La imposible integracion – VerdadesOfenden

protesta contra el símbolo de la cruz en la bandera de suiza

Tras los procesos de descolonización transcurridos desde el final de la II Guerra mundial hasta los años 70 y la pérdida del “Sahara español” Europa y fundamentalmente los países de influencia francófona acogieron a miles de musulmanes. Alemania, tras la sangría de la II Guerra no tenía hombres e importó mano de obra. Los países nórdicos como Suecia y Dinamarca también iniciaron una política de acogida de inmigración proveniente de países del Magreb.

Esas comunidades islámicas que se quedaron no han realizado un proceso de adaptación cultural. Cómodamente instaladas en nuestro sistema legal, liberal y garantista, se han mantenido fieles a su cultura islámica floreciendo demográficamente (el aborto está prohibido en su ley) apoyadas por las abundantes ayudas estatales. Hoy ya están en la 3ª generación y son ciudadanos europeos de pleno derecho.

“Europa, culpable de los desastres de la colonización” es el axioma que sigue enquistado en las conciencias europeas del mismo modo que ocurrió con el ensañamiento en la conciencia española de la ingrata y mentirosa leyenda negra, que jamás hizo justicia a una realidad; en España jamás hubo colonias, aquellos territorios eran el “Plus Ultra”, eran España. Como muestra un botón: Simón Bolívar el libertador fue constituyente de “la pepa”.

Bajo ese síndrome de Estocolmo, fomentado por los enemigos de nuestras libertades, que como legado dejó la terrible persecución hebrea practicada por siglos (especialmente en la “Shoa”) europa se decidió a intentar el multiculturalismo e integrar, permitiendo a su vez que ideologías totalitarias (a excepción del nazismo) habiten entre nosotros, concurran a las elecciones y pervivan en nuestro desarrollado modelo de civilización, hasta ponerlo en riesgo. Me refiero al Marxismo-leninismo (Cuba, Venezuela, Podemos, ETA, ERC) y al islam integrista.

Se perpetúan, se difunden, se financian y se propagan en las democracias pervirtiendo las instituciones, los impuestos, y hasta la terminología más básica. Personas que aplauden a dictadores mientras levantan el puño en alto se hacen llamar demócratas, señalando a quien discrepa de sus ideas fracasadas mientras justifican y aplauden a organizaciones terroristas cuyo balance en víctimas es aterrador.

estos credos totalitarios no pueden ni un dia mas pervivir alimentándose del adanismo europeo, regadas con los impuestos de quienes ambicionamos una sociedad próspera, en convivencia y en paz. Sin integrarse, pretenden imponer a los países de acogida sus costumbres culturales reglamentadas bajo un código, sea el ateísmo comunista o el del Corán, cuya aplicación legal, la sharia, obligo a las naciones árabes a rechazar la firma de la carta de los derechos humanos de la ONU. Y sin derechos humanos los ciudadanos europeos no concebimos la civilización, ni opción alguna a una convivencia fértil.

Las leyes y progresos que la civilización judeo-cristiana nos legaron, hoy son puestos en cuestión desde estas criminales ideologías que manipulan nuestro imperfecto pasado, un pasado que no admite comparación frente a los modelos totalitarias que ellos promueven, fracasadas allí donde se pusieron en práctica. Pretenden criticarnos, reformarnos e imponernos sus ruinosas tesis, desde la crítica de muestras evidentes imperfecciones, nimiedades corregibles ante los desastres ocasionados por quienes nos atacan, que se alzan, moralizandonos, empleando como púlpito de su demagogia nuestros errores como axioma de nuestra decadencia.

Y mientras nos llaman decadentes, las elites islámicas o comunistas viajan a occidente para formarse, estudiar o residir, en un cinismo que va desde las riquísimas monarquias arabes que rechazan auxiliar a los refugiados, a esas repúblicas comunistas como venezuela, que dejan morir de hambre a sus compatriotas mientras sus elites envían a sus expolios a suiza o sus hijos a EE.UU de vacaciones, a vestirse, comprar o estudiar humanidades.

La única decadencia que destruirá a Europa nace del abandono de nuestros valores, nuestras convicciones, nuestras leyes y nuestro modelo de convivencia, basado en el respeto, la libertad y la ley. Nuestra capacidad de crítica, fuente de nuestro saber, puede ser también el fin de nuestra civilización si no sabemos discernir entre la critica sana que nos hizo crecer, de los maldicientes complejos que nacen en la malsana denuncia de nuestros errores, magnificados por quienes nos odian y buscan nuestra perdición.

Por eso, quien pretende destruir nuestras reglas morales, leyes y éticas ha de irse, y su condición de ciudadanía restringirse o anularse, sin tener en cuenta su raza, lugar de nacimiento o credo. Tras los atentados de Bruselas y con carácter urgente hay que cerrar todas las mezquitas y las escuelas coránicas en Europa en las que se predique el odio y la yihad. Nuestro futuro y nuestras libertades dependen de ello.

“por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida” Cervantes 

8 comentarios en “La imposible integracion – VerdadesOfenden

  1. Es correcto poner de manifiesto los problemas sociales e ideológicos que están creando ciertas nmigraciones, pero este artículo se pasa mucho de la raya, metiendo en el mismo saco a todo el que no sea conservador cristiano o judío. El marxismo degeneró en dictaduras e ideologías comunistas cerradas, pero los partidos socialistas, socialdemócratas y comunistas (por poner sólo algunos ejemplos) se han integrado en la mayor parte de los casos, desde hace ya un siglo, perfectamente en la sociedad europea con sus libertades de pensamiento y expresión y su sistema parlamentario y pacífico. A quien escribe este rabioso artículo quisiera yo invitarle a venir a Estocolmo y visitar conmigo el Archivo Histórico del Movimiento Obrero (una institución fundada en 1902) donde yo fui responsable de la biblioteca durante 10 años. Yo he sido además político municipal en Suecia y afiliado desde el extarnjero al PSOE. Jamás me callé ni admití en silencio aquello que me pareciera mal en el paryido socialista y socialdemócrata. He criticado abiertamente incluso a algunos de sus líderes haciéndome ser mal visto, por ejemplo, por el tan elogiado Olof Palme, amigo de Fidel Castro.
    La “imposible integración” de que habla el dogmático autor de este artículo que ni siquiera da su nombre ni su dirección personal, es un hecho advertido hoy día en Europa en lo que se refiere a ciertos grupos de inmigrantes y a ciertas sectas políticas Y RELIGIOSAS (también alguna cristiana). Como universitario de procedencia española, estudiante de lengua árabe con el apreciado y eminente Emilio García Gómez (al que jamás podría inclsuirse entre los que el autor del artículo condena, siempre estuve interesado por la aportación de la cultura árabe (sobre todo la hispana) al Renacimiento y la evolución europea. En Estocolmo creamos una fundación con el nombre del filósofo árabe español Averroes (Ibn Rushd) cuya misión es precisamente la de integrar como es debido a los musulmanes en la cultura nórdica. Cosa que (aunque yo nunca renuncio a hacer comentarios c´riticos cuando es necesario) ha dado un gran resultado. Hoy día tenemos incluso ministros de origen y hasta de religión musulmana, sin que su conducta u opinión se aparte en absoluto (en los aspectos sociales y políticos) de la concepción secular y democrática vigente. Quisiera recordar al autor del artículo que comento que el secularismo europeo, esa concepción de no mezclar la religión con la política, se introdujo en Europa justamente por el movimiento averroista (introductor del aristotelismo incluso para Tomás de Aquino), que fue perseguido en París y en Bolonia pero acabó por convertirse en una concepción dominante, opuesta al principio cristiano, hasta entonces establecido por la iglesia católica, de que la razón siempre tenía que supeditarse, siendo incluso “esclava” de la fe cristiana (“Ratio ancilla fidei”). Esta concepción, que dio paso al libre desarrollo de la ciencia, fue olvidada por los musulmanes ortodoxos, que han mantenido la actitud cerrada medieval. No quiero dejar de recordar que, en la época franquista, reinaba todavía aquel dogmatismo cristiano tan arraigado en España. Siendo alumno de la Facultad de Filosofía y Letras, tuve que solicitar un permiso (cuyo documento de 1950 que todavía conservo) firmado por le Obispo de Madrid-Alcalá, en el que se me daba permiso escepcionalmente (por razón de mi formación universitaria) para poder adquirir, tomar prestadas o leer ocbras de Federico Nitezsche.
    El autor del artículo contra el que yo reacciono, muestra su pertenencia justamente a la mentalidad dogmática y censora que pretende imponer conceptos dogmáticos, tomados directa o indirectamente de la religión). estoy de acuerdo en combatir la infiltración musulmana dogmática y criminal de estos momentos, pero no admito el clasificar a la gente de esa manera, metiendo en el mismo saco a todo el que no esté totalmente de acuerdo con lo que hoy (a veces hipócritamente) se presenta como conciencia abierta europea. Las verdades no ofenden, pero la parcialidad dogmática y el odio al que tiene otra creencia religiosa o politica sí. Yo me añado a los ofendidos.

    Me gusta

    • Más allá de los errores filosóficos e históricos de su texto, que no viene al caso comentar, se engaña Ud. al no reconocer el antagonismo de base que separa la religión/cultura mahometana y su forma política, de la cristiana y sus formas políticas.
      La conferencia de Benedicto XVI en Ratisbona
      https://laverdadofende.wordpress.com/2016/03/23/fe-razon-y-universidad-recuerdos-y-reflexiones-benedicto-xvi-en-rartisbona/
      publicada en este mismo blog, plantea mucho mejor de lo que yo podría hacer, la problemática de la relación entre razón y fe. El mundo mecanicista y absolutamente determinista que anonada a la persona como una pieza minúscula en el gigantesco mecanismo dirigido por Dios en la fe musulmana, nada tiene que ver con el hombre como imagen de Dios libre para construir su mundo terrenal, histórico entre el Génesis y el fin de los tiempos.

      Integraciones siempre hay, sobre todo entre los que apostatan de la fe mahometana. Gentes normales y buenas, la mayoría. Pero la violencia política como continuación de la fe religiosa, es una constante en la historia de dar-el islam. El surgimiento de la violencia en estas comunidades es imposible de eludir.

      Los europeos, ingenuamente confiados en sus instrumentos e ingeniería social en manos de los poderes del Estado Moderno, creyeron que mediante la educación, el estado de bienestar y otras herramientas, podían permitir sin temor el crecimiento de comunidades musulmanas dentro de las naciones europeas. Los hicieron ciudadanos con plenos derechos y hoy vemos el fracaso de esas ilusas políticas de integración. La situación de hoy es que ciudadanos franceses, españoles, norteamericanos, canadienses, belgas o españoles, que profesan la fe de Mahoma, se oponen radicalmente y se declaran antagonistas totales del mundo occidental europeo tal y como es. La mayoría es antagonista, unos pocos toman las armas y otros pocos “se integran”. Esto es una guerra civil entre concepciones del mundo antagónicas dentro de Europa, cuya solución no se encuentra en la vinculación coyuntural con el Estado Islámico. Lo más parecido a las antiguas guerras de religión.

      Le gusta a 1 persona

    • Sr, Radmannson, me ha dejado usted boquiabierto. Tiene usted conocimientos nada comunes por estos lares. Pero sepa, sr, que por estos lares nadie sabe quien fué Averroes, ni que hizo, ni que representó para el primer renacimiento europeo, porque esta gente no tiene curiosidad intelectual alguna. Y al minuto de leerse la reseña de la wikipedia ya está distraída, mirando una mosca. Es triste, pero así es, por desgracia. Reconforta que en algun lugar haya gente docta que lo sabe todo de Averroes, ·”el comentador de Aristoteles”, el que puso la ciencia, y la religión que fuera, cada una en su sitio, y posibilitó el metodo científico.
      Estoy totalmente de acuerdo con usted en que identificar a Europa con el cristianismo es una simpleza, un llevar el agua al propio molino, y un obstaculo para unirnos todos en su defensa.

      Me gusta

      • La recepción de Aristóteles por parte de Averroes fue una impostación de la Lógica dentro del monoteísmo más absoluto. Averroes reitera la naturaleza social del hombre como una evidencia. Pero el término naturaleza significa en Averroes algo muy distinto que en Aristóteles. La naturaleza averroista es un sistema cerrado de legalidad mecánica movido por un motor, que es Dios. La naturaleza política del hombre significa, pues, que pertenece a nativitate a una constelación mecánica de ese tipo. Y así, en efecto, es la imagen de la sociedad política que se forja Averroes: una proyección de su imagen físico-mecánica del Universo en la que el rey juega el papel de Dios y los súbditos el de piezas de un colosal engranaje. En este determinismo absoluto y el fatalismo consecuente, Averroes disuelve la responsabilidad individual y por tanto la moral, así como la libertad y la capacidad racional de operar en el mundo por parte del hombre. Este anonadamiento de la persona es el drama histórico y actual del pensamiento árabe mahometano. En términos teológicos, en el pensamiento musulmán, no existe una idea positiva de la Redención.
        Averroes interpreta el intelecto agente como sustancia trascendente por completo al hombre, mientras que la inteligencia humana es una mera participación en la función de aquella Inteligencia trascendental (Dios), la capacidad receptora de lo inteligible, el intellectus passivus.
        La imagen Averroísta del mundo responde a un determinismo riguroso. Su metafísica política es una proyección de atributos divinos sobre la entidad del monarca, como primer dios mortal del pensamiento político de Occidente, hieráticamente situado sobre el cuerpo político regulado desde fuera por un primer motor social que es justamente el Rey. Se trata de la misma imagen con la que Averroes explica la relación entre Dios y el Universo, extremando hasta sus consecuencias últimas la idea aristotélica del primer motor.
        La consecuencia de todo ello es que el planteamiento del problema del orden político desde la teología mahometana de Averroes, sólo puede resolverse como articulación política sobre claves de autoridad y sumisión.
        La filosofía cristiana que se desarrolla con la recepción de Aristóteles, siguió otros derroteros, que formaron la base del ser de Europa, sobre la libertad de conciencia y la libertad política dentro de una idea positiva de Redención, alejada de determinismos históricos. El Dios cristiano es trascendente en sentido ético, portador de deberes morales, pero no hace del poder un hecho canonizado, normativo, una Ley. En el tiempo histórico que va entre el Génesis y el Apocalipsis de la escatología cristiana, el silencio de Dios deja que el hombre con su criterio racional y su moral, ordene su mundo histórico al modo más conveniente, es decir en libertad y conforme a su conciencia. Algo bastante diferente a una ley determinista y mecanicista de la Naturaleza, dirigida por un Dios (el de Mahoma) que así lo ha predestinado. Europa, es lo que es por sus raíces cristianas.

        Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: La imposible integración. | Ramrock's Blog

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s