Desde el Islam – Scalando

Desde el Islam

Estamos inmersos en una guerra que ya no es soterrada. El silencio ante la condena de los atentados que se vienen sucediendo en cualquier punto del globo supone una connivencia atroz con el terror. Uno no puede callar, no puede no condenar, sin ser en cierto modo cómplice.

Los estados nación y las entidades supranacionales tienen el ineludible deber de proteger a sus nacionales en primer lugar, de proteger y amparar a los ciudadanos que las conforman. La ley, el imperio de la ley y el derecho deben prevalecer sobre cualquier circunstancia para la defensa de los suyos; defensa con las armas de la ley y el derecho. Encuadrar los derechos humanos, y los derechos de los refugiados es otro deber moral de los Estados. ¿Cuál prima cuando uno pone en peligro al otro? Bajo ningún concepto han de dejarse de lado los derechos humanos, pero el deber de atención a los nacionales es constitutivo del propio Estado. Los derechos de los refugiados deben ser igualmente salvaguardados.

Ahora bien, cuando un refugiado o un solicitante de asilo mata de manera no ya indiscriminada, si no con el objeto de cercenar una civilización y modo de vida concreto, ya no es ni refugiado ni asilado, es simplemente un infiltrado del enemigo, no otra cosa.

Actualmente la guerra contra la civilización y modos de vida occidentales se viene librando en nombre de una manera determinada de entender el Islam, en nombre de Alá. Comprendo que se traten estos temas con pinzas para no dar lugar a equívocos, para no generar explosiones de odio, racismo o islamofobia. Nada de eso está en mi ánimo. Pero es la realidad; una guerra firmada cada día con la sangre de un nuevo muerto. No creo que se pueda acabar con esto sino desde el propio Islam. Aquellos que se dicen islamistas moderados o pacíficos son quienes tienen en su mano las llaves del cambio lento y doloroso. También los de a pie, de igual manera que yo con mi vida soy responsable de expandir el mensaje de Cristo. Aunque también los de a pie se ven en muchos lugares amenazados, torturados y asesinados. Pero son los poderosos quienes pueden poner en marcha el engranaje de filtros y reeducación. Una labor de ingeniería política y social sutil y lenta, pero eficaz.

Bien sabemos lo eficaz que es en Occidente. Esa labor se ha venido desarrollando durante décadas para llevar a la imposición de un laicismo feroz que ha calado en todos los ámbitos de la sociedad, en todas las capas, colores políticos e ideologías (suponiendo que aún perviva alguna ideología). El abono del laicismo lleva a muchos a elevar condenas a la Iglesia o a todo aquello que tenga que ver con la cultura judeocristiana y mirar con ojos de cordero aún no degollado a todo lo que traiga un aire musulmán. Germen cultivado durante décadas para que prenda lo que hoy tenemos con el silencio de demasiados.

Conozco a musulmanes que son realmente personas de Paz. He trabajado con ellos. Otros claramente no lo eran. Como conozco cristianos que son bellísimas personas y otros unos auténticos cretinos; la diferencia está en que de estos últimos, ni los más radicales, no hay uno sólo que mate en nombre de Cristo.

Los Estados, los gobernantes, deben ocuparse exclusivamente del cumplimiento de la ley y el derecho atendiendo al bien común. Son los ciudadanos quienes, de acuerdo a su conciencia, llevarán o no a la práctica sus ideas religiosas. Mi religión me lleva a perdonar, a poner la otra mejilla, a rezar por los asesinos. Mi religión me lleva a acoger, luchar por la justicia social y la concordia. Mi religión me lleva a acercar el reino de Cristo a la tierra. A lo que no me lleva mi religión es a no defender a mis hijas, a mi familia o a mi país. A lo que no me lleva mi religión es a callar y permanecer impasible; me lleva a hablar, condenar y actuar aunque simplemente sea concienciando. Y a rezar; por víctimas y asesinos. Cristo no calló ante el Sanedrín y se revolvió contra los mercaderes del templo; jamás permaneció impasible.

Ayer celebrábamos al apóstol Santiago. La leyenda le sitúa en Clavijo un 23 de mayo del año 844. Leyenda. Pero sin batallas como las de Clavijo o la de las Navas de Tolosa hoy no habría un Papa hablando español en el Vaticano. No se puede releer la historia con cicaterías, escrúpulos ni hipocresías. Tampoco así se puede mirar a nuestro mundo en nuestro momento.

Mi religión es una religión de Paz que nos ofrece el regalo de la Redención. Yo soy un hombre de Paz. Son los musulmanes de Paz, quienes sean y desde sus ámbitos de poder, quienes tienen que ponerse en marcha y a toda prisa para cambiar desde dentro cuantas facciones violentas existan en su seno. Desde Occidente se podrá contener, pero no se puede cambiar si no es desde el propio Islam.

Yo rezo por ellos, por los asesinos, por los muertos que van quedando en el camino y por los gobernantes que tienen poder de decisión y actuación. Lo que no puedo es callar.

Esta es una visión muy simplista, sin duda. Pero yo soy tan simplista que camino mi Vida scalando en Familia.

Origen: Scalando: Desde el Islam

Un comentario en “Desde el Islam – Scalando

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s