Conozca a Juan Grabois, el asesor marxista-leninista del Papá Francisco y gran admirador de Chávez – Manuel Malaver 

Conozca a Juan Grabois, el asesor marxista-leninista del Papá Francisco y gran admirador de Chávez

A casi 100 años de la Revolución Rusa ¿pueden los promotores de la “lucha de clases” en favor del capitalismo estatal mostrar alguna experiencia exitosa detrás del “Telón de Acero” o del “Telón de Bambú”? ¿Qué nación de las decenas que fueron subyugadas por las varias facetas del comunismo prosperó y ha sido modelo de bienestar para la humanidad? ¿Existe alguna? ¿Es ejemplo para el mundo la experiencia soviética? ¿O el salvaje experimento del Jemer Rojo en Camboya? O, ya en nuestros días, ¿la eterna dictadura de los hermanos Castro en Cuba? ¿el hermético “paraíso” de la dinastía Kim de Corea del Norte? ¿Y la Revolución Bolivariana de Chávez y Maduro que ha conseguido arruinar un país rico en recursos petrolíferos como es Venezuela? ¿Por qué las ideas utópicas de Marx y Lenin augurando cambios sociales para instaurar un mundo idílico siempre fracasaron originando pobreza, miseria y opresión? Son cuestiones a las cuales numerosas veces los Papas y más especialmente, Juan Pablo II, y Benedicto XVI, apuntaron en diversos documentos.

No obstante, a veces se diría que el Papa Francisco quiere revivir estos sueños, utopías e ilusiones o, por lo menos, no se preocupa mucho de que su figura pueda ser instrumentalizada a servicio de las mismas. ¿Exageramos? Analicemos fríamente ciertos eventos organizados con el innegable apoyo de Francisco: los “Encuentros Mundiales de Movimientos Populares”. Estos eventos fueron promovidos por el Consejo Pontificio de Justicia y Paz, en colaboración con la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y su organizador es un abogado argentino de nombre Juan Grabois.

El primero en encuentro se realizó en Roma en octubre del 2014 y contó con la participación del presidente de Bolivia Evo Morales y João Pedro Stédile ,leader del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil también de ideología marxista, que vino a Venezuela el año pasado en apoyo al régimen de Nicolás Maduro,  el segundo en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en julio del 2015.

¿Pero quién es Juan Grabois?

Image result for juan graboisJuan Grabois es un gran amigo y hombre de confianza del Papa Francisco desde que era arzobispo de Buenos Aires; y luego, en Roma, el Santo Padre lo ha nombrado asesor del Consejo Pontificio de Justicia y Paz del Vaticano, encargado de la organización de los “Encuentros de los Movimientos Populares”. El dirigente popular es un declarado militante marxista, promotor de agitaciones en barrios periféricos e industrias de Buenos Aires y un gran admirador de Hugo Chávez. Es co-fundador del “Movimiento de Trabajadores Excluidos” y forma parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) en Argentina.

Juan Grabois no oculta su admiración por la Revolución Rusa de 1917 y su gestor, Vladimir Lenin, constata con satisfacción la expansión del comunismo por el mundo durante muchos años y destaca como hitos históricos las revoluciones de Mao Tse Tung, Fidel Castro y el Ché Guevara. Ansioso por ver una sociedad sin clases, considera la rebelión zapatista de 1994 y el movimiento bolivariano de Hugo Chávez como los preanuncios señeros de la marea popular anticapitalista que se avecina para este siglo XXI.

En suma, Grabois, nostálgico de Perón y el justicialismo argentino sueña con la utopía de grandes cambios sociales, rebeliones y “gobiernos populares”, al estilo cubano y venezolano. Estos antecedentes ideológicos pueden ser cotejados en el texto de estudio que Grabois publicó junto con su compañero de luchas, Emilio Pérsico, Secretario de Agricultura Familiar del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y líder del Movimiento Evita: “1) Nuestra Realidad. Cuadernos de formación para trabajadores, militantes, delegados y dirigentes de organizaciones populares”. En la portada de este cuaderno se lee el sugestivo slogan: “Por una sociedad sin esclavos ni excluidos. Por una economía al servicio del pueblo. Por la unidad de los trabajadores y los humildes. ¡Sin poder popular no hay justicia social!”.

Image result for juan grabois

Pérsico y Grabois completan esta ansiedad por reclutar y concienciar militantes en favor del comunismo con otros tres cuadernos: “2. Nuestra Organización”. “3. Nuestros Objetivos”. “4. Nuestra Lucha”. Dentro de esta tetralogía pro-marxista ambos autores proponen al Ché Guevara como modelo del militante generoso y entregado a la causa revolucionaria (Cuaderno 2, Cap. 8, p. 32).

Related image

Además, dan a conocer los métodos y las tácticas que deben ser puestas en práctica para lograr aquello que definen como “El proyecto revolucionario. Nuestro objetivo estratégico” (Cuaderno 3, Cap. 10, pp. 33-37). ¿Cuál es la meta que se proponen? Muy simple. Instaurar “la economía socialista para el siglo XXI”. De este apartado pueden leerse los siguientes proyectos de índole claramente comunista:

Nuevo Justicialismo Económico (buen vivir o economía socialista del siglo XXI)

Queremos una economía al servicio del pueblo, donde la riqueza y el ingreso se distribuyan con justicia, donde el salario sea fuente de dignidad, donde no haya explotación ni exclusiones.

Queremos una economía donde los principales resortes estén en manos del gobierno popular. Nuestras minas, nuestro petróleo, nuestra tierra, nuestro comercio exterior, nuestro transporte, nuestros servicios públicos, nuestra salud, educación y recreación son demasiado importantes para estar en manos del mercado.

Los trabajadores podemos gestionar las grandes fábricas sin necesidad de patrones como demostraron las empresas recuperadas, podemos distribuir los alimentos sin necesidad de intermediarios que se quedan con la parte del león, podemos cultivar el suelo y cuidar el medio ambiente si la tierra se distribuye en partes iguales.

Esta economía no va contra la iniciativa individual, no pretende eliminar todo tipo de propiedad privada, sino en primer lugar poner la economía al servicio del pueblo y no del dinero, pone la propiedad al servicio de la comunidad y no del lucro individual. Tal vez así algún día logremos llegar a una sociedad donde “cada uno aporta según su capacidad y cada uno recibe según sus necesidades”.

Tampoco niega el desarrollo de la individualidad, que es muy distinto al individualismo. Nuestro principal objetivo es que todos los compañeros puedan disfrutar de su tiempo para desarrollarse como personas, crear, amar, jugar, divertirse, compartir con familia y amigos, disfrutar del arte y la cultura, hacer deportes, contemplar el mundo, conocer su Patria. En muchos países se está intentando desarrollar esta nueva economía, comunitaria, cristiana, humanista, solidaria. En Ecuador, Bolivia o Venezuela, de distintas maneras, se intenta avanzar hacia un nuevo orden económico dónde no sea el dinero sino las personas y las familias lo que esté en el centro. (Cuaderno 3, Cap. 10, pp. 35-37.

Pero también en Cuba, Ecuador, Bolivia o Venezuela, puede verse, aunque no de una manera muy distinta, los estragos que causan una economía socialista, o de capitalismo estatizado, donde, a nombre de erradicar la pobreza y desigualdad, se multiplican de manera exponencial los pobres y los desiguales, que pasan a convertirse en los pretextos para que feroces dictadores barran con la libertad, la democracia y los derechos humanos.

Son países cuyos gobiernos cuentan con el apoyo y beneplácito del Papa Francisco, seguro que por intermediación de socialistas como Grabois, quien le suministra munición a ateos convictos y confesos como Maduro, Correa y Morales para realizar uno de los sueños más acariciados por el comunismo ateo: acabar con la Iglesia Católica tradicional.

Image result for papa francisco cristina kirchner

Image result for papa francisco correa

Related image

Image result for papa francisco evo morales

Origen: Conozca a Juan Grabois, el asesor marxista-leninista del Papá Francisco y gran admirador de Chávez | Factor MM

6 comentarios en “Conozca a Juan Grabois, el asesor marxista-leninista del Papá Francisco y gran admirador de Chávez – Manuel Malaver 

  1. Estoy de acuerdo con la necesidad de eliminar la explotación de los trabajadores y mejorar los salarios indignos, pero no en la forma de proponer la falsa propiedad del pueblo(ya que es el estado en realidad, y por ende, del gobierno comunista o nacional socialista de ese estado). En el sistema de propiedad privada los recursos si que están en manos del pueblo (cada persona que ha podido trabajar para tener sus propiedades privadas y montar sus empresas).

    Me gusta

    • La explotación no es solo una opción personal del empleador.

      Es también, y sobre todo, el resultado de unas elecciones económicas: la ley de la oferta y la demanda aplicadas al mercado de trabajo.

      Si hay mucha oferta de mano de obra (ej, cuando se abren las fronteras a los inmigrantes; cuando hay muchos trabajadores que hacen lo mismo…) la mano de obra tendrá salarios bajos.

      Si el trabajador no sabe hacer nada, lo que se le pague por hacer será siempre muy poco.

      (es lo mismo, pero a la inversa que cuando quieres comprar una barra de pan o que te pinten una habitación: vas a pagar de acuerdo con lo que paga el mercado y lo que tu mismo ganas.

      Por otra parte, te quejas de que te pagan poco (porque no sabes hacer nada), pero cuando tienes que pagar un servicio, tienes que pagar en relación con lo que tu sabes hacer -nada- y por tanto te parece que es mucho.

      La solución es encarecer el trabajo -creando escasez-
      por ejemplo, aumentando los aranceles de aduana para productos extranjeros similares.

      También impidiendo el asentamiento de competidores extranjeros -inmigrantes-

      El problema con ésto (que lo han utilizado todos los países industriales, también España), es que el mensaje que das es: “sube los aranceles para que yo pueda vivir mejor” -no dice: “voy a especializarme para aprovechar las oportunidades que estas políticas proteccionistas están trayendo y así yo y mi familia podamos vivir mejor”-.

      Y este es el problema: al final lo que de verdad funciona es 1 la industrialización (por las oportunidades que crea), y 2, el esfuerzo personal de cada uno para vivir mejor.

      Todo lo demás son cuentos chinos y no puede funcionar nunca.

      Por eso, por mucho que crea este señor sobre “justicia social” (vivir a costa de los demás -lo que antes se llamaba “comunismo”) no funciona. Pero no por que sea “comunismo”, sino que, como todos hemos visto, solo trae ruina y miseria para todos, y una represión total sobre toda la población -justamente porque no lo quiere.

      Y por cierto: la gente -los pobres-, lo que quiere es prosperar; no ser pobres.

      Me gusta

      • Hay que ser un imbécil para afirmar “Si hay mucha oferta de mano de obra (ej, cuando se abren las fronteras a los inmigrantes; cuando hay muchos trabajadores que hacen lo mismo…) la mano de obra tendrá salarios bajos. Si el trabajador no sabe hacer nada, lo que se le pague por hacer será siempre muy poco” Y ¿que haces con el rico de nacimineto que no sabe hacer nada? ¿No le corresponde vivir miserablemente como al trabajador que sabe poco?
        Un mundo en el que la Justicia esta basada en la cuna es una idea superada hace siglos…

        Me gusta

  2. Una de las razones del hundimiento de la Iglesia Católica en Hispanoamérica es la teología de la liberación.

    No solo es que los Estados Unidos han estado utilizando las sectas protestantes para disminuir la influencia de la Iglesia Católica (ahora convertida en enemiga declarada de los Estados Unidos y seguidora de teorías del “enemigo”, la Unión Soviética, que lo utiliza para minar la influencia de Estados Unidos en la guerra fría)

    Es que al mismo tiempo se ha convertido en enemiga declarada de las clases sociales que dominan las sociedades hispanoamericanas -porque efectivamente están en contra de ellas y ponen a los fieles en contra de ellas; también porque al no haber en estos países posibilidades de progresar -no existe la suficiente industria-, la única salida que la Iglesia está proponiendo a la gente es que se levante en armas y robe las tierras de los “ricos”, cosa que ellos no se van a dejar.

    Para darse cuenta de la situación: todos hemos visto en tv las medidas populistas de Chávez en contra de empresas (“exprópiese”); pero no ha habido ninguna medida contra los latifundistas, que siguen siendo reyes en sus enormes fincas (son los grandes propietarios los que se acaban adueñando de los movimientos independentistas contra la Corona Española para apoderarse del país: las famosas 200 familias que tienen todos estos países. -200 familias por el número de diputados que solía tener en el Congreso-, y que viene de las Independencias)

    El error de este Papa, como el de muchos sacerdotes, es que no entiende de economía -además de haber tomado las doctrinas marxistas sin pensar-

    Una cosa es que un cristiano tiene unas obligaciones para con su hermano, como efectivamente dijo Cristo una y otra vez. Y otra cosa muy distinta es que el hermano quiera vivir como no le corresponde a costa del cristiano.

    Eso se llama parasitismo y existe una admonición de Pablo de Tarso al respecto (curiosamente como Lenin diría muchos siglos después):

    “el que no trabaje, que no coma”.

    La mayoría de lo que compramos no es necesario.

    Muchas de las cosas necesarias ya las tenemos por los servicios del Estado o por la estructura de la sociedad, que lo hace inconscientemente como medida de auto protección y supervivencia.

    Pero es que, en plena civilización del consumo, donde el juego está en consumir lo que no quieres ni tienes dinero para ello, lo que podría ser un incentivo para trabajar más o para aplicar más valor añadido a tu trabajo a cambio de más dinero, cuando no hace espabilar a la gente, lo que hace es mirar con odio a los que tienen más -y ya están ahí gente como este vividor revolucionario (Manuel Malaver ) que se encarga de azuzar a los no tan pobres contra las clases medias. Para hacer la revolución, porque la experiencia de lo que ha pasado en todos los países comunistas dice que pasan cosas muy distintas y muy sangrientas.

    La lógica es muy sencilla: si mi vecino me diese dinero, me podría comprar un teléfono móvil de última generación.
    O, si hubiese subvenciones, yo podría tener un coche.

    (y claro, como el responsable de que yo no tenga coche es mi vecino, no me espabilo; no trabajo más ni en algo que dé más dinero)

    España es un ejemplo de como se ha manipulado a la población haciéndola creer que son proletarios, cuando tienen casa, coche, casa en el pueblo, tv de plasma (hay casas que tienen más de una), ordenadores portátiles, play stations, vacaciones en el extranjero, seguridad social casi totalmente subvencionada, jubilación no contributiva (pero la casa del abuelo no irá a los que le están manteniendo con sus cotizaciones sociales y sus impuestos, sino a los hijos y nietos que no están ayudando a que el abuelo viva mejor…)

    Así es como hemos estado votando una y otra vez desde hace 40 años a un partido que dice que le va a robar a los “ricos” para dártelo a “tí”, que solo tienes derechos, pero no obligaciones (no solo no intentan progresar en su trabajo o profesión; es que intentan no pagar impuestos), y para lo que lo único que tienes que hacer es darles tu voto cada 4 años.

    Es decir, hemos votado guiándonos por nuestro egoísmo, envidia y resentimiento, pero no defendiendo nuestros intereses legítimos y políticas de progreso real que funcionen (no importa, “como yo no pago impuestos…pues pólvora del Rey”)

    Así todos hemos votado una y otra vez la especulación del suelo con Felipe González hasta que acabó explotando la burbuja con Zapatero.

    Hemos arruinado el país, y hemos vuelto unas casillas hacia atrás en el juego de la industrialización y en la tan competitiva carrera entre naciones hacia el progreso.

    Es decir, nos hemos empobrecido y hemos hipotecado el futuro de nuestros hijos.

    En el peor momento: porque por nuestra pertenencia a la Unión Europea y tener una moneda que no refleja la riqueza real del país (el euro), no se pueden hacer las políticas que ha hecho todo país que ha prosperado para prosperar, desde Inglaterra en el siglo XV hasta Japón en el XIX pasando por la España de Franco y Corea -esta última era un país del tercer mundo en 1960 y hoy es una potencia mundial-

    Los gastos sociales salen de impuestos; y los impuestos encarecen la vida. De modo que no solo las clases medias viven peor; es que hacen la vida muy cara; y en cuanto estás en paro, simplemente no puedes vivir.
    (para que al final, están viviendo tantos de los “gastos sociales que cuando, como también hemos visto con la crisis, lo necesita de verdad, no hay)

    De paso, hemos capado la iniciativa de los jóvenes y las ganas de prosperar -que es lo único que lleva a cada persona y al país hacia adelante-

    Por mucho que el Papa y sus sacerdotes insistan en que los “pobres” vivan a costa de los “ricos”, lo que están haciendo es fomentando que los “pobres” vean que su salvación está en los regímenes políticos que ya les están prometiendo eso a cambio de odio. Pero no van a ser más católicos. Al contrario: al apoyo de la Iglesia solo confirma lo que predican los neomarxistas.

    Pero el objetivo de los marxistas no es que el “pobre” viva mejor; sino encabronar al “pobre” para que haga la revolución y los marxistas se hagan con el poder.
    -como hemos visto con la Historia sin excepción-

    (de hecho Lenin habla de ésto precisamente cuando el pueblo ruso empezaba a vivir mejor por la industrialización y las exportaciones: si vive mejor, dice, no hace la revolución)

    No en vano, cuando tocan algún país, como Argentina o Venezuela, lo arruinan.

    No, no hemos venido a este mundo a consumir; y las normas religiosas, muy semejantes entre todas las religiones, sirven para que la comunidad -y con ella el individuo- vivan mejor.

    Lo peor del caso es que en la doctrina de la Iglesia Católica está lo que se necesita para prosperar -no en vano el progreso y la industrialización nacen en países católicos: Países Bajos, Inglaterra (los dos antes de la Reforma), Florencia, Venecia….

    (la doctrina católica tiene un extraño parecido con el estoicismo, donde se ha inspirado el dr Ellis para crear sus terapias cognitivas, que son las que tienen más curaciones en las neurosis)

    Y que en España hemos resumido en el refrán: “a Dios rogando y con el mazo dando”.

    La clave para consumir e invertir en empresas (que es lo que crea trabajo y lo que permite que se aplique valor añadido) está en la estabilidad política y social.

    Como hemos visto con la crisis, si crees que la gente no va a comprar, no inviertes; y por lo tanto no creas empleo, ni riqueza, ni se sacan impuestos para pagar los gastos sociales.

    Si lo que estás predicando es la revolución -con las palabras que sean-, no se consume ni se invierte; la gente no puede prosperar y se queda igual: con ganas de consumir.

    Claro, que ya hemos visto que los revolucionarios lo que quieren no es que el obrero prospere, sino que sea carne de cañón para ponerles a ellos a la cabeza del Estado -de otra manera es imposible-

    Además, el salario, como la moneda de un país, es solo un símbolo o una abstracción del trabajo personal de cada cual.

    El trabajo de uno puede aportar mucho valor añadido:

    ej un arquitecto, que necesita 6 años de estudios universitarios más una práctica de varios años en el estudio de otro arquitecto, y que responde con todo su patrimonio de los daños que produzcan sus edificaciones…

    También puede aportar muy poco:

    el trabajo de un bracero que hace una cosa que todos pueden hacer 2 o 3 veces al año (la siembra y la cosecha) y con ello tiene que vivir todo el año él y su familia.

    Cuando el salario del bracero es superior a lo que la economía demanda, se produce en la economía una especie de inflación, con efectos muy similares a lo que sucede en un país cuando manipula su moneda.

    Bien, todo ésto es para explicar que la postura de la Iglesia es falsa y perniciosa -para ella y para el pobre-

    No, las religiones no sirven para que la gente compre más en este mundo.

    Al contrario de lo que piensa este Papa y los arrupistas, necesitamos espiritualidad.

    Espiritualidad y vida comunitaria.

    No en vano, la gente compra libros esotéricos y de “auto ayuda”, se va a ashrams…buscando algo que aquí no puede encontrar y que la Iglesia no le quiere dar.

    Enfin: este Papa y la cabal de Sankt Gallen que se encargó de que el anterior abdicase y se eligiese a éste son los mismos que con el Concilio se encargaron de vaciar los seminarios y las iglesias -sin beneficio para nadie-

    La única esperanza para los fieles de esta religión es que, por imperativo de la edad, una nueva generación no contaminada con la soberbia del profetismo; y con más sentido común, dé lo que pone en su tarjeta de visita: “religión”.

    Ps: y si aprende economía, mejor; por lo menos mientras sigan pontificando de algo que no conoce y que tanto daño hace.

    Todo ésto es una advertencia de que el conocimiento libresco (el de los teólogos belgas, holandeses y necios como Bugnini) es solo eso: libresco, como los libros de caballería que tenía Don Quijote en su cabeza. La vida real es otra cosa.

    Me gusta

  3. Que yo sepa Maduro no es ateo, sino pagano. Y Correa y Morales tampoco son ateos estrictamente. Me parece que al artículo le falta algo de objetividad…

    Me gusta

  4. Es fácil perderse en las comparaciones, si no se analizan bien, dos o más cosas pueden parecer lo mismo. Superficialmente es fácil incurrir en la creencia de que Comunismo y Cristianismo son iguales, sobre todo para un jesuita, que al fin y al cabo tiene un voto de pobreza por el que, salvo en casos muy excepcionales, sus posesiones particulares (si las tienen) pasan a ser de la Compañía de Jesús desde que su ingreso. Aclarado eso, es comprensible que a los religioso de la Compañía, sin duda motivados por la buena fe, se les escape una diferencia CRUCIAL entre cristianismo y comunismo; consiste en que el cristiano COMPARTE lo que es suyo, y el comunista REPARTE lo que es de otros, o no le pertenece.
    Al mejor de nosotros, a veces, los árboles no le dejan ver el bosque, y puede ocurrir lo impensable: una especie de Rasputín en el Vaticano.

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s