(1936) España bajo la sombra del dominio anarquista. El golpe de Franco como reivindicación de patriotismo – Francesc Cambó / The Daily Telegraph

Base documental de Historia Contemporánea de Cataluña.  Guerra Civil (1936-1939) – Guerra / Revolución (1936-1939) 

Fuente:
DE RIQUER, Borja: El último Cambó (1936-1947) .Vic: Eumo Editorial, 1996. 291-294 pp.

Comentario:
Segunda parte de un artículo publicado los días 28 y 29 de Diciembre de 1936 en el “The Daily Telegraph”.
Fr. Cambó (1876-1947) se dirigía a la opinión pública internacional y británica para justificar el golpe de estado del general Franco. Era su toma de posición pública.
La situación dada después de las elecciones del mes de Febrero de 1936 era dramática (crímenes, poco respeto a la propiedad, persecuciones). Solo el ejército podía detener la descomposición del Estado Español. Por lo tanto, el golpe era un deber patriótico.

Resultado de imagen de francesc cambo

Texto:

“Hay que notar que el fascismo en España fue casi insignificante hasta después de las elecciones del 16 de febrero. En estas elecciones, y en Madrid, donde el fascismo era más numeroso y tenía más envergadura, sus candidatos sólo lograron 3.000 votos de un electorado de más de 400.000 votantes.
En España, el Frente Popular se organizó para luchar contra un fascismo inexistente. Pero persiguiendo un fantasma consiguió crear una realidad que se llamó fascismo sólo porque era el nombre que le daban sus enemigos. En realidad, no responde a otra cosa que a la natural reacción defensiva a la que se encuentra abocado cualquier ente político cuando su misma existencia se encuentra amenazada por las fuerzas violentas del desorden. Y mientras el gobierno, representado por la anarquía, no quiere o no es capaz de cumplir los sets deberes más elementales de mantenimiento del orden y hacer respetar la ley.

Ayuda para los rojos

Cuando el señor Azaña fue elegido presidente de la República. encargó al señor Casares Quiroga que formara el Gobierno del Frente Popular. Durante su presidencia, el proceso de descomposición interna de España, aceleraba día a día. El gobierno estaba bajo el control absoluto de los socialistas.

Los comunistas y los anarquistas.
Los crímenes políticos y sociales eran el pan de cada día. Era imposible circular por las carreteras sin pagar tributo, bajo el pretexto de ayuda por los rojos , a los bandidos que robaban los viajeros delante de las narices de la policía, la que se veía obligada a contemplar impotente los crímenes de todo tipo que se cometían en nombre de la teoría revolucionaria. Una simple bandera roja o un puño alzado daban permiso total para robar, quemar o asesinar con impunidad.
El juicio que se merece la conducta del señor Casares Quiroga puede ser considerado a partir de dos hechos. En primer lugar, porque cuando el Parlamento le pidió que pusiera fin al estado de guerra civil en la que habían caído varias provincias españolas y que obligara a todos, tanto la derecha como la izquierda, fascistas como comunistas, que obedeciera la ley y respetara la autoridad, él replicó que el Gobierno contemplaba aquella lucha no como juez sino como parte beligerante. En segundo lugar, el asesinato del líder monárquico, señor Calvo Sotelo, que fue cometido por policía de uniforme, con un camión oficial, no suscitó ni una sola palabra de protesta por parte del señor Casares Quiroga, ni dio la menor indicación para que fueran castigados los asesinos.

La acción del ejército

Fue entonces que estalló la rebelión militar. La actitud general del ejército era bastante conocida: respeto absoluto al Gobierno ya las autoridades legalmente constituidas mientras el desorden y la bolchevización de España no fueran inminentes. Si se llegaba a plantear la amenaza, harían lado al gobierno en caso de que se decidiera a resistir; pero se pondrían en contra si se dejaba llevar por la descomposición interna de España.
He aquí el punto más delicado e importante del asunto. Había llegado la hora en que el sentido más elemental del deber patriótico exigía que el ejército interviniera, sin el gobierno o en contra, para frenar el proceso de descomposición de España, ya bastante avanzado? Sobre este punto hay habrán muchos que tengan sus dudas. Muchos de nosotros, en realidad, también se los tuvieron, y nos inclinàvem más bien decir «No >>, cuando estalló el levantamiento militar.
Pero todas nuestras dudas se desvanecieron cuando descubrimos que la Federación Anarquista Ibérica ( FAI), la poderosa organización que gobierna en realidad a todas las provincias que aún están bajo el régimen del Gobierno del Frente Popular, lo tenía todo preparado para intervenir revolucionariamente con el objetivo de obtener el poder en el momento en que el ejército , desorganizado y corrompido por la propaganda anarquista, fuera incapaz de oponerse con éxito.

El ejemplo de Cataluña

Todo el mundo sabía que estas organizaciones extremistas pedían que fueran alejados del ejército los oficiales de todos los rangos que se pudieran oponerse a un golpe anarquista o comunista. Todo el mundo sabía. también, por desgracia, que el Gobierno no era lo suficientemente honesto o no tenía suficiente carácter para resistir sus presiones o sus amenazas.
Si alguien duda de que la situación en España fuera tan grave y piensa que el tiempo hubiera podido apaciguarlo o resolver -lo, la invito a tomar en consideración unos hechos que le harán ver como está, de equivocado. Me refiero a la situación actual de Cataluña.
En Cataluña la revuelta militar sólo duró 24 horas. De hecho se puede decir que se terminó en doce horas, cuando el jefe del movimiento, el general Goded, prisionero en Barcelona, habló por radio a las demás guarniciones catalanas, aconsejándoles que se rindieran. Desde el día 20 de julio, el Frente Popular dominaba absolutamente la situación en Cataluña.
El territorio catalán queda bastante lejos de la zona de batalla. No ha recibido ningún ataque por parte de las fuerzas nacionalistas. La situación interior de Cataluña, con su gobierno autónomo, se encuentra por tanto muy condicionada por la guerra civil. Es el resultado lógico a partir de las condiciones que dominaban partes de España antes de la revuelta militar.
Y qué pasa en Cataluña? Pues que el terror rojo reina de manera más cruel y salvaje que ninguna parte de España.

Una amenaza en toda España

No sólo se está persiguen is se lo asesinan los sacerdotes, las personas de clase media y los partidarios de la derecha. Los partidarios de la izquierda moderada, los líderes de la que habían organizado el Frente Popular, reciben el mismo trato. Sus líderes más destacados se esconden ahora en Francia, en Bélgica, o bien han atravesado el Atlántico en alguna misión inventada como pretexto para huir. Aquellos que se han quedado es porque no han podido escapar a la vigilancia implacable de la FAI.
Por cada sacerdote o ciudadano de la clase media, los anarquistas han asesinado diez trabajadores.Los tribunales de justicia, tanto los civiles como los criminales, han sido abolidos y sustituidos portribunales populares compuestos por representantes de los comités revolucionarios encargados de administrar justicia, no según la ley, sino según los dictados de sus principios revolucionarios. Hay que recordar, además, que la mayoría de las ejecuciones que tienen lugar a diario no son ni sentenciadas por estos tribunales populares, sino por simples comités de las organizaciones comunistas y anarquistas.
Se han quemado iglesias, se han saqueado la mayoría de las casas particulares, y todas las propiedades, tanto las de los españoles como las de los extranjeros, han sido confiscadas. Han abierto las cajas de los bancos y los comités anarquistas disponen ahora libremente de los fondos de los bancos y de las cuentas privadas. Todos los periódicos han sido requisados, no por el Gobierno sino por los miembros de las diferentes organizaciones revolucionarias; y los usan para apoyar la política revolucionaria, a expensas del antiguo propietario, si posee bienes en España.
El sistema que funciona actualmente en Cataluña solo se puede comparar con lo que hubo en Hungría al’ época de Béla Kun . Y el sistema de gobierno que existe en Cataluña, que es el mismo que existe en Valencia, Alicante, Jaén, Málaga, Cartagena y en todas las provincias que están actualmente bajo el control del Frente Popular, existiría también en el resto de España si no llega a ser por la revuelta militar.

Si fuera Inglaterra

Estos hechos deberían ser cuidadosamente considerados por todos aquellos que viven en democracias parlamentarias, en países donde el respeto a la ley y la autoridad son principios admitidos por todos los partidos políticos, y les cuesta entender la realidad de lo acaecido en España desde el 17 de febrero.
Yo pido a todos los hombres razonables que consideren cuál sería su actitud en su país, por no decir en Inglaterra, si el Gobierno llegara a someterse a las órdenes de los comités anarquistas y comunistas, y si estos impusieran, con la aquiescencia del gobierno, todas las formas de abuso, violando la Constitución, infringiendo las leyes y subvirtiendo la justicia; sancionando el crimen con la prohibición explícita de que la policía se oponga a los robos, los incendios y los asesinatos, y destituyendo todos aquellos que no se presten a colaborar en esta empresa de destrucción nacional;organizando el asesinato de los políticos de la oposición por policías uniformados y hundiendo el ejército.
Pues es exactamente eso lo que ha sucedido en España, y no me lo podrá contradecir ningún diplomático ni representante consular.

las alternativas

Si hay que rendirse a la evidencia de estos hechos, hay que admitir también que España había llegado a un punto en que la revuelta contra el Gobierno constituía no ya una necesidad sino también un deber patriótico.
No sabría decir, ni lo sabe nadie , qué forma de gobierno se establecerá en España si el movimiento encabezado por el general Franco triunfa. Lo que es seguro, sin embargo, es que tendrá un carácter marcadamente nacional. En consecuencia, la política exterior española se basará en consideraciones estrictamente patrióticas que excluirán cualquier posibilidad de que los intereses españoles puedan subordinarse a los de ningún otro país o sistema político. Basta dar un vistazo al mapa de España para darse cuenta de que los intereses nacionales no son, ni pueden ser, opuestos a los de la Gran Bretaña.
Por otra parte, si el levantamiento nacionalista fracasa, no hay el menor duda de que en España se establecerá una República Soviética gobernada desde Moscú, totalmente absorbida en la esfera política de la URSS. Es que ningún inglés, o nadie que pertenezca a nuestra civilización cristiana occidental y individualista”

Origen: (1936) .España bajo la sombra del dominio anarquista. El golpe de Franco como reivindicación de patriotismo por Sr. Francesc Cambó

Un comentario en “(1936) España bajo la sombra del dominio anarquista. El golpe de Franco como reivindicación de patriotismo – Francesc Cambó / The Daily Telegraph

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s