicultural, confesarte cristiano y encima practicante, puede parecerle a algunos un tanto vintage, pero, al menos de momento, no supone amenaza grave ni peligro vital para el creyente, que puede ejercer su libertad de culto amparado y protegido por las legislaciones de todos los países. Libertad religiosa y de pensamiento, al menos formal, a pesar de que las actitudes de  intolerancia y de prejuicio en el lenguaje y en los actos no se consideran socialmente reprobables, sino manifestaciones amparadas en la libertad de expresión. El deseo de desterrar los símbolos de la vida pública por parte de un sector ideológico que considera arcaica la Doctrina de una Fe que critica pero que no siempre conoce, y una Iglesia que percibe como un poder fáctico y manipulador, es sólo una pequeña muestra del claro retroceso del Cristianismo en nuestro Continente.

En las últimas décadas se aprecia con fuerza el auge de un laicismo radical, militante y cada vez más agresivo, que propugna reducir la vida espiritual al ámbito personal y familiar. Y ante los actos de vandalismo cometidos en diversas ciudades europeas contra iglesias o colegios religiosos, profanación de símbolos o de lugares sagrados, impedimentos y argucias desde las diversas Administraciones Públicas para evitar el paso de procesiones fuera de los días litúrgicos pactados, propuestas surrealistas de Partidos Políticos minoritarios, comentarios satíricos vertidos desde el mundo de la cultura o la política, o la burla casi cotidiana en los medios de comunicación, los Gobiernos e Instituciones públicas responden con el silencio o la tibieza. Sutil forma de discriminación social que anuncia la muerte civil de un legado cultural y ético vinculado a la esencia de nuestra identidad Occidental.

Es la Europa silenciosa que suelta amarras con su alma judeo-cristiana pero que tolera el desafío cultural y social que le plantea la inmigración musulmana en el Continente desde que hace casi un lustro, la llamada intifada de los inmigrantes del otoño de 2005 pusiera de manifiesto la existencia de sociedades paralelas en el seno de las principales ciudades europeas, enclaves extraterritoriales en los que la identidad nacional se viste con la bandera de los países del Magreb, del Shahel y del Oriente Medio a los que los más radicales acuden para unirse a la Yihad. Y, como aquel que se va de campamento, son ya más de 2000 los que, según fuentes de Interpol, han bajado a los infiernos para traernos de vuelta el fuego purificador de la Verdad. La suya, por supuesto, y si hace falta, por la espada.

Y si vivir de acuerdo a los Principios éticos y morales del Cristianismo en Europa es cada vez más un reto, en los países árabes o musulmanes, donde los cristianos constituyen una minoría en peligro de extinción, además de un reto, es un desafío. Y un desafío que se paga, en la mayoría de los casos, con la vida. Discriminados, acosados o asesinados por su fe, la triste realidad es que el escenario geográfico que escogió Dios para enviar su Mensaje a los Hombres es hoy el teatro donde más barbaridades se cometen en su nombre. Y fieles a las Escrituras, por aquello de que “los últimos serán los primeros”, estos depositarios últimos y verdaderos de la Historia de la Revelación, llegados en el siglo VII a la región como elefantes a una cacharrería, loan a Dios invalidando el origen de un Pueblo que se pierde en las brumas del Tiempo y que nos legó, de forma indiscutible, el modo en el que el Hombre se reconcilia con el Creador. Difícil imaginar el lugar que ocupa Dios en el corazón de un hombre que pervierte su Voluntad y su Nombre enviando al descreído al Paraíso por control remoto.

Hace tiempo que Dios decidió mudarse, aunque sigue conservando piso en Jerusalén, la Ciudad Eterna en la que sus pretendidos guardianes barren las miserias de su intransigencia escondiendo las pelusas debajo de las alfombras. Porque en esta Ciudad de Muros, no es lo mismo rezar ante uno que recoge y eleva plegarias al Altísimo que ante otro que maldice su Nombre.

Y en medio de esa nebulosa de fantasía idílica en la que el mundo ha asumido con naturalidad la iconografía de la perversión y el mito sustituye a la tradición en la reconstrucción de una identidad nacional inventada, el Papa Francisco regresa exultante de su peregrinaje por Tierra Santa convencido de que con un Espíritu sereno es más fácil conseguir la reconciliación necesaria para alcanzar la Paz. Y como de Jerusalén a Roma hay sólo un paso, los jardines del Vaticano se transforman en ese Paraíso original desde donde invocar de nuevo al Creador y suplicarle el don de la misericordia y el amor. En un acto, desde luego sin precedentes y cargado de simbolismo, resultó impresionante ver la imagen del Papa Francisco rezando junto al Patriarca Bartolomé, el ya ex Presidente de Israel, Simon Peres y el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas. Una foto para la historia que no hará Historia, porque en esta particular Trinidad, las almas del Padre y del Hijo están unidas por el mismo hilo con el que se cosen los renglones torcidos de Dios. Pero el Espíritu díscolo de aquellos que portan con una mano la rama de olivo mientras que cruzan el fusil y el lanzacohetes por el hombro, extiende su marea verde hasta las mismas puertas de la Ciudad de Dios, prometiendo que la ira del Cielo es tan infinita como el número de combatientes dispuestos a entregar su vida y su alma por una yihad que les abra las puertas a su santidad particular. En esencia, la diferencia abismal entre quienes aman la Vida y quienes hacen del martirio un arma de alcance estratégico.

La Paz, en el ámbito espiritual, no se invoca, se siente. Y poco puede invocar aquel que ha sido capaz de profanar la propia Historia despojando al mismísimo Dios de su identidad judía al envolverle con el trapo de una nacionalidad inventada y una ciudadanía inexistente. En un alarde de ingeniería política, social y religiosa, estosmodernos descendientes del núcleo de población que vivía en la zona desde tiempos prehistóricos, como se definen, han conseguido el reconocimiento espiritual de un proyecto político mitológico, que, lejos de abogar por la concordia, la reconciliación y el reconocimiento, se regocija con el secuestro y el asesinato de quienes consideran su enemigo. Resulta desolador comprobar cómo los dos hermanos que rezan juntos el Shema Israel siguen loando a Dios con la mano tendida a aquel que, cuando todo ha terminado, corre a activar el mando a distancia.

Origen: Voces desde Oriente Medio: Cuando todo ha terminado.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s