Juventud Perpetua: Breve manual para la detección de ideologías políticas nocivas – Juventud perpetua.

INTRODUCCIÓN


Cuando vemos un anuncio, un publi-reportaje, la presentación de una empresa o cualquier otra cosa por el estilo, tenemos muy claro que nos enfrentamos a un texto creado específicamente para persuadirnos: persuadirnos directamente para comprar algo, persuadirnos para “amar” la empresa que nos vende ese producto o ese servicio maravilloso que “tanto nos gusta” o “tanto nos conviene”. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a un discurso ideológico no nos imaginamos nunca que se trata de un texto también persuasivo, ya sea para hacer que votemos a un partido o para que aceptemos como buenas y justas determinadas medidas políticas. O trataría de convencernos de que esas ideas (esa ideología) representan el último estadio de la sabiduría humana, ya en el plano de la filosofía. Si es la síntesis de las ideas de un filósofo, se trata de teorías, y su implementación en el ámbito de la convivencia humana será por tanto experimental. Si son “artificiales”, destinadas (como ya dije) a persuadir a un grupo humano, de ningún modo tratan de representar ni la justicia ni la sabiduría, sino lavarnos el cerebro, influir en nuestra decisión de voto y tomar por buenas y justas una serie de medidas políticas.
Cuando estas medidas políticas, aunque puedan ser equivocadas, nos inducen a amar lo que es nuestro, son en principio menos dañinas que cualquier otra que nos haga renunciar a nuestra cultura y nuestra riqueza. Y no quiero decir, por supuesto, que debamos hacer caso a una ideología nacionalista extrema que nos lleve a cometer graves atrocidades, me refiero simplemente al patriotismo bien entendido, a amar lo nuestro, a no renunciar a lo nuestro, en definitiva a tener “amor propio” o una “alta autoestima” (como españoles). En mi caso (y el de la mayoría de quien va a leer esto) sería estar orgulloso de ser español y estar orgulloso del legado cultural que me es propio. Por tanto, si percibimos que sobre nosotros se está lanzando una campaña por la cual hayamos de asimilar una ideología que de algún modo nos haga renunciar a nuestra cultura (incluso a los aspectos negativos), a los intereses de nuestro país e incluso renunciar a la defensa militar del país si fuese necesario, esta ideología debemos considerarla nociva.

¿QUÉ ES UNA IDEOLOGÍA?

La definición más simple de ideología seria: “conjunto de ideas de una escuela o autor”. Y así es pues la ideología surge de una corriente de pensamiento y es sintetizada por un autor a partir de multitud de razonamientos. Sin embargo debemos tener en cuenta que la ideología que nos preocupa es la política, creada para convencer, para persuadir, y en último término para regular el espíritu de una serie de medidas legales que afectarán gravemente a nuestras vidas y con el tiempo pueden llegar a cambiarnos, como pueblo, como nación.

Para dejarlo claro doy una forma sintetizada de lo que es una ideología política:

1 Di como es el mundo: en principio es una visión catastrofista (y cuando esta ideología ha triunfado, se vuelve una imagen “feliz”).

2 Di como debería ser (el ideal): es esto exactamente, la descripción del “maravilloso” mundo que tratamos de alcanzar, que “alcanzaremos” si nuestra ideología triunfa.

3 Di que hacer para alcanzar el ideal: en esta parte del texto reside la intención persuasiva. Después de hacernos sentir miedo (en el punto número 1) y de darnos esperanza (en el punto número 2) se nos pide que realicemos acciones concretas por las cuales hemos de alcanzar ese maravilloso ideal que ya conocemos (punto 2). Esas acciones pueden ir de votar a un determinado partido, a manifestarse en las calles, a desobedecer a la autoridad, a desconfiar en las instituciones, hasta llevar a cabo acciones violentas propias ya de un Estado en crisis.

La intención con la que se crea y difunde una ideología puede ser idealista (valga la redundancia), altruista, o directamente malvada. En este último caso va a ser una ideología generalmente creada por un país extranjero que quiere llegar a dominarnos, entrando ya en lo que se conoce como “guerra psicológica” o “guerra ideológica”. Como ésto es algo que pasa inadvertido, que la gente no conoce, y por tanto es vulnerable ante tales ataques, veo interesante describir en este post como nos “atacan”, desde fuera, con unos programas de “lavado de cerebro” destinados  a modificar la conducta de los ciudadanos de países-objetivo y que estos traicionen con sus actos el sano patriotismo que antes tenían por bueno.
Puede parecer que sea yo el que trate de dar una descripción catastrofista del mundo, pero lo que a continuación explicaré es cierto y lo ofrezco con la intención de dar a quien me lea las armas necesarias para defenderse de estos discursos peligrosos. Y tened en cuenta que algunas de estas técnicas se llevan a cabo, a muy gran escala, en el campo del marketing, para “crear necesidades” de compra e implantar nuevos mercados para nuevos productos, por ejemplo. No se trata de técnicas creadas por científicos locos y no tienen nada que ver con el esoterismo: son eso, técnicas, nada más, pero peligrosas si la intención con que se usan es mala.

LA IDEOLOGÍA MARXISTA Y EL PROGRAMA DE SUBVERSIÓN IDEOLÓGICA.

Al hablar en primer lugar de las artimañas de la KGB durante la Guerra Fría no quiero dar a entender que “los rusos” son los “enemigos públicos número uno”. Al igual que esta potencia (todavía es una gran potencia, aunque no exista la URSS), otras potencias emplean estas técnicas para modificar el comportamiento de los ciudadanos de otros países. El beneficio final de estas maniobras es enorme, ya desde un plano económico como militar, y quien puede las lleva a cabo. Sin embargo creo que es más fácil introducir el tema hablando de las tácticas soviéticas.
Los soviéticos sabían que su ideología marxista-leninista (o las ideas más radicales aún del estalinismo) eran por si mismas un poderoso arma. Ya desde el inicio del comunismo marxista, esta ideología se extendía como una plaga entre la clase obrera, el proletario, el campesino, el pobre que tiene que trabajar; se extendía en el descontento. Se extendía también en la pasión del idealismo, entre los jóvenes que veían con miedo los esfuerzos de la vida que les quedaba por delante. Es cierto que hay razonamientos justos en el marxismo, y es verdad que el capitalismo puede ser una de las formas de opresión más crueles que pueda haber si no se controla, pero como ya dije en la introducción, la filosofía es teoría y así ha de tratarse, no puede aplicarse directamente sobre un sistema político, porque es muy peligroso. Pero no voy a entrar en ésto. Situémonos en una URSS ya conformada, una superpotencia en liza con el mundo occidental, capitalista, una URSS que quiere expandirse, que tiene intención de conquistar otros países y anexionarlos, meterlos en su “Telón de Acero”…

La ideología comunista podría ser (muy sintetizada):

1 Cómo es el mundo: un mundo en el cual impera el capitalismo, que explota y somete al proletario, donde lo más importante e el beneficio económico del capitalista.

2 Cómo debería ser el mundo (el ideal): un mundo en el que impera la igualdad, donde no hay clases, donde los recursos y riquezas se comparten entre todos de manera justa. “Pan, trabajo, techo y dignidad”.

3 Qué hacer para alcanzar ese ideal:

1. Expropiación de la propiedad territorial y empleo de la renta de la tierra para los gastos del Estado.
2. Fuerte impuesto progresivo.
3. Abolición del derecho de herencia.
4. Confiscación de la propiedad privada de todos los emigrados y sediciosos.
5. Centralización del crédito en manos del Estado por medio de un banco nacional con capital del estado y monopolio exclusivo.
6. Centralización en manos del Estado todos los medios de transporte.
7. Multiplicación de las empresas fabriles pertenecientes al Estado y de los instrumentos de producción, roturación de terrenos incultos y mejoramiento de las tierras, según un plan general.
8. Obligación de trabajar para todos; organización de ejércitos industriales, particularmente para la agricultura.
9. Combinación de la agricultura y la industria; medidas encaminadas a hacer desaparecer gradualmente la oposición entre la ciudad y el campo.
10. Educación pública y gratuita de todos los niños; abolición de trabajo de estos en las fabricas tal como se practica hoy; régimen de educación combinado con la producción material, etcétera.
(Manifiesto comunista, Karl Marx, Friedrich Engels)Y para poder hacer todo ésto, si es preciso se fusila a todo bicho viviente, o se les mete en el gulag, porque “es de justicia” (una vez que triunfa la revolución).

¿Y cómo es posible que en países donde no había comunismo, de repente surgieran un Partido Comunista, asociaciones activistas o hasta grupos terroristas de ideología marxista-leninista?¿Surgieron espontáneamente con el único componente del descontento obrero, o fuero creadas por el propio comunismo, ya existente y afianzado en el mundo como gran potencia? Para que estos partidos puedan existir necesitan financiación, y eso es exactamente lo que hacía la URSS. El 85% (al parecer) del presupuesto de la KGB en operaciones en el extranjero se destinaba a un enorme plan de guerra psicológica que en principio minaba la moral de los ciudadanos del país-objetivo y cuando esto se lograra el país cayera en el caos y fuese conquistado (la instauración de un gobierno comunista controlado desde Moscú).

Este complejo programa de guerra psicológica constaba de cuatro fases:

– LA DESMORALIZACIÓN O SUBVERSIÓN IDEOLÓGICA: llevada a cabo por agentes introducidos en universidades, el Ejército, colegios… en todos los ámbitos de la sociedad de un país estable, cuyos ciudadanos son patriotas. El objetivo es introducir en la población, en un periodo de 15 a 20 años, las ideas marxista-leninistas o en todo caso desmoralizar a los ciudadanos hasta el punto de renegar de su propio gobierno, de sus costumbres y hasta renunciar a la legítima defensa del país. Este estadio del programa se prolonga hasta dos décadas, lo suficiente para subvertir ideológicamente a toda una generación de jóvenes y conseguir que estos (ya millones) alcancen puestos en la administración y en la política. Durante este periodo aparecen los partidos de corte socialista o comunista, los colectivos activistas (pacifistas, gays, feministas, etc…) y poco a poco se va modificando la forma de pensar de la población.
Al ser esto algo provocado y financiado por una potencia extranjera, no se trata de movimientos ciudadanos espontáneos: se trata de pura y dura guerra psicológica, desarrollada a largo plazo, impulsada por agentes entrenados que actúan en el momento preciso para captar ciudadanos.

– LA DESESTABILIZACIÓN: cuando la desmoralización de la sociedad (pérdida de su patriotismo, basado en su historia y en el interés de su nación) entonces la actividad de los partidos y grupos activistas se radicaliza por medio de manifestaciones, ataques a las Instituciones (físicos, legales, económicos o políticos) y la vida de la sociedad se resiente gravemente. En este punto el Estado comienza a no funcionar como es debido.

– LA CRISIS: este es ya el estado de revolución, de guerra civil. Como mínimo se producen graves disturbios y las Instituciones no funcionan. El país no funciona y muere gente.Todo acaba con una invasión, o con la toma del poder de una guerrilla financiada y apoyada por la URSS (como todo lo que ha “montado el follón”).

– LA NORMALIZACIÓN: se resuelve la crisis con la ocupación soviética. Se llama “normalización” porque la sociedad vuelve a “funcionar”, pero esta vez bajo el comunismo, que sustituye a las leyes anteriores con las suyas, que reeduca a la ciudadanía con sus ideales y su distorsión de la historia. Los grupos políticos y activistas que años atrás ayudaron a llegar a este estado de cosas ahora serán reprimidos, aplastados (lógico, pues durante años se les ha enseñado a protestar y a pensar en un mundo ideal que jamás existirá). Si es necesario se llevarán a cabo asesinatos y encarcelamientos en masa (purgas), hasta alcanzar la total “normalización”, es decir, un Estado comunista perfectamente funcional tutelado por Moscú (por ejemplo Cuba).

Este es a grandes rasgos el planteamiento. Es una forma de hacer la guerra eficacísima. Vencer sin lucha: la guerra psicológica. Hacer que el ciudadano ataque a su propio gobierno si este quiere defenderse de agresiones. Por ejemplo, promover movimientos pacifistas que piden el desarme mientras en la URSS se fabrican “pepinos” termonucleares “más gordos todavía” (a grandes rasgos es lo que hicieron en EEUU durante la Guerra del Vietnam ¿Os acordáis de los hippies pacifistas? Pues ese pacifismo no era espontáneo). Es duro decirlo, pero es así. Se aprovechan de la ignorancia y la buena fe de la gente y lanzan sobre ésta una campaña de guerra psicológica a gran escala: el resultado es una gran parte de la sociedad que reniega de su gobierno y que ya no quiere defenderse.

¿Qué medios usaría una potencia extranjera para llevar a cabo este lavado de cerebro? Pues la radio, la televisión (con emisoras propias), libros, revistas, profesores universitarios, Internet (esto no lo había entonces pero si ahora), agentes que inician plataformas activistas, etc… Cualquier medio de comunicación capaz de “sumergir” al ciudadano en esta ideología (atención a nivel primario) y de difundirla explícitamente,  así como otras ideologías secundarias, relacionadas con el activismo o destinadas, como todo, a desmoralizar, a subvertir la forma de pensar (¿Os suena eso de “elemento subversivo”? Pues es esto, una persona dedicada a estas cosas tan bonitas, muchas veces sin saber realmente lo que está haciendo).

Para ver una explicación más clara de ésto podéis ver en YouTube los vídeos de Yuri Bezmenov, un oficial de alto rango de la KGB, encargado de llevar a cabo la subversión ideológica de India, que desertó a Canadá (no se trata de ningún “friki”). Hay multitud de vídeos de este hombre, que después de su deserción se dedicó a divulgar estas tácticas:




EL ORDEN MUNDIAL

Pero no todo el espionaje y la guerra psicológica es rusa. Los americanos (y todo aquel que puede y quiere) también lo hacen. Sin embargo sus tácticas son más difíciles de detectar, bien porque ya las aceptamos, bien porque el mundo occidental al que pertenecemos ya acepta parte de estas ideas. Y por eso son peligrosas ¿Creéis que necesitamos un Gobierno Mundial de naciones asociadas que acabe con las guerras y con la degradación del medioambiente? Vale, si lo creéis sois buenas personas que queréis la paz mundial, pero todo ese rollo del Orden Mundial, quizá el ejercicio de ingeniería política que es la UE (y eso de los “Estados Unidos de Europa”) son pura mierda (y no una mierda compacta y firme, sino una de esas líquidas que huelen a podrido).

La idea de tener un mundo controlado por un gobierno “honrado” que vela por nuestro bien es muy bonita, pero se afea si recordamos algunos crímenes tales como la “Operación Gladio” o la “Operación Cóndor” (buscadlos en la Wikipedia), o la creación y mantenimiento de ominosas guerras en Oriente Medio, en África y otros lugares, así como la financiación de grupos terroristas (el objetivo es el descrito anteriormente: desestabilizar un país y después meterse en él hasta la cocina). Y como no, el dominio económico, el chantaje económico de naciones enteras por medio de la deuda y por medio de draconianas exigencias. No es tan bonito como parece, y va respaldado por una vasta campaña de propaganda, o mejor dicho , de guerra psicológica (de lavado de cerebro, vamos).

En todo caso, teniendo en cuenta que estas maravillosas ideas no vienen de nosotros (los españoles: yo soy español), más vale no considerarlas la verdad.

La ideología transmitida desde los Estados Unidos es bastante más difusa, en apariencia, pero si analizamos un poco y observamos los elementos, va tomando forma. Si leemos el libro “Orden Mundial” de Henry Kissinger (Editorial Debate, 2014), ya en las primeras páginas podemos dilucidar la siguiente ideología (teniendo en cuenta los puntos dados anteriormente):

1 Cómo es el Mundo:
El caos amenaza a la humanidad: armas de destrucción masiva, la destrucción de los Estados, la devastación del medio ambiente, los genocidios, el uso agresivo de las nuevas tecnologías de la información, etc…

2 Cómo debería ser el Mundo (el ideal):
Desde la Segunda Guerra Mundial Truman era consciente de que “[…] luego trajimos de vuelta a la comunidad de las naciones” (tras derrotar a Hitler, y a Japón). Se plantea ya a Estados Unidos como la “policía del mundo”, como a la gran potencia que vela por todos nosotros (en cierto modo sí, pues contuvo a la URSS y nuestra asociación con ellos nos mantuvo a salvo). Es desde entonces, y desde la creación de Naciones Unidas (el mismo año 1945), la potencia que vela por el mantenimiento de los valores democráticos en las naciones del mundo, así como por el respeto a los Derechos Humanos. “Y durante la mayor parte de este periodo la comunidad de naciones que EEUU aspiraba a defender reflejó un consenso: un orden de estados cooperativos en expansión inexorable que observara normas y reglas comunes, adoptara sistemas económicos liberales, renunciara a la conquista territorial, respetar la soberanía nacional y abrazara sistemas de gobierno participativos y democráticos”.
 Esto dice, y no es que la idea sea mala, pero por lo visto ha de ser así por cojones y como ellos digan, y siempre de manera que les convenga a ellos (los EEUU) económicamente.

3 Qué hacer para alcanzar el ideal:
Cada país debe hacer su justa parte. Cada país debe jugar según “las reglas del S. XXI”, siendo “actores responsables” dentro de un “sistema común”. Dentro de estos primeros párrafos vemos ya el obstáculo a salvar: una “comunidad internacional” que no presenta un conjunto claro, sin metas consensuadas, sin métodos y límites comunes. ¿Qué hacer, Por tanto? Salvar estos obstáculos (y el resto del libro, “Orden Mundial”, trata sobre esto, y sobre la interpretación de la historia del autor, que sutílmente da una “conveniente” imagen del mundo).

Bien, ésto suena bonito, la verdad. Lo que ya no es tan bonito, como ya dije, son los manejos bajo cuerda que tanta gente han matado y el chantaje económico a todo aquel país que no se someta a las exigencias de estos grandes proyectos de ingeniería política. Teniendo en cuenta ésto entonces ya no queda tan claro eso del respeto a la soberanía, ni a las naciones, entendidas como grandes grupos étnicos y culturales pertenecientes a un territorio concreto (si se someten a estas “normas comunes” ya su cultura queda de lado, así como el deseo de recuperar o conquistar ningún territorio que consideren propio). No es oro todo lo que reluce. Si además pensamos en esas misteriosas reuniones Bilderberg tras las cuales naciones enteras cambian de rumbo al gusto de el gran capitalismo, pues ya vemos que la cosa pasa de ser idealista a ser interesada. El propio Kissinger al parecer es un Bilderberg eminente. Y no me voy a meter en el rollo “conspiranoico” del Club Bilderberg (ni la conspiración masónica, Iluminatis, ni nada por el estilo), para centrarme en el tema de mi post: todo esto del Orden Mundial es discurso ideológico, un texto complejo desarrollado con la intención de modificar la conducta. Y funciona. Es todo técnica, como ya dije, algo muy frío y nada idealista: ingentes cantidades de dinero y las exigencias de los “dueños del mundo” (multinacionales que asociadas tienen más poder que ninguna otra potencia), respaldan estas ideas.

Los medios de difusión son los mismos que con todo: radio, televisión, prensa, el cine, Internet, etc… Vivimos inmersos en esta ideología, y poco a poco la asimilamos. Nótese que quien ya haya sido abducido por la ideología comunista rechaza de plano todo lo que diga esta otra gente, y se van creando grupos de ciudadanos “con ideas propias” (y un carajo “propias”). De momento desconfiaré de esta ideología (y de todas), y del TTIP, así como de las ideas de Christine Lagarde (el FMI tiene su sede en Washington) o Jean Claude Juncker (y sus exigencias), de la Troika, o así como de esa aberrante idea de los “Estados Unidos de Europa” de la que ya hablan con soltura algunos de nuestros políticos (Albert rivera, por ejemplo). Todo lo que se aleje de la idea de España y la Hispanidad, no me gusta: cada uno con su tema, y como yo soy español, pues con el mío.

Y no entro en cómo se hace para que la población asimile estas ideas (u otras), porque sería largo y nos salimos del tema. En el apartado referente al partido Podemos sintetizo un plan para hacer posible esta asimilación.

Aquí un vídeo de Russia Today que da idea del mangoneo de esta gente:



No debéis fiaros de nada que digan, al menos en principio, porque van a lo suyo, y nada más. Posiblemente sean quienes más dinero y más complejas técnicas de control social estén usando, a nivel global (global=globalización). En resumidas cuentas: lo que quieren es que todos creamos que ese Orden Mundial (y un Gobierno Mundial, con sede en EEUU) e ideas relacionas es la cosa más maravillosa del universo ¿Y cómo conseguirán que lo creamos? Hablando de ello en la tele, en la radio, en los periódicos, libros, e incluso metiendo la idea en sistemas educativos… Puede decirse que pertenecemos a su imperio, ya que estamos supeditados a Instituciones como la ONU, el FMI, el Banco Mundial (todos con sede allí en EEUU), etc… Y el Imperio tiene su ideología, es decir, unas ideas que formarán parte de nuestra vida hasta que nos resulten naturales (pero no lo son), y justifiquemos sus acciones y la autoridad que ejerza sobre nosotros.



IDEOLOGÍA Y RELIGIÓN: EL ISLAM

Para los musulmanes, la Yihad, la conquista del mundo para expandir el Islam, es una obligación sagrada. La sharia es su ley, y esta debe imponerse por la fuerza si es preciso. La ideología de esta expansión islámica se propaga a través de los mismos medios de masas que todas. Durante décadas, el dinero del petróleo ha adquirido grupos editoriales, cadenas de televisión y radio y los musulmanes han colonizado el mundo por medio de las migraciones y la procreación. El ser musulmán es mucho más que haber sido absorbido por una ideología artificial: se es musulmán y no se puede ser otra cosa, y si cumples con las leyes sagradas de la religión Dios (Alá) estará de tu parte. Aún así, esta expansión, el hecho de poder captar fieles conversos, requiere el control de eficaces medios de difusión y de un mensaje claro y persuasivo.

Simplifico una “ideología islámica-radical”:

1 Cómo es el Mundo: hostil con los musulmanes y lleno de infieles.

2 Cómo debería ser el Mundo: un mundo musulmán, por entero. Una vez alcanzada esta meta, existiría una “paz islámica” donde todos los seres humanos ocupan el lugar que les corresponde (incluidas las mujeres), de acuerdo a los preceptos del Corán.

3 Qué hacer para conseguirlo: lo que sea para extender el Islam por el Orbe. Se infiltrarán entre nosotros, nos engañarán (el infiel al parecer no merece respeto) y si es preciso se usará la violencia.
Algunos imanes han amenazado con conquistar demográficamente Europa y el mundo occidental (Anjem Choudary, por ejemplo).

Como potencia que promueve esta ideología (durante todo el post usaré este término, aunque no sea el preciso, para centrarme en el tema) yo considero a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes y Qatar, es decir, al “petrodólar” (son suníes). Como ya dije, durante años se han hecho con empresas en Occidente, con emisoras de radio y televisión, con grupos editoriales y financian a los musulmanes migrados a Europa y otras partes del mundo para que construyan mezquitas y mantengan sus costumbres a pesar de las leyes de estos países.
En un bloque diferente, pero con intenciones similares, voy a meter a Irán (chiíes), país que entre otras cosas ha financiado en España a empresas y asesores que después han formado el partido político Podemos. En el siguiente vídeo se demuestra ésto, por boca del propio Pablo Iglesias:

“La geopolítica es así”.

En este enlace veréis la relación entre Hugo Chávez y Hezbolá:

http://www.infobae.com/2015/07/13/1741350-the-new-yorker-revelo-los-nexos-narcos-chavez-iran-y-hezbollah

¿Y nos extrañamos de que Podemos, y concretamente Jorge Verstrynge, justifiquen e incluso alaben la violencia de esta gente? ¿Recordáis el “Gora Alka-Eta”? (Sortu también les ha dado dinero, al parecer a través de crowdfunding).

El resultado de este tipo de maniobras ha sido muy eficaz, pues muchos occidentales consideran respetable estas maniobras de expansión islámica (muchos de los cuales “odian a muerte” a la Iglesia Católica, que les es más cercana, o propia). Se cumple así el primer y principal objetivo de la guerra psicológica o ideológica descrita en este post: desmoralizar a los ciudadanos del país objetivo hasta el punto de que abandonen los antiguos sentimientos patrióticos y no se defiendan de estas agresiones. Mientras todos decimos “Refugees Welcome”, diversas comunidades islámicas en Europa tratan de imponer una “Policía de la Sharía” pese a las leyes de los países europeos (esto ocurrió en Alemania) y se organizan ataques masivos organizados a chicas jóvenes europeas (cristianas con minifalda, para muchos de ellos putas) ¿Y quién promueve realmente la campaña “Refugees Welcome”, qué pretende? Y ya no digo nada de las voces (ajenas) que reclaman Al-Andalus, y otras voces (propias) que les dan la razón, renegando de nuestra cultura greco-latina y católica (medio mundo es católico gracias a España). Ante la duda desconfiad, no os dejéis llevar por estos discursos.

Podríamos entrever una ideología en todo ésto:

1 Como es el mundo: un mundo en guerra, donde occidente oprime al tercer mundo y al mundo musulmán debido principalmente a los intereses de las petroleras…

2 Cómo debería ser el mundo: un mundo donde haya paz. Si dejamos en paz a los países de Oriente Medio ellos solos sabrán arreglarse (Jorge Verstrynge dixit, más o menos con esas palabras).

3 Que hacer: eso, dejarles en paz y permitir la integración de musulmanes en las sociedades occidentales.

Eso estaría muy bien si ningún país islámico dirigiese ninguna campaña de propaganda contra nuestros países. Como esta forma de pensar que acabo de describir nos lleva a no defendernos, la consideraré nociva. Lo siento.

En el caso de la difusión de propaganda islamista radical, esta va dirigida a los musulmanes y se basa en un profundo y visceral racismo (Los Hermanos Musulmanes fueron aliados de Hitler y después ideólogos del régimen saudita, por poner un ejemplo). Sin embargo otra corriente de propaganda si va dirigida a los occidentales de tradición cristiana por la cual se nos pide ser comprensivos y colaboradores. Y no, no todos los musulmanes son tan cafres, pero como yo no soy musulmán me sigue gustando más lo mío: el vino y las tablas de chacina, la Semana Santa y la Nochebuena. Defended lo que es vuestro, no permitáis estas cosas. Detrás de la corriente de aceptación de lo musulmán en Europa hay campañas de propaganda muy calculadas. No puede ser de otra forma, pues toda campaña requiere dinero y quien pone dinero en ésto tiene alguna intención. Incluso la CIA ha financiado (indirectamente) el terrorismo islámico y por tanto su propaganda (como se dice en el anterior vídeo con Henry Kissinger). Aunque no seáis islamófobos (no hay porque odiar), no bajéis la guardia, porque se trata de desestabilizar e inculcar ideologías para satisfacer los objetivos de países extranjeros, por decirlo de forma sencilla. Repito, no bajéis la guardia.

“PODEMOS”, CLARO QUE PODEMOS.

Podemos es un partido político que en tan solo dos años ha alcanzado en influencia a los grandes partidos en España. Como ya dije en el primer apartado sobre la ideología marxista, para crear un partido políticohace falta dinero. Y como se está viendo estos días (no entiendo por qué no antes, pues se sabía), Irán y Venezuela ha dado dinero a empresas y asesores relacionados con el partido, y presuntamente al propio partido. Han partido de la base de “desmoralización ideológica” preexistente (fomentada durante años por un PSOE que se beneficiaba de ella, al generar votantes de izquierda) para llevar a cabo sus propias maniobras de desestabilización: manifestaciones, escraches, acciones contra la Iglesia Católica, etc… Lo han hecho, y estos sucesos encajan a la perfección con el proceso descrito anteriormente (el referente a la URSS), máxime cuando han visto la luz documentos con firma de Hugo Chávez (Presidente de Venezuela, ya fallecido) que prueban pagos millonarios a CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales) para, entre otras cosas, la creación en España de un partido político afín a Venezuela.

La ideología que transmite Podemos (muy brevemente):

1 Cómo es España: un país saqueado por la corrupción, que ha perdido su soberanía a manos de un capitalismo que impera sobre naciones, cuyos ciudadanos se han empobrecido a causa de las políticas de austeridad de la UE, etc…

2 Cómo debería ser: un país en el cual todos sus ciudadanos vivan en igualdad, donde el Estado tenga por prioridad las prestaciones y servicios sociales. Todo ello con un alto gasto público, mantenido por los impuestos, muy altos para las clases más pudientes. El pueblo “asaltará los cielos” y será soberano, dueño de su destino.

3 Qué hacer: en primer lugar sacar del poder a los dos partidos que “han hundido España”, es decir PP y PSOE, votandoles a ellos, a Podemos. Manifestarse reclamando derechos y servicios sociales. Desobedecer a la autoridad si es preciso. Ocupar las calles, las asambleas…

Todo esto suena muy bonito también, hasta que vemos que Irán y Venezuela les beneficiaron en momentos cruciales, y que Podemos defiende contra viento y marea a estos dos países (donde se vulneran los Derechos Humanos). Es muy bonito todo hasta que llegan las fiestas de Navidad y las distorsionan para quitarles su sentido religioso; muy bonito todo hasta que aparecen “en escena” los titiriteros del “gora alka-eta”. Todo muy bonito hasta que el mundo financiero se acojona porque han obtenido 5 millones de votos. Todo precioso hasta que se le ven las orejas al lobo… O a los lobos: Irán, Venezuela, ETA, etc… Y la más grave de las pretensiones de este partido político: eliminar nuestro sistema político, nuestra cultura, nuestra costumbres y tradiciones, y sustituirlas por otras nuevas (Iñigo Errejón ha insistido en esto en numerosas ocasiones). Un orden nuevo. Aquí un ejemplo (de muchos):

Se trata de “bombardear” las mentes del público con consignas, hasta que estas sean asimiladas. El grado de asimilación es tal que el “abducido” ya tiene una “forma de pensar apropiada” que le permite entenderlas. Tened en cuenta otra cosa: el mensaje persuasivo se basa en afirmaciones. Si os dicen que “España es uno de los países más degradados del mundo, donde impera la pobreza” (y lo dicen) eso es una afirmación, pero no tiene porque ser cierta (basta con salir un rato y recordar quienes somos y donde estamos para ver que no es verdad). Estas falacias (o mentiras) generan en el público las emociones que el lavado de cerebro precisa. Un componente muy importante que usa Podemos es la “indignación” (en parte justificada) pero que ellos han exacerbado por medio de la propaganda (y la han usurpado). No nos dejemos llevar por las emociones. La emoción es un importante motor para el lavado de cerebro. Las emociones se curan con un par de cañas y un pitillo.

Aparte de la difusión de esta ideología, Podemos ha recurrido a técnicas más complejas, basadas sobre todo en sumergir al ciudadano en un mar de consignas, de eslogans, de frases, tipografías, colores, por las cuales el ciudadano “absorbe” sus mensajes quiera o no, y los asocia automáticamente a ellos.  A hecho “participar” a los ciudadanos por medio de pequeñas acciones, de donativos, recogiendo sus opiniones en los Círculos y en su web. Técnicas que atañen a la psicología, por las cuales millones de personas han “aprendido” una nueva forma de pensar (leer a Benjamín Bloom, y sus “niveles taxonómicos” del aprendizaje, o sobre PNL). Técnicas de marketing, técnicas y más técnicas, nada de espontaneidad ni pasión verdaderas, solo la intención de “instruir” en unas ideas, de sustituir una forma de pensar con otra. Técnicas para doblegar voluntades sin luchar, sin violencia (al menos en principio).

Sería, explicándolo brevemente, algo así:

1 Motivar al electorado potencial y “sumergir” a éste en un mar de noticias, consignas, apariciones en radio y televisión. De este modo se hace que los sujetos asimilen los mensajes sin prestar atención. Aunque no quieras, vas a escuchar su mierda día y noche. Quienes no estén ya prevenidos, como mínimo, van a experimentar alguna simpatía por ellos. No bajéis la guardia.

2 Condicionar el comportamiento de los sujetos mediante participación activa: cuando alguien de entre el público actúa “espontáneamente” de acuerdo a lo enseñado, este comportamiento se premia. A su vez es ejemplo para los demás. En el caso del partido político Podemos, la participación de las bases es al parecer uno de sus pilares: pueden hablar en los círculos, acudir a mítines espectaculares, dar sus sugerencias por la web, aportar dinero, etc… ¿Qué utilidad puede tener ésto? Para el seguidor del partido creo yo que ninguna, pero al partido le sirve para fidelizar ¿Y cómo premian? Pues ensalzando al acólito participativo y poniendo ejemplos: poco a poco van creando una moda (pañuelos y camisetas moradas) y un forma de comportarse, de hablar y de razonar.  Se usan símbolos para sintetizar conceptos (positivos y negativos): banderas, colores, pulseras (pulsera rosa=bueno, pulsera bandera de España=malo)… Poco a poco el sujeto asimila los conceptos básicos y se identifica con los símbolos, sintiéndose miembro de un movimiento “importante”.

3 Se ofrece una escala de valores que ha de ser asimilada y una pauta por la cual el sujeto “valora por si mismo”. Por ejemplo: las derechas son malas, el capitalismo es malo, y se explica por que. Se antepone al sentimiento patriótico la defensa de los que sufren, en cualquier parte del mundo y de cualquier nacionalidad. Se dice que los perros y los gatos son preferibles a las malas personas (todas de derechas, o en todo caso del PSOE), que el toro es preferible al torero asesino,… Lo que sea, pero con un orden “lógico” (el orden lógico y los valores que convienen al partido, claro está).

4 se ofrece un orden de cosas, se explica la realidad: se conforma la realidad del sujeto. Esto ya lo he explicado, es explicar como es el mundo y que lugar ocupamos en él y establecer una escala de valores, sintetizado en un todo. Y repetirlo miles de veces hasta que todos lo asimilen. Pero ahora sería más profundo, pues sus seguidores “ya saben razonar” y asociar elementos de acuerdo a la ideología del partido.

5 El sujeto adquiere una identidad (votante de Podemos,miembro de las clases oprimidas, un digno ciudadano que tiene un trabajo que no se corresponde con su educación, un enfermo, etc) con la que se siente orgulloso y aspira a una serie de ventajas y recompensas: por ejemplo, la igualdad social, el no sentirse peor que “los pijos”, no se discriminado por su condición de homosexual, tener un trabajo acorde a su nivel académico, una “renta básica”, etc… Aquí se jugaría con la “identidad”, la “identificación”, y descaradamente con la “usurpación”, pues vemos muy a menudo como este u otros partidos “se suben al carro” de movimientos quizá si espontáneos que han surgido paralelamente (el 15M, las protestas de Coca-cola, la serie “Juego de tronos”, etc… movimientos a los que se suman y “hacen suyos”).

Y así es como “surge de la nada” un movimiento social, con la ayuda de psicólogos, politólogos, expertos en marketing, en publicidad, diseñadores gráficos, etc.. Todo muy espontáneo (por los cojones).

A veces el resultado es una “horda” de energúmenos que salen a la calle cuando se les convoca para gritar consignas en contra de su propio país o para amenazar a autoridades:


Los mismos seguidores del partido político son los que difunden noticias y vídeos y opiniones en las redes sociales, aumentando los efectos de la propaganda política. En el caso de la presencia de este partido en redes sociales podéis leer este artículo:

http://tinyurl.com/hgk7uj8

Todo muy “espontáneo y natural”, tanto como la propaganda política. Repito: no bajéis la guardia.



CONCLUSIÓN

Durante todo el post he empleado varias veces la expresión “guerra psicológica”. Cuando nos hablan de guerra psicológica, pensamos en un avión tirando panfletos sobre las líneas enemigas, o un camión dando vueltas con un megáfono: “Rendíos y os trataremos bien. No volveréis a pasar hambre. Rendíos”. Bien, estas técnicas son eficaces en el frente, y se basan en el miedo, en el hambre, en la fatiga. Son muy evidentes, sin embargo son eficaces, pues hay sujetos que no están condicionados para resistir esos ataques y son convencidos por las consignas emitidas por el enemigo.

En este post hablo de un tipo de guerra psicológica dirigida a ciudadanos de un país en paz, a través de todos los medios de comunicación posibles, dirigida con una costosa campaña de propaganda, es decir, emitir miles y miles de mensajes con el objetivo de modificar la forma de pensar de los ciudadanos (con las “razones” descritas en los puntos anteriores).

En la vida de un país estable y en paz, el ciudadanos no sufre tanto, por pobre que sea. El aburrimiento y la ignorancia nos hace susceptibles de sufrir los efectos de estas campañas de guerra psicológica. Como ya dije, es una campaña que dura muchos años, y por la cual se nos induce a pensar de modo diferente a como lo haría un ciudadano “no contaminado”. En un país estable, de gobierno benévolo y en paz, el ciudadano no contaminado tiene una “identidad nacional” (español, inglés, lo que sea), cree firmemente que la patria ha de defenderse y que hay que respetar a la autoridad, en la cual confía y a la cual respeta, pese a todo (en todas partes cuecen habas). En un país estable, de gobierno benévolo y en paz, el ciudadano contaminado reniega de su identidad, no confía en la autoridad y no quiere cumplir, por ejemplo, con su servicio militar, renegando del empleo de la fuerza para defenderse, en virtud de “otras vías”.

Debería haber un grupo ideológico mayoritario entre los ciudadanos: uno que sin ser extremista sea patriótico, que ame la cultura que les es propia, que defienda a su país y que respete a la autoridad. Sin embargo ya hay, como dije, varios grupos grandes de ciudadanos (en función de la ideología que les haya abducido) que consideran que los sentimientos patrióticos de antaño son “rancios”, “de fachas”, o simplemente de idiotas, y los que siguen siendo españoles orgullosos (que aún son muchos, por suerte) han disminuido su número.

Pensad en el caso catalán: gracias a la ingente cantidad de dinero invertido en propaganda se ha conseguido que haya cientos de miles de catalanes que odian a España y desean la llamada “desconexión”. Sin esa propaganda no lo hubieran conseguido. Bien es cierto que también es culpa del propio Estado, que durante años ha evitado educar a sus ciudadanos en el patriotismo e incluso ha permitido que se invierta parte del dinero de los presupuestos de Cataluña en hacer propaganda independentista. No solo se ha permitido que existan estos grandes focos de subversión, además se ha permitido que el ciudadano español se enfrente sin defensas a estas amenazas. Muchos de los activistas (de todo tipo) que se manifiestan (por el motivo peregrino que sea) podrían haber seguido siendo españoles orgullosos de esta condición, pero fueron seducidos por estas ideologías (los independentistas catalanes también presentan la suya, y hasta han inventado una historia propia, con el fin de inducir una “realidad nacional”). Y el caso catalán no es el único, como sabéis. Incluso la llamada “ideología de género” (ideología, pues eso) es algo promovido con intereses políticos. Detrás de estos movimientos “populares” hay costosas campañas de propaganda y el ciudadano no prevenido absorbe estas ideologías como absorbe el aire que respira: si el aire está contaminado se contamina e igualmente pasa con el “éter mediático” que le envuelve y que modifica día a día su forma de pensar.

No pretendo que nadie que me lea se obsesione cada vez que escuche a un político o a los portavoces de alguna asociación de tipo político o social, pero sí que tengáis siempre en mente España, su cultura, sus costumbres y su influencia en el mundo y que no penséis que es un país decadente que deba prosperar según las recetas mágicas de estas ideologías que solo conducen a la confusión: tenemos que prosperar, es evidente, pero podemos hacerlo por nosotros mismos. Tened en mente el país, su interés, su defensa y en general su bienestar (las constantes manifestaciones en las calles nunca contribuyen a esto, solo producen crispación y provocan desgaste en las Instituciones). Bien es cierto que los políticos ineptos no ayudan a mejorar España, pero por muy mal que lo hagan éstos, no debemos nosotros hacerlo peor uniéndonos al enemigo.

Que no os confundan. Aquí os dejo un documental muy entretenido del programa “Redes” de Televisión Española:

El objetivo es eliminar las ideas antiguas y sustituirlas por otras, y aunque parezca mentira, se puede hacer. Es todo un conjunto de técnicas para modificar creencias y quien “lanza” estas campañas contra la población no es una buena persona. En el mejor de los casos es un vendedor, y en el peor de los casos un tirano. Como ya dije antes, estas campañas se realizan a través de los medios de comunicación y estos confieren credibilidad a aquellos cuya palabra divulgan. Y es a través de esta “autoridad” por la que se dice al ciudadano “que hacer”, y esto puede ser algo bueno a algo malo.

Vuelvo a decirlo otra vez: no bajéis la guardia.

Origen: Juventud Perpetua: Breve manual para la detección de ideologías políticas nocivas.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s