Una revuelta imparable – Hermann Tertsch / ABC

Domingo, 01.05.16

Dentro de la sala en Stuttgart se reúnen unos dos mil delegados, todos declarados defensores de la Constitución alemana y de la democracia y firmes adversarios de la violencia. Son el congreso del partido derechista Alternativa por Alemania (AfD) cuyo fulgurante éxito electoral en los últimos meses tiene conmocionada a la clase política tradicional alemana.

Fuera se manifiestan y agreden a la Policía cientos de ultraizquierdistas del «frente antifascista», partidarios de dictaduras y de la violencia. Una vez más es escandaloso comprobar cómo la mayoría de los medios tratan poco menos que como delincuentes nazis a unos pacíficos congresistas y como ciudadanos de bien a los vándalos comunistas y antisistema que pretendían reventar el acto. En su Congreso, el AfD volvió a declararse un partido democrático y contrario al nazismo. Habló de «los años tenebrosos del nacionalsocialismo». Decidió además imponer una gestora en el Sarre precisamente por la sospecha de contacto de varios miembros con el ultraderechismo del NPD. Todo para dejar claro que son otra cosa. Que son un partido alemán «nacional y patriótico».

Como otros partidos surgidos en el centro y el norte de Europa, véase Austria o Hungría. Son «demonizados» como ultras, racistas y nazis para disputarles el derecho a existir. Pero crecen sin cesar. Ellos no quieren destruir el sistema como el populismo de ultraizquierda o separatista en España. Quieren defender su Constitución y el sistema desde postulados democráticos. Los partidos tradicionales y los medios están en pánico. Temen con razón que la crisis de los refugiados, añadida a otras anteriores no resueltas, ha hecho detonar finalmente una revuelta popular contra la ideología del sesentaiochismo, contra el consenso socialdemócrata de todos los grandes partidos y contra una corrección política que oculta la realidad masiva y alevosamente.

Europa ha entrado en un proceso de cambio inmenso que nadie sabe adónde lleva. Los partidos tradicionales no debieran obstinarse en negar la realidad y pretender marginar a las nuevas fuerzas en la extrema derecha. Para que no acaben siéndolo. Porque de una forma u otra sus inquietudes y demandas van a estar muy arriba en la agenda europea. Ya no podrán ser reprimidas ni ignoradas.

Origen: The Unending Gift

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s