El lado oscuro de la demoracia: la tiranía popular – María Marty / elcato.org

María Marty indica que una democracia no es garantía de un sistema en el que los individuos gocen de sus derechos individuales.

María Marty es licenciada en Comunicación Social y guionista. Es la directora ejecutiva de la Fundación para la Responsabilidad Intelectual (FRI).

La democracia nos trae la idea de un sistema que ha permitido a la gente, a lo largo de la historia, ser parte del Gobierno y escapar de absolutismos, despotismos, dictaduras y tiranías. Todavía recuerdo la alegría de todos los argentinos cuando en 1983, luego de más de siete años de dictadura militar, recuperamos la democracia y pudimos volver a las urnas.

En nuestras mentes, democracia es sinónimo de libertad de elección, libertad de expresión, libertad de acción. Y es antónimo de represión, censura y autoritarismo.

Podemos casi trazar un paralelismo entre democracia y la entrada a la vida adulta. Cuando cumplimos 18 años, en Argentina, ya no necesitamos de la autoridad de un tercero que nos diga qué decisiones tomar en nuestra vida. Ahora somos considerados adultos capaces de realizar elecciones racionales. Incluso, al cumplir los 18 años, se nos considera que estamos capacitados para elegir a nuestros gobernantes. Y la democracia, del mismo modo, es un sistema que se basa en la premisa de que los habitantes de un país están capacitados para tomar decisiones y elegir a sus propios gobernantes.

El problema surge cuando las bases sobre las que un sistema democrático debería apoyarse, pecan por su ausencia.

Pensemos en un adulto —con licencia de conducir— que cada vez que se sube a un auto, en vez de utilizarlo para mejorar la calidad de su propia vida, lo utiliza para chocar los autos de sus vecinos y atropellar a los peatones.

No hay duda de que las calles serían un total caos, donde quienes nos manejamos con respeto en relación a los demás, estaríamos a merced de aquellos que se manejan de acuerdo al capricho del momento.

Lo mismo ocurre con la democracia. Para que una sociedad democrática no se transforme en un completo caos, se requiere que sus votantes sean adultos, respetuosos de los demás y capaces de hacerse cargo de su propia vida. Pero la responsabilidad individual que demanda la libertad, es un requisito al que muchos le escapan. Y estos escapistas preferirán —y votarán— la seguridad que ofrece un gobierno autoritario y proveedor. Un gobierno que les de todo aquello que consideran su necesidad, aunque dicha fiesta tenga que pagarla un tercero, ya que el Estado no genera recursos propios.

Si bien la democracia se basa en la libertad, lamentablemente puede ser usada para votar en su contra. Es un sistema donde un 51% puede votar esclavizar a un 49%. Quien mejor la describió, en mi opinión, fue Benjamín Franklin al decir que “la democracia son dos lobos y una oveja votando que comerán a la noche”.

Tenemos ejemplos en toda la historia y en todas partes del planeta, sobre los desastres a los que una democracia puede llevar. En América Latina tenemos muchos ejemplos recientes: desde Nicolás Maduro hasta Evo Morales, desde Cristina Kirchner hasta Rafael Correa. Pero, claramente, la Alemania de Hitler es el ejemplo que jamás debemos olvidar.

Entonces, ¿qué es lo único que puede evitar que un sistema democrático nos conduzca a una tiranía de la mayoría? ¿Cómo evitar los abusos en los que ella puede caer?

Hay tres elementos sobre los que una democracia debe apoyarse para evitar transformarse en un sistema injusto:

  • Una cultura o filosofía basada en los derechos a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la felicidad de cada individuo (derechos individuales).
  • Una Constitución inviolable e inmutable, basada en el respeto absoluto de dichos derechos.
  • Una división de poderes, encargados de velar por la protección de estos derechos y de evitar que caigamos en manos de un tirano que pretenda gobernar a su antojo.

Hemos escuchado que el sistema político que reúne estas características es la República. Pero eso se ha debido, básicamente, a que el ejemplo que ha prevalecido en la discusión política es el de EE.UU., que en un principio se constituyó como una república democrática constitucional basada en los derechos individuales.

Si bien la república se fundamenta en el rule of law (o imperio de la ley), es decir, en leyes previamente establecidas, eso no implica que dichas leyes necesariamente garanticen la protección de los derechos individuales. La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas(URSS) tenía cierta división de poderes y compromiso con el imperio de la ley, pero no podemos decir que tenía igual compromiso con el respeto por los derechos individuales.

Actualmente, en América Latina, la mayor parte de los países son considerados repúblicas. En ellos hay una división de poderes (al menos tácita) y una Constitución que hay que acatar. Y sin embargo, son sociedades con un alto grado de violación a los derechos individuales, corrupción y desigualdad ante la ley.

La realidad es que actualmente nadie sabe con certeza qué implica cada sistema gubernamental, ya que los países los han usado y definido de diferentes maneras hasta hacerles perder su significado.

Pero lo que sí debería ser claro, es que si pretendemos generar sociedades democráticas prósperas, libres y pacíficas, será fundamental reinsertar en la ecuación los elementos mencionados, y tomar estos elementos como la roca fundamental intocable que debemos resguardar con eterna vigilancia.

De lo contrario, podremos esperar de la democracia lo único que tiene para ofrecernos: poner nuestra vida en manos de la mayoría. Y sólo nos quedará rogar que esa mayoría resulte ser decente, madura e independiente.

Este artículo fue publicado originalmente en Panam Post (EE.UU.) el 14 de junio de 2016.

Origen: El lado oscuro de la demoracia: la tiranía popular | elcato.org

3 comentarios en “El lado oscuro de la demoracia: la tiranía popular – María Marty / elcato.org

  1. Esta señora todavía no se ha enterado de lo que es una “democracia”; y está repitiendo la propaganda de las élites económicas (a su vez dirigidas por sociedades secretas) cuando en nombre del “pueblo” derriban los gobiernos tradicionales para servir sus intereses egoístas.

    Llevamos más de 2 siglos de democracia.
    Y la conclusión que todos tenemos es que no es el gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo.

    Nosotros mismos: ¿qué democracia real hemos tenido en estos casi 40 años de Constitución que tenemos?

    Y no porque los programas sean una mierda; no vote toda la gente; votamos con el corazón y no con la cartera….etc

    Simplemente por la complejidad del Estado y la función de las élites políticas, nunca podemos elegir; y si por alguna casualidad elegimos, lo haremos mal (no tenemos los elementos de juicio para decidir; por no saber, no sabemos cuales son nuestros intereses particulares; primer paso para poder decidir democraticamente)

    ¿Para qué sirve la democracia?

    Para que los conflictos que siempre hay respecto a las decisiones -o falta de ellas- que tome el gobierno de turno, se resuelvan de la única manera posible (“ha decidido quien ha ganado la elección”); También quita presión del monarca (o del Presidente no ejecutivo) los errores de gobierno, que siempre hay o los perjudicados por la decisión, que siempre hay: simplemente en las próximas elecciones los electores pueden elegir no votar.

    Una democracia garantiza un gobierno de recambio, cosa imposible cuando hay una monarquía absoluta o una dictadura del “proletariado” (es decir, de los altos funcionarios del Partido)

    Todo ésto da estabilidad política, necesaria para que haya estabilidad social y económica y prosperidad para todos. (porque si hay estabilidad política y social, la gente consume e invierte; por lo que se crean puestos de trabajo y las empresas pueden crecer)

    La historia de lo del gobierno del Pueblo, para el….etc no es más que el mito que ayuda a que el gobierno democrático sea aceptado por todos (engañando como se ve) y fomentando así la aceptación y la estabilidad.

    Una prueba de que esta democracia no es demócrata: como todos somos iguales y tenemos un voto que vale lo mismo, un grupo de electores puede decidir democraticamente que otro grupo de electores les mantenga con los impuestos que salen de su trabajo. Pero al mismo tiempo no establecen ninguna ley para obligarse a sí mismos a espabilarse y trabajar lo que trabajan los demás (porque evidentemente, tontos no son )

    ¿Mas pruebas?
    La mala calidad de los servicios que recibimos del Estado y que pagamos a precio de oro.

    La invasión de inmigrantes y la política de ingeniería social de crear un país multicultural (o multi nacional) importando cantidades masivas de colonos no cristianos subvencionados por la población nativa….etc

    ¿Más pruebas?

    Los partidos políticos son estructuras absolutamente no democráticas financiadas automáticamente con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y sin ninguna relación con sus bases.
    Cuando alguien llega a la cima, él solo o con un grupo muy pequeño (recuerden a Zapatero con Blanco y Trinidad Jiménez ) es capaz de manejar a todo el partido, que dependen totalmente de él para vivir. Éstos oligarcas son los que van a gobernar un país democrático.
    Y eso que no menciono los lobbies y las socieades secretas que les manejan.

    Me gusta

  2. ¿Desde cuando la democracia ha permitido en ninguna parte a la gente ser parte del Gobierno? Yo, ni nadie, somos parte de ningún gobierno (ya quisiéramos…) en ninguna parte.

    Los Gobiernos los forman camarillas de gente amiga o que al menos se conocen y confían entre sí. En todas partes.

    ¿Escapar de absolutismos, dictaduras y tiranías?

    La democracia es todavía más tirana: porque se hace en nombre del Pueblo. A éste respecto se ha recordado mucho que lo que no pudo hacer Luis XIV, epítome de rey absoluto, lo hizo la República: un ejercito permanente de conscripción nacional e impuestos generales.

    (y yo añadiría la desaparición de las regiones históricas y sus instituciones milenarias, más el ataque a la religión del pueblo por las minorías que manejan el gobierno “democrático”)

    Ni los reyes absolutos (obligados al respeto de la tradición, al respeto de la religión de su pueblo y al respeto de los grupos con poder en el reino), ni los dictadores, que dependen mucho más de lo que creemos de la opinión pública -por eso la controlan- y de los éxitos reales de sus políticas se pueden permitir el lujo de ser “tiranos”

    ¿En qué país los habitantes toman decisiones (políticas) o eligen a sus propios gobernantes?

    Las decisiones políticas las toman los políticos, no las personas.
    Y los políticos forman cuerpos especiales a los que es casi imposible acceder (realmente se accede por cooptación, salvo en casos de revolución). Cuando se vota, se votan listas cerradas; y normalmente entre 2 o 3 partidos.

    Si acaso, es la “opinión pública” la que tiende a influir muchas de las decisiones del gobierno; lo cual no es muy democrático y sí muy poco eficiente.

    Yo no veo aquí mucha democracia; y si mucha gilipoyancia.

    Lo de “libertad de acción” será una metáfora: en las peores dictaduras siempre puedes elegir en una multitud de cosas; lo que no puedes elegir es en lo referente a la política (y yo añado, a los sindicatos)

    Por otra parte el mundo moderno nos ha dado en los países occidentales y en vías de desarrollo unas posibilidades extraordinarias de acción: desde la acción empresarial (crear la propia empresa ) hasta la acción cultural (escribir un libro), pasando por la acción viajera (contemplar manadas de ballenas en Sudáfrica). Lo que no hay es evidentemente la obsesión de la mayoría de la gente, especialmente de hombres jóvenes, de conseguir el “poder”, así, a secas, sin saber qué hacer con él. (cosas de la testosterona que compartimos con los demás primates )

    Respecto a la libertad de expresión, ésta se permite o no debido al daño o perjuicio que pueda hacer a los grupos que efectivamente detentan el poder en una sociedad dada: porque puede ser letal (para acabar en nada; porque incluso si provocase una revolución, como los regímenes políticos están directamente relacionados con la estructura económica del país, esa misma estructura económica de ese país obligaría a que los nuevos gobernantes (y hasta hace poco “oprimidos” por falta de “expresión”), se comporten exactamente igual a los antiguos gobernantes.

    Por cierto, que en las dictaduras normalmente hay libertad de expresión en la mayoría de las cosas, salvo en lo referente al Gobierno. (como tuvimos la ocasión de comprobar con Franco, donde la libertad de expresión dejaba también fuera a la Iglesia Católica y su doctrina, como pilares del régimen que eran )

    Ahora viene la guinda (muy peligrosas, por cierto ):

    “si pretendemos generar sociedades democráticas prósperas, libres y pacíficas, será fundamental reinsertar en la ecuación los elementos mencionados ”

    Ese tipo de sociedades solo existen en los países industriales y de servicios, que es lo que da la prosperidad para la mayoría; los servicios sociales para los necesitados; la libertad para hacer lo que quieras (si quieres no trabajar, no tener hijos, vivir maritalmente con alguien de tu mismo sexo…y lo que se te ocurra, porque lo paga la afluencia de esa sociedad, que por otra parte ha desarrollado por el mismo método el individualismo, que fomenta estas opciones ) y la convivencia pacífica (la prosperidad y el Estado del Bienestar hace que los conflictos sociales no existan; y los problemas que pueda haber se resuelvan de otra manera pacífica. (ya no es un problema de vida o muerte).

    Ciertamente estas sociedades están formadas por clases medias y hay movilidad social y cierta meritocracia (cosas que disminuyen los posibles conflictos sociales). Pero primero nacen las industrias y luego las clases medias; y no al revés.

    ¿Por qué digo que este modo de pensar es muy peligroso ?

    Porque hasta que efectivamente el tipo de estructura económica no sea industrial y de servicios, estas ideas no resuelven nada (no crean industrias ) y sí crean una gran desestabilización política y social que tienen que acabar necesariamente en represión. No puede ser de otra manera.

    Justamente eso mismo es lo que ha pasado en los países que sufrieron la “primavera árabe”; y por eso mismo no ha funcionado ni va a funcionar nunca la “democracia” que Estados Unidos impuso en Irak.

    (Me imagino que sabrán que la “democracia ” del siglo XVIII no era más que quitar de la voluntad regia (y de la camarilla que le puede influir) decisiones que pueden afectar a las inversiones en materia de comercio (internacional) -es decir, se pueden arruinar-. No es un asunto del “Pueblo” y si de grandes financieros, que utilizan el nombre del Pueblo como legitimación.

    La Revolución Francesa se hizo para salvar de la ruina absoluta a la alta burguesía que tenía todo su patrimonio invertido en bonos del Estado y que el Rey ya no podía refinanciar y por tanto tenía que declararse en bancarrota. Naturalmente y también por razones de legitimidad se hizo en nombre del Pueblo -Pueblo que no votaba porque las elecciones eran censitarias y la mayoría de la población era pobre-)

    En fin, cuando se pasa por la Universidad es para algo; no para repetir como un papagayo tonterías que no tienen existencia real.

    Lo más interesante del caso es que esta joven es ARGENTINA; el país de los grandes latifundistas y ganaderos….pues el régimen político tendrá que ser como el los países de este tipo.

    Desde luego en nada parecido a Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Países Bajos…que tienen otro tipo muy diferente de estructura económica.

    Y no es una opinión mía: desde el siglo XVIII, en que las élites españolas se han dado cuenta que no podemos competir en ciencia, arte, pensamiento, industria, dinero…con los países del norte (y recuerdo que la diminuta Holanda nos tuvo en jaque en el S XVII cuando todavía éramos el imperio donde nunca se ponía el sol), hasta hoy mismo con el zapaterismo y el “regeneracionismo”, esta crítica constante que sale de compararnos con “Europa” y de ver que evidentemente no podemos, ha estado alimentando la oposición desestabilizando el país y sin hacer lo que hay que hacer para ser como Europa (una política idustrial como la europea), y que nos ha llevado, a parte de perder todas las colonias y con ello la autoestima nacional -origen a su vez de más conflictos-, un montón de golpes de Estado, 3 guerras carlistas, 2 repúblicas, las desamortizaciones (que nos alejan de la industrialización mientras que azuzan el conflicto con los que apoyan la religión tradicional… y seguimos con lo de “ser europeo”, “ser moderno”, ser “anticatólico”, ser “progresista”, ser “gilipoyista”, ser “regeneracionista” (como si realmente algo hubiese existido, se hubiese degenerado y ahora tendríamos que regenerarlo)….esperando todos que sea el Estado (como Carlos III de inmerecida fama) el que nos va a salvar de nosotros mismos y nos va a dar lo que nosotros no queremos financiar con los impuestos que no queremos pagar.

    La misma Guerra Civil es el colofón de un modo de pensar (tomar el Estado para “cambiar” no sé el qué) y un enfrentamiento ente terratenientes y campesinos; todo aliñado con un anticlericalismo al que se le acusa sin ninguna razón de ser el “culpable” de nuestro “atraso” (y encima son los socialistas y los comunistas, que son antiempresa y anti acción individual lo que lo promueven, como si no hubiesen traído atraso y miseria allí donde se han impuesto a la población) y que contribuye aun más a la desestabilización de la sociedad española y, por tanto a la falta de industrialización.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s