El golpe de los generales — La Tribuna del País Vasco

[Img #9294]

En el centro de la imagen, Modesto y Negrín

Veo en la narración que durante estos 40 años en democracia se nos hizo de las desventuras democráticas en la II República asaltada por aquellos militares golpistas, aparecen una serie de hechos, sobradamente documentados, que no acaban de encajar con lo que tenemos por cierto. Y no sin cierta sorpresa, ya que en esta sociedad 2.0, y con las fuentes originales digitalizadas, esto no se hace, manteniendo un discurso oficial cargado de tópicos que ni se sostienen ni ayudan a entender y comprender quiénes y cómo fueron nuestros abuelos, ni las razones por las que se pelearon.

Si no me fallan los números, los datos públicos y mi buen juicio, a mí me sale una cifra de cinco golpes de Estado en apenas seis años, lo que además de ser una barbaridad muy poco democrática, es un dato que nadie nos cuenta. Una realidad que, créanme, les confieso que me preocupa. España es líder en Europa en no leer libros, y quizás por ello la historia esté tan desvirtuada.

Les cuento lo que he leído por si he de corregir el relato. Veamos:

1.- 14 de Diciembre de 1930 

El capitán Galán inicia un pronunciamiento militar en la ciudad de Jaca que ha de traer la II República. Orquestado desde el “Pacto de San Sebastián” firmado en agosto y coordinado desde el Comité Revolucionario Nacional, Galán inicia un plan de sublevación general, apoyado desde el PSOE, la CNT y la UGT, que reforzarán el levantamiento con una huelga general, instrumento antisistema y golpista preferido para movilizar a las masas y asaltar el poder, como ya ocurrió en octubre de 1917 en Rusia.

La asonada es disuelta en apenas unas horas tras cuatro cañonazos por fuerzas gubernamentales leales a la Corona. A media mañana del domingo 14 de diciembre de 1930, el Consejo de Guerra condena a los capitanes Galán y García Hernández a la pena capital. En 2 horas se consuma todo. Galán rechaza confesión y grita la orden de fuego. La II República ya tiene a sus dos primeros mártires.

En una operación dirigida por el general Mola son detenidos y hechos presos los líderes golpistas socialistas y republicanos que habían firmado el pacto para forzar la renuncia de Alfonso XIII y formar el gobierno revolucionario, liderado por Niceto Alcalá Zamora (derecha republicana), Alejandro Lerroux (Partido Radical), Manuel Azaña (Acción Republicana) y Álvaro de Albornoz (radical socialista) junto con Largo caballero, Indalecio Prieto y Fernando de los Ríos por el PSOE.

2.- 13 de abril de 1931

Las elecciones municipales celebradas en toda la nación arrojan unos resultados confusos. El ministro de la Guerra Berenguer cursa telegrama a todas las capitanías adelantando los primeros datos recabados: victoria de los republicanos en las grandes ciudades; un hecho cierto que no desvirtúa que los monárquicos habían ganado por mayoría absoluta en todo el Estado. Pero los resultados oficiales jamás se publicarán.

El ministro de Estado Romanones pregunta al general Sanjurjo (republicano) si podría responder de sus fuerzas para controlar desórdenes. “Hasta ayer por la noche podía contarse con ella”. Todo lo que obtiene el conde de Romanones de Alcalá Zamora es que se respetará la vida del Rey. Solo unos pocos ven el error. “El Rey se equivoca si piensa que su alejamiento y pérdida de la Corona evitarán que se viertan lágrimas y sangre en España. Es lo contrario, señor”, advierte de la Cierva al Rey, pero este se exilia para evitar derramamientos de sangre.

Apenas un mes después de dicha proclamación, ardían en España cientos de templos cristianos a manos de turbas marxistas. “Ni todos los conventos de Madrid valen la vida de un republicano” dirá el presidente del gobierno, a la sazón Manuel Azaña, cuando se le pidió que detuviera los saqueos. Había comenzado la II República.

3.-Enero de 1933

Los sindicatos ferroviarios anarquistas CNT convocan huelga general en todo el territorio nacional. La ley de expropiación forzosa de latifundios está en el alero. Se proclama el comunismo libertario en diferentes poblaciones, y hay choques con las fuerzas de orden público en multitud de ciudades y pueblos, colocación de bombas, explosiones y asesinatos. En Casas Viejas es asaltada la casa cuartel de la Guardia Civil. La represión que se desata será terrible. La izquierda gana 26 mártires en su camino inexorable hacia la revolución.

4.-Octubre de 1934

Tras las elecciones de noviembre de 1933, ganadas por las derechas gracias al temido voto de la mujer, al que se opuso con firmeza Prieto o Nelken, la izquierda más bolchevique, representada por el secretario general del PSOE, Largo Caballero, “El Lenin español”, decide no posponer más la revolución proletaria que 17 años antes Lenin ha logrado en octubre en Rusia.

3 de enero de 1934. “El Socialista” publica: “No puede haber concordia. Atención al disco rojo”, dando estado oficial al proyecto revolucionario.

El 27 de septiembre de 1934, el editorial de “El Socialista” publica: “Las nubes van cargadas camino de octubre: repetimos lo que dijimos hace meses: atención al disco rojo. El mes próximo puede ser nuestro octubre. Nos aguardan jornadas duras. La responsabilidad del proletariado español y sus cabezas será enorme. Tenemos nuestro ejército a la espera de ser movilizado y nuestros planes de socialización.”

El levantamiento se produce el 5 de octubre de 1934 tras declararse otra huelga general por la UGT en todo el territorio nacional. Companys declara la independencia en Cataluña. Aunque la revolución es controlada, se enquista en Asturias, a donde envían a Franco para resolver la rebelión. El 18 de octubre de 1934, el líder socialista Belarmino Tomás pacta con el general López Ochoa (descuartizado en septiembre de 1936 por los rojos) la rendición revolucionaria. Los daños en Oviedo, semidestruida, son inmensos. La biblioteca es volada por los aires, perdiéndose más de 80.000 volúmenes. Mueren cerca de 1.000 personas, y hay casi 30.000 detenidos. La Generalitat catalana se suspende y los líderes que no huyen son encarcelados. Se detiene y encarcela a los principales dirigentes del PSOE como Prieto y Largo Caballero. La izquierda de nuevo se instala en el victimismo y reclama la amnistía. Será el lema de las elecciones de febrero de 1936.

5.-16 de febrero de 1936

Las izquierdas, agrupadas en el “Frente Popular”, repiten la misma estrategia de las elecciones del 14 de abril de 1931, y declaran la victoria unilateralmente. En paralelo se están produciendo violaciones sistemáticas en colegios electorales y saqueos de urnas. Las Juntas Provinciales del Censo se ven impedidas a dar datos ante la ofensiva popular que reclama amnistía y el poder por la violencia (los datos oficiales tampoco se publicarán).

Algunos gobernadores civiles, huyen. Las hordas secuestran las actas electorales. A partir del día 20, el Frente Popular hará el resto desde la Comisión de Validez de actas parlamentarias, anulando las de las provincias donde las derechas habían triunfado. Alcalá Zamora lo contará todo en sus memorias (secuestradas durante 70 años) y en la entrevista al “Journal de Geneve”, publicadas ya en 1937.

El 5 de marzo de 1936, Mundo Obrero, órgano de prensa del PCE, decía: “exigimos el reconocimiento de la necesidad del derrocamiento revolucionario de la dominación de la burguesía y la instauración de la dictadura del proletariado en la forma de soviets”. Se incrementó la censura de prensa y la detención y asesinato de líderes de la oposición. El estado de pre-revolución en que se había sumido España lo narraba Gil Robles en Cortes el 15 de julio, tras el asesinato de Calvo Sotelo, líder de la oposición:

“Desde el 16 de junio al 13 de julio, inclusive, se han cometido en España los siguientes actos de violencia, habiendo de tener en cuenta los señores que me escuchan que esta estadística no se refiere más que ha hechos plenamente comprobados y no a rumores que, por desgracia, van teniendo en días sucesivos una completa confirmación: Incendios de iglesias, 10; atropellos y expulsiones de párrocos, 9; robos y confiscaciones, 11; derribos de cruces, 5; muertos, 61; heridos de diferente gravedad, 224; atracos consumados, 17; asaltos e invasiones de fincas, 32; incautaciones y robos, 16; Centros asaltados o incendiados, 10; huelgas generales, 129; bombas, 74; petardos, 58; botellas de líquidos inflamables lanzadas contra personas o casas, 7; incendios, no comprendidos los de las iglesias, 19. Esto en veintisiete días. Al cabo de hallarse cuatro meses en vigor el estado de alarma, con toda clase de resortes el Gobierno en su mano para imponer la autoridad”.

El 17 de julio de 1936,  se alzó mi abuelo con sus compañeros de armas buscando defenderse de la revolución de los soviets.

Ganaron.

http://latribunadelpaisvasco.com/not/4979/el-golpe-de-los-generales/#sthash.fa0LdvRr.dpuf

Origen: El golpe de los generales — La Tribuna del País Vasco

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s