La reciprocidad religiosa clave para la lucha de los estados democráticos contra el yihadismo

La voluntad política de igualdad de derechos y obligaciones en el mismo territorio nacional para todos los que se encuentre en él y la cooperación entre los estados, en un espíritu de respeto mutuo y reciprocidad, son fundamentales para prevenir acciones como las de los yihadistas en Francia. Estas situaciones, como lo demuestra la dura realidad que estamos viviendo, se está convirtiendo en un suicidio para Europa como institución política, pero sobre todo como realidad cultural y con los valores propios de las democracias, porque la convivencia sólo es posible cuando hay igualdad de derechos y obligaciones, reciprocidad y libertad. Si esto tres elementos no se respetan en Europa, y el régimen de libertades se usa en un solo sentido, muy pronto Europa, tal y como la entendemos, próspera, libre y democrática dejará de existir.

Europa como institución política, pero sobre todo como realidad cultural y con los valores propios de las democracias, puede desaparecer porque la convivencia sólo es posible cuando hay igualdad de derechos y obligaciones, reciprocidad y libertad.

VoxTempli – 170115.- Los recientes ataques yihadistas de París han vuelto a traer a la actualidad, como ocurre siempre que sucede una acción como esta, el debate de las medidas policiales, preventivas y legislativas necesarias para evitar que vuelva a cometerse una salvajada más. Desgraciadamente, muchas veces con los cadáveres de los asesinados aún calientes, finalizado el duelo la unidad de los demócratas flojea y vuelta a empezar hasta la próxima acción.

También los ataques de fanáticos islámicos en suelo francés nos han sacado nuevamente los colores a todos, demostrando la hipocresía de Occidente, no ya por no reaccionar de igual forma contra las miles de personas que están cayendo en diferentes partes del mundo por los mismos criminales, sino porque el mismo día que los líderes europeos saltaban de sus sillones con la ejecución de 12 periodistas en París, eran asesinados al mismo tiempo más de mil nigerianos por los compañeros de los hermanos Kouachi sin que nadie se inmutase.

¿Cuál es la diferencia entre estas muertes? Evidentemente no lo es cuantitativamente hablando, sencillamente esos miles de nigerianos rebanados a machetazos son pobres, africanos y además, cristianos; lo que parece llevar acarreada la condena de ostracismo y desinterés.

Mientras Occidente da la espalda a una realidad, el yihadismo atacará por igual a occidentales, africanos, cristianos, ateos, ricos o pobres, porque lo que busca es la eliminación física de cualquier herejía que ellos entienden ofende al Islam, su Islam. De rematar en el suelo a un policía francés la estrategia de los yihadistas pasa ya, en este caso por Boko Haram  en Nigeria, en utilizar niños inocentes como bombas humanas, como afirmaba Ignacio Ayau Kaigama, arzobispo de Jos y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, tras los recientes atentados perpetrados por tres niñas que se inmolaron entre la multitud, causando la muerte de un total de 27 personas en el norte de Nigeria. O como el reciente video difundido por el Estado Islámico, donde un niño de 10 años ejecuta a dos presuntos espías rusos de un disparo en la cabeza.

A pesar de que Europa no sea consciente todavía que mientras no se acabe con las matazas por motivos religiosos de los yihadistas en África y Oriente Medio, Europa seguirá estando amenazada, son muchas las voces que están surgiendo para que entre otras medidas las democracias occidentales hagan cumplir sus leyes dentro de su territorio por igual, como por otra lado debería ser una obviedad en un estado de derecho, y que todos los que residan en un mismo territorio, extranjero o de distinta confesión religiosa a la mayoritaria, deben someterse a las leyes que los ciudadanos de los estados se otorgaron con sus constituciones.

Las acciones terroristas de París han sacado a la luz que un mal entendido  multiculturalismo, que en vez de ser una formula de convivencia entre ciudadanos de diferentes razas y religiones, se ha convertido en la permisividad de mantener dos estados en un mismo territorio: el mayoritario bajo las leyes aprobadas por un parlamento democrático y el de los guetos de una minoría que no quiere integrarse en el país de acogida y que practica sus propias leyes tribales, en la mayoría de las ocasiones totalmente opuestas a las oficiales, especialmente para los derechos de las mujeres.

Así varios medios franceses han sacado a la luz los privilegios que, en aras a ese falso y peligroso multiculturalismo, se permite a los musulmanes residentes en Francia:

-Que las jóvenes mujeres musulmanas estén exentas de las clases de biología y deportes en la enseñanza francesa.

-Los musulmanes tienen horarios propios, que les son reservados exclusivamente para las piscinas.

-Las estudiantes musulmanas pueden ser acompañadas por sus maridos a los centros de examen y ser examinadas por una mujer.

-No se expide carne alguna en los comedores donde los estudiantes musulmanes sean mayoritarios.

-En un estado laico como el francés consiguen salas de oración en las escuelas, liceos, gimnasios y universidades.

-Las empresas, escuelas, universidades y administraciones conceden permisos para la práctica de sus cinco oraciones diarias.

-Las estudiantes de medicina musulmanas sólo tratan con mujeres.

-Los médicos franceses no pueden atender a mujeres musulmanas sin el consentimiento de sus maridos.

-Se ha firmado con 35 empresas de Francia (Televisión, Peugeot, grupos de alimentos y Casinos) un acuerdo para contratar preferentemente personal extranjero.

-En las escuelas secundarias las musulmanas visten túnicas antes de ir a la mesa para no despertar ningún deseo.

-La escuela tiene que crear un compartimiento sin ventanas para reconocer a las madres, cubiertas de pies a cabeza, antes que les entreguen sus hijos.

-En las escuelas primarias los alumnos varones tienen dos baños separados, siendo uno reservado para un musulmán y el otro para un alumno francés o un funcionario.

Entre otros privilegios más, mientras que en otras comunidades religiosas (judía, hindúes, budistas, cristiana, etc.) no hay ninguna concesión parecida.

Evidentemente con esta política, que no facilita la integración y la aceptación de esta minoría de las leyes y derechos humanos, civiles y sociales conseguidos por los franceses desde hace siglo, no sólo no ayuda a la convivencia sino que está creando una tercera y cuarta generación de franceses islamizados que quieren imponer sus tradiciones, costumbres y leyes, superadas por el tiempo, al resto de los ciudadanos de Francia.

Es por ello, junto al cumplimiento de la ley de todos los ciudadanos de un país en igualdad de condiciones, que surge la necesidad de la reciprocidad entre estados y religiones.

Porque si inadmisible es que en un estado democrático haya territorios y parte de su población fuera de las leyes establecidas, también lo es que se concedan diferentes privilegios o excepciones que a su vez no se conceden al resto de los nacionales de ese país en el de origen de los que aquí si los reclaman y obtienen.

Esto es más evidente si hablamos de derechos religiosos, de libertad religiosa, porque mientras en Francia se permite establecer centros de culto de las diferentes religiones sin más trabas que las administrativas propias de cualquier actividad, en el 99%9 de los países islámicos no se permite abrir una sola iglesia cristiana; mientras Francia permite la venta y lectura del corán no ocurre lo mismo con la biblia en los países musulmanes; en Francia se puede ir a orar a la mezquita libremente mientras en gran parte de estos países no puedes ir a hacerlo a la iglesia sin arriesgar tu vida; en Francia puedes predicar el mensaje de Mahoma y en estos países ni tan siquiera puedes citar a Jesucristo bajo pena de muerte; en países como Francia los padres eligen los valores religiosos en los que educar a sus hijos mientras que Marruecos obliga a los padres que adopten a sus huérfanos a comprometerse a educarlos en el Islam y así un largo, largo, etc.

Estas situaciones, como lo demuestra la dura realidad que estamos viviendo, se está convirtiendo en un suicidio para Europa como institución política, pero sobre todo como realidad cultural y con los valores propios de las democracias, porque la convivencia sólo es posible cuando hay igualdad de derechos y obligaciones, reciprocidad y libertad. Si esto tres elementos no se respetan en Europa, y el régimen de libertades se usa en un solo sentido, muy pronto Europa, tal y como la entendemos, próspera, libre y democrática dejará de existir.

El Observador permanente de la Santa Sede ante las Oficinas de la ONU en Ginebra, intervino el pasado 29 de junio en la primera sesión del nuevo Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, afirmando que: “Personalmente creo que sería más productivo hablar de reciprocidad religiosa que de diálogo interreligioso o de alianza cultural o de civilizaciones. En lugar de enzarzarnos en grandes, y sin duda apasionantes, discusiones teológicas, ¿por qué no ir directamente a los resultados? “¿Ustedes permiten que mis nacionales inviertan en su país para construir un colegio o una iglesia? ¿Sí? Pues en ese caso tienen también aquí, y mientras respeten las cartas de derechos fundamentales comúnmente aceptadas, las puertas abiertas”. Pero solamente en los casos en los que se dé ese supuesto de reciprocidad real. No creo que sea tan complicado. El principio de reciprocidad es algo que entiende y admite todo el mundo. Tan sólo se requiere voluntad y decisión política para llevarlo a la práctica”.

Origen: La reciprocidad religiosa clave para la lucha de los estados democráticos contra el yihadismo – VoxTempli

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s