La increíble historia del adelantado Español Hernando de Soto en Ultramar – Javier Noriega / ABC

Publicado por el may 12, 2015

Tan duros eran que la carne de pollo les parecía verdura. 

La historia alucinante del adelantado Hernando de Soto en Ultramar
 
“E comimos gallina e otras legumbres”. Bernal Díaz del Castillo. Gente de armas de este calibre comandó Hernando de Soto, capitanes esforzados y de barba echada al hombro.
Hoy en estos días se celebra el 473 aniversario en el que los ojos de Soto, de un Europeo, se posaban por primera vez sobre el Missisippi. Ese río fangoso y lento del Sur de Norteamérica.
vista por la pensylvnia avenue
Desde la larguísima Pennsylvania Avenue, es posible ver desde la distancia aquella enorme cúpula del Capitolio. Ese icono que simboliza el poder y la democracia en el continente americano. La primera vez que se le ve recuerda profundamente a San Pedro en el Vaticano o a Sant Paul en Londres. Lo primero que sorprende al acercarse es la magnificencia de aquel edificio neoclásico. Sin lugar a dudas, quienes eligieron el lugar para su construcción sabían lo que hacían. Ubicado sobre una colina (Capitol Hill), el efecto es el que buscaban cuando vas ascendiendo; hacerte sentir que llegas a un lugar importante para el país. Sin lugar a dudas el Capitolio lo es. Allí se encuentran actualmente la cámara de representantes y el Senado Norteamericano, también el cuadro de Gálvez sobre el que tanto hemos podido leer afortunadamente en los últimos tiempos. En el templo de hombres ilustres de la nación americana, lo hispano tiene cabida. Junto a sus hechos más significantes, merece la pena ver que nos encontramos en aquel lugar de culto. Nada más llegar, lo esperado. Mucha gente visitando el lugar, colas para el acceso a la entrada que antes habrás tenido que reservar. Todos los días se realizan visitas guiadas al edificio del Congreso de los Estados Unidos, y el punto de encuentro para las mismas está en el moderno centro de visitantes, que contrasta con la armonía de todo el edificio de línea neoclásica. Uno de sus puntos neurálgicos y principales de la visita, es el de la rotonda principal del capitolio y la galería de las Estatuas. La gran rotonda como lo llaman. Allí los Americanos condensan toda su historia. Y la condensan para poder mostrarla a las generaciones venideras, para que sepan que fueron y que son. Es el principal lienzo de bienvenida y de presentación del país, y en el mismo nos encontramos una historia muy nuestra, por eso la traemos a espejo de navegantes. Junto a los Jefferson,  Eisenhower, Luther King y demás presidentes históricos de la nación , juntos a sus estatuas en aquel ovalo, nos encontramos con dos historias  ”Españolas”, que para los Americanos es de singular importancia en lo referente a su nacimiento. De hecho, posiblemente sin que se hubiesen dado las mismas, posiblemente la nación americana no existiría. O quizás lo hiciese de otro modo. Estas son las paradojas del destino y la historia. España esta presente en el nacimiento de la historia americana y las historias de sus protagonistas prácticamente en el olvido.
rotonda del capitolio
En aquel lugar uno entra para aprender historia. Mientras se pasea serenamente, se “merienda” al General Washington, en un cuadro apoteósico, renunciando a su cargo de generalísimo de los ejércitos de los Estados Unidos o a la mismísima declaración de independencia norteamericana, en su versión más oficial. Entre tanta historia, la primera potencia del mundo occidental , sorprende y hasta es curioso hallarse frente a una historia que narra los acontecimientos de un paisano extremeño .Y es así de fácil, con aquel óleo, en aquel corazón simbólico de la historia estadounidense, entre enmienda y bandera norteamericana se hace en parte justicia a un pasado, el hispano. Es curioso. pocos españoles recuerdan ya que viajar por California, Florida o Nueva Orleans es hacerlo por su propio pasado. Que fácil se ha olvidado lo que supuso para el mundo conocido España. De Soto para Estados Unidos. Balboa para el Pacífico. Orellana para el Amazonas. Cortés para México. Pizarro para Perú. Valdivia para Chile. Doña Mencía para Paraguay. Mendaña o las Salomón. Legazpi o Filipinas. Cómo suenan a América pueblos como Trujillo, Toledo, Cáceres, Jerez de los Caballeros, Badajoz, Alburquerque, Guareña, Don Benito. Y así es posible conocer a una Toledo en Ohio. O una lluviosa Oviedo en la tórrida Florida. E incluso la paradoja de encontrarnos un pueblo abandonado en mitad de Estados Unidos que se llama Madrid, como nuestra concurrida capital. ¿Has estado en la Segovia de Colombia? ¿En la Pontevedra de Argentina?. La ciudad de Córdoba, en Argentina es mucho más grande en población que la Córdoba original, la española, esa bella ciudad al sur de andalucía. Igual sucede con la Valencia venezolana y la del Mediterráneo. ¿A ver si eres capaz de encontrar Cádiz, Santander o Pamplona en las islas de Filipinas?. En la bandera de Arizona los trece rayos de sol, que representan los trece condados del estado, son amarillos y rojos en recuerdo de la bandera española y en el escudo oficial de la ciudad de Los Ángeles, el mismo que llevan los coches de policía que hemos visto en innumerables películas, en donde aparece la bandera de Castilla León por el mismo motivo. Olvidamos que pasear por estas ciudades es pasear por nuestro pasado. El más cercano.
recreacion historica
Pero sigamos con la gran rotonda del Capitolio, abarrotada por grupos de escolares y turistas. Algún policía que da paseos en su ronda y un suelo siempre brillante en una atmósfera llena de explicaciones, audioguías y silencio. Entre las columnas de los personajes notables de la historia americana, sobresaliendo entre presidentes, nos encontramos con los grandes lienzos del “Descubrimiento de America por Colón”, y el del “descubrimiento del Missisipi por parte de Hernando de Soto”, piezas centrales de nuestro relato de hoy. Sobre el primero, y dado que afortunadamente es bien conocido -incluso en espejo de navegantes hemos podido trabajar sobre el mismo-, pasaremos página. Nos centraremos en Hernando de Soto. En su alucinante historia y exploración, una historia digna de contarse. Una aventura de ultramar.
centro de visitantes
La historia de Hernando de Soto, es uno de esos “periplos” de libro. En las historias de aventuras, en el inconsciente popular, siempre nos disponen al típico explorador anglosajón. Salacot en mano, bigote de alcurnia y fieltro de rigor descubriendo las cataratas Victoria o el desierto de Jartum que se precie. Leer e imaginar a David Livingstone, Richard Francis Burton o John Hanning Speke después de dos largos viajes desde Zanzíbar, o la exploración posterior conjunta de los lagos de África central para buscar las fuentes del Nilo, es sencillamente excitante. Particularmente el señor Burton ocupa para mi un lugar muy especialSu sed de curiosidad, erudición y pasión por la vida hace grande al ser humano, siempre recordare su afición en tierras lejanas.. La de visitar las tumbas de los personajes que admiraba. Como le ocurría al señor George Patton cuando recorría con sus fuerzas blindadas el norte de África. Salvando los tiempos. Como no va ser excitante, leer las epopeyas que montó el general Charles Gordon, cuando fue enviado al Sudán en 1883 para combatir la insurrección del Mahdi. El ilustre militar permaneció 320 días en Jartum esperando refuerzos. Lo que se dice argumento de película épica a la antigua usanza. Entre uniformes hechos jirones, falta de agua y alimentos. Finalmente perdió la vida convirtiéndose en héroe. Ya en el siglo XX, en 1916, Thomas Edward Lawrence hará todo lo posible para que triunfe la revuelta árabe en contra de los turcos, y ya sabemos lo que inspira Lawrence a esta altura de la película. En la mar se nos dispone al sempiterno Cook de turno. Y es curioso. Todo esto es apasionante de conocer. De imaginar. De leer, pero todo esto ocurrió 300 años después que Ponce de León desembarcase en Florida, Legazpi o Urdaneta  en las Filipinas, o el propio Hernando de Soto en Florida. Olvidamos que las primeras rutas de navegación las abrieron las proas de las naves Españolas, siglos atrás. Que fueron después las manos de los mareantes o los pilotos, cálamo en mano, las que tiraban de líneas para dibujar las islas. Penínsulas o ríos desconocidos hasta el momento. Parece que todo esto lo hemos olvidado. Hemos olvidado que los Españoles fuimos los primeros que descubrimos el mundo. ¿Y donde están sus mitos?. ¿Dónde están sus figuras legendarias?. ¿Dónde están las visitas guiadas, publicaciones, estudios, divulgación y recuerdo en la sociedad actual?.
casco español en el departamento de recursos naturales de Carolina del Norte
De un total de 19 pinturas que resumen la historia norteamericana, dos hispanas. Entre las estatuas de Lafayette y de Baker, nos encontramos con el descubridor Español Hernando de Soto. El cuadro que no servirá de excusa para adentrarnos en una evocadora aventura. A Hernando de Soto le dió por mostrar flamante, por aquellos lares del sur, el Pendón de Castilla. Y es que el tipo lo levanta y bien alto en la pintura. Que para eso estaba descubriendo un nuevo mundo. Se sabe que exploró al menos seis Estados, pero algunos expertos creen que hasta diez: Florida, Georgia, Carolina, Tenesse, Missisipi, Arkansas, Luisiana y Tejas. En total un viaje de 4000 millas. Se puede argumentar que en cuestión de exploración es uno de los eventos más importantes de la historia de Estados Unidos, y el más importante del Sudeste. De Soto fue el primer europeo que exploró la vasta región del Sur de Estados Unidos. Fueron los primeros europeos en cruzar aquel río, el Mississipi en 1542. Aquellos ríos que sirven de fronteras. De hitos. De límites.
Discovery_of_the_Mississippi
De Soto tiene el honor de ser recordado por ser el primer europeo que cruzó este río, además de ser su ‘descubridor’ para los occidentales. Hecho relevante que no quisieron pasar por alto los fundadores de la patria norteamericana, ente otras cosas porque su discurso de poder pretende basarse en una equivalencia.  La colonización de tierras incógnitas por Occidente, por los primeros Europeos, en esencia, es la que con posterioridad harían ellos. De hecho, tras la Guerra México-Americana (1846-1848), en la que Estados Unidos ganó más de 500 mil kilómetros cuadrados de territorio, con la pintura de Powell, la de Hernando de Soto que tenemos ante nuestros ojos, sirve para invocar aspiraciones estadounidenses para el descubrimiento,la expansión y conquista. Es lo que tiene la iconografía e ideología imperial. Además del lienzo, la cúpula del Capitolio, que queda mucho más arriba y en cuyo interior posee una pintura (desde el interior incluso este detalle nosque recuerda vivamente ese estilo del Vaticano), esconde de nuevo otra escena del señor De Soto. El de su entierro. Vuelven a incidir sobre este episodio que consideran capital. La figura de un héroe que es enterrado, mientras descubre tierras incognitas.
800px-USA-US_Capitol6
cenefa
Entre los siglos XVI y XIX la corona española estuvo presente en todo el continente americano y pese a lo prolongado de ese dominio, son muchas las sombras que envuelven todavía la presencia hispana en el Nuevo Mundo. Mientras que la conquista y colonización de América del sur y central es algo de sobra conocido, la presencia española en los actuales Estados Unidos y Canadá ha caído en un extraño, y ciertamente lamentable, olvido. 
A la pequeña muestra de lo mucho hemos olvidado, habría que añadir las grandes gestas y calamidades acaecidas, en muchos casos cubiertas de tragedia que tendrían todos los tintes de best-seller. Personajes  como Vázquez de Coronado que llegó hasta la actual Kansas tras recorrer miles de kilómetros buscando las míticas siete ciudades de Cíbola. García López de Cárdenas, primer europeo en llegar al Gran Cañón o Juan Ponce de León, descubridor de Florida mientras, según cuenta la leyenda, buscaba las fuentes de la eterna juventud. Mucho tiempo antes de que los colonos, ingleses primero, estadounidenses después, marcharan hacia el oeste y entraran en contacto con los nativos americanos, los españoles ya habían topado con todas las grandes naciones indias: navajos, cheyennes, apaches, comanches, sioux, arapahoes, pies negros etc e incluso con más de una se firmaron acuerdos y tratados, porque era lo más inteligente y lo que exigía el momento.
Savages of the New World, de Soto Expedition, Summer 1539
Esto merece incluso la pena imaginarlo detenidamente. Para todos es bien fácil visualizar a todo un vaquero, al mas puro estilo John Wayne, conversando con un indios de la pradera. Incluso a un todo casaca roja, charlando amistosamente con un mohicano en un poblado junto a la ribera del Hudson. ¿Pero seríamos capaces de ver a un todo un extremeño, de Jarandilla de la Vera o de Zafra, con armadura completa y morrión, departiendo junto a un tipi con un indio sioux?. Pues se dió. Y fue tan real como las dos otras opciones, como tan real que aún a día de hoy, siglos después ese mismo espíritu y esa letra, de esa tierra se condensa en historias, en historiadores y en contados hombres. Como es el caso para mí, al hablar de Extremadura; de Rafael Duarte.
640px-Spanish_conqueror
Con la pequeña salvedad, que esta situación nos la encontramos doscientos o trescientos años antes. Y eso tiene su mérito. La presencia española e hispánica en América del Norte, en especial en lo que hoy son los Estados Unidos, es inmensa y debería empezar a reconocerse como merece pues se trata de historias dignas de ser contadas, conocidas y recordadas con orgullo pues forman parte de nuestro pasado, de nuestra historia. No se entiende bajo ningún concepto porque se han olvidado o se pretenden hacer olvidar. En este punto, como siempre, no podemos olvidar y recordar el papel de muchos profesores e investigadores, especialmente universitarios, que desde hace año llevan piando en el desierto. Alzando su voz desde sus departamentos o sus publicaciones, desde sus Universidades, ya sea la de Olavide, la Complutense o la de Salamanca, por nombrar algunas . Este buen puñado de profesionales en vez de poner la pica en Flandes. La ponen en Texas. Y a modo de ejemplo, bien nos serviría la pica del doctor de  la Complutense Fernando Martinez Lainez y el jurista Carlos Canales Torres, que con su publicación “banderas lejanas”, con amenidad y rigor documental, han servido de albandonazo para difundir esta historia tan desconocida por el público en general.
placa en Caddo Cap, Arkansas
fort san juan
La campaña de De Soto, apuntaba alto. Con las alforjas llenas y tras contraer matrimonio con Isabel de Bobadilla, parecía que podría sentar la cabeza. Pero la apacible rutina de casado en la metrópoli no era para él. De modo que buscó la forma de lograr que Carlos V le asignara un territorio por explorar al otro lado del océano. Es lo que tenía la época, si te daba por explorar, tenías cientos de millas por hacerlo. Aunque él prefería las zonas de Ecuador y Guatemala, recibió finalmente un «asiento» (carta real) para explorar la Florida, de la que sería adelantado, gobernador y capitán general.Tenía los dineros suficientes como para empeñarlos en una aventura, y sobre todo la experiencia necesaria para atreverse con semejante reto. Su currículum vitae, en aquellos momentos tenía varias importantes muescas que mostrar. De Soto empezaría su carrera en Panamá, en 1514, a las órdenes de Pedro Arias de Ávila, célebre entre otros dudosos méritos por ejecutar al descubridor del Pacífico, Vasco Núñez de Balboa. Su experiencia se fue dilatando posteriormente aún más, gracias a que participó como lugarteniente de su paisano extremeño Francisco Pizarro en la conquista del Perú, entre 1532 y 1535. Este saber de su oficio, le llevo a preparar sesudamente, con tal de conseguir su éxito, la expedición que a continuación contamos.
estatua de Soto en el centro de Brandenton
Y juzguen ustedes si lo hizo. Pocas campañas de exploración fueron tan bien pertrechadas en un momento tan temprano del descubrimiento de América. Se reunieron a más de 1000 hombres, 220 caballos y 29 sacerdotes. Y, sin embargo, la expedición fue un cumulo de inclemencias y calamidades. En Florida no había oro, pero si muchos mosquitos y pantanos. Además, los indios les eran hostiles. Esto lo debían saber bien cuando Ponce de León fue muerto en el poblado de “bahía espero”. El diagnóstico. Flechazo al canto. Y esto también después de que Pánfilo de Narváez hollara esas tierras. Después de recorrer prácticamente todo el sudeste americano, De Soto murió a orillas del Mississippi, preso de la fiebre y tras sufrir durante cinco agónicos días. Ese es el momento que refleja la metopa del Capitolio. Será por algo.
pizarro en la marcha de peru
llegada de colon al nuevo mundo
La pintura
El pintor estadounidense William Henry Powell (1823-1879) fue el último artista encargado por el Congreso para crear una pintura para la Rotonda del Capitolio . Reemplazó a Henry Inman, su antiguo maestro. Su pintura llena de detalles nos invita a que la analizamos detenidamente. Como De Soto y su enfoque de las tropas, los nativos americanos miran con recelo, pero en voz baja antes de que sus tipis, y un jefe sostiene en la pipa de la paz. La zona central de la pintura se llena de luz y color. Como mandan los cánones, claramente identificado partió en relieve dramático por las figuras del primer plano en sombra y la oscuridad del bosque a la izquierda contrasta fuertemente con el cielo brillante a la derecha.
10702Discovery_of_the_Mississippi
En primer plano, armas, armaduras, artilleros en movimiento un cañón. Muy al estilo de la época más que parecer una fotografía, que también pudiera serlo, se asemeja a una alegoría militar. Una imagen laureada de un episodio pasado en el que los milites pasean de aquí y allá con sus pertenencias. Interesante detalle es el que nos encontramos en una de las escenas, en las que un soldado envuelve una pierna herida, lo que nos sugiere que el ataque de los indios. Ya hemos hablado de Ponce de León y sus reminiscencias. La venda sangarnte en la cabeza, junto al cañón rodante deja bien claro la acción de guerra. A la derecha, un monje reza,  ante  un crucifijo que los hombres que están erigiendo  apresuradamente en el lugar. Por encima de este grupo y la decoloración en el horizonte nos encontramos con el río Mississippi, salpicado de canoas indígenas, pequeñas islas y un árbol que está navegando aguas abajo. Powell basa su escena en las historias publicadas, incluidas las de Theodore Irving de 1835 en su “La conquista de la Florida por Hernando de Soto”.
america en la historia

Había milicianos pero también sacerdotes, herreros, artesanos, ingenieros, granjeros y comerciantes. Estos no aparecen en el cuadro, pero también iban. El 15 de julio de 1539 Hernando de Soto puso en marcha aquella larga procesión de personas y animales hacia el interior de la Florida en busca de su particular Dorado. Desde el comienzo, la pesada marcha estuvo salpicada de encontronazos nada amistosos con los nativos. La leyenda negra nos ha legado, que De Soto no dudaba en secuestrar a los jefes de las tribus y esclavizar a sus hombres.  Eran tiempos de conquistas. Los indígenas, sin embargo, también conseguían sorprender a los españoles con sus emboscadas y mortíferos ataques con flechas. Defendían su territorio. También tenía el antecedente de Ponce de León, en esto de las emboscadas, las reyertas y los envenenamientos. Que tiempos aquellos para la profesión de aventurero español. Pero también desde los primeros meses, De Soto tuvo que afrontar otro problema: las disensiones internas.  Los hombres que se habían sumado a aquel periplo esperaban obtener el botín prometido y la ausencia de tesoros a la vista pronto empezó a desesperarles. El historiador Michael Gannon apunta en «La nueva historia de Florida» que las disputas internas quedaron reflejados en el nombre de un río que cruzaron en agosto de 1539: Santa Fe de las Discordia. Esto del cainismo Español se ve, que nos viene de lejos. Recuerda vivamente a la historia de los flores con la armada invencible. Cuando por culpa del odio entrelazado, y enraizado cual cadena de ADN, (de hecho nunca mejor dicho, compartían “sangre”, eran primos),  perdimos la oportunidad de escuchar los prudentes y eficaces conejos de Recalde y Oquendo de tomar el puerto de Spithead fugazmente, para así bloquear a la flota inglesa. En esta ocasión era por una cuestión mucho más perentoria. La promesa de riquezas.

640px-Map_of_northern_la_Florida_1584

En su periplo, Hernando de Soto alcanzó el territorio de los Apalachee y se apropiaron de su principal poblado, Anhaica, que convirtieron en su primer cuartel de invierno. En 1987, el arqueólogo Calvin Jones descubrió los restos de este campamento, situado cerca de Tallahassee, la capital de Florida. Hasta ahora ha sido de los pocos testimonios de aquella larga expedición. Quizás a los arqueólogos Europeos, con los miles de años de historia, les parezca curioso observar como algunas universidades norteamericanas investigan este pasado. El de su nacimiento, con sumo detalle, al igual que en muchas ocasiones encontramos a nuestros departamentos de antigua o medieval, conociendo nuestras primeras colonizaciones. Al final se trata de historia. De esa maravillosa disciplina que al final estudia sobre las personas y sus hechos.
13947_1_map-800x482
3b50131u
«Doblábaseles esta pena y dolor con ver que antes les era forzoso enterrarlo con silencio y en secreto, que no en público, porque los indios no supiesen dónde quedaba, porque temían no hiciesen en su cuerpo algunas ignominias y afrentas que en otros españoles habían hecho, que los habían desenterrado y atasajado y puestos por los árboles, cada coyuntura en su rama. Por lo cual acordaron enterrarlo de noche, con centinelas puestas, para que los indios no lo viesen ni supiesen dónde quedaba. Eligieron para sepultura una de muchas hoyas grandes y anchas que cerca del pueblo había en un llano, de donde los indios, para sus edificios, habían sacado tierra, y en una de ellas enterraron al famoso adelantado Hernando de Soto con muchas lágrimas de los sacerdotes y caballeros que a sus tristes obsequias se hallaron”.
excavación  de misión española en America. años 50
Como entre los Españoles, creciese el primer temor y la sospecha que habían tenido, acordaron sacarlo de donde estaba y ponerlo en otra sepultura no tan cierta, donde el hallarlo, si los indios lo buscasen, les fuese más dificultoso, porque decían que, sospechando los infieles que el gobernador quedaba allí, cavarían todo aquel llano hasta el centro y no descansarían hasta haberlo hallado, por lo cual les pareció sería bien darle por sepultura el Río Grande y, antes que lo pusiesen por obra, quisieron ver la hondura del río si era suficiente para esconderlo en ella. En mayo de 1539, justo antes de partir a la que sería su última aventura, Soto había firmado su testamento, dando poder notarial a su esposa Isabel de Bobadilla. En el documento especificaba cómo quería ser enterrado: debían construir una lujosa capilla donde se ubicaría su sepulcro, muy decorado, en la iglesia de San Jerez de los Caballeros en Sevilla, el pueblo de su infancia, con los restos de sus padres a cada lado. También ordenó que se colocara sobre su tumba un paño fino, con la cruz roja de la Orden de los Caballeros de Santiago.
View from Riverview Prk, Hannibal. MO
“El contador Juan de Añasco y los capitanes Juan de Guzmán y Arias Tinoco y Alonso Romo de Cardeñosa y Diego Arias, alférez general del ejército, tomaron el cargo de ver el río y, llevando consigo un vizcaíno llamado Ioanes de Abbadía, hombre de la mar y gran ingeniero, lo sondaron una tarde con toda la disimulación posible, haciendo muestras que andaban pescando y regocijándose por el río porque los indios no lo sintiesen, y hallaron que en medio de la canal tenía diez y nueve brazas de fondo y un cuarto de legua de ancho, lo cual visto por los españoles, determinaron sepultar en él al gobernador, y, porque en toda aquella comarca no había piedra que echar con el cuerpo para que lo llevase a fondo, cortaron una muy gruesa encina y, a medida de la altura de un hombre, la socavaron por un lado donde pudiesen meter el cuerpo. Y la noche siguiente, con todo el silencio posible, lo desenterraron y pusieron en el trozo de la encina, con tablas clavadas que abrazaron el cuerpo por el otro lado, y así quedó como en una arca, y, con muchas lágrimas y dolor de los sacerdotes y caballeros que se hallaron en este segundo entierro, lo pusieron en medio de la corriente del río encomendando su ánima a Dios, y le vieron irse luego a fondo”.
lg-burial-of-de-soto-in-river
estatua de Soto en el aeropuerto de Sardenton
En La Habana, en lo alto del Castillo de la Real Fuerza, fue construida una estatua por Isabel de Bobadilla, basándose en la leyenda que señala que, tras la ida de De Soto a Florida, la mujer lo estuvo esperando en ese castillo durante años hasta que supo de su muerte, tras lo cual habría fallecido ella también al no ser capaz de sobreponerse al dolor que esta desgracia le produjo. Esta estatua es actualmente conocida como La Giraldilla, y es considerado como uno de los símbolos más importantes del pasado hispano en la Habana. El almirante Juan de Bitrián y Viamonte, quien gobernó Cuba entre 1630 y 1634, ordenó su fundición en bronce. La estatua original está en el Museo de La Habana para protegerla del deterioro por su exposición al medio ambiente, siendo acrualmente la expuesta en el castillo una réplica. Y luego esta una antigua espada española que tiene que ver con estas andanzas. Data nada más y nada menos que del siglo XVI, descubierta en 1901 y que se encuentra en la actualidad en el museo de historia de Kansas en Topeka. Queríamos terminar este artículo con ella, pues encierra buena parte del espíritu de esta historia. Se presume proveniente de la expedición de Francisco Vázquez de Coronado que descubrió el actual territorio de Kansas desde 1540-1541 aproximadamente. Otro adelantado. En la hoja reza esta inscripción en castellano….” No me saques sin razón; no me embaines sin honor”. El mismo honor del que nos hablaba Blasde Lezo. Del mismo honor que reclamó Bernardo de Gálvez. Del mismo honor con el que murió Hernando de Soto. El descubridor del Missipsippi

Origen: La increíble historia del adelantado Español Hernando de Soto en Ultramar | Espejo de navegantes

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s