El judaísmo de Jesús – Mario Javier Sabán

Reseñas libros

 

El judaísmo de Jesús, libro de Mario Javier Sabán (2008).Resumen y Comentario por Raúl Vinokur. 

I. DE LAS CIRCUNSTANCIAS Y ENSEÑANZAS DE JESÚS DE NAZARETH

Este es un riguroso trabajo de investigación acerca de un personaje clave en la historia de la humanidad. En sus páginas, Mario Sabán explica, compara y critica, con método científico y respaldado por una consistente documentación, las diversas interpretaciones histórico-religiosas más difundidas, tanto de cristianos como de judíos, respecto a la vida y enseñanzas del rabí Jesús de Nazareth, así como su grado de implicación en el judaísmo de la época.

A pesar que parte de su cometido es el de analizar la utilización de la figura de Jesús en el surgimiento y consolidación del cristianismo, el autor advierte en la introducción que no es su propósito el de iniciar un debate acerca de la fe, de las creencias de cada religión o de las disposiciones de la Iglesia que no tuvieran que ver directamente con el mensaje original de Jesús.

Se ceñirá, anuncia, a estudiar las propias palabras de aquel rabí de Galilea y de cómo éstas han sido interpretadas con el correr de los siglos.

En el libro, en consecuencia, se dedica a probar documentalmente novedosas conclusiones acerca de la personalidad, de la prédica y de las circunstancias en que desarrolló su actividad el rabí Yeshua, o Jesús.

A modo de síntesis, estas conclusiones son:
– Que nació, vivió y murió como judío.
– Que sus familiares y sus seguidores contemporáneos eran todos judíos.
– Que fue un riguroso observante de la Ley de Moisés.
– Que fue un activo protagonista del intenso debate judío que se suscitaba en la Judea del siglo I.
– Que su discurso estaba firmemente enraizado en la Torá (el Pentateuco), así como en las enseñanzas de los profetas y maestros de la tradición judía.
– Que su interpretación de la Torá constituyó una original propuesta sintetizadora, dedicada a privilegiar las bases éticas del judaísmo.
– Que su voluntad era la de difundir el mensaje fundamentalmente entre judíos.
– Que de ningún modo fue su intención la de crear una nueva religión.

De eso y no de otra cosa trata el autor: de rescatar las palabras que pronunció el Rabí Jesús de Nazareth, a la vez que analizar las modificaciones e interpretaciones cristianas añadidas a su mensaje original a partir de los siglos II y III.

Fue en ese momento en que se comenzó con un proceso de ‘desjudaizción’ de Jesús, mediante una elaboración cristológica que lo divinizó y reivindicó como fundador de una nueva religión.

En esa deriva, la descripción cristiana de Jesús dejó de corresponderse con la existencia real de aquel rabino judío del siglo I, e incurre en silencios, contradicciones y falsificaciones respecto a sus enseñanzas fundamentales.

De parte de la tradición judía, la grave equivocación consistió en omitir toda referencia a Jesús, prácticamente como si no hubiera existido. Tal vez debido a un traumático proceso de separación de la rama nazarena, o también a las terribles persecuciones sufridas posteriormente a manos de los cristianos, se acabó aceptando, de hecho, la tergiversada descripción de la Iglesia acerca de un divinizado Jesús.

De este modo, tanto para divinizarlo como para instituirlo como fundador del cristianismo, la cristología no sólo tergiversó sino que también pasó por alto numerosas citas expresadas personalmente por Jesús según los propios evangelios, minusvalorando el componente específicamente judío de su mensaje.
Sabán resalta la variable que ninguna de las dos religiones, al menos mayoritariamente, incorporan en sus respectivos relatos: la variable del tiempo. Es decir, la del condicionamiento histórico temporal. Porque tanto judaísmo como cristianismo no diferenciaron entre el Jesús real, Yeshua, el del siglo I, y el Jesucristo de la Iglesia de los siglos posteriores.

En el caso cristiano, construyendo una versión teológica distorsionada del mensaje de Jesús. En el judío, aceptando esa lectura cristiana (aun para rechazarla) sin rescatar para la memoria judía, sin embargo, las enseñanzas del verdadero Yeshua.

II. JESÚS, UN FARISEO DE SÍNTESIS

Como sucede con todo cambio social y cultural, tampoco la religión judía se quedó anclada hacia el -XIII, cuando según la tradición Moisés dio a conocer la Torá en el Sinaí. Es importante señalar esta obviedad histórica, porque el cristianismo, desde el siglo II en adelante, confrontó la interpretación de Jesús con la literalidad de la Torá, como si toda la religión judía del siglo I hubiese permanecido exactamente igual a la del siglo –XIII. Como si el trabajo de Jesús, por lo demás, no hubiera estado conectado con esa evolución de la religión judía ni hubiera formado parte de ella.

Lo cierto es que sí hubo una evolución y, en el curso de ella, surgió hacia los siglos -III y -II el movimiento fariseo, contrario a la literalidad de la Torá sostenida por los saduceos, la clase oligárquico-sacerdotal de Judea, regente del Templo y aliada del ocupante romano.

Fueron los fariseos, una suerte de movimiento religioso cultural de clase media, quienes introdujeron la figura central del maestro o rabino, así como el debate intelectual entre diferentes interpretaciones de la Palabra de Dios, es decir de la Torá. Porque no olvidemos que, además de la Torá escrita (la mayor parte de judíos varones estaban entonces ya alfabetizados), se estaba desarrollando una Ley Oral, reflejada por escrito en el Talmud, finalizado siglos más tarde.

En el siglo primero el debate continuaba, más denso y acalorado que nunca. El rabino Jesús de Nazareth era precisamente uno de los protagonistas de esa discusión entre las distintas interpretaciones de escuelas fariseas acerca de de la Torá. Se trataba de discusiones vibrantes, acaloradas, con posturas extremas y hasta contradictorias entre sí.

De las dos principales corrientes, la rigorista de Shamai y la liberal de Hillel, Jesús tomó partido preferentemente por la segunda, aunque sin dejar de acordar con Shamai en alguna cuestión puntual, como la del divorcio. Dado que también transmitió alguna enseñanza propia de los esenios, se puede afirmar que Jesús representaba una original síntesis de las posiciones que participaban en el debate.

Pero en todo caso era este un debate interno del judaísmo. Ninguno de los intervinientes intentaba fundar otra religión, sino más bien persuadir a los otros de que su interpretación era la correcta, y por lo tanto que merecía ser adoptada por el conjunto.

III. DE NAZARENOS A CRISTIANOS

En el año 50 se llevó a cabo el llamado Concilio de Jerusalén. En el encuentro, los seguidores de Jesús tomaron una resolución a instancias de Saúl de Tarso, el futuro San Pablo, que fue clave para potenciar al grupo nazareno como futura religión separada del judaísmo.

Esta resolución fue la de incorporar a gentiles que cumplieran con las Siete leyes de Noé, pero sin el requisito de convertirse antes a la fe judía, como era prescriptivo hasta ese momento. Estas leyes de Noé eran ya entonces aceptadas por la tradición como un camino válido de aproximación al Dios de Israel para los no judíos. Como tal adhesión al grupo de judíos nazarenos no comportaba una conversión formal al judaísmo, tampoco era exigible la circuncisión de los varones.

En las décadas inmediatamente posteriores, como consecuencia de este cambio fundamental –el de la no circuncisión-, así como del proselitismo paulino desarrollado en diversos puntos del Mediterráneo, hubo un ingreso masivo de gentiles a ese grupo.

Al cabo de aproximadamente un siglo, una vez desaparecidas la primeras generaciones de adeptos de Jesús, judíos ebionitas y observantes de la Torá, fue una minoría de judíos helenizados de la diáspora junto a una mayoría de gentiles que formaban parte del grupo, quienes comenzaron a dirigir el cambio de rumbo.

Ese nuevo rumbo fue el de instituir formalmente otra religión, vinculada parcialmente a la herencia religiosa judía aunque formalmente separada de ella: la religión cristiana. Y, en una notable progresión, ya a partir del siglo IV, el cristianismo fue adoptado como religión oficial del imperio romano.

IV. LA PALABRA DE JESÚS

El autor analiza los significados de numerosas citas de Jesús recogidas en los evangelios cristianos y que confirman una prédica basada íntegramente en la Torá y en la Ley Oral judía. De hecho, comenta con cierta audacia que el mismo Nuevo Testamento es, en gran medida, literatura religiosa judía.

Para ello, procede a comprobar documentalmente el origen de esas enseñanzas, una por una, en fuentes judías, demostrando de esta manera que Jesús proponía una interpretación judía actualizada a su época, como alternativa frente a otras interpretaciones que se formulaban en esa Judea del siglo I.

En donde no entra el autor es en las valoraciones de los dogmas cristianos los cuales, por ser cuestiones de fe, no admiten el debate: Jesucristo como Dios, su nacimiento como resultado de la acción del Espíritu Santo, el misterio de la Trinidad, la adoración de los santos de la Iglesia, etc.

En definitiva, el autor nos demuestra a través de esta obra que, según el testimonio personal de Jesús, según las propias palabras que nos llegaron de ese Rabí Ieshua del siglo I, no es correcto desprender propuesta teológica alguna ajena al judaísmo. Esto es así, afirma, a pesar de la construcción cristológica posterior. Antes bien, su detallado estudio permite concluir que la prédica de Jesús estaba en realidad destinada a transmitir las enseñanzas de la Torá y de la Ley Oral judía, dedicando una especial atención a sus componentes éticos.

Raúl Vinokur.
En Barcelona, a 9 de diciembre de 2014

  • Mario Javier Sabán: El judaísmo de Jesús. Ed. del autor, Buenos Aires, 2008, 640 p.

Origen: El judaísmo de Jesús

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s