La España asqueada – Luis María Anson

Leopoldo Calvo Sotelo fue el más culto de los presidentes de Gobierno de la democracia española, el más trabajador, el más ordenado, el que se fortalecía escuchando la música de Wagner. Al constatar que el péndulo político oscilaba hacia la izquierda quiso contrarrestar su movimiento fortaleciendo en el Gobierno de UCD posiciones socialdemócratas. Se equivocó. El centro derecha español se sumó en bloque a Alianza Popular y el partido ucedista pasó de 165 escaños a 12, hecho sin precedentes en la Europa democrática.

Mariano Rajoy ha creído que su espléndida gestión económica, tras evitar el rescate, reducir la prima de riesgo, disminuir el déficit y rebajar el paro era suficiente para su reelección. Se equivocó. El centro derecha español prefiere la unidad de España al bienestar económico. Y quiere además que su Gobierno respete el humanismo cristiano, la propiedad privada y la sociedad de libre mercado. Cerca de cuatro millones de votantes abandonaron el Partido Popular de Rajoy por su lenidad en la acción política, instalándose en la abstención o robusteciendo a Ciudadanos, ya que Albert Rivera ha mantenido siempre una posición firme y coherente frente al órdago secesionista catalán.

Por su parte Cristóbal Montoro ha restado el voto de muchos millares de simpatizantes del PP que rechazan su política fiscal considerándola una agresión a la propiedad privada. Solo las familias francesas y belgas, por ejemplo, con una carga del 36,75% y del 36,11% superan la fiscalidad que soporta la familia española, el 34,43%. Incluso Suecia y Alemania están por debajo de España, tan lejos por cierto nuestra nación de Inglaterra con el 5,65%, Luxemburgo con el 5,85%, Dinamarca con el 9,09% y Holanda con el 11,61%. Y eso para no hablar del 21% de IVA que hay que pagar para ver una obra de Calderón o Buero Vallejo, mientras a la pornografía se la grava con el 3,2%.

No es verdad que el PP ha ganado las elecciones del 20-D. En el sistema parlamentario, salvo mayoría absoluta, vence el partido que suma más escaños. Mariano Rajoy no ha podido añadir a sus 123 diputados ni siquiera el de Coalición Canaria. Pedro Sánchez cuenta con 131 y trabaja aceleradamente para sumar al PNV, a Compromís y a IU. Total 143 síes frente a los 142 noes del PP, DiL, ERC y Bildu lo que le daría la investidura, si Podemos aceptara la abstención.

Una pirueta de circo, en fin, acariciada por algunos sectores socialistas a los que no gusta la verdadera preferencia de Pedro Sánchez: el Frente Progresista, es decir, el Frente Popular, la alianza del PSOE con los dos partidos comunistas, Podemos e IU, más la suma del PNV y la abstención de los nacionalistas catalanes.

España contempla asqueada cómo se impone el interés personalista o el partidista sobre el general. Instancias importantes nacionales e internacionales, tanto políticas como económicas, creen que la mejor forma de evitar nuevas elecciones sería que a los 131 diputados con los que cuenta Sánchez se sumara la abstención de los 123 del PP. Pero Rajoy todavía continua enrocado sin darse cuenta de que si se levantara la piel del cuerpo español se vería grabada en la carne viva la palabra asco. Asco por una clase política que lleva muchas semanas degradándose ante el pueblo español.

Luis María Anson, de la Real Academia Española.

EL MUNDO – 22/03/16 

Un comentario en “La España asqueada – Luis María Anson

  1. El autor “olvida” alguna otra razón por la que Rajoy asquea a sus votantes:
    1.- Cuando llegó al poder, olvidó hacer algo que todos sus votantes esperaba que hiciera: Ajustar cuentas con la pléyade de chorizos que, desde el poder omnímodo socialista llevaba décadas robando a mansalva. Si lo hizo porque el PP también tenía lo suyo que tapar, ó porque al fín y al cabo “no tenía importancia”, es lo de menos, ambas explicaciones son igualmente infames.
    2.- Tambien olvida el autor que con el PP la presión fiscal subió contra la clase media, los autónomos – por los que no ha hecho absolutamente nada – y en general lo productivo del país, y lo hizo para seguir alimentando manos muertas. Todos esperábamos que metiera vagos y maleantes en cintura, nó que nos saqueara para seguir alimentadolos. De hecho, estas castas improductivas son las únicas que ni han notado que hubiera crisis, siguen llenando aeropuertos en cada puente y practicando deportes en días y horas laborables, como si fueran lores ingleses que se aburren mortalmente.
    3.- Tambien esperabamos que acabara con la dictadura de la izquierda sobre la educación, que la ha puesto al nivel lamentable en que se encuentra. En esto tampoco se ha hecho nada. Hace unos días supe del caso de una profesora de frances que no enseña ni papa de frances, aprovecha sus clases para explicarle el comunismo a los alumnos. Personados en la Inspección de la Consejería, padre e hijo se encontraron con un “inspector” con camiseta de Podemos que les dijo que la profesora tenía “libertad de cátedra”, y les amenazó con acciones legales porque el chaval había grabado las clases de adoctrinamiento marxista con su móvil.
    4.- Solo ha recurrido a su militancia para que curre gratis en campañas y elecciones. Del arrimar el hombro inicial, “todos” tenemos que esforzarnos, etc, hemos pasado a la llamada para que hagas de interventor en una mesa, y punto. Y después de pegarnos un día de perros tras otro nos enteramos de que en la contratación de no se qué empresa para no se qué recuentos también ha habido tomate.
    Por último, y esto ya es directamente personal: Vivo en un sitio de playa, y lógicamente voy a menudo a la playa. Voy desde hace años al mismo sitio, una zona urbanizada con chalets que no podré permitirme nunca. Durante años, me he encontrado con una serie de veraneantes que hacen lo mismo que yo, colocarse mas o menos por la misma zona. Al cabo de los años, los reconoces. Durante años pensé que eran industriales madrileños con posibles, hasta que saltó lo de la Púnica: ¡¡ Eran todos líderes madrileños del PP, con chalet en la zona y mesa reservada en los mejores chiringuitos !!. Y no dejo de pensar que he hecho el tonto a base de bien con esta gentuza.
    Resumamos el hartazgo: Si en vez de un comunista con coleta hubiera aparecido por los medios un patriota español, diciendo de la casta, de los medios, de la monarquía y del país en general las verdades como puños que ha utilizado el coleta en su demagogia, ahora no se estaría hablando de Podemos, sino de Limpiemos.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s