El Talión y la reciprocidad – The Objective

El Talión y la reciprocidad
02.07.2015 La revolución rabí del talmud transformo el primitivo y salvaje “ojo por ojo” en una compensación económica. Un daño no debía causar más daño sino servir para algo más que ejemplificar y advertir.

Del latín “Talis – semejante o reciproco” fue un necesario principio por el que recibes lo que das. Cuando los hombres vivían dispersos el talión era la ley. Tanto es así que el sentido común mantiene ese principio de relaciones humanas. Hammurabi lo codifico (ojo por ojo) y la ley mosaica lo sacralizo y extendió, legándolo al antiguo testamento cristiano.

La revolución rabí del talmud transformo el primitivo y salvaje “ojo por ojo” en una compensación económica. Un daño no debía causar más daño sino servir para algo más que ejemplificar y advertir. Ese sentido humanístico lo culmino el cristianismo, hijo prodigo hebraico. Mil años más tarde, el refrito político-teológico inspirado en el Yahvé Judío transcrito por aquel mercader pederasta de la meca, El Corán, también lo incorporo, situando al judaísmo como la religión más trascendental, tanto en occidente como en la evolución de los hombres”

Con el rabí Josué, el cristianismo puso broche final teológico a esa cruenta ley durante la predica del amor y bienaventuranzas del sermón de la montaña. Y aunque en Europa pervivió entre romanos y después germanos (las venganzas de sangre visigodas) los valores humanísticos cristianos trascendieron, y hoy se plasman en la carta de derechos humanos que dan valor a nuestra civilización”

“No busquen en la declaración de derechos humanos islámica del Cairo dichos valores. La sharia es ley final. Instalados en el medievo de la Hégira, viven aún en 1424, mientras el mundo asiste, anonadado, como en los últimos 10 años rodaron cabezas cristianas hasta el millón.
Oriente es hoy desierto de cristianos y de judíos. El derecho humanístico solo pervive en Israel

Sharia y Reciprocidad, derecho o talión, pero jamás tolerancia. Supervivencia.

“La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad” T. Mann.”

Origen: El Talión y la reciprocidad – The Objective

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s