La capitulación como ofensa – Hermann Tertsch / ABC

 

Hace décadas que la derecha entregó la educación a los nacionalismos, en la ridícula suposición de que podría vivir al margen de la peste ideológica

Media preview

NO ha hecho falta esperar a que llegara al poder el Frente Popular. Cuando llegue –lo que vista la energía y convicción de sus adversarios será pronto– ya permitirá que cada región hasta ahora española se dedique a la fabulación de toda una nueva leyenda mágica como pasado propio. Y haga desaparecer los molestos rastros de la milenaria historia de la nación española. Pero de momento, sin tener el poder central, las fuerzas izquierdistas y separatistas no dejan de avanzar y conquistar posiciones fundamentales en la batalla de las ideas y en su ofensiva por consumar la reescritura falsificadora de la historia. Ahora han logrado otro paso capital: que las fuerzas que se pretendían defensoras de la Constitución, de la Nación española y su legado histórico abdiquen definitivamente de su compromiso en la lucha ideológica por las mentes y los corazones de las generaciones jóvenes.

El Gobierno renuncia a todo intento de unificación de criterios y contenidos en la educación de los niños y jóvenes españoles. Y asiste al desacato generalizado de las autonomías en materia de educación con la misma pasividad que a la desobediencia sistemática y el desprecio al Estado de unas instituciones que su política –mejor dicho, su falta de política– y la complicidad socialista han dejado en manos de comunistas y ultras separatistas.

El presidente del Gobierno y su equipo abandonan, sin lucha, sin esfuerzo, con perfecta indiferencia, una tras otra, todas las plazas en las que debía ser defendido el proyecto nacional de reconstrucción y rehabilitación para una España fuerte, abierta y normalizada en el siglo XXI. Es la capitulación de toda idea nacional como una ofensa sistemática, más allá de su electorado, a una Nación que exigía y merecía ser defendida. Si esa abdicación ya la había hecho el PSOE, el PP ha cumplido esa máxima de que la derecha española emula lo peor de la izquierda, siempre con retraso. La única idea que defiende ya es la supervivencia, cueste lo que cueste, duela lo que duela, de su jefe Mariano Rajoy y quienes le rodean. Por eso tratan con desprecio a todos menos a los enemigos del Estado, a esos que deben cumplir la función de asustar lo suficiente a la maltratada clase media como para convencerla de votar, nariz tapada o vergüenza confesa, a lo que presentan como única alternativa al caos y a la destrucción de España. Tan creíble han querido hacer el fantasma de la destrucción que este está mucho más vivo que el propio Gobierno.

Hace décadas que la derecha entregó la educación pública y la hegemonía cultural a la izquierda y a los nacionalismos, en la ridícula y egoísta suposición de que podría vivir al margen de la peste ideológica del resentimiento social y el victimismo tribal. La cúpula del PP, atenazada por la mala conciencia y por temores a un poder mediático entregado a los enemigos por cálculos torticeros e inconfesables, huye ahora de todo conflicto. Y busca abrazarse a lo que sea para salvar al soldado Rajoy, ya sea Ciudadanos, PSOE o a un pedazo de este, si logran romperlo, que es posible. Pero todos huyen del PP hacia la izquierda. Y el PP de Rajoy detrás. Así queda en un rincón, ignorada, marginada y apestada, la idea de renovación e integridad nacional, del retorno del imperio de la ley y la unidad en defensa de la libertad y el bienestar frente a las amenazas extremistas destructivas y sus mentiras. Millones de españoles políticamente huérfanos se debaten entre la rabia y el miedo. Y al Gobierno lo único que parece interesarle es que lleguen al 26-J lo bastante asustados como para pensar que todo lo demás es peor que Mariano.

3 comentarios en “La capitulación como ofensa – Hermann Tertsch / ABC

  1. No solo ha traicionado a todos los españoles, con la lengua, ha dejado todo en sus manos, y pronto veremos como se segregan de España, ante la pasividad de todos los poderes, y de todos los politicastros que padecemos. El melón se calo hace mucho tiempo engañando a todos y ahora no van a solucionar este gran problema para España y Europa.¡No es solos el idioma Sr. Tersch!

    Me gusta

  2. A la gente le importa tres narices la historia auténtica de España, la unidad de la nación, el respeto a nuestras (de la mayoria ) tradición y religión, e incluso el honor y dignidad de las víctimas del terrorismo o que lo quieran hacer los separatistas y los defensores de la autodeterminación.
    Lo que quiere es trabajo y un buen sueldo como todos y como ahora no lo tiene y ha llegado el PP con los recortes y los contratos basura para salir de la crisis, es fácil con ayuda de los medios televisivos mas la SER y el País, tener a una gran parte del pueblo en contra de todos estos valores secundarios, valores solo atractivos para algunos de los que tienen un futuro y el presente asegurado con una buena economía o por lo menos un buen trabajo. Es muy difícil levantar la economía y socorrer a tanta víctima de la crisis, con tanto paro, desahucios y sueldos paupérrimos. Por eso ha fracasado el PP porque io ha sabido conjugar ambas políticas. La que sirva para mejorar la economía y la que cubra de derechos sociales y ayudas a todas las víctimas del sistema imperfecto capitalista. El menos malo pero que tiene mucho que mejorar.

    Me gusta

  3. A partir de lo principal, el tener una forma de ganarse la vida asegurada y con una independiente labor informativa y formativa (educación) “pueden” venir todos los demás valores. Todavía no he visto un programa de TVE y /o reportaje en periódicos importantes sobre por ejemplo la Persecución religiosa antes y durante la guerra civil. Les aclararía a mucha gente la incipiente mal-adversión actual de muchos sectores sociales llamados progresistas contra la religión católica.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s