tragedia de Karabaj – Ricardo Ruiz de la Serna

Los armenios son un pueblo muy antiguo. La tradición cuenta que descienden de Haik, hijo de Togarmah y tataranieto de Noé. El nombre del país, en armenio, es “Hayastán”, la tierra de Haik. En el siglo IX antes de Cristo, el imperio de Urarte se extendía por lo que hoy es Armenia y buena parte de Anatolia. Su capital estaba en Van, donde hunden sus raíces los armenios. De allí huyeron los que pudieron durante las matanzas de finales del siglo XIX y el genocidio perpetrado entre 1915 y 1922. Heródoto relacionó a los antiguos armenios con los frigios. Ellos han visto pasar por su tierra media historia de la Humanidad: persas, griegos, romanos… San Gregorio el Iluminador, después obispo de Cesarea, predicó el Evangelio a los armenios y, así, Armenia fue el primer país del mundo en adoptar oficialmente el cristianismo. Se dice que ocurrió en el año 301 pero, sin duda, ya se habían convertido en el año 314. El monje Meshrob Mashtots (362-440) inventó el alfabeto y la primera frase de esta nueva escritura fue “Para conocer la sabiduría y la educación, para recibir las palabras del entendimiento”. Armenia fue un gran reino en la Edad Media. Cuando cayó en poder de los selyúcidas, los armenios fundaron el reino de la Armenia de Cilicia en el Mediterráneo. Había comunidades armenias en todo el oriente. La invasión otomana sometió a los armenios, quienes lucharon por preservar su lengua y su cultura. El Genocidio Armenio erradicó casi por completo la presencia armenia en el antiguo Imperio Otomano. La resistencia se hizo fuerte en las montañas de Armenia Oriental, parte del territorio de la actual República de Armenia. Algunos lograron huir a otros países y refugiarse, por ejemplo, en comunidades de la diáspora. Tras un breve periodo de independencia (1918-1920), quedó integrada en la URSS al igual que su vecina, la República de Azerbaiyán.
En todo este devenir histórico, el territorio de Nagorno-Karabaj desempeñó un papel muy importante. Con una superficie similar a la de Asturias, su nombre significa “El jardín negro en las montañas”. En español, se lo suele llamar Alto Karabaj. A veces, los armenios se refieren a él como Artsakh. De mayoría armenia, su historia ha sido trágica. Allí fundó San Gregorio el Iluminador el monasterio de Amaras. Allí estableció Meshrop Mashtots la primera escuela en la que se utilizó el alfabeto. La conquista islámica de Persia llegó hasta Karabaj. Los armenios fueron derrotados, pero después se alzaron y levantaron un principado que logró mantener cierta independencia de hecho, con distintas formas, hasta 1805. Entonces, Karabaj quedó integrado en el imperio ruso primero como protectorado (1805) y después como territorio imperial (1813). En 1822, pasó a formar parte de la provincia de Elisabethpol. Con la caída del imperio y el nacimiento de la Unión Soviética, se sentaron las bases de un conflicto complejísimo.

Tratemos de resumirlo.
En el territorio, históricamente armenio, se fueron estableciendo los azeríes. Se trata de un pueblo de lengua turcomana que, desde antiguo, profesa el islam chií. También ellos reclaman tener derechos históricos sobre Karabaj, aunque posteriores. En la narrativa de los azeríes, el kanato de Karabaj, establecido en 1750, y su florecimiento cultural, legitimaría la presencia azerí en el territorio y justificaría su consideración de territorio histórico de Azerbaiyán. Esta pretensión vino reforzada por los hechos consumados durante el periodo soviético.

 

Tatik y Papik 

La caja de los truenos se abrió entre 1921 y 1923. El 12 de junio de 1921 el Consejo Nacional de la República Socialista Soviética de Azerbaiyán declaró que Karabaj era parte de Armenia. Ésta hizo lo propio, de modo que había acuerdo sobre este punto: Karabaj pertenecía a Armenia.

Sin embargo, el 5 de julio de 1921 el Comité de los Bolcheviques del Cáucaso, bajo presidencia de Iosif Stalin, decretó en Tbilisi que Karabaj quedaría incorporado a la República de Azerbaiyán. En julio de 1923, Karabaj recibió el estatuto de Región Autónoma dentro de Azerbaiyán. Allí vivía un 94% de armenios. La oposición armenia a la decisión de julio de 1921 se mantuvo durante todo el periodo soviético y hubo protestas, por ejemplo, en 1945, 1965, 1977 y 1987. Los armenios de Karabaj nunca aceptaron esa integración en Azerbaiyán.

El contencioso estaba servido. La primera decisión de reconocimiento de Karabaj como parte de Armenia se había intentado revocar después sin consentimiento de los armenios del territorio y con una dudosa legalidad internacional.

El conflicto estuvo latente hasta la descomposición de la Unión Soviética -tal vez, debería decir “destrucción”, pero dejo el debate para otro momento. La tensión entre armenios y azeríes fue creciendo a medida que la URSS se hundía. La chispa estalló en la localidad de Sumgait entre el 26 de febrero y el 1 de marzo de 1988, cuando una turba de azeríes asaltó el barrio armenio y mató a 26 personas según el recuento más conservador (algunos informes elevan la cifra a 32 muertos). Los armenios se defendieron y mataron a 6 azeríes. En enero de 1990, los nacionalistas azeríes del Frente Popular de Azerbaiyán se hicieron con el poder en Bakú y se desató la violencia contra los armenios de la ciudad. Mataron a más de 90.

En la primavera de 1991, era evidente que el conflicto iba a estallar. Impedirlo fue, tal vez, uno de los mayores fracasos de Gorbachov. En septiembre de ese año Armenia proclamó su independencia. Los armenios de Karabaj querían unirse a sus hermanos recién independizados. El conflicto, que venía teniendo distintos episodios violentos desde 1988, se fue de las manos con la Operación Anillo, en la que milicias azeríes y efectivos soviéticos trataron de rodear las poblaciones de mayoría armenia para asegurar su permanencia en el Azerbaiyán independiente. Fue el principio del fin. Confirmó a los armenios de Karabaj que solo les quedaba combatir para ganar la independencia. A finales de 1991, milicias armenias trataron de recuperar las poblaciones armenias que se habían perdido. Los intentos de mediación fracasaron. La guerra civil se convirtió en un conflicto internacional que involucró, en el bando azerí, a muyahidines chechenos y afganos, así como a nacionalistas turcos. La Armenia recién independizada apoyó a los armenios de Karabaj. Contra todo pronóstico, éstos superaron la inferioridad numérica y de armamento. En mayo de 1994 se alcanzó un alto el fuego que permitió la supervivencia de la República de Nagorno-Karabaj, con capital en Stepanakert. Ambas repúblicas están unidas por el Corredor de Lachin. Para asegurarse cierta profundidad estratégica, los armenios siguen ocupando ciertos distritos de Azerbaiyán alrededor de Karabaj.

Así, las diferentes narrativas nacionales -a mi juicio, la armenia tiene más fundamento que la azerí- así como las disputas territoriales y una paz muy inestable han terminado enquistando el conflicto. Los combates que se vienen librando desde el viernes han sido el último capítulo de un enfrentamiento que la comunidad internacional -sobre todo, la OSCE, a través del llamado Grupo de Minsk- no ha logrado encauzar de forma satisfactoria. Ambas partes se acusan de crímenes de guerra y atrocidades.

Según las informaciones de las últimas horas, los combates se han detenido por el momento, pero no hay nada confirmado. Se ha evacuado a parte de los civiles -ancianos y niños- hacia el interior de Karabaj. El avance azerí se ha encontrado con una fuerte resistencia armenia. Por todo el territorio, se ha llamado a los reservistas y hay un riesgo cierto de escalada militar. De la vecina República de Armenia se están organizando los voluntarios. Rusia, aliada de Yereván y suministradora de armamento de armenios y azeríes, tiene un papel central en la estabilización de la zona. Ahora bien, Bakú cuenta con el apoyo incondicional de Turquía en un momento en que Moscú y Ankara tienen un enfrentamiento abierto. Los armenios han podido contener esta primera ofensiva azerí, pero es imposible prever qué pueda suceder si persisten las escaramuzas y las provocaciones. Por lo pronto, ambos bandos han reconocido  decenas de bajas.

Un comentario en “tragedia de Karabaj – Ricardo Ruiz de la Serna

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s