El proceso de Jesús

Durante casi veinte siglos, y hasta la celebración del Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica divulgó la idea de que el pueblo judío era el pueblo deicida, responsable del arresto, juicio, condena y ejecución de Jesús de Nazareth. Una lectura superficial de los Evangelios favorecería este punto de vista. Pero la exégesis bíblica y un examen crítico y científico de las Sagradas Escrituras demuestran exactamente lo contrario: no sólo los judíos no pueden ser responsables -cada uno de ellos- del proceso a Jesús, sino que tampoco puede afirmarse que las autoridades judías de la época tuvieran nada que ver con la muerte del de Nazareth.

Es claro, en sus argumentos y en sus conclusiones: en el proceso que va de la composición de Marcos a la de Juan la culpa de la muerte de Jesús va pasando de los romanos a los judíos, acorde todo ello con el acercamiento del cristianismo a Roma y su alejamiento del judaísmo. Un proceso comenzado por Pablo, y continuado bastante más allá por San Juan.

El libro de Paul Winter, que tuvo una marcada influencia en las decisiones del Concilio Vaticano II, pretende demostrar esta teoría que llega a tiempo para la reconciliación de los pueblos.
______________________________
Les dejo con un articulo de Eduardo Díaz Reyna Universidad de San Carlos de Guatemala.

Los cuatro evangelistas Juan, Mateo, Lucas y Marcos anotan en sus respectivas narraciones que hubo cuatro interrogatorios, los que se sucedieron uno tras otro después de la captura de Jesús por la guardia romana en el huerto de Getsemaní; por supuesto que ninguna de las cuatro interpelaciones se ajustó al debido proceso.

Anás, Caifás el sumo sacerdote, el gran Sanedrín de Jerusalén y finalmente Poncio Pilato, gobernador romano, fueron quienes procedieron a interpelar a Jesús y hacerle algunas preguntas puntuales, tales como las que sí hizo Pilato.

Las horas o el tiempo que duraron estos interrogatorios no se conocen exactamente, pero sí se puede afirmar, según los evangelistas, que la presencia de Jesús ante el Sanedrín y Poncio Pilato, y por supuesto ante Anás y Caifás, transcurrieron del jueves por la noche al viernes por la mañana.

El otro aspecto a considerar por muchos especialistas es si el proceso en realidad fue legal o estuvo afectado por acciones no ajustadas a la ley. Si se consultan textos no evangélicos las dudas persisten y por eso es mejor atenerse a lo que los cuatro evangelistas nos han narrado pues ellos, aunque no trasladan en detalle lo sucedido, sí fueron testigos presenciales de los acontecimientos del ya lejano día de la crucifixión.

Tal y como nos lo relatan los evangelistas, especialmente Juan, el primer interrogatorio lo hace Anás, suegro de Caifás, Presidente del Sanedrín (Sanedrín es el nombre de la alta corte de los judíos). Entonces, según el apóstol Juan “Anás lo mandó atado a Caifás, sumo sacerdote”; luego es interrogado por el Sanedrín y finalmente Pilato emite la sentencia y se lava las manos.

Es importante señalar en la fase del interrogatorio de Anás que es el único que parece preocuparse de los discípulos de Jesús, ya que seguramente temía que éstos pudieran provocar una revuelta popular. No fue así.

En el correr del tiempo mucho se ha escrito sobre el proceso de Jesús y no hay acuerdo unánime entre escritores e historiadores sobre los pasos y el orden de aquel juicio, a lo que colaboran las diferencias de los relatos evangélicos.

Tres notables autores que cita Francisco de Mier en su obra “Sobre la Pasión de Cristo” relatan a su entender cómo se dio este proceso. Por considerarlo de interés trasladamos al lector lo que, en su momento, interpretaron Reinaldo Fabris, Pierre Benoît y Paul Winter.

El modelo de Reinaldo Fabris nos dice:

1) Jesús, ya arrestado, es llevado, en primer término, ante Anás, donde sufre un primer interrogatorio, aunque no oficial. Esto sucedía hacia medianoche, como se deduce de Juan.

2) Luego hay una reunión ante Caifás, el sumo sacerdote, rodeado de los otros sumos sacerdotes, ancianos y escribas; lo testifica Mateo. Aquí ya hay un verdadero interrogatorio por parte de los miembros del tribunal, que termina con una primera sesión de escarnio, como testimonian Marcos y Mateo.

3) De madrugada, se reúne la sesión oficial del Sanedrín (sumos sacerdotes, ancianos y escribas), hay una condena de Jesús y lo trasladan a Pilato.

4) Interrogatorio ante Pilato, con un intermedio entre Herodes, y continuación del interrogatorio con resultado de condena a cruz.

Pierre Benoît, otro estudioso, apunta:

«Veamos, en definitiva, mi reconstrucción de los acontecimientos de la noche: Jesús, arrestado en Getsemaní, es conducido a casa de Anás. Allí pasa la noche porque se aguarda a que el alba permita la sesión del Sanedrín. Durante esta vigilia, Anás y con él algunos jefes del Templo interrogan a Jesús sobre su doctrina y sus discípulos; este interrogatorio no es oficial, pero la autoridad de Anás da peso a estas pesquisas privadas. Jesús, con gran dignidad, se niega a contestar diciendo: Yo he hablado siempre abiertamente, ¿por qué me preguntas ahora? He dicho ante todo el mundo lo que pienso. Uno de los guardias le da entonces una bofetada, lo que desencadena una rechifla general. Al mismo tiempo, en el patio, Pedro se debate contra los que le asedian a preguntas […] Se puede admitir que el interrogatorio de Anás hubiese sido en una habitación y que no durara mucho tiempo. En cuanto el Sumo Sacerdote se persuade de que Jesús no quiere contestar, lo hace bajar al patio. Allí es donde Jesús pudo mirar a Pedro después de sus negaciones, y donde habría que aguardar la mañana. Al alba es llevado a casa de Caifás, es decir, ante el Sanedrín, donde se celebró un interrogatorio en regla».

Paul Winter, otro experto del proceso, propone estos cuatro pasos del juicio ante el Sanedrín:

1) Jesús conducido a la residencia del sumo sacerdote (Mc 14,53a; Lc 22,54).
2) Jesús escarnecido y azotado (Mc 14,65; Lc 22,63-65);
3) Pedro niega al Maestro (Mc 14,66-72);
4) El Sanedrín se reúne (Mc 15,1a; Lc 22,66ª)».

Para el judío Paul Winter se puede precisar históricamente un poco más, solo un poco, el desarrollo de aquel proceso que abocó en la condena y ejecución de Jesús:

«Puede afirmarse con seguridad que Jesús fue detenido por personal romano (Jn 18,12), por motivos políticos (Mc 14,48), y conducido luego ante un funcionario administrativo del lugar (Mc 14,53a; Lc 22,54; Jn 18,13a) en la misma noche. A la mañana siguiente, tras breve deliberación con las autoridades judías (Mc 15,1a), fue entregado de nuevo a los romanos para que le juzgasen (Mc 15,1b; Lc 23,1; Jn 18,28a). El gobernador le condenó a morir en cruz (Tácito; Mc 15,15b.26), ejecutándose la sentencia según el procedimiento penal romano (Mc 15,15b.24a.27). Resulta bastante razonable la conclusión de que Jesús fue interrogado la noche de su prendimiento (durante el envío de un funcionario judío y la deliberación matutina en la sala del Consejo), por un miembro del cortejo del sumo sacerdote, que también interrogó a algunos testigos y redactó un acta de acusación que los magistrados judíos aprobaron a la mañana siguiente (Josefo; Mc 15,1a; Lc 22,66). Tras haber sido condenado por Pilatos, el reo fue escarnecido por los soldados del pelotón de ejecución (Mc 15,16-20)».

De todas maneras sea cual sea la interpretación que cada quien haga del interrogatorio de Jesús, lo cierto es que la inocencia de Jesús es clara y que la crucifixión se consumó.


Bibliografía:
– Benoît, P., Pasión y resurrección del Señor (Fax, Madrid 1971)
– Fabris, R., Jesús de Nazaret (Sígueme, Salamanca 1986)
– Winter, P., El proceso a Jesús (Munchnik Eds., Barcelona 1983)

Origen: El lugar de todos: El proceso de Jesus

3 comentarios en “El proceso de Jesús

  1. El querer a toda costa exonerar a los judíos de su responsabilidad en la condena y muerte de Jesús de Nazaret el Hijo de Dios, lleva a muchos a tratar de tergiversar lo que está registrado por los que fueron testigos de primera mano de aquellos hechos necesarios para la Salvación de los hijos de Dios.

    Se quiere ignorar el registro bíblico del Nuevo Testamento en Juan 11:45-53 en donde se nos dice entre otras cosas que: ” Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales.
    Si le dejamos así, todos creerán en él; y vendrán los romanos, y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación.
    Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada;
    ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca.
    Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación;
    y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.
    Así que, desde aquel día acordaron matarle.”

    También el articulista pasa por alto que en aquella noche decisiva, no solo fueron soldados romanos los que apresaron a Jesús, también había alguaciles de los principales sacerdotes. Hubo un verdadero complot para asesinarle porque era un personaje incómodo para los dirigentes judíos y para las autoridades romanas quienes buscaban, estos últimos, mantener la paz en Jerusalén y Judea a toda costa.

    Me gusta

  2. Según los Evangelios (Mateo, 27; Marcos, 25; Lucas, 23 y Juan, 19), fueron los sacerdotes y dirigentes judíos quienes instigaron la muerte de Jesús e incitaron al pueblo contra él.
    .
    Los Evangelios dejan claro que tanto Pilato como Herodes no querían condenarlo, y que Pilato cedió a la presión del pueblo, después de intentar en vano reducir la presión a la que se hallaba sometido, enviando a Jesús ante Herodes (para pasar a otro la “patata caliente”), haciéndolo azotar para despertar la compasión y ofreciendo su libertad en lugar de Barrabás.
    Además, finalmente, se lavó las manos para que no cayera sobre él la sangre de “este justo”. Y, encima, ordenó poner sobre la cruz que era “Rey de los judíos”, para contrariar a los que habían instigado su condena.
    .
    Una cosa es que no se interprete este hecho como una demostración de que el pueblo judío y sus sacerdotes son peores que otros: seguramente, no es esto lo que debamos deducir, como tampoco debemos deducir que el pueblo judío es superior a todos por el hecho de que Jesús fuera judío.
    .
    Tal vez lo que debemos deducir es que hasta los más altos responsables de la sociedad pueden ser los peores criminales y que la multitud es muy fácil de manejar: recordemos que, pocos días antes, Jesús había entrado triunfante en Jerusalén aclamado por la multitud.
    .
    Y también deberíamos darnos cuenta de que hasta los más fuertes pueden fallar cuando todos fallan, igual que Pedro, que negó a Jesús 3 veces en una sola noche. Y, por supuesto, Pilato que, a pesar de querer salvarlo, cedió a la presión del pueblo y de los sacerdotes.
    .
    Debemos pensar que situaciones análogas se han dado muchas veces, y que ahora mismo se dan, y que pueden ser la causa de la destrucción de nuestra sociedad.

    Me gusta

  3. TODOS CEDEMOS ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA
    . “La opinión pública es una fuerza a la que nada resiste”
    . Napoleón
    Es muy importante que nos demos cuenta de que la injusta condena de Jesús corresponde a un comportamiento humano MUY GENERAL. Y que no corresponde a una característica peculiar de los judíos, ni de Poncio Pilato.
    .
    Es perfectamente posible la PERVERSIÓN GENERAL de la Justicia en un asunto bajo la presión de intereses de un grupo que condiciona la opinión pública. Y esta perversión puede ser clamorosa sin que nadie parezca enterarse.
    Incluso en el caso de que esta perversión no sólo sea injusta, sino MUY DESTRUCTIVA, es fácil que nadie diga nada, que no se intente arreglar durante décadas.
    .
    EJEMPLO: LA ESCLAVITUD DEMOCRÁTICA Y LIBERAL
    Los Estados Unidos se establecieron bajo los principios de la IGUALDAD y de la LIBERTAD entre los hombres: sin embargo, los Estados del Sur fueron esclavistas, y estuvieron legislando a favor de la esclavitud hasta que estalló la Guerra Civil.
    CASI NADA se ha dicho sobre cómo la “Justicia” hizo compatible estos principios constitucionales con la esclavitud y las leyes que la potenciaron, que incluso prohibían a los amos liberar a sus esclavos y enseñarles a leer… Por lo tanto, el OSCURANTISMO sobre esta contradicción llega hasta nuestros días, no está resuelto todavía. Lo que quiere decir que pueden aparecer otros casos similares.
    .
    EJEMPLO RECIENTE: NO DISCRIMINAR POR RAZÓN DE SEXO:
    Nuestra Constitución prohíbe toda discriminación por razón de sexo (art. 14). Sin embargo, ya antes de aprobarse se suprimió el Servicio Social femenino, pero se dejó el Militar masculino. Si los españoles tuviéramos TUTELA EFECTIVA de los tribunales, hubiéramos podido reclamar la igualdad y se hubiera dado UNA EXPLICACIÓN oficial. Pero no, durante 23 años (1978-2001) existió un Servicio Obligatorio sólo-para-varones sin que se supiera ninguna razón oficial de esta discriminación. Que en el caso de haber libertad de expresión, se hubiera podido dar a conocer al público en general…

    ¿Qué le podía pasar a quien preguntara? Tenemos un ejemplo en:
    https://www.facebook.com/Edip-Rei-103445850599/?fref=ts
    Tampoco se habla de la gestión jurídica de este caso. Ni de la gestión de ninguna de las desventajas de los varones, como son el mayor fracaso escolar, la menor esperanza de vida, el mayor riesgo de muerte juvenil y prematura (3 veces más por suicidio y asesinato, de 20 a 30 veces más por accidente laboral), su mayor índice de “sin techo” (4,8 veces), etc.. Existe una “oscuridad oficial” sobre estas diferencias, pues contradicen la FARSA de la IGUALDAD “REAL” de nuestros dirigentes.
    Y ¿es posible creer que las mujeres lo tienen todo peor para vivir y sobrevivir? ¿No será que callamos las desventajas de los varones, para así privarlos de su derecho a la Ley? Somos sus rivales como los sacerdotes y fariseos fueron los rivales de Jesús.
    .
    La hipocresía no es exclusiva de los fariseos, ni el lavarse las manos, de Pilato. Es de TODOS, y nadie protesta ante la hipocresía y el perjurio “constitucional” de la totalidad de nuestros dirigentes actuales.
    Por lo tanto, lo que cuentan los Evangelios tiene hoy una presencia que nos pasa desapercibida.
    O todavía peor: ni siquiera parece que tengamos un Pilato al que le sepa mal la injusticia y sienta compasión y simpatía hacia los injustamente tratados.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s