..solo faltaban las pruebas: el diario El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del Partido Socialista) Y Los documentos de Caballero y D. Niceto Alcalá Zamora

Portada de "Octubre segunda etapa", de 1935.
El diario El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del Partido Socialista)
En noviembre de 2004 publiqué: El chantaje de la izquierda. Las falsedades de la Guerra Civil española, donde se demostraba paso por paso cómo el Partido Socialista preparó y lanzó la Guerra Civil en octubre de 1934.
Afirmaba en la página 22, que “el 16 de abril de 1939, el ilustre intelectual y liberal doctor Gregorio Marañón escribía desde su exilio y se publicaba en el periódico cubano el Diario de la Marina: “Los políticos españoles que eran liberales cuando empezó nuestra revolución actual –en Asturias, en 1934; y no en Marruecos , en 1936- (…)”.Gregorio Marañón. Obras completas. El gran sapo. Madrid, 1968, vol. IV, p. 541. Era una aseveración de peso, de mucho peso; pero faltaban las pruebas”.
Exactamente, faltaban las pruebas. Cualquier lector que se tome la molestia de repasar todo lo escrito en el diario El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del Partido Socialista), desde que perdieron las elecciones generales de noviembre de 1933 hasta el 3 de octubre de 1934, se dará perfecta cuenta de que el PSOE estaba preparando algo muy importante y definitivo:
-Declaración de Indalencio Prieto Tuero portavoz socialista en el Parlamento, 20 de diciembre de 1933. El Socialista, 21 de diciembre de 1933, p. 3: “Decimos, Sr. Lerroux y Sres. Diputados, desde aquí, al país entero, que públicamente contrae el partido socialista el compromiso de desencadenar, en ese caso, la revolución”: Diario de Sesiones de Cortes. Congreso de los Diputados, 20 de diciembre de 1933, p. 25.
-El Socialista, 3 de enero de 1934, portada:“¿Concordia? No ¡Guerra de clases! Odio a muerte a la burguesía criminal. ¡Atención al disco rojo!”.
-2 de agosto, portada: “Ahora es tiempo. Pero se engañará quien crea que nos limitaremos a escribir. Hacemos algo más. Pero de ello no nos es lícito hablar”.
-25 de septiembre, portada: “Renuncie todo el mundo a la revolución pacífica, que es una utopía. Bendita la guerra contra los causantes de la ruina de España”.
Muy bien, pero eso no eran más que declaraciones amenazantes, o todo lo más indicios; pero faltaban las pruebas. Las pruebas saldrían a la luz en el año 1985, porque la preparación y lanzamiento de la Guerra Civil estaban en las secretas Instrucciones del Comité Nacional Revolucionario elaboradas en febrero de 1934, Instrucciones incluidas en los 1.541 folios mecanografiados y firmados por Francisco Largo Caballero, folios que fueron donados a la Fundación Pablo Iglesias por los hijos del segundo matrimonio de Largo en el año 1976:Francisco Largo Caballero. Notas históricas de la guerra en España (1917-1940). Madrid, 1985.
A lo largo de cientos de páginas uno podrá comprobar cómo el líder socialista Francisco Largo Caballero preparó y lanzó la Guerra Civil española: “En esta acción nos lo jugamos todo y debemos hallarnos dispuestos a vencer o morir. Nadie espere triunfar en un día en un movimiento que tiene todos los caracteres de una guerra civil”. Cómo se creó y quién formaba parte del Comité Nacional Revolucionario; los Comités de cada provincia que sumaban en total más de 24.000 socialistas armados (para al final: ve tú que a mí me da la risa); y así, hasta finalizar con la mentirosa declaración y mofa de Largo ante el tribunal que le juzgó y le absolvió por falta de pruebas.
Sobre los 1.248 documentos y escritos de Niceto Alcalá-Zamora, documentos y escritos que fueron robados en 1937 por el Gobierno socialista del Frente Popular, y que han aparecido en diciembre de 2008 y que están siendo retenidos por el Gobierno socialista del nuevo Frente Popular: ¿qué importancia pueden tener?
¿Qué pueden contener esos documentos y escritos que no sepamos? ¿Qué pueden afirmarse en ellos que no hubiera afirmado anteriormente el mismo autor?: nada.
1. Qué en octubre de 1934 se declaró la Guerra Civil: claro, el 7 de octubre de 1934 se publicó el Decreto en el Diario Oficial de la República.
2. Qué las elecciones municipales de abril de 1931 las ganaron los monárquicos y por eso el rey tuvo que irse –es que si las llegan a perder los monárquicos el rey no sale-: sí, pues según el Anuario Estadístico de 1931, en la primera vuelta electoral celebrada el 5 de abril, los concejales monárquicos sumaban 14.018 frente a los 1.832 concejales republicanos, y que al final y con todas las trampas del nuevo gobierno que se había alzado con el poder ilegalmente, los concejales monárquicos serían 40.324; es decir, el 49’72% con trampa y todo, por lo que podría afirmarse que en esas elecciones municipales los monárquicos las ganaron por una amplia y absoluta mayoría .
3. Y sobre la farsa de febrero de 1936, qué van a decir los documentos de don Niceto que no hubiera declarado él mismo al Journal de Genève en la portada del 17 de enero de 1937: “(…) que el Frente Popular obtenía 200 actas de 473, que el jueves 20 reclamó el Poder por medio de la violencia, que se anularon todas las actas de ciertas provincias donde la oposición resultó victoriosa, y que se proclamaron diputados a candidatos amigos vencidos”: Facsímil del Anexo I de Causa General, 1943. El chantaje de la izquierda, pp. 108 y 109.
4. ¿Ampliarán los papeles de don Niceto lo que declaró a finales del verano de 1937 al corresponsal estadounidense Edward Knoblaugh, será más preciso, dará pruebas con nombres y apellidos?: “Los hombres que ahora gobiernan España fueron un día mis mejores amigos -me dijo con tristeza-. Son como satélites míos … Yo les saqué de la nada y los coloqué en puestos de riqueza e importancia. Si no hubiera sido por mí, no habrían llegado a ser nada (…), el actual Gobierno no tiene vigencia legal, y ni siquiera ha procurado mantener una apariencia de legalidad desde el siete de abril de mil novecientos treinta y seis, cuando sin ceremonia alguna, me despojaron del cargo para que no constituyese obstáculo para sus planes”. H. Edward Knoblaugh. Corresponsal en España. (Nueva York, 1937). Madrid, 1967, pp. 252 a 254. El chantaje de la izquierda, pp. 107 y 108.
5. ¿Documentará don Niceto su contubernio de agosto de 1930, el llamado “Pacto de San Sebastián”, conspiración que consistía en cómo poner en la frontera al rey?
6. ¿Se dirá en esa documentación algo nuevo sobre el caso “Gürtel”, quiero decir, ”Straperlo”, algo nuevo que no hubiese escrito en 1937 Edward Knoblaugh , páginas 13 a 16?
7. ¿Contestará don Niceto en sus papeles al “Yo acuso al Presidente”, lanzado a finales de 1935 por el ex ministro Rafael Salazar Alonso? Bajo el signo de la Revolución. Madrid, 1935. El chantaje de la izquierda, p. 109.
En definitiva, señores socialistas del Gobierno no tengan miedo en dejar libres los documentos, escritos y desmemorias de don Niceto, pues unos pocos, muy pocos, sabemos desde 1985 que existen pruebas de cómo su partido preparó y lanzó la Guerra Civil en octubre de 1934; y después de eso todos los demás documentos, todos, tienen poca importancia.Ángel Manuel González Fernández, junio de 2010.

Adición:
¡Noticia sensacional! para… desmemoriados: “Se publica el original de las Memorias de Alcalá-Zamora. Los documentos aparecieron en 2008. La principal aportación historiográfica de este primer volumen consiste en documentar los apaños con que el Frente Popular falsificó el resultado de las elecciones del 16 de febrero de 1936, consideradas como las últimas democráticas antes de 1977”: La Gaceta (Intereconomía.com), 12 de noviembre de 2011.
Los lectores conocen este tema y todos los temas que les he propuesto y que están a su libre lectura y disposición, por lo que no tengo nada más que añadir que ustedes no sepan. Ángel Manuel González Fernández, 12 de noviembre de 2011.

MIÉRCOLES, 9 DE JUNIO DE 2010

GRACIAS A STALIN EN ESPAÑA TODOS SOMOS FASCISTAS

Para los que desconocen la Historia y los acomplejados, los acomplejados y los que desconocen la Historia ,que es lo mismo, que le llamen a uno “¡fascista!” es el mayor de los insultos; pero no es verdad, porque no es un insulto, es un halago.

La cuestión es muy sencilla: ¿quién se puede ofenderse por lo que diga un asesino de masas y sus seguidores?
Cuando un asesino de masas y sus seguidores te insultan: es un halago; pero cuando un asesino de masas y sus seguidores te halagan: mal vas.
Este es el caso del principal responsable de millones de asesinados, el comunista Iósiv Stalin, José Stalin, o tío Pepe, que en la XVI Asamblea del PCUS (26 de junio al 13 de julio de 1930) calificaba a los que estaban a su derecha de “socialfascistas”, y a los que estaban a su izquierda de “anarcofascistas”;y más tarde, en el Pleno del Comité Central del Partido Comunista de la URSS ( 3 de marzo de 1937 ) dirá de ellos, que “no es una corriente política dentro de la clase obrera, sino una banda, sin principios, y sin ideas, espías y asesinos; una banda  de enemigos rabiosos de la clase obrera”, unos auténticos “agentes trotskistas del fascismo”.
Fieles a la voz de su Amo los comunistas españoles comenzaron a repartir credenciales de fascistas: “De día en día se perfila más claramente el carácter fascista del Gobierno Azaña-Prieto-Caballero”: Mundo Obrero (Órgano Central del PC), 19 de junio de 1933, p. 2.
Antes del comienzo de la Guerra Civil; es decir, de octubre de 1934, el PCE tachaba a los del PSOE de “socialfascista”, cosa que molestaba muchísimo al secretario general de la Juventudes Socialistas, el joven Santiago Carrillo Solares.
El PCE en 1933 calificaba a los de la CNT de “anarcofascistas”, y éstos respondían desde su principal órgano de expresión Solidaridad Obrera, que los “reaccionarios” y los “estalinistas” eran los fascistas.
El 25 de junio de 1936 en el diario El Sol, el dirigente del Partido Republicano Conservador, Miguel Maura escribía: “Los republicanos que con más ahínco y mayor sacrificio personal colaboramos al advenimiento del régimen (…) somos fascistas y merecedores como tales del exterminio (…)”.
El 17 de enero de 1937 desde Treball, órgano oficial de expresión de los comunistas-socialistas catalanes, el PSUC, llamaba fascistas a los del partido izquierdista no sometido a Moscú ,el POUM: “el millor agent de Hitler”. Y los catalanes del POUM y los de la CNT-FAI respondían que ellos eran los fascistas.
Melchor Rodríguez García con carné nº. 2 de la CNT, porque desde primeros de diciembre de 1936 hasta primeros de marzo de 1937 se negó a asesinar a los encarcelados, afirmaba el 21 de abril de 1939: “Cuando regresé a Madrid, después de salvar de la muerte a 1.532 presos en Alcalá, tuve que oír los mayores insultos y amenazas de importantes jefes que me llegaron a acusar de fascismo”: Ya, 21 de abril de 1939.
El secretario general de la Internacional Comunista, el búlgaro Georgi Dimitrov, el 30 de julio de 1937 en un largo informe secreto remitido a Moscú decía, que el ministro de Justicia del Frente Popular y militante del PNV, Manuel de Irujo: “Actúa como un auténtico fascista”. Y más adelante afirmaba de los socialistas de Francisco Largo Caballero: “ En los últimos dos meses, ese grupo ha llegado a un punto en que debemos aplicarle un triple calificativo: trotskista-fascista-anarquista”: Ronald Radosh, Mary R.Habeck y Grigory Sevostianov. España traicionada. Stalin y la guerra civil. Barcelona, 2002, pp. 278 y 280.
En agosto de 1937 en un informe secreto elaborado por el dirigente comunista español Pedro Checa, en una nota a pie de página afirmaba del partido Estat Català: “Es un partido pro-fascista”: España traicionada, p. 468 y nota 111 de la p. 612.
El 15 de mayo de 1939 Santiago Carrillo Solares dirigió una carta de repudio a su padre, Wenceslao Carrillo Alonso, llena de odio y de rencor, y entre otras cosas afirmaba: “Largo Caballero, Araquistain, Baraibar, Zancajo y Cía, agentes del fascismo, lleva al mismo fin que el prefascista de Besteiro”.
En el famoso incidente en la Universidad de Salamanca el 12 de octubre de 1936, Miguel de Unamuno salió del brazo de la esposa del fascista y dictador general Francisco Franco, y a nadie le cabe la menor duda, que si ese incidente hubiese ocurrido en el Frente Popular el gran catedrático habría salido cadáver. Fascistas apoyaron a Unamuno y fascistas fueron sus últimos amigos y confidentes, y fascistas los que cargaron con su féretro cuando murió.
Y por último, fascistas fueron los que ocultaron al poeta Federico García Lorca, y otros fascistas de última hora los que le asesinaron.
Así pues, aquí en España todo el mundo es fascista o descendiente de fascista, y si por una parte es un halago que un asesino de masas y sus seguidores le llamen a uno fascista, por otra, resulta molesto tener que ponerse a la cola precisamente detrás de todos ellos.

Ángel Manuel González Fernández, mayo del 2006.

LOS ASESINATOS DE ENRIQUE LÍSTER (Jesús Liste Forján)

Cuando califiqué de asesino al comunista Enrique Líster, comandante de la XI División del Frente Popular: El chantaje de la izquierda. Las falsedades de la Guerra Civil española. Madrid, 2004, p. 44, algunos se indignaron y se indignan ante esa afirmación; pero fue el mismo Líster quien hasta el último día de su vida se ufanó y justificó sus asesinatos como la cosa más normal del mundo.
Lo primero que hay que recordar es que Líster tenía su cuartel general en Madrid en la calle Lista números 25 y 29, y su checa Lista 29, en donde se interrogó, torturó y se llevó a cabo más de 70 asesinatos registrados por la Causa General: Causa General, Madrid, 1943, p. 86.
Entre los muchos asesinatos de Líster están los ocurridos el 19 de mayo de 1937 en Mora de Toledo, cuando asumiendo el mando sin orden de sus superiores se tomó la justicia por su mano.
Los anarquistas le acusarían de asesinar a “más de sesenta trabajadores”: CNT, 29 de mayo
de 1937, p. 4; pero sólo se conoce con nombres y apellidos el de 21 personas asesinadas por motivos políticos y religiosos, y también la ejecución de unos milicianos cuyo número se desconoce.
Dice Líster: “El 19 llegamos a Mora de vuelta del frente y acantonamos las fuerzas en los alrededores, controlando así las salidas o entradas en el pueblo”, y después publicó “un Bando por el que se ordenaba a todos los militares presentarse en la Comandancia en un plazo de varias horas. Una parte se presentó y fueron enviados a sus unidades en primera línea, otros por el contrario, intentaron escapar (…) pero todos ellos fueron detenidos”: Enrique Líster. Nuestra guerra. París, 1966, p. 126. Esos milicianos que intentaron escapar junto con otros detenidos pertenecían a la XLVI Brigada Mixta y se cree que fueron ejecutados. También ordenó el asesinato de 20 personas, y el día 25 antes de su partida fusiló al ex comunista y militante anarquista Francisco González Moreno.
“Pasaremos, órgano de la 11ª división. Num. 28 de 5 de junio de 1937”, hace una relación de los 21 asesinados a los que denomina “desaparecidos”, y del anarquista Francisco González Moreno, otro “desaparecido”, afirma que era un “chulo y matón, dicho elemento le detuvieron en el pueblo unos milicianos que se desconoce a qué Brigada pertenecían, y desde entonces se ignora su paradero, 29 de mayo de 1937”
De entre esos 21 “desaparecidos” que Líster ordenó asesinar y cuyos delitos según él “eran numerosos, graves, y en algunos casos monstruosos”: Nuestra lucha, p. 126, figuraban cinco mujeres, las hermanas María de los Dolores y María del Carmen Cano Sobreroca, “propagandistas descaradas y activas de Acción Católica”, así sentenciaba Pasaremos (5-6-1937). Otras tres hermanas más, Cándida, Carmen y Edmunda López-Romero Gómez del Pulgar, y que según Pasaremos (5-6-1937), estaban “afiliadas a Acción Católica y Acción Popular. Eran las tres las cabezas dirigentes de la reacción”. En realidad Cándida no era de Acción Católica sino monja teresiana, que se hizo pasar por su hermana casada que tenía hijos pequeños.
De esas mujeres asesinadas Antonio Montero Moreno escribe lo siguiente: “Posteriormente, entrando ya el año 40, pudo averiguarse que todos ellos habían sido asesinados en las inmediaciones de la fábrica de harinas y sepultados en una zanja abierta al efecto en pleno campo. Lo más grave del caso es que, según acredita la exhumación de los cadáveres, las víctimas sufrieron horribles mutilaciones, probablemente antes de morir. En los restos de la madre Cándida apreciaron sus familiares que tenía el cráneo hundido, posiblemente por un golpe de hacha; la mano derecha separada del brazo y cortado uno de los pies”.
Y más adelante añade Antonio Montero Moreno: “En aquel grupo figuraban, asimismo, las hermanas Dolores y María del Carmen Cano Sobrerroca, dos jóvenes de Acción Católica, que dejaron tras sí un ejemplarísimo historial apostólico. También sobre sus cadáveres se han apreciado amputaciones de la mano derecha y señales de haber sido muertas a puñaladas” :Historia de la persecución religiosa en España 1936-1939. Madrid, 1961, pp. 524 y 525. Y también, “Cándida López Romero” y “Carmen Cano Sobreroca” en www.persecuciónreligiosa.es.
Preguntado en una entrevista en el año 1977, Enrique Líster respondió sobre aquellos asesinatos: “Luego me acusaron de que yo había fusilado y tal y cual; y yo he respondido que sí, que yo he fusilado, y que estoy dispuesto a hacerlo cuantas veces haga falta. Porque yo no hago la guerra para proteger a bandidos ni para explotar a los campesinos; yo hago la guerra para que el pueblo tenga la libertad”: Triunfo, 19 de noviembre de 1977, p. 41. Enrique Líster: las trincheras de la guerra.
El italiano de las Brigadas Internacionales Carlo Penchienati, que fue comandante de la Brigada Garibaldi y que acompañó a las tropas del Frente Popular en su retirada a la frontera francesa, acusó a Enrique Líster del asesinato de 24 personas del hospital militar de Bañolas. El hecho ocurrió en la madrugada del 7 de febrero de 1939, cuando Líster en retirada con sus tropas y heridos ordenó la evacuación del hospital de Bañolas, obligando al personal sanitario a acompañarles, y nada más pasar Figueras, en Vilasacra fueron asesinados. De esos 24 asesinados tres eran enfermeras, y una de ellas era Gerti de Gimeno ciudadana austriaca y esposa del director del hospital, asesinada por el ayudante de Líster: Carlo Penchienati. I giustiziati accusano. Brigate Internazionali in Spagna. Roma, 1965, pp. 173 y 174.
Además de este hecho también se ha constatado que en su retirada hacia la frontera francesa, las tropas de Líster muy probablemente habían cometido asesinatos en poblaciones como “Vallès, Terrassa, Palau de Plegamans, les Franqueses, Cardeden, Arbúcies, etc”: Josep M. Solè i Sabatè . Joan Villarroya i Font. La repressió a la reraguarda de Catalunya. Barcelona, 1989, vol. I, pp. 323, 330 a 332.
El periodista y comunicador Julián Lago siempre fue una persona muy singular, y creo recordar que fue a finales de los 80 o principios de los 90 cuando relató en televisión una anécdota sobre Enrique Líster, y que al final terminaba diciendo de él: “Esa era la catadura moral del personaje”. La anécdota la recogió en el libro que escribió un año antes de morir, y es como sigue:
A Julián Lago le pareció una buena idea reunir en una comida a dos personajes de la Guerra Civil, al general Prieto por parte de los nacionales y a Líster por el Frente Popular. Durante la comida Líster quiso ser gracioso y contó lo siguiente:
“- Un día unos milicianos se acercaron para decirme: “Camarada comandante, hay entre nosotros un sacerdote que quiere decirnos misa”. A lo que yo contesté a los milicianos: “Pues que la diga”.
_ ¿Y lo autorizaste, general? –Prieto de vez en cuando daba tratamiento de general a Líster, quien en aquel momento disfrutaba de una fabada que había pedido y cuyo caldo dibujaba de pimentón las comisuras de sus reventones labios.
– Claro, claro, autoricé al curilla aquel a que dijera misa.
– Y luego le mandaste fusilar.
– Por supuesto.
Se produjo entonces un cruce de miradas que hablaban sin hablar entre el general Prieto y el payaso y en medio del ruido de fondo del trasiego del mesón de Fuencarral se hizo un silencio, roto de nuevo por Líster.
– ¿Cómo iba yo a tolerar que en el Quinto Regimiento hubiera un cura que nos dijera misa?”: Julián Lago. Un hombre solo. Barcelona, 2008, p. 129.Ángel Manuel González Fernández, diciembre de 2009.

LOS INCONFESABLES CRÍMENES DEL FRENTE POPULAR: EL SECRETO HORNO CREMATORIO DE ALEXANDER ORLOV

En el año 2004 publiqué que los crímenes de Lenin y Stalin se ocultaron detrás de los crímenes de Hitler, que fue un aventajado discípulo de los métodos de extermino comunistas.

Lev o Leiba Lazarevich Feldbin más conocido como Alexander Orlov fue enviado por Moscú a España como jefe del NKVD; es decir, la policía secreta soviética. Tres meses después de la muerte de Stalin, Orlov publicó un libro titulado: The Secret History of Stalin’s Crimes. Nueva York, 1953 (en español, Barcelona, 1955). En el libro afirmaba que recibiendo órdenes de Moscú había llegado a España en septiembre de 1936 y que había permanecido hasta julio de 1938, fecha de su defección y posterior asilo en los Estados Unidos. El libro era una denuncia de los crímenes cometidos por Stalin; pero de los crímenes que él cometió en España guardó silencio: guardó silencio en el libro, en todos sus escritos y a lo largo de su vida.

Vasili Nikitich Mitrokhin era coronel del KGB –antes NKVD- y supervisor del archivo entre los años 1972 a 1984. Fue tal la impresión que le causó la maldad contenida en algunos informes secretos, que decidió de forma clandestina tomar y guardar notas y copias de esos informes. De entre las miles de notas que tomó en una reseñaba lo siguiente:
Resulta que en el año 1937 en España, Orlov disponía de su propio horno crematorio para deshacerse de los cadáveres de sus víctimas, y que dicho horno estaba supervisado por el coronel del NKVD, Stanislav Vaupshasov. En ese secreto horno crematorio trabajaba un salmantino nacido en 1910 llamado José Castelo Pacheco, militante del Partido Comunista y hombre de la máxima confianza de Orlov, como así lo demostraría con su silencio a lo largo de toda su vida; pero preocupado José por el futuro económico de los suyos, había dado instrucciones en caso de que él faltase. Tras su fallecimiento, una parienta suya -probablemente la mujer con la que convivió-, se dirigió por carta al Gobierno soviético en el año 1982 solicitando una pensión, por los especiales servicios que José había prestado al NKVD durante la Guerra Civil española.

Y así quedó reflejado en la obra de la que Mitrokhin es coautor con Christopher Andrew: The Sword and the Shield: The Mitrokhin Archive and the Secret History of the KGB. Nueva York, 1998. Stanley G. Payne citaba la obra de Andrew y Mitrokhin en su libro: Unión Soviética, comunismo y revolución en España (1931-1939). Barcelona, 2003. De esta forma y por primera vez en español, salía a la luz el hasta entonces secreto horno crematorio de Alexander Orlov, y que yo lo recogí en el libro escrito en enero de 2004 y publicado en noviembre de ese año: El chantaje de la izquierda. Las falsedades de la Guerra Civil española.

Andreu o Andrés Nin Pérez, hermano Pestalozzi desde el 14 de febrero de 1915 -según investigación de María Dolores Gómez Molleda: La Masonería en la crisis española del siglo XX. Madrid, 1986, p. 48 llamada 55-, y uno de los líderes del Partido Obrero de Unificación Marxista y ex consejero de la Generalidad de Cataluña, fue detenido en Barcelona el 16 de junio de 1937 y trasladado a Madrid por orden de Orlov, y en Madrid fue torturado y ejecutado días después. Su cadáver no se ha encontrado, y lo mismo ha sucedido con el de otras personas que Alexandre Orlov había ordenado eliminar.

De sus escritos se desprende que Alexander Orlov era un experto en la mentira y en la falsedad, capaz de no dejar huellas o de borrarlas con pistas falsas, por eso jamás reveló que hubiese cometido asesinatos y menos aún que tuviese su propio horno crematorio. Y no sólo eso, sino que fue lo suficientemente astuto como para escapar de la mortal trampa que le había tendido Stalin, y una vez en su seguro asilo, le envió una larga carta amenazando con revelar documentos comprometedores, y qué doble juego se traería entre manos Orlov, que ni Stalin, ni el NKVD ni después el KGB, jamás se atrevieron a tocarle un pelo, ni a él ni a su familia.

Tampoco hace confesión alguna en su libro de memorias -editado en Moscú en 1971- Stanislav Vaupshasov: un gran héroe según Moscú, un avieso y psicópata según algunos historiadores.
José Castelo Pacheco no hizo pública confesión de sus labores en el horno crematorio, y como buen comunista fue fiel a Moscú hasta la muerte (“falleció en Moscú en 1967”: Isabel Marín Gómez. El laurel y la retama en la memoria: tiempo de posguerra en Murcia 1939-1952. Murcia, 2004, p. 78), y su misteriosa confidente también guardó silencio.

Aunque hay poderosos en este mundo interesados en ocultar los crímenes, las mentiras y las miserias del comunismo, mal que les pese: las checas, los gulags y los hornos crematorios, no fueron inventos de los criminales nazis.
En el 2004 ya dejé escrito, que la superioridad ética y moral de la ideología totalitaria comunista está cimentada y acreditada sobre los millones de cadáveres de sus víctimas, y esa es la única lección que puede dar a la Humanidad, la de ser la mayor portadora del terror, del genocidio, la opresión y la muerte, y todo en nombre del pueblo, de la igualdad, de la libertad y del progreso.
Y por intentar implantar en España esa ideología totalitaria, miles de españoles y de extranjeros -algunos engañados y otros convencidos- lucharon y murieron. Y esa fue la realidad, aunque la mentira y la cínica e interesada desmemoria intente obligarnos, por real decreto ley o incluso constitucionalmente, a que creamos en una falsificada historia.

Ángel Manuel González Fernández, junio de 2008.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: CLÉRIGOS ASESINADOS EN LA ZONA NACIONAL

El semanario gráfico Estampa, que había pasado a manos comunistas, afirmaba el 30 de octubre de 1937 en su página 1: “Una de las más fuertes campañas de difamación que los fascistas españoles han desarrollado contra el Gobierno del Frente Popular español ha estado basada en la cuestión religiosa. Se ha dicho en los diarios fascistas que se editan en terreno español que los republicanos cometían toda clase de atropellos contra los católicos. Se ha hablado de fusilamiento de curas y monjas (…). Contra esta sarta de mentiras, tejida sin el menor ingenio, se alza la realidad auténtica de los hechos (…)”.
También hacía campaña por su cuenta el diarioEuzkadi, órgano oficial del secesionista Partido Nacionalista Vasco, y así, el 10 de noviembre de 1936 en su portada afirmaba: “¡CIENTO CUARENTA! Sacerdotes y religiosos asesinados por los defensores de “la España imperial” en Alaba, Gipuzkoa y Nabarra”.
El 18 de noviembre volvía a su portada con lo mismo: “Se denunció en estas columnas el hecho monstruoso de que los rebeldes habían fusilado ciento cuarenta sacerdotes vascos. Los nombres de algunos de ellos se han publicado ya. Pero con frecuencia nos llegan otros que completan la trágica lista”.
En su portada del 12 de diciembre rebajaba la cifra: “Pasan ya de 30 los eclesiásticos de Euzkadi fusilados”.
Después ya no darían cifras y el 23 de diciembreafirmaba en portada: “El presidente del Gobierno de Euzkadi se dirigió ayer al mundo. (…) los sublevados han asesinado a numerosos sacerdotes y eméritos religiosos por el mero hecho de ser amantes de su pueblo vasco. Triste testigo de estos hechos es Gipuzkoa. Ante la Sede pontificia han llegado estas noticias. Y aquí el presidente del Gobierno de Euzkadi católico, pregunta con el corazón dolorido: ¿Por qué el silencio de la jerarquía? Los sacerdotes asesinados en tierra vasca ocupada por los facciosos, mientras los sacerdotes y religiosos son respetados en la jurisdicción por el Gobierno vasco”.
Pues bien, a todo los afirmado anteriormente, a nivel nacional y según las últimas investigaciones, con nombre y apellidos, fechas y lugares, los seminaristas, novicios, monjas, sacerdotes, frailes y obispos asesinados por el Frente Popular se aproximan a los 7.000.
Y en el territorio del Frente Popular jurisdicción del gobierno vasco se asesinó a 43 sacerdotes diocesanos, 8 sacerdotes religiosos y 8 frailes, en total 59.
Desde septiembre de 2006 se puede consultar la documentación de los archivos vaticanos concerniente a la Guerra Civil española, como son el correspondiente al pontificado de Pío XI años 1922 a 1939, los del Nuncio en España el arzobispo Federico Tedeschini años 1921 a 1936, y especialmente por ser lo que en gran parte se va a tratar en este escrito, los informes del obispo Ildebrando Antoniutti, que fue nombrado por Pío XI como su representante en la zona nacional y como tal actuó desde julio a octubre de 1937.
Una investigación del archivo ha sido elaborada en una importante síntesis por Santiago Martínez Sánchez. Mons. Antoniutti y el clero vasco (julio-octubre de 1937). Universidad de La Rioja, 2007.
Antes que nada hay que decir, que el obispo y representante vaticano Antoniutti fue y sigue siendo persona despreciada por los secesionistas y la mayoría del clero vasco.
La misión del prelado no pudo comenzar más desafortunadamente, pues pretendía pasar la frontera a la zona nacional el 27 de julio de 1937, con el permiso de la embajada española en Roma; es decir, con el visto bueno del Gobierno del Frente Popular, o lo que es lo mismo, que el Vaticano todavía no había reconocido al Gobierno de la España nacional.
El 14 de agosto de 1937 visitó por primera vez a los clérigos vascos encarcelados en el convento de El Carmelo, de Bilbao, informando seguidamente al Vaticano que había 81 clérigos acusados de secesionistas: 63 sacerdotes seculares, 13 carmelitas descalzos y 5 pasionistas. En ese informe señalaba, que la actitud nacionalista de algunos de ellos no iba a facilitar una labor de clemencia.
De esos 81 clérigos, un sacerdote secular y un carmelita descalzo y capitán castrense estaban condenados a la pena capital, y otros tres más, entre ellos un afiliado al PNV, a la pena capital que había solicitado el fiscal pero cuyas sentencias no eran definitivas. Ninguna de esas penas fueron ejecutadas y como se verá más adelante, el último asesinato de un sacerdote secesionista fue el 16 de mayo de 1937.
Antoniutti remitía continuos informes al Vaticano, dando toda clase de detalles y relación completa de los clérigos presos: nombres y apellidos, fecha de la ordenación, cargos eclesiásticos, fecha de su ingreso en la cárcel, acusaciones contra ellos y relación de los 164 desterrados y exilados en Francia, Bélgica e Inglaterra.
También enviaba telegramas cifrados al Vaticano, como el remitido el 7 de septiembre de 1937, en el que se mostraba muy pesimista, porque los militares de Franco protestaban contra la propaganda que los clérigos vascos exiliados desarrollaban en Francia.
(Al respecto y como ejemplo el lector debe saber lo siguiente. Cierto sacerdote secesionistas vasco en mayo de 1937 fue detenido y enviado a la cárcel y después de dos semanas en prisión, fue obligado a firmar un papel que acreditaba que era puesto en libertad, y acto seguido le metieron en un coche con rumbo a la frontera francesa. El sacerdote pasaría el resto de su vida escribiendo artículos y libros contra la dictadura de Franco, y eso fue escrito como testimonio por él mismo).
El 7 de septiembre de 1937 Antoniutti envía un extenso informe donde acusa a los militares de Franco, que debido al secesionismo del clero y como venganza, habían cargado contra muchos indefensos ciudadanos.
Del clero vasco dice que era bueno, pero que gran parte fue seducido por la engañosa propaganda de un nacionalismo exagerado, hasta el punto de llevarles a aliarse con los comunistas, y que al menos unos 400 clérigos estaban afiliados al PNV.
Que los dirigentes católicos vascos habían demostrado una inconsciencia inexplicable al aliarse con los comunistas, con la esperanza que después de la victoria final se respetaría una República católica de Euskadi, cuando precisamente con ese gobierno vasco habían sido masacrados cuarenta sacerdotes vascos y miles de los mejores ciudadanos católicos.
El 21 de septiembre de 1937, de los 81 clérigos encarcelados en El Carmelo, 54 firman su “respetuoso acatamiento y sincera sumisión cristiana a la Autoridad constituida del Gobierno Nacional del Generalísimo Franco, (…) de una España grande con sus regiones”, y que aceptan sin condiciones el “juicio y dictamen de la Iglesia sobre la unión guerrera del nacionalismo vasco con los rojos”.
En su último escrito de 3 de octubre, Antoniutti era pesimista respecto a que los clérigos exiliados pudiesen volver, “porque habían intensificado sus actividades separatistas, de acuerdo con los comités de refugiados del gobierno vasco en el exilio, hablando y escribiendo y actuando de manera poco correcta”.
Ese mismo mes Antoniutti finalizó su misión al ser nombrado Encargado de Negocios de la Santa Sede en la España nacional, y hasta su marcha en junio de 1938 siguió intercediendo por el secesionista clero vasco.
Fueron asesinados por ser secesionistas:
+ 1. José Adarraga Larburu, sacerdote diocesano, nacido en Villabona (Guipúzcoa), fusilado en Hernani (Guipúzcoa) el 17 de octubre de 1936.
+ 2. Gervasio Albisu Bidaur, sacerdote diocesano, nacido en Rentería (Guipúzcoa), fusilado en Hernani el 9 de octubre de 1936.
+ 3. José Joaquín Arín Oyarzabal, sacerdote diocesano, nacido en Villabona, fusilado en Oyarzun (Guipúzcoa) el 24 ó 25 de octubre de 1936.
+ 4. José Ariztimuño Olaso, sacerdote diocesano, nacido en Tolosa (Guipúzcoa), fusilado en Hernani el 18 ó 19 de octubre de 1936.
+ 5. Leonardo Guridi Arrazola, sacerdote diocesano, nacido en Oñate (Guipúzcoa), fusilado en Oyarzun el 24 ó 25 de octubre de 1936.
+ 6. Jorge Iturricastillo Aranzabal, sacerdote diocesano, nacido en Elgueta (Guipúzcoa), fusilado en Oyarzun el 7 de noviembre de 1936.
+ 7. Martín Lecuona Echabeguren, sacerdote diocesano, nacido en Oyarzun, fusilado en Hernani el 8 ó 9 de octubre de 1936.
+ 8. José Marquiegui Olazabal, sacerdote diocesano, nacido en Deva (Guipúzcoa), fusilado en Oyarzun el 25 de octubre de 1936.
+ 9. Alejandro Mendicute Liceaga, sacerdote diocesano, nacido en Alza (Guipúzcoa), fusilado en Hernani el 23 ó 24 de octubre de 1936.
+ 10. Celestino Onaindía Zuluaga, sacerdote diocesano, nacido en Marquina (Vizcaya), fusilado en Hernani el 28 ó 29 de octubre de 1936.
+ 11. José Ignacio Peñagaricano Solozábal, sacerdote diocesano, nacido en Marquina-Echevarría (Vizcaya), fusilado en Hernani el 27 ó 28 de octubre de 1936.
+ 12. José Sagarna Uriarte, sacerdote diocesano, nacido en Ceánuri (Vizcaya), fusilado en Amalloa-Marquina (Vizcaya) el 20 de octubre de 1936.
Respecto a este sacerdote he de decir que hace unos años, una sobrina suya y alcaldesa por el PNV decía que su tío no estaba metido en política y que fue por venganza falsamente acusado por uno del pueblo.
El secesionista diario del PNV, Euzkadi, el 8 de noviembre de 1936 escribía en suportada:“Mártires de la patria. Un mártir más de nuestra causa. Uno más a la lista interminable de los que murieron por Jaugoikua y por Lagi-Zarra. José de Sagarna fue advertido por unos amigos de que los facciosos rodeaban Berriatua y que presentían un grave peligro para él. Los facciosos irrumpieron inopinadamente en el pueblecito y el joven sacerdote apenas tuvo tiempo para esconderse en un caserío de las inmediaciones. Allí estuvo oculto apenas quince días. Alguien supo dónde se encontraba: alguien de alma ruin que no tuvo escrúpulos y lo delató a los facciosos y que permitió a éstos aprisionarlo.
“- A mí me mataréis –dijo cuando los fusiles le amenazaban mortalmente- pero el ideal por el que me lleváis a la muerte no lograréis extirparlo en los corazones de los hombres de esta amada tierra. Ese ideal prevalecerá.
– Soy, y no lo oculto, nacionalista vasco –contestó con gallardía”.
+ 13. Román de San José Urtiaga Elerburu, carmelita descalzo, nacido en Zaldibar (Vizcaya), fusilado en Amorebieta (Vizcaya) el 16 de mayo de 1937, y fue el último clérigo asesinado por el bando nacional en las Vascongadas.
Informe secreto del dirigente del Partido Comunista, Pedro Checa, agosto-septiembre de 1937: “Las derrotas sufridas en el norte (…). La derrota también se debió a la falta de suficientes comisarios políticos fiables y probados (la mayoría eran sacerdotes católicos)”: Ronald Radosh, Mary R. Habeck y Grigory Sevostianov. España traicionada. Stalin y la guerra civil. Barcelona, 2002, p. 476.
Existe otros tres casos de clérigos fusilados y que algunos añaden a la lista como “curas vascos”:
+ 14. José Otano Mikeliz, sacerdote claretiano, nacido en Lerga (Navarra), fusilado por secesionista en Hernani el 23 ó 24 de octubre de 1936.
+ 15. Santiago Lucus Aramendia, sacerdote castrense, nacido en Pitillas (Navarra), era conocido por sus ideas izquierdistas, y en alguna ocasión y para no ser detenido por la policía se identificaba con su carné de teniente. Detenido en Vitoria fue llevado a Pamplona y fusilado en la cuesta de El Perdón el 3 de septiembre de 1936.
+ 16. Antonio Bombín Hortelano, sacerdote franciscano que ejercía de profesor en el colegio franciscano de Anguciana (La Rioja). En 1932 estaba en litigio con la comunidad franciscana porque querían exclaustrarlo. Se sabe que era “próximo a la ideología socialista” y que a partir de febrero de 1936 escribía artículos en el semanario Izquierda Republicana, participando como orador en un mitin en favor del Frente Popular, fue fusilado con su hábito por falangistas en el Puente de Briñas, en Haro (La Rioja) a finales (el 25) de julio de 1936, y su cadáver apareció en Laguardia (Álava).
Otros clérigos fusilados:
+ 17. Mauricio Santaliestra Palacín, ex escolapio y sacerdote, miembro del Comité de Guerra de Grado (Asturias), fusilado en Avilés (Asturias) el 12 de diciembre de 1937.
+ 18. Alfredo Santirso Álvarez, sacerdote fusilado en Gijón (Asturias).
+ 19. Pedro Julve Hernández, párroco de Las Cuerlas (Zaragoza). Según otra fuente era párroco de Torralba de los Sisones (Teruel) y tenía un pariente que fue alcalde del Frente Popular y las autoridades militares acusaban a Pedro de ser su inculcador de ideas comunistas, por lo que fue detenido el 25 de julio de 1936 y trasladado a la cárcel de Teruel y nunca más se supo de él.
+ 20. Francisco Jaime Cantín, párroco de Almohaja (Teruel), fue detenido y trasladado a la prisión de Teruel el 25 de julio de 1936, y fusilado a últimos de agosto o primeros de septiembre de 1936. Según otra fuente era carlista y párroco en Calamocha (Teruel). Al parecer tiempo atrás él y un hermano terrateniente tuvieron un juicio contra otras personas por asunto de tierras, juicio que perdieron, por lo que denunciaron al juez acusándole de rojo peligroso, y el juez fue fusilado el 12 de septiembre de 1936. Un hermano del juez que era oficial del bando nacional descubrió que el terrateniente y el cura habían aportado pruebas falsas para acusar a su hermano, por lo que hizo fusilar al terrateniente el 27 de septiembre. Cuando Francisco acudió al cuartel de la Guardia Civil para saber el destino de su hermano, fue arrestado y trasladado a la cárcel de Teruel donde sería fusilado el 12 de diciembre de 1936.
+ 21. Jeroni Alomar Poquet, párroco de la mallorquina Llubí, era de familia acomodada y le gustaba la buena vida, de carácter caprichoso y exaltado, y según su obispo un sacerdote poco ejemplar. Parece ser que la familia desde hacía tiempo tenía problemas por cuestiones de tierras , y aprovechando el momento antiguos enemigos comarcales le tendieron una trampa, induciendo a Jerónimo a que ayudase a tres desertores a cambio de dinero. Fue detenido y defendido por su tío alférez de complemento en el juicio celebrado el 12 de mayo de 1937, y fusilado en Mallorca el 7 de junio de 1937. Puede que Jerónimo fuese un contradictorio y un provocador, pues se cuenta de él que cuando pasaba la bandera de Falange saludaba con el puño cerrado, y que cuando iba a ser fusilado gritó : “¡Viva Cristo Rey!”; pero Jerónimo no tenía las manos manchadas de sangre ni incitó a nadie a que se las manchara.
+ 22. Andrés Ares Díaz, párroco del coruñés Val de Xestoso, Monfero. Se negó a entregar el dinero de la iglesia a los nacionales, por lo que fue acusado de guardarlo para ayudar al Socorro Rojo. No pudiendo demostrar sus acusaciones le encarcelaron, pero fue sacado de la prisión y fusilado en Barallobre el 3 de octubre de 1936.
+ 23. José Pascual Duaso, párroco de Loscorrales (Huesca). El proclamado alcalde en mayo de 1933 pertenecía al Partido Republicano Radical Socialista, y lo primero que hizo fue multar al cura José por celebrar un entierro católico, y después ordenó el derribo de una antigua cruz de piedra. Ese mismo sujeto, una vez que el pueblo cayó en zona nacional, en septiembre de 1936 se afilió a Falange junto con otros dos amigos que también habían militado en el PRRS. Dueños del pueblo y como el sacerdote les resultaba incómodo, escribieron al Obispado de Huesca alegando una serie de mentiras y solicitando el traslado del párroco. Como el obispo no les contestó, el 22 de diciembre de 1936 se presentaron los tres en la casa de José y el antiguo alcalde le asesino de tres tiros. Los tres asesinos pasaron tres años en la cárcel y después fueron puestos en libertad, pero jamás volverían al pueblo.
+ 24. Pablo Sarroca Tomás, nacido en Vic-Bigorre (Francia), pertenecía al clero castrense desde octubre de 1917, pero estaba sometido a disciplina eclesiástica por su irregular comportamiento sacerdotal. Era teniente y durante la Guerra con pistola al cinto interrogaba a los detenidos en la checa de los Servicios Especiales de Prensa y Propaganda de Madrid, checa que dirigía el presidente de las Juventudes de Izquierda Republicana y por dos meses jefe del SIM, Prudencio Sayagües. Pablo fue detenido al finalizar la Guerra y se le abrió juicio militar en mayo de 1939, y el juzgado militar de Alcalá de Henares de Madrid le condenó y fue fusilado el 11 de noviembre de 1940.
+ 25. Bernardo Blanco Gaztambide, sacerdote diocesano y profesor de latín en un instituto de Astorga (León). En octubre de 1936 fue suspendido “a divinis” por su obispo, porque “tenía amistad con republicanos y socialistas y había ido a los mítines de los enemigos de la Iglesia”. Detenido el 21 de octubre fue llevado a la prisión de San Marcos de León. Se negó a quitarse la sotana cuando fue fusilado días después en el monte de Villadangos del Páramo.
+ 26. Eloy Gallego Escribano, militar que tomó el hábito de franciscano capuchino con el nombre de Emiliano María Revilla. En febrero de 1932 solicitó “el reingreso en el Ejército con el empleo de capitán de Infantería y el retiro”, pero “se desestima la petición”. En enero de 1937 la prensa del Frente Popular daba la noticia de que había sido fusilado por los fascistas, y que había muerto abrazando un crucifijo y dando vivas a la República. En 1952 sus familiares solicitaban “que se declarase el fallecimiento, habiendo desaparecido del pueblo de Revilla Vallejera (Burgos), donde tuvo su último domicilio, el día 23 de julio de 1936, ignorándose desde entonces su paradero y sin que se haya vuelto a tener noticias suyas”. Según Isaac Rilova Pérez. Guerra Civil y violencia política en Burgos (1936-1939). Burgos, 2001, pp. 171 y 186, fue “detenido el 29 de julio y entregado a fuerzas de Falange Española para ser conducido a Vitoria, por lo tanto presumiblemente fusilado”, en la “saca del 4 de septiembre de 1936”. Este mismo mes de julio de 2011, en la fosa de La Legua término de Gumiel de Izán en Burgos, se ha encontrado los restos de un esqueleto con un crucifijo.

Como no podía ser de otra forma, en la lista no podían estar ex sacerdotes y ex religiosos secularizados hacía años, como el caso del ex socialista, republicano y hermano Matías Usero Rey-Torrente, o el anarquista Ramón Quiñones Barragán.
Tampoco debía figurar el comandante castrense del ejército del PNV, José María Korta Uribarren, que fue abatido en el frente de Asturias en marzo de 1937.
En cuanto a los inventos literarios de curas asesinados hay unos cuantos:
a) El imaginario “padre Muiño”, invento de un hermano y alto cargo socialista, al que según él, unos legionarios le cortaron los brazos y le remataron a machetazos en Toledo. Precisamente José María Ruiz Alonso que silencia el terror cometido por el Frente Popular ,y que no ahorra detalles al citar el terror de las tropas nacionales tras la toma de Toledo 27 y 28 de septiembre de 1936; como por ejemplo, citando el falso fusilamiento de 20 mujeres en estado de gestación que se encontraban en la Maternidad, caso desmentido por su propio trabajo (2004) al constatar con nombres y apellidos, fechas y circunstancias, todos los asesinados cometidos en Toledo por los nacionales, y que fueron 5 las mujeres asesinadas : dos en 1936, una en 1937, otra en 1940 y la última en 1941 ; pues bien, ni rastro del tal Muiño.
b) “Los curas sevillanos”.
En octubre de 1936 algunos periódicos de Madrid daban la noticia de que un evadido de Sevilla informaba que cuando un tal doctor Piqueras iba a ser fusilado, se presentó un cura diciendo que era su padre y que pedía que no le ejecutasen, y que fusilaron al padre y al hijo. El supuesto “cura de Carmona”, que llamó asesinos a unos falangistas y que días después apareció muerto en la carretera; ahora bien, ni los trabajos de Nicolás Salas sobre Sevilla (1992 y 2009), ni las investigaciones de José Torres Rodríguez recogidas por Salas sobre Carmona, ni el trabajo de Antonio Lería editado por el Ayuntamiento de Carmona (2008) dicen una palabra sobre esos “curas sevillanos”. El Boletín Oficial Eclesiástico del Arzobispado de Sevilla. Núm. 1316, de 15 de diciembre de 1937, pp. 227 y 228, publicó los nombres de los sacerdotes fallecidos en los años 1936 y 1937 y no figura ningún sacerdote fallecido en Carmona.
Y por último hay que decir también por simple conocimiento que fueron asesinados varios sacristanes, conozco el caso de dos de ellos; pero no fueron fusilados por ser sacristanes sino por ser anarquistas.

Hay algunos que aprovechando el desconocimiento sobre el tema, y especialmente con ánimo rencoroso, acusador y revanchista, dicen no entender porqué la Iglesia sólo canoniza y beatifica a las víctimas de un bando.
En primer lugar, no eran víctimas de la Guerra Civil, sino víctimas que en la Guerra Civil fueron asesinadas por su fe y por odio a Jesucristo y a su Iglesia.
Y en segundo lugar, para poder abrir una causa de martirio la persona debe reunir dos condiciones:
a) Que sea odiada, perseguida y martirizada sólo por causa de la fe.
b) Que además de llevar una vida cristiana a imitación de Jesucristo, muera orando y perdonando públicamente a sus asesinos.
De los 26 casos tratados ninguno fue asesinado por su condición sacerdotal o religiosa, la mayoría fueron asesinados por secesionistas (“apóstol de la raza , mártir de la causa”: Euzkadi, 4-11-36, portada), o por su significación izquierdista, y tres casos por venganza personal. Más aún, la simple condición sacerdotal y religiosa fue la que llevó a casi 7.000 a la muerte en el Frente Popular, -muerte por cierto en la mayoría de los casos de la forma más despiadada y cruel que uno se pueda imaginar-, y fue precisamente esa simple condición sacerdotal y religiosa la que salvó de la muerte a casi 300 en el bando nacional.
No debe finalizar este trabajo sin antes denunciar a todos aquellos autores –las excepciones se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos-, que habiendo dedicado su investigación a la persecución religiosa en una diócesis o en una comunidad religiosa, han despreciado o silenciado los asesinatos en la zona nacional; es decir, el poco aprecio por la verdad, su parcialidad, o si se quiere desde el punto de vista cristiano su falta de caridad con esas víctimas, el no haberlas recordado con unos simples renglones, sólo por el mero hecho de que no fueron asesinados por motivos exclusivamente religiosos.
Referencias:
1 a 16: Joseba Goñi Galarraga (1989).
1 a 14: Mikel Aizpuru (2007).
15: Vicente Huici Urmeneta (1982). Ramón Salas Larrazábal (1983). Altaffaylla Kulturaldea (2004).
16: Antonio Hernández García (1984). Francisco Bermejo Martín (1984). Joseba Goñi Galarraga (1989). Jesús Vicente Aguirre González (2007).
17: Ángel Garralda García (2006). Todoslosnombres.es
18: Ángel Garralda García (2006).
19 y 20: Isidoro Miguel García (2008). Julián Casanova (1992). Édgar González Ruiz (2004) citado por Paul Preston (2012). La cita de Édgar González Ruiz está en la página 374 llamada 127 y se puede ver en:www.segen.buap.mx/au/cuadernos/cua-28-carhist.pdf.
21: Josep Massot i Muntaner (1991). Nicolau Pons i Llinás (1995).
22: Henrique Sanfiz (1996). Xosé Manuel Suárez (2002).
23: Víctor Pardo Lancina (2002 y 2009).
24: ABC 19-10-1917. Causa General (1944).
25: Ramón Carnicer (1979). Wenceslao Álvarez Oblanca (1986 y 2009).
26: ABC, 17 de septiembre de 1921, p. 9. 13 de noviembre de 1921, p. 6. 19 de noviembre de 1921, p. 7 y 23 de noviembre de 1921, p. 9. La Vanguardia, 20 de septiembre de 1921, p. 12. La Correspondencia Militar, 9 de febrero de 1932. ABC, 28 de enero de 1937, p. 7. La Vanguardia, 28 de enero de 1937, p. 5. ABC, 22 de septiembre de 1951, p. 22 y 31 de octubre de 1951, p. 35. Isaac Rilova Pérez (2001). Periodista Digital.com, blogs, 16 de junio de 2006. El País.com, 11 de julio de 2011.Ángel Manuel González Fernández, mayo de 2010 y mayo de 2015.

PERSECUCIÓN RELIGIOSA EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1934-1939: MÁRTIRES SEGLARES BEATIFICADOS

La Iglesia católica reconoce como mártir a la persona que da su vida por amor a Dios: “Él nos amó primero” (1 Jn 4:19), y a imitación de Jesucristo en la cruz muere orando y perdonando a sus asesinos.

José Antonio Ullate Fabo afirma: “Quienes no entienden que la Iglesia solo canonice a las víctimas del terror de un bando deben recordar, que el odio a la fe es requisito indispensable para el martirio. Y fueron los pupilos de Stalin y Bakunin, los que quisieron erradicar a la Iglesia”.La Razón, 21-11-1999.
Si bien es cierto que no existen cifras definitivas –excepto de los obispos: 12 – de los seglares, seminaristas y novicios, sacerdotes, religiosas y religiosos asesinados desde octubre de 1934 hasta abril de 1939, desde los totales de los martirologios diocesanos de los años 40 hasta la última investigación del año 2006, la suma total se acerca a los 10.000 martirizados: unos 7.000 -6.979 ó 6.980 por ahora- consagrados, incluyendo seminaristas y novicios y aproximadamente unos 3.000 seglares.
Antonio Montero Moreno en su importantísima investigación: La persecución religiosa en España 1936-1939, editada en Madrid en 1961, dedicaba un capítulo a los seglares martirizados por causa de la fe y ya entonces enunciaba tres puntos importantes:
1º. La dificultad y la escasa atención que se había dedicado a las causas de los mártires seglares: “La estadística, forzosamente imprecisa por la misma naturaleza de los hechos, de estas personas civiles sacrificadas en razón de un motivo religioso ha sido intentada, que sepamos, en 13 diócesis españolas: Huesca, Gerona, Granada, Tortosa, Albacete, Valencia, Cuenca, Guadix, Zaragoza, Toledo, Badajoz, Vich y Córdoba”. p. 541.
2º. Como trabajo bien realizado citaba el ejemplo de la archidiócesis de Valencia: “Un buen paso en la apreciación que nos ocupa lo ha dado la archidiócesis de Valencia instruyendo un proceso especial de beatificación sobre los casos más señalados de hombres y mujeres en cuya sangrienta eliminación jugó carta decisiva su ejecutoria religiosa. Leyendo con detención las biografías de esos 18 hombres y 20 mujeres presentadas al tribunal eclesiástico, se saca como conclusión que esas cuatro docenas de hijos insignes de la Iglesia eran acreedores, aun sin derramamiento de sangre, a un expediente sobre virtudes heroicas. No cabe duda de que supone un gran acierto para el recto enfoque del tema fichar adecuadamente todos los datos apostólicos y ascéticos de las personas en cuestión para calibrar luego con exactitud los motivos que determinaron su condena a la pena capital”. p 544.
3º. “Queda ciertamente mucho por hacer en la mayor parte de la diócesis afectadas por la persecución, y habría que aplicar un tratamiento aún más científico a los sectores ya estudiados”. p. 545.

* Beatificado el 1 de octubre de 1995:
+ 1. Vicente Vilar David. Manises (Valencia) 28-6-1869. Ingeniero industrial. Casado. Comprometido con la vida parroquial y el apostolado, fundador de el Patronato Acción Social. Martirizado en Manises 14-2-1937.
* Beatificado el 4 de mayo de 1997:
+ 2. Ceferino Giménez Malla: “El Pelé”. Fraga (Huesca) 26-8-1861. Gitano. Casado. Pertenecía a la Adoración Nocturna y a la Tercera Orden Franciscana. No quiso renegar de su fe y fue fusilado muriendo con el rosario entre las manos. Barbastro (Huesca) 8-8-1936.
* Beatificados el 11 de marzo de 2001:
+ 3. Carmen García Moyon. Nantes (Francia) 13-9-1888. Hija de padre español y madre francesa, se trasladó con su familia a Torrente (Valencia). Soltera. Carlista. Cooperadora parroquial y trabajadora social, puso un taller de costura para enseñar a las jóvenes a coser y a bordar. Después de un intento de violación fue quemada viva. Torrente 30-1-37.
+ 4 y + 5. Dolores y Consuelo Aguiar-Mella y Díaz. Montevideo (Uruguay) 29-3-1897 y 29-3-1898. Solteras. Sus labores. Hijas del vicecónsul del Uruguay en Madrid. Estudiaron en las Escolapias, y por auxiliar y proteger a sus antiguas profesoras fueron martirizadas. Madrid 19-9-36. “Me dijo su hermano que las muchachas fueron violadas antes o después de matarlas”, según testimonio del corresponsal estadounidense Edward Knoblaugh.
+ 6. Francisco de Paula Castelló Aleu. Alicante 19-4-1914. Técnico químico. Soltero y con novia. Pertenecía a la Acción Católica. Lérida 29-9-36.
+ 7. Luis Campos Górriz. Valencia 30-6-1905. Licenciado en Filosofía y doctor en Derecho. Viudo. Secretario general de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas y secretario nacional de la Juventud Católica Española. Picadero de Paterna 28-11-36.
Mártires pertenecientes a la Acción Católica de Valencia:
+ 8. Amalia Abad Casasempere. Alcoy (Alicante) 11-12-1897. Sus labores. Carlista. Viuda y madre de dos hijas. Benillup (Alicante) 28-9-36.
+ 9. Ana María Aranda Riera. Denia (Alicante) 26-1-1888. Sus labores. Soltera. Paterna 14-10-36.
+ 10. Florencia Caerols Martínez. Caudete (Albacete) 20-2-1890. Obrera textil. Soltera. Era carlista y presidenta del Sindicato Católico Femenino desde 1927. Rotglá Corberá 2-10-36.
+ 11. María Climent Mateu. Játiva 13-3-1887. Sus labores. Soltera. Martirizada junto con su madre. Játiva 20-8-36.
+ 12. Társila Córdoba Belda. Sollana 8-5-1861. Sus labores. Viuda y madre de tres hijos fallecidos. Algemesí 17-10-36.
+ 13. Francisca Cualladó Baixaulí. Valencia 3-12-1890. Modista. Soltera. La arrancaron la lengua antes de fusilarla. Benifayó 19-9-36.
+ 14. María Teresa Ferragud Roig. Algemesí 14-1-1853. Sus labores. Viuda. Martirizada junto con sus cuatro hijas religiosas: Josefa agustina y Felicidad, Joaquina y Vicenta capuchinas, todas beatificadas. Alcira 25-10-36.
+ 15. Luisa María Frías Cañizares. Valencia 20-6-1896. Profesora de la Universidad de Valencia. Soltera. La sacaron los ojos y la cortaron la lengua antes de fusilarla. Paterna 6-12-36.
+ 16. Encarnación Gil Valls. Onteniente 27-1-1888. Maestra nacional. Soltera. Asesinada junto a su hermano Gaspar que era sacerdote. Olleria 24-9-36.
+ 17. María Jordá Botella. Alcoy (Alicante) 26-1-1905. Sus labores. Soltera. Benifallim (Alicante) 27-9-36.
+ 18. Herminia Martínez Amigó. Puzol 31-7-1887. Sus labores. Asesinada junto con su marido. Gilet 27-9-36.
+ 19. María Luisa Montesinos Orduña. Valencia 3-3-1901. Sus labores. Soltera. Asesinada junto con su padre viudo, sus tres hermanos y su tía. Picasent 28-1-36.
+ 20. Josefa Moscardó Montalvá. Alcira 10-4-1880. Sus labores. Carlista. Soltera. Alcira 22-9-36.
+ 21. María del Olvido Noguera Albelda. Carcagente 30-12-1903. Sus labores. Soltera. Benifairó de Valldigna 30-11-36.
+ 22. Crescencia Valls Espí. Onteniente 9-6-1863. Sus labores. Soltera Martirizada junto con sus tres hermanas. Ollería 27-9-36.
+ 23. María Purificación Vidal Pastor. Alcira. 14-9-1892. Maestra nacional. Soltera. Asesinada junto con sus dos hermanos. Alcira 22-9-36.
+ 24. María del Carmen Viel Ferrando. Sueca 27-9-1893. Sus labores. Soltera. El Saler de Valencia 5-11-36.
+ 25. María del Pilar Villalonga Villalba. Valencia 22-1-1891. Sus labores. Soltera. Burjasot 11-12-36.
+ 26. Sofía Ximénez Ximénez. Valencia 15-10-1876. Sus labores. Viuda y madre de dos hijos. Martirizada junto con su hijo Luis, minusválido psíquico, su hijastra María Josefa del Río y su hermana Purificación Ximénez, ambas Carmelitas de la Caridad también beatificadas. Picadero de Paterna 23-9-36. Su cuerpo está incorrupto.
+ 27. Rafael Alonso Gutiérrez. Onteniente 14-6-1890. Administrador de Correos. Carlista. Casado y padre de cuatro hijas. Torturado y fusilado, muriendo horas después. Agullent 11-8-36.
+ 28. Marino Blanes Giner. Alcoy (Alicante) 17-9-1888. Empleado de banca. Carlista. Casado y padre de cinco hijos. Alcoy 7-9-36.
+ 29. José María Corbín Ferrer. Valencia 26-12-1914. Licenciado en Ciencias Químicas. Carlista. Soltero. Santander, barco prisión “Alonso Pérez” 27-12-36.
+ 30. Carlos Díaz Gandía. Onteniente 25-12-1907. Cestero. Carlista. Casado y padre de una niña de ocho meses. Torturado y fusilado en Agullent 11-8-36.
+ 31. Salvador Damián Enguix Garés. Alcira 27-9-1862. Veterinario. Carlista. Viudo y padre de cinco hijos. Alcira 28-10-36.
+ 32. Ismael Escrihuela Esteve. Tabernes de Valldigna 20-5-1902. Labrador. Casado y padre de tres hijos. Picadero de Paterna 8-9-36.
+ 33. Juan Bautista Faubel Cano. Llíria 3-1-1889. Pirotécnico. Casado y padre de tres hijos. Paterna 28-9-36.
+ 34. José Ramón Ferragud Girbés. Algemesí 10-10-1887. Labrador. Casado y padre de seis hijos. Fue uno de los fundadores del Sindicato Obrero Católico. Alcira 24-9-36.
+ 35. Vicente Galbis Gironés. Onteniente 9-9-1910. Abogado. Casado y con un hijo. Benisoda 21-9-36.
+ 36. Juan Ganga Martínez. Carcagente 25-3-1911. Oficinista. Soltero y con novia. Tavernes de Valldigna 13-11-36.
+ 37. Carlos López Vidal. Gandía 15-9-1894. Sacristán. Carlista. Casado. Martirizado en La Pradera de Gandía 6-8-36.
+ 38. Pablo Meléndez Gonzalo. Valencia 7-11-1876. Abogado y periodista, director de La Voz de Valencia. Carlista. Casado y padre de diez hijos. Asesor del arzobispado de Valencia desde 1906. Asesinado junto con su hijo Alberto. Carretera de Castellar 24-12-36.
+ 39. José Medes Ferrís. Algemesí 13-1-1885. Labrador. Casado. Martirizado junto con sus tres hermanos: Natividad monja Cisterciense, y Ernesto y Vicente Carmelitas Descalzos. Alcudia de Carlet 11-11-36.
+ 40. José Perpiñá Nácher. Sueca 22-2-1911. Telegrafista y abogado. Casado. Picadero de Paterna 29-12-36. Su cuerpo está incorrupto.
+ 41. Arturo Ros Montalt. Vinalesa 26-10-1901. Yuntero. Casado y padre de seis hijos. Moncada 28-8-36.
+ 42. Pascual Torres Lloret. Carcagente 23-1-1885. Constructor. Casado y con cuatro hijos. Carcagente 6-9-36.
+ 43. Manuel Torró García. Onteniente 2-7-1902. Aparejador. Casado. Benisoda 21-9-36.
+ 44. José María Zabal Blasco. Valencia 20-3-1898. Empleado de la Estación del Norte de Valencia. Casado y con tres hijos. Picadero de Paterna 8-12-36.
* Beatificados el 28 de octubre de 2007:
+ 45. Prudencia Canyelles Ginesta. Sant Celoni (Barcelona) 5-8-1884. Sus labores. Viuda. Pertenecía a la Conferencia de San Vicente de Paúl y a la Cofradía de la visita domiciliaria a personas necesitadas. Refugió en su casa a varios religiosos. Fue fusilada junto con cuatro religiosas y un fraile en la carretera La Arrabassada de Sant Celoni 23-7-36.
+ 46. Teresa Cejudo Redondo. Pozoblanco (Córdoba) 15-10-1890. Sus labores. Casada y madre de una niña, su marido arquitecto fue también asesinado. Teresa pertenecía a la Acción Católica, a la Cofradía de San Vicente de Paúl y era cooperadora salesiana. Murió dando ánimos a sus compañeros de martirio. Pozoblanco 20-9-36.
+ 47. Álvaro Santos Cejudo Moreno. Daimiel (Ciudad Real) 19-2-1880. Trabajaba de maquinista en la RENFE. Casado y padre de siete hijos, dos hijas eran monjas. Pertenecía a la Adoración Nocturna. Alcázar de San Juan (Ciudad Real) 17-9-36.
+ 48. Antero Mateo García. Valdevimbre (León) 4-3-1875. Ferroviario. Casado y padre de ocho hijos, una hija era Carmelita descalza y un hijo Dominico. Pertenecía a la Adoración Nocturna y camillero en las peregrinaciones a Lourdes. Sant Andreu de Palomar (Barcelona) 8-8-36.
+ 49. Bartolomé Blanco Márquez. Pozoblanco (Córdoba) 25-12-1914. Huérfano desde niño, tenía novia y era el secretario de los jóvenes de Acción Católica. Jaén 2-10-36.
+ 50. Juan Mata Díez. Ubierna (Burgos) 11-2-1903. Heredó el espíritu religioso de sus padres y vivía como simple cooperador de los Salesianos. Martirizado junto con su hermano Higinio postulante Salesiano también beatificado. Madrid 1-10-36.
+ 51. Miguel Peiró Victori. Aiguafreda (Barcelona) 7-2-1887. Trabajador textil. Casado, con un hijo estudiante Dominico, José, martirizado en 1938, y un hermano Dominico, Ramón, martirizado en Barcelona en 1936 y beatificado. Miguel pertenecía a la Orden Seglar Dominicana. Barcelona 24-7-36.
* Beatificado el 17 de diciembre de 2011:
+ 52. Cándido Castán San José. Benifayó (Valencia) 5-8-1894. Empleado de ferrocarriles. Concejal por Madrid en 1927. Afiliado a Renovación Española en 1933. Presidente Nacional de Sindicatos Católicos de Obreros en 1924 y miembro de la Adoración Nocturna. Estaba casado y tenía una hija y un hijo. Fusilado por su fe murió perdonando a sus ejecutores. Madrid, Casa de Campo 24-7-36.
* Beatificados el 13 de octubre de 2013:
+ 53. Dolores Broseta Bonet. Bétera (Valencia) 1892. Soltera. Daba clases a los párvulos y también enseñaba costura en el taller de bordados en el colegio asilo de las Hijas de la Caridad. Martirizada en el Picadero de Paterna (Valencia) 9-12-36.
+ 54. Lucrecia María de la Asunción García Solanas. Aniñón (Zaragoza) 18-8-1866. Viuda y sin hijos. Era demandadera del convento de la Mínimas del barrio de Horta de Barcelona donde también estaba su hermana monja Josefa Pilar. Fue martirizada junto a las nueve monjas del convento en Can Boada  Barcelona 23-7-36.
+ 55. Sebastián Llorens Telarroja. Tordera (Barcelona) 2-12-1909. Agricultor. Soltero y con novia. Pertenecía a la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña y a la Tercera Orden Franciscana. Blanes (Gerona) 30-7-36.
+ 56. José María Poyatos Ruiz. Vilches (Jaén) 20-10-1914. Soltero. Trabajaba en una fábrica de aceite de orujo. Pertenecía a la Acción Católica y a la Adoración Nocturna. Martirizado en el cementerio de Úbeda (Jaén) 3-10-36.
+ 57. José Gorostazu Labayen. Usi (Navarra) 30-12-1907. Casado. Trabajaba como zapatero en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Griñón (Madrid). Griñón 28-8-36.
+ 58. Julián Aguilar Martín. Berge (Teruel) 24-11-1912. Trabajaba como cocinero de los Hermanos Maristas de Chincón (Madrid). Casa de Campo de Madrid 29-7-36.
+ 59. Ramón Emiliano Hortelano Gómez. Cuenca 8-8-1908. Maestro. Casado y con un hijo recién nacido. Martirizado y su cuerpo reducido a cenizas en Villalba de la Sierra (Cuenca) 28-7-38.”DECENAS DE MILES
María Encarnación González Rodríguez, Directora de la Oficina de las Causas de los Santos: “Fueron muchísimos los fieles laicos martirizados en las treinta diócesis en las que se los persiguió, con lo que se elevarían en varios miles -quizá decenas de miles- los números con que hasta ahora contamos. Es una laboriosa tarea a realizar (…)“: Los doce obispos mártires del siglo XX en España. Madrid, 2012, p. 40. Alfa y Omega, nº 794, 12 de julio de 2012, pp.  4 y 5: http://www.alfayomega.es/Revista/2012/pdf/Alfa794.pdf

El estudioso investigador Vicente Cárcel Ortí es concluyente: “Quien se escandalizara ante estos testigos sublimes del amor cristiano demostraría fariseísmo o pasión política”. La persecución religiosa en España durante la segunda República (1931-1939). Madrid, 1990. p. 349.

Referencias:
H. Edward Knoblaugh. Corresponsal en España. Madrid, 1967.
Quiénes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España. Madrid, 2007.
Jorge López Teulón. Mártires españoles (1934-1939). Juan Pablo II: Beatificaciones y Canonizaciones. Madrid, 2007.
Luis Pérez Domingo. Mártires carlistas del reino de Valencia 1936-1939. Madrid, 2004.
Andrés de Sales Ferri Chulio. Beato José Perpiñá Nácher, mártir: Sueca, 1911 y Picadero de Paterna 1936. Sueca , 2004.
Vicente Cárcel Ortí y Ramón Fita Reverte. Mártires valencianos del siglo XX. Valencia, 1998.
Jorge López Teulón. El mártir de cada día. Madrid, 2012 (t. II). Madrid, 2013 (t. I).
Gregorio Rodríguez Fernández. El hábito y la Cruz. Religiosas asesinadas en la Guerra Civil española. Madrid, 2006.
Antonio Aranda Calvo. Un amor más grande que la muerte. Jaén, 2006.
Santiago Mata. Holocausto católico. Los mártires de la Guerra Civil. Madrid, 2013.
Internet:
Para encontrar toda la información es aconsejable escribir entre comillas el nombre y los apellidos de la persona.
¿Cómo se canoniza un Santo? Conferencia Episcopal Española. Oficina para las Causas de los Santos.
Archidiócesis de Valencia. Mártires.
“José Perpiñá Nácher” en AVAN (Archidiócesis de Valencia) 20 de diciembre de 2000: El cuerpo de José Perpiñá Nácher en perfecto estado de conservación.
“Sofía Ximénez Ximénez” en archimadrid.es (Archidiócesis de Madrid) 7 de junio de 2002: El cuerpo incorrupto de Sofía Ximénez Ximénez.
Acción Católica General.es: Santos y Mártires.
Santa Sede. La Curia Romana. Congregación para las Causas de los Santos.

Ángel Manuel González Fernández, abril de 2008 y octubre de 2013.

DOCE CLAVES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1934-1939. FINAL Y REPRESIÓN

1ª. El ex consejero del general y dictador Miguel Primo de Rivera Orbaneja, ex ministro de la República y líder socialista Francisco Largo Caballero, el 13 de noviembre de 1933 afirmó: “El jefe de Acción Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien; yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado a la democracia burguesa e iremos a la conquista revolucionaria del Poder”: el socialista Gabriel Mario de Coca. Anti-Caballero. Crítica marxista de la bolchevización del Partido Socialista (1930-1936). Madrid, 1936, p. 121. /El chantaje de la izquierda. Las falsedades de la Guerra Civil española. Madrid, 2004, p. 13/.
2ª. En abril de 1933, el gobierno republicano de izquierdas perdía las elecciones municipales parciales. En septiembre perdían las elecciones al Tribunal de Garantías Constitucionales, y los ministros socialistas salen del Gobierno. En noviembre se celebran elecciones generales y la izquierda es nuevamente derrotada. /p. 13/. Indalencio Prieto Tuero, ex ministro de la República y portavoz socialista, declara en el Parlamento el 20 de diciembre de 1933: “Decimos, Sr. Lerroux y Sres. Diputados, desde aquí, al país entero, que públicamente contrae el partido socialista el compromiso de desencadenar, en ese caso, la revolución”: Diario de Sesiones de Cortes. Congreso de los Diputados, 20 de diciembre de 1933, p. 25. /p. 14/.
3ª. Febrero de 1934. Instrucciones del Comité Nacional Revolucionario elaboradas por Francisco Largo Caballero: “En esta acción nos lo jugamos todo y debemos hallarnos dispuestos a vencer o morir. Nadie espere triunfar en un día en un movimiento que tiene todos los caracteres de una guerra civil”: Escritos de la República. Notas históricas de la guerra en España (1917-1940). Madrid, 1985, pp. 95 y 98. /p. 22/.
4ª. El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del Partido Socialista), 21 de abril de 1934, portada: “Discurso de Largo Caballero a los jóvenes socialistas. “Yo no tengo escrúpulos de decir ante vosotros que hay que organizar nuestro ejército (…) vamos a la conquista del Poder como sea. ¡Camaradas! Organizad la lucha final. La batalla será cruel y larga”. /p. 18/.
5ª. El 4 de octubre de 1934 los socialistas lanzan la Guerra Civil, y dos días después el Gobierno de la República proclama el estado de guerra. /pp. 22 a 25, 102 y 103/. El intelectual y liberal doctor Gregorio Marañón Posadillo, el 16 de abril de 1939desde su exilio escribía en el cubano Diario de la Marina: “Los políticos que eran liberales cuando empezó nuestra revolución actual –en Asturias, en 1934; y no en Marruecos, en 1936-“. /p. 22/.
6ª. El 23 de julio de 1936, el secretario general de la Internacional Comunista, Georgi Dimitrov, remite un documento secreto al Partido Comunista de España dictando la táctica a seguir: “En la presente etapa no deberíamos asumir la tarea de crear soviets y de tratar de establecer una dictadura del proletariado en España. Eso sería un error fatal. Así pues, debemos decir: actuar bajo la apariencia de defender la República”: Ronald Radosh, Mary R. Habeck y Grigory Sevostianov. España traicionada. Stalin y la guerra civil. Barcelona, 2002, p. 45. /p. 89/.
7ª. Claridad (Órgano de los socialistas partidarios de Francisco Largo Caballero), 24 de julio de 1936, p. 3: “La guerra civil es esto. Es una guerra a muerte. Las blanduras, los enternecimientos y las consideraciones secundarias se pagan muy caro. Un bombardeo sin contemplaciones es, en ocasiones, la garantía de que no tendrá que destruirse un pueblo entero”. /p. 38/.
8ª. Mundo Obrero (Órgano Central del Partido Comunista), 10 de agosto de 1936, portada: “LA CONSIGNA ES: EXTERMINIO”. 24 de agosto de 1936, portada: “¡FIRMES, HASTA EXTERMINARLOS!”. /p. 39/.
9ª. Francisco Largo Caballero máximo dirigente del Frente Popular recibe una carta de Moscú que contiene “cuatro consejos de amigos”, el tercero de los consejos es muy significativo. La carta estaba escrita en francés -el New York Times la publicó en inglés el 4 de junio de 1939-, y así lo cuenta el coronel o general republicano, el hermanoSegismundo Casado López: “A principios de octubre de 1936 era yo Jefe de Operaciones del Estado Mayor del Ejército republicano. Por esos días se presentaron en el Ministerio de la Guerra varios generales y jefes soviéticos que se decían “Consejeros amigos”. Estos militares los envió la Unión Soviética a requerimiento reiterado del Gobierno español, según se acredita en la carta que sigue, que copiamos por su extraordinaria importancia. Dice así: CONFIDENCIAL “Al Camarada Largo Caballero. Valencia. Querido Camarada: (…) hemos accedido a vuestras demandas reiteradas (…) a enviar un número de camaradas militares (…). He aquí cuatro consejos de amigos que sometemos a vuestra consideración: 3. No es necesario apartarse de los partidos republicanos, sino al contrario, es preciso atraerlos y aproximarse al Gobierno. Es sobre todo necesario asegurar al Gobierno el apoyo de Azaña y de su grupo, ayudándoles a salvar sus dificultades. Es necesario evitar que los enemigos de España, la consideren una República comunista. Salud Fraternal. Firma: K. Voroshilov, N. Molotov, J. Stalin. Moscú, 21 de diciembre de 1936”: Así cayó Madrid. Madrid, 1968, pp. 73 a 76. /pp. 31 y 32/.
10ª. Aunque recogí en el libro algunos testimonios del liberal y antifranquista Salvador de Madariaga Rojo, no cité esta afirmación porque recogí otros testimonios y hechos más concretos dentro de los apartados que titulé: “Al precio de fracturar España” y “Al precio de una guerra civil dentro de la Guerra Civil”. Esto es lo que afirmaba el ex embajador y ex ministro republicano: “Desde aquel momento, la Guerra Civil degeneró en un duelo desigual entre un ejército bien en mano de su jefe con un Estado regido por una disciplina militar, frente a una turba de tribus malavenidas, la U.G.T., la C.N.T., la F.A.I., el P.O.U.M., el P.S.U.C., el Partido Comunista, el Partido Socialista partido por gala en dos, la Generalitat, Euskadi y otros que olvido, cada uno tirando por su lado. Esta multitud de multitudes no podía aspirar ni de lejos al nombre de alianza, porque vivía en guerra civil endémica. Y no se crea nadie que estas palabras “guerra civil” vengan aquí como metáfora. Trátase por el contrario de una descripción exacta de la realidad, con sus batallas, planes de campaña, bajas y victorias y derrotas. (…) al punto de que en la lucha solía caer tal o cual cabecilla de una u otra de estas sectas; otras de ellas, como la de los Catalanes a los Vascos aspiraban a separarse de los Castellanos, soñando con el Estado lo más integral posible, en pleno olvido de la creación superior –aquella España todavía no plenamente realizada, de que ya casi ni se hablaba y que yacía desangrada e inerme entre unos y otros”: España. Ensayo de Historia Contemporánea. México-Buenos Aires, 1955, pp. 689 y 690.
11ª. A primeros de marzo de 1937, Georgi Dimitrov recibe un largo informe de uno de sus confidentes en el Frente Popular, y con fecha 23 de ese mes remite el informe alto secreto al comisario soviético para la Defensa, el mariscal Kliment Voroshílov, y entre muchos e interesantes datos, en un párrafo dice lo siguiente: “En la retaguardia existe un gobierno oficial permanente o, con mayor veracidad, tres gobiernos oficiales: Valencia, Cataluña y el País Vasco. En torno a esos tres gobiernos hay otros, más grandes o más chicos, más o menos autónomos, que demuestran su poder. Todo eso se debe a la debilidad gubernamental (…)”: España traicionada, p. 208. /p. 49/.
12ª. Cuando hacía tres días que los dirigentes del Frente Popular habían huido por segunda vez en un mes a seguro territorio francés, y esta vez para no volver –Indalencio Prieto Tuero hacía ya 100 días que había huido y Francisco Largo Caballero 40-, y Madrid era testigo de la carnicería de la última batalla de la guerra civil en la Guerra Civil, entre prosoviéticos socialistas y comunistas contra anarquistas y algunos republicanos y socialistas, el9 de marzo de 1939 Mundo Obrero afirmaba en suportada: “El Gobierno de la República, que preside el doctor Negrín, está hoy en su puesto, como lo estuvo en los días críticos de Cataluña. Falta a la verdad quien diga lo contrario”. /p. 127/.
FINAL. Informe alto secreto 10 de diciembre de 1938, donde el jefe del Frente Popular el socialista y prosoviético Juan Negrín López, revelaba al encargado de negocios soviético Serguéi Marchenko su plan una vez ganada la Guerra:
“No cabe un regreso al viejo parlamentarismo. Sería imposible permitir el “libre juego” de los partidos tal y como existían antes, ya que en ese caso la derecha podría forzar de nuevo su acceso al poder. Eso significa que se precisa, o bien una organización política unificada, o una dictadura militar. No ve posible ninguna otra salida”: España traicionada, p. 584.
REPRESIÓN. “La República -se decía- ha asesinado a los sacerdotes, ha violado a las monjas, ha robado las iglesias ha destruido el arte español. Usted sabe perfectamente que todo eso es absolutamente falso”. El ex jefe del Frente Popular, el socialista Francisco Largo Caballero. Mis recuerdos. México, 1976, p. 158.
Los soviéticos sin desprenderse de su demagogia eran al menos más realistas. Informe para Stalin con fecha 10 de marzo de 1937, elaborado por el coronel de tanques el soviético Semyon Moiseevich Krivoshein:
“Hay regiones enteras en las que todos los ricos y los curas han sido eliminados. ¿Qué sucederá en esas regiones cuando las tomen los fascistas? Eso está claro para todos”: España traicionada, p. 194.
Ángel Manuel González Fernández, junio de 2008 y enero de 2011.

DOCUMENTO HISTÓRICO: EL GOBIERNO DE ESPAÑA “DECLARA EL ESTADO DE GUERRA”

LAS GUERRAS COMIENZAN CUANDO COMIENZAN Y OFICIALMENTE CUANDO SE DECLARAN

Con el fin de apoderarse del gobierno de España y exterminar a derechistas y católicos, el 4 de octubre de 1934 el Partido Socialista y la Unión General de Trabajadores lanzan la Guerra Civil, y dos días después, el Gobierno de la República declara el estado de guerra. (El chantaje de la izquierda. Las falsedades de la Guerra Civil española. Madrid, 2004, pp. 22 a 26, 102 y 103).

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS
DECRETO
De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
Vengo en decretar lo siguiente:
Artículo I.º Con arreglo a lo prevenido por el artículo 52 de la Ley de 28 de Julio de 1933, se declara el Estado de Guerra en todo el territorio de la República Española.
Art. 2.º Por los Generales Jefes de las Divisiones orgánicas, Comandantes Militares de Baleares y Canarias y Jefe Superior de las Fuerzas Militares de Marruecos, con relación a las plazas de Ceuta y Melilla, se dictarán los oportunos bandos con arreglo a la Ley de Orden público, que regirán en los territorios a que alcance la jurisdicción de las Auditorías respectivas.
Art. 3.º Del presente Decreto se dará cuenta a las Cortes, a tenor de lo prevenido por el artículo 60 de la mencionada Ley y 42 de la Constitución de la República.
Dado en Madrid a seis de octubre de mil novecientos treinta y cuatro.
NICETO ALCALA-ZAMORA Y TORRES
El Presidente del Consejo de Ministros,
ALEJANDRO LERROUX GARCIA.
Gaceta de Madrid: Diario Oficial de la República, 7 octubre 1934. Núm. 280, p. 194.

(El 23 de enero de 1939 el jefe del Frente Popular, el socialista Juan Negrín López decretó: “Se declara el estado de guerra en todo el territorio de la República”. Gaceta de la República. Diario Oficial. Barcelona, 23 de enero 1939. Núm. 23, portada.
Semejante declaración más que un hecho histórico es una abyecta burla).

Ángel Manuel González Fernández, octubre de 2008.

MARTES, 8 DE JUNIO DE 2010

“UNA SEÑORA GUAPÍSIMA” ANUNCIÓ EN 1933 LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Para intentar conocer la verdad de lo que pasó antes y durante la Guerra Civil española uno tiene la obligación de conocer todo lo referente al tema, es decir, leer todos los documentos, libros y periódicos editados entre los años 1933 a 1939.

Desde el año 1976 tenía ficha exacta de un libro editado en 1934 y del que no existían ejemplares en la Biblioteca Nacional. El libro trataba de unas apariciones acaecidas entre los años 1931 y 1933.
El verano pasado oí de nuevo hablar del libro, fui a la Biblioteca Nacional y allí estaba, había sido reeditado en Sueca, Valencia, en el año 2003.

Después de 52 años, en 1985 se edita un libro con las pruebas de cómo Francisco Largo Caballero preparó y lanzó la Guerra Civil en 1934; ahora, 72 años después, en el verano del 2006 leyendo un libro de 1934 y reeditado en el 2003, me entero que “una Señora guapísima” en el año 1933 había anunciado a unos niños que precisamente ese era “el año del comienzo de los castigos”.
Reconozco que voy con bastantes años de retraso en el conocimiento del tema de la Guerra Civil española, y ciertamente no me consuela que otros no se hayan enterado todavía , y lo que es más grave, que no se quieran enterar.

No voy a entrar en el tema de las apariciones, visiones y profecías, pero a quien interese el tema le recomendaría encarecidamente una de las mejores obras: Carlos María Staehlin. Apariciones: ensayo crítico. Madrid, 1954.
A finales de los 70 hablé con el jesuita y autor del libro y recuerdo que le animé a que reeditase la obra, me dijo que el tema lo había dejado hacía tiempo y que le resultaría complicado retomarlo, ya que su actual labor se centraba en el arte y la fotografía en el cine.

Por mí parte lo único que me interesa es que la Guerra Civil española fue anunciada en el año 1933, como “el año del comienzo de los castigos”. No me interesa si todo ello fue debido a una prodigiosa imaginación de unos niños; o si fue una alucinación colectiva; o si se aparecía la Virgen o san Cucufate: me interesa un dato del mensaje y no todo el mensaje ni su mensajero.

Sólo seis puntos:

1. El libro en cuestión es: Amado de Cristo Burguera y Serrano. O. F. M. Los Hechos de Ezquioga ante la razón y la fe. Valladolid (junio) 1934.

2. En el pueblo vizcaíno de Ezquioga, la aparición fue vista por los hermanos Antonia Bereciartua de 11 años y Andrés de 7, al “crepúsculo vespertino, del 30 de junio de 1931” (p. 31); pero parece ser que “nueve días antes vió en Aguerrezabal, Ignacio Galdos, terrateniente y concejal de Ezquioga, quien habiendo contado su visión al ecónomo y a otras personas, le burlaron. Por esto él enmudeció” (p. 31 llamada 1).

3. Los videntes fueron en total “alrededor de 152 los llamados a estas santas comunicaciones” (p. 483).

4. Entre esos videntes estaba Benita Aguirre de 9 años, que el 11 de julio de 1931 vio “a una Señora, era guapísima y llevaba en una mano un pañuelo y en otra una espada, (…) vi que daba vuelta un poco al pañuelo, en una de cuyas puntas se leía con letras bordadas, color lila: Paz en la tierra” (p. 486).
“Algunos conocidos en tono de burla, decían: “A Benita no se la puede llevar a ninguna parte, porque se marearía y en todas partes verá a la Virgen” (p. 486).
Cuenta Benita que días después, el 29 de julio, “me pidieron interrogase a la Visión cómo quería que se la llamara”, y la Visión dijo a Benita un nombre. Benita se va a casa acompañada de su madre y allí la dice: “me he llevado una gran desilusión, pues creí que en Ezquioga se me aparecía la Virgen, y resulta que es “Mater dolorosa” (p. 487).
21 de enero de 1933: “La Santísima Virgen “me ha dicho que ha llegado ya el año del comienzo de los castigos” (p. 491).
/Todavía faltaban unos meses hasta el 9 de noviembre, cuando el líder socialista Francisco Largo Caballero afirmó públicamente: “Estamos en plena guerra civil. No nos ceguemos. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar”.
Más tiempo aún faltaba para el 20 de diciembre, cuando el portavoz socialista Indalencio Prieto Tuero, declara ante el Congreso de los Diputados; “Decimos, Sr. Lerroux y Sres. Diputados, desde aquí, al país entero, que públicamente contrae el partido socialista el compromiso de desencadenar, en ese caso, la revolución”/.
Benita afirma que la Virgen la dice el 7 de septiembre de 1933: “Esta República impía, que reposa en España, cuya aparición ha sido señal de los castigos venideros, pronto será totalmente arruinada; más aún vendrán peores tiempos. Los comunistas se apoderarán de España y sacarán fuera de ella a los buenos; y, mientras los buenos estéis fuera, castigaré cruelmente a toda España, sin temor a nada. Los buenos tendréis que huir a los desiertos; mas os declaro que no sufriréis hambre, pues Yo os alimentaré: Allí, en el desierto, conoceréis al que después tiene que reinar (o sea, el Gran Monarca). Después que paséis tres años y medio en el desierto podréis venir otra vez a España, pues habrán pasado, para entonces, los castigos. Y es en este tiempo que vendrá el reinado del Sagrado Corazón de Jesús, pero este reinado será interior” (p. 513).
A este respecto sólo tres precisiones. En primer lugar no quiero hacer de exegeta, pero en el lenguaje simbólico cristiano, “el desierto”, es el no tener nada y ponerlo todo única y exclusivamente en manos de Dios, y es también el vacío espiritual que se entrega confiadamente para que Dios lo llene. En segundo lugar, “tres años y medio” es un tiempo simbólico bíblico que indica un acontecimiento calamitoso, como puede ser una persecución, una hambruna o una sequía (“un tiempo y tiempos y medio tiempo“: Daniel 7: 25, 12: 7 y Apocalipsis 12: 14; “tres años y seis meses“: Lucas 4: 25 y Santiago 5: 17; “cuarenta y dos meses“: Apocalipsis 11: 2 y 13: 5; “mil doscientos sesenta días“: Apocalipsis 11: 3 y 12: 6). Y tercera, que es de agradecer al autor del libro y director –en el más amplio sentido- espiritual de muchos de los videntes, la sinceridad que ha tenido en esta ocasión al poner entre paréntesis lo del “Gran Monarca”.
/Es importante el recordar que ese anuncio tiene fecha de 7 de septiembre de 1933, y que es al final del año cuando los líderes socialista lanzan claras y firmes amenazas con la revolución, o lo que es los mismo con la Guerra Civil, y que sería en febrero del siguiente año cuando los socialistas forman el Comité Nacional Revolucionario y Largo Caballero tiene ya elaboradas las Instrucciones para la Guerra Civil: “En esta acción nos lo jugamos todo y debemos hallarnos dispuestos a vencer o morir. Nadie espere triunfar en un día en un movimiento que tiene todos los caracteres de una guerra civil”.
Todo esto no es conocido hasta el año 1985, porque las pruebas de la preparación y lanzamiento de la Guerra Civil estaban en las secretas Instrucciones del Comité Nacional Revolucionario elaboradas en febrero de 1934, Instrucciones que iban incluidas en los 1.541 folios mecanografiados y firmados por Francisco Largo Caballero, folios que fueron donados a la Fundación Pablo Iglesias por los hijos del segundo matrimonio de Largo Caballero en el año 1976, y esto es lo importante, que hasta octubre del año 1985 no se hacen públicas: Francisco Largo Caballero. Escritos de la República. Notas históricas de la guerra en España (1917-1940). Madrid, 1985/.

5. Otro de los videntes era Cruz Lete, un joven de 18 años natural del guipuzcoano Isasondo y estudiante de cuarto curso de magisterio: “El 29 de Octubre de 1931 era la cuarta vez que venía yo a Ezquioga. Se rezaba el cuarto misterio del cuarto Rosario. Yo estaba hablando con uno y mirando al suelo, cuando vi dos pies y caí, miré y vi a la Virgen” (p. 614). A continuación hace una detalladísima descripción de la visión (p. 616), y más adelante dice que la Virgen: “Primero, “me mandó rezar en vascuence, y, después, en castellano”. Y habiéndole preguntado yo por qué tenía que rezar en castellano, “me dijo que había muchos que no entendían el vascuence, y que, entendiendo las palabras, se rezaba con más devoción” (p. 617).
A este joven, según él, la Virgen le pidió que ingresara en la Orden de San Juan de Dios (p. 617), cosa que hizo, y también le “reveló que moriría de penosa enfermedad” (p. 615).
Cuenta el autor del libro: “El 2 de Noviembre de 1933 murió, como un santo, cantando el “Alma de Cristo, santifícame”, según refieren los que le asistieron en los últimos momentos” (p. 615).

6. Enlazando con lo dicho anteriormente sobre el hablar en vascuence o en español, el autor del libro hace el siguiente descriptivo e interesante relato: “Desde el principio de las Apariciones, numerosos grupos de nacionalistas vascos, entre los que menudeaban sacerdotes –porque sabido es que este partido está alentado por gran parte del Clero-, concurrían con sus banderitas y pañuelos propios al lugar de las Apariciones, con la pretensión –así lo decían éllos- de que “la Santísima Virgen aparecía para salvar a Euzkadi”; y en este sentido rezaban y cantaban. Claro está que, sin pretenderlo, daban lugar, y lo dieron, a que se hablase en Cortes contra Ezquioga, y que el Gobierno tomase, en parte, las medidas que tomó, porque los que no ignoramos las pretensiones del nacionalismo vasco, como todo nacionalismo separatista, creemos que dió, en lo de Ezquioga, un paso en falso y se comprometía, comprometiendo, de paso, la Obra de salvación mariana que él ocultaba. Si se hubiera limitado al rezo y al canto, sin acompañamiento de insignias ni demostraciones de ninguna clase ¿quién sabe hasta dónde hubiesen podido llegar las manifestaciones y efectos de ardiente fe que hubiesen seguido presenciándose en Ezquioga?.
El hecho es que, cierto día, en que determinado vidente fué avisado por Nuestra Señora para que publicase que la Santísima Virgen aparece no solamente para salvar a Euzkadi, sino también a España y al mundo entero; y el vidente publicó tal misiva, entonces cambió la decoración: Los nacionalistas concurrentes a Ezquioga enmudecieron, plegaron sus banderitas y desfilaron, no volviendo más por allí como tales nacionalistas.
¿Qué era esto? ¿Qué se pretendía con esto? Hasta aquí los nacionalistas vascos apoyaron a Ezquioga. Después de este Hecho, no solamente no apoyan, sino que muchos, sobre todo, de sus encauzadores, han hablado y hablan bastante mal de las Apariciones y de sus videntes y simpatizantes” (p. 262).

Como conclusión he de decir que siempre he querido contar y escribir la verdad y también que otros me la cuenten y me la escriban, incluso arriesgando que me cuenten y me escriban cuentos que son verdades y verdades que son cuentos; pero al fin y al cabo, estas verdades de las que estamos tratando no son más que verdades de andar por casa, que no es poco, teniendo en cuenta que vivimos en un mundo donde dominan e imperan las mentiras y las medias verdades.

Ángel Manuel González Fernández, junio del 2007.

Origen: Ángel Manuel González Fernández: junio 2010

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s