La exportacion de sangre cubana; un negocio escandaloso – María C. Werlau

Por María C. Werlau 1 de enero de 2014

El 26 de julio de 2013, apareció en el diario El País de Montevideo la noticia de que Cuba había vendido a Uruguay “sangre humana o animal para uso terapéutico” por un importe total de $ 0.9 millones. En un editorial posterior se especificó que las importaciones habían consistido fundamentalmente en sangre humana. Con toda probabilidad, la mayoría de los ciudadanos de Uruguay carecen de información acerca del origen y la manipulación de este suministro de sangre. Mientras tanto, las estadísticas del gobierno cubano, que no se distinguen precisamente por su transparencia, no proporcionan informe alguno sobre ventas de sangre y, además, sólo ofrecen datos hasta el año 2011.

En el sistema sanitario cubano bajo absoluto control del Estado, para poder ingresar en un hospital o someterse a cualquier operación quirúrgica, incluso a un aborto, todo ciudadano debe donar sangre (salvo la nomenklatura de mayor rango). (Usualmente, son los familiares del paciente quienes hacen la donación de sangre, pero a veces la familia paga a terceros por cumplir con el requisito.) Sin embargo, en Cuba no existe déficit alguno en el suministro de sangre; el gobierno informa a la Organización Mundial de la Salud y a la Organización Panamericana de la Salud  (OMS/OPS) que cuenta con el 100% de “donantes voluntarios y altruistas.”

Los donantes cubanos ignoran que su gobierno utiliza su sangre como materia prima de un floreciente comercio internacional. Mientras tanto, la mayoría de los cubanos, exceptuando a la privilegiada élite gobernante, vive míseramente a causa de la economía socialista centralizada que ese mismo gobierno les ha impuesto; el salario medio mensual en la isla es de 466 pesos, equivalente a 19 dólares mensuales o 63 centavos al día.

En Cuba las campañas de donación de sangre son rituales revolucionarios. Se promueve la donación de sangre como un deber cívico para salvar las vidas de compatriotas o de víctimas de desastres en otros países. En el decenio de 1980, se le da aún mayor impulso con el supuesto objetivo de proteger al país de la nueva epidemia de SIDA con la eliminación de toda importación de sangre.9 Con el expreso objetivo de alcanzar la autosuficiencia en la producción de sangre y componentes sanguíneos, se creó una empresa estatal que luego pasó a formar parte de un lucrativo negocio de exportación dentro del “polo científico”.

Los Comités de Defensa de la Revolución enclavados en los barrios11 han desempeñado una función esencial en la promoción de las donaciones de sangre voluntarias. Ofrecen diplomas y medallas a los donantes y a los “buenos revolucionarios” que donan sangre y hasta hace poco atribuían dádivas en forma de televisores, neveras y otros bienes de consumo escasos. Habida cuenta la escasez crónica de alimentos que padece la población, el bocadillo de queso y el jugo aguado que se les suministra a los donantes es el único aliciente que tienen en la actualidad la gran mayoría de los donantes. Se requiere a las personas donar sangre en sus centros de trabajo, especialmente a los miembros de la policía, fuerzas de seguridad y fuerzas armadas. A los reclutas que cumplen los dos años del servicio militar obligatorio se les ha exigido que donen sangre si quieren recibir los pases de 48 horas que les permiten visitar a su familia cada 15 días –una práctica que probablemente todavía está en vigor. Los autobuses móviles especialmente preparados para la recolección de sangre visitan las cárceles, donde abundan los donantes hambrientos; éstos probablemente también reciben recompensa por ese buen comportamiento. Y lo que es aún más escalofriante, se ha convertido a muchas personas en “donantes permanentes” mediante el uso de argumentos falsos y ofreciéndole solo una ración alimenticia ligeramente mejor que la promedio. Sin disponer de una base científica contrastada, las autoridades sanitarias le comunican a la persona que, a menos que siga donando sangre periódicamente, padecerá de un exceso de glóbulos rojos que podrá en peligro su salud.

La Organización Mundial de la Salud reconoce tres tipos de donación de sangre: voluntaria no remunerada; de familiares o allegados, y remunerada. Vender la sangre de donantes no remunerados es del todo inusual y universalmente inaceptable, especialmente en tiempos modernos. Casi todos los países desarrollados cambiaron sus sistemas de recolección de sangre hace décadas para hacerlos exclusivamente voluntarios y sin pago. Sin embargo, existe un comercio lucrativo de sangre y componentes sanguíneos provenientes de China y países en desarrollo que suma miles de millones de dólares pero supone algún pago a los donantes, aunque sea generalmente bajo. La donación remunerada va en descenso en muchos países. Asimismo, el comercio internacional de plasma es extenso, sólo 41 de 151 países produce productos médicos derivados de plasma mediante el fraccionamiento de plasma recolectado internamente y 110 países deben importarlo del exterior.

juan_perez_cabrera003

Juan Pérez Cabrera se rehusó a dar su sangre antes de su fusilamiento y lo mataron de un tiro en la cabeza. 15 de abril de 1963.

La práctica del gobierno cubano de pedir y hasta requerir la donación de sangre sin remuneración bajo pretextos falsos y para luego venderla sin informarle debidamente a los donantes contradice criterios éticos y estándares internacionales. Cuba viola varias cláusulas del Código de Ética para la Donación y Transfusión de Sangre de la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre (ISBT, por sus siglas en inglés),20 adoptado por la OMS, que se relacionan a continuación:

“La donación de sangre … debe ser, en cualquier circunstancia, voluntaria y no remunerada; no se debe ejercer ninguna coerción sobre el donante”.
• “El donante debe dar su consentimiento informado para la donación de la sangre y sus componentes y para su uso (legítimo) consiguiente por el servicio de transfusión”.
• “El interés económico no debe ser la base para la creación y el funcionamiento de un servicio de transfusión”.
• “El donante debe ser informado de los riesgos que conlleva el procedimiento. La salud y la seguridad del donante deben ser protegidas”.

La mezquina venta de sangre ocurre desde el comienzo del régimen revolucionario

Este comportamiento abominable del gobierno cubano no debería sorprender a nadie que esté familiarizado con su historia. Según informes fiables, el régimen ha vendido sangre desde sus inicios. En la década de 1960 se efectuaron campañas de donación de sangre en apoyo de las milicias revolucionarias que combatían a los campesinos alzados en las montañas. En realidad, Cuba estaba vendiendo al menos parte de esa sangre; el Anuario del Comercio Exterior Cubano detalló por entonces algunas exportaciones de sangre21 y al menos una noticia local publicada en 1964 mencionó las ventas de sangre a Canadá.

En el decenio de 1960, a presos políticos condenados a muerte se les extraía sangre antes de su ejecución. Archivo Cuba ha documentado con fuentes fidedignas doce casos de extracción forzosa de sangre antes de la ejecución (cuatro de ellos eran ciudadanos estadounidenses: Anderson, Fuller, Thompson y Zarba, que figuran en la lista al final de este informe). Estos hechos ocurrieron en diferentes provincias entre 1960 y 1964, lo que indica que era una práctica generalizada. Existen otros relatos transmitidos por presos políticos de la época, pero carecen de precisión. Como la extracción de sangre se realizaba camino de la ejecución, los presos que permanecían en las galeras no podían presenciar la operación. Esto quizá explique el limitado número de informes específicos. Pero tal vez no sea mera coincidencia el hecho de que la causa de fallecimiento que figura en la mayoría de los certificados de defunción de los ejecutados sea “hemorragia”.
(Los fusilamientos masivos cesaron después de que el régimen extinguió la insurrección de los años sesenta.)

En abril de 1967, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) informó de esta práctica en la prisión de la fortaleza de La Cabaña en La Habana: a los prisioneros que iban a ser ejecutados se les extraía sangre “de forma masiva y con fines ilícitos… con fines comerciales escandalosos”. La Comisión explicaba que a cada persona se le extraía en promedio siete pintas de sangre, lo que les causaba “anemia cerebral y un estado de inconsciencia y parálisis”; una vez extraída la sangre, el preso “era llevado en una camilla por dos milicianos hasta el lugar donde tendría lugar el fusilamiento”. Se informa de que los hematólogos cubanos y soviéticos presentes realizaban las extracciones de sangre y llevaban a cabo experimentos en una clínica especial ubicada en la prisión. Según el informe, la sangre se vendía luego a Vietnam del Norte a 50 dólares la pinta. Además, la Comisión denunció que a familiares de los presos políticos (que en esa época se contaban por decenas de miles) se les exigía donar sangre como requisito para permitirles las visitas.

Robert (Bobby) Fuller fue fusilado cuando tenía 25 años de edad; al morir dejó a una hija pequeña. Fuller había nacido en Cuba, de padres estadounidenses, y su familia regresó a Estados Unidos cuando él era todavía un niño. Veterano de la Guerra de Corea, juró liberar a Cuba del comunismo. En octubre de 1960 desembarcó en la bahía de Navas, provincia de Oriente, parte de un grupo de unos 30 hombres que se disponían a iniciar un movimiento insurreccional. Los expedicionarios fueron capturados; inmediatamente un tribunal revolucionario condenó a muerte a Fuller, a otros dos estadounidenses y a cinco cubanos. La ejecución se llevó a cabo en un estadio, en un ambiente de circo, con miles de personas gritando enardecidas. Momentos antes del fusilamiento, a su tío y su primo les permitieron verlo. Fuller estaba muy débil, casi no podía mantenerse en pie y tenía las manos heladas. Les dijo que le habían extraído de manera forzosa un gran volumen de sangre. Su familia supuso que lo habían hecho para darle un aspecto de debilidad y cobardía; desconocían que el gobierno cubano exportaba sangre.

Un ex preso político cubano que estuvo encarcelado de 1963 a 1968 en la prisión de Boniato, en Santiago de Cuba, declaró a Archivo Cuba: “En 1963, éramos unos 5.000 presos políticos en Boniato. Cada madrugada, traían a dos o tres condenados que iban rumbo al paredón de fusilamiento a una zona especial del hospital de la prisión donde a puertas cerradas les sacaban la sangre. Como soy inválido, me mantenían allí, en lo que llamaban “el hospitalito.” Aunque no nos dejaban ver a las víctimas, yo estaba a unos 20 metros de esa habitación y podía oír todo. Se lo hicieron a todos los que iban a fusilar”.

A continuación se señalan los casos documentados de extracción de sangre antes de la ejecución (para los detalles, vea www. CubaArchive.org /database/.)

1. Howard Anderson, 19-­‐4-­‐61, Pinar del Río.
2. Antonio Covela, 11-­‐9-­‐1963, La Cabaña, La Habana.
3. Raúl Díaz Naranjo, 15-­‐8-­‐64, Holguín.
4. Robert Fuller, 10-­‐16-­‐1960, Santiago de Cuba.
5. Pedro Gutiérrez Campos, 1964, Las Villas.
6. Oscar Hernández, 9-­‐24-­‐1962, Las Villas.
7. Florencio Recino, 28-­‐3-­‐62, Las Villas.
8. José Rodríguez Ocampo, 2-­‐11-­‐63, La Cabaña, La Habana.
9. Ignacio Rosell Leyva, 1-­‐11-­‐59, Las Villas.
10. Elizardo Santana Bonilla, 13-­‐3-­‐62, Las Villas.
11. Allen Dale Thompson, 10-­‐16-­‐1960, Santiago de Cuba.
12. Anthony Zarba, 10-­‐16-­‐1960, Santiago de Cuba.

Es segura la sangre que Cuba exporta?
La recolección, evaluación, almacenaje, clasificación y transportación de la sangre y sus derivados depende de la selección apropiada de los donantes, equipo adecuado, personal bien adiestrado, administración eficiente, buenas prácticas y regulaciones así como control de calidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene un protocolo mandatorio para la recolección de sangre, sin embargo: “cada autoridad nacional debe decidir por su cuenta si el costo de aplicar los análisis más meticulosos a cada donación de sangre…” Cuba reporta 100% de análisis en sus donaciones,29 pero el estado es dueño de todo el sector de la salud, no hay agencias monitoras independientes y puede fácilmente manipular el escrutinio por parte de organismos internacionales.

Un doctor en medicina cubano exiliado en el 2010 relata que su padre murió en el 1995 de una hepatitis viral contraída de una transfusión de sangre contaminada. Ignacio Estrada, Coordinador de la Liga Cubana Contra el SIDA, un grupo independiente, informa que los bancos de recolección de sangre en los centros provinciales son adecuados, pero que no hay condiciones de almacenaje en otras localidades del país. Confirma que no se permite donar sangre a individuos y que no hay constancia de ningún caso actual de contaminación con SIDA en el suministro de sangre, aunque supieron de varios casos en los años 1990s. En China, sin embargo, a mediados de los 1990s, el gobierno comunista restó importancia y ejerció una feroz represión ante una epidemia de SIDA que devastó a la población de la provincia de Henan por motivo de donaciones de plasma contaminado. En efecto, comprar sangre a un estado totalitario en crisis económica conlleva riesgos extraordinarios. El reportaje de El País sobre la importación de sangre de Cuba coincidió con el 59 aniversario del ataque al cuartel militar Moncada dirigido por Fidel y Raúl Castro que se considera el comienzo de la revolución cubana contra la dictadura de Batista. Ilustra perfectamente la naturaleza de su régimen. Que la Cuba Comunista haya logrado crear y sostener la imagen de que su sistema de salud pública “gratis” y “universal” es excepcional y sus servicios médicos internacionales son un aporte altruista al mundo es testamento del éxito de su manipulación de la opinión pública mundial. Sobra el testimonio de primera mano y el material bibliográfico que da fe de las terribles condiciones del sistema sanitario cubano. Asimismo, las estadísticas del propio gobierno constatan el lucrativo negocio internacional que tiene a expensas de sus profesionales de la salud que envía a servir en el exterior.

Recomendaciones
La Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud y la Cruz Roja Internacional deberían investigar exhaustivamente este asunto y:
1. Pedir al gobierno de Cuba que publique estadísticas precisas y pormenorizadas de las exportaciones de sangre y sus componentes, al igual que a los países miembros de la OMS que informen de todas las importaciones de sangre y productos sanguíneos procedentes de Cuba, así como de cualquier otro material biológico humano, tales como tejidos u órganos.
2. Pedir al gobierno de Cuba que: a) cese toda coerción, engaño y condicionalidad en relación con las donaciones de sangre, y b) informe a los donantes de que el gobierno cubano percibe pagos por las donaciones de sangre que ellos realizan y les ofrezca la posibilidad de recibir una compensación adecuada.
3. Enviar equipos de expertos internacionales independientes a inspeccionar las condiciones de los bancos de sangre de Cuba, así como las instalaciones, los sistemas y los procedimientos utilizados en el manejo de la sangre y sus componentes para evaluar su seguridad y la idoneidad de su manejo, y que publique las conclusiones de ese examen.

Notas

1 “Comercio entre Uruguay y Cuba: leche por sangre,” El País, 26 de julio de 2013.
2 Martín Aguirre, “Francisco, el “Pepe” y los Castro,” El País, julio de 2013 (fecha exacta no está disponible), http://www.elpais.com/uy.
3 Anuario Estadístico de Cuba 2011 <http://www.one.cu/aec2011.htm&gt;.
4 Anuario Estadístico de Cuba, Oficina de Estadísticas, solo publica estadísticas hasta el 2011. Ver http://www.one.cu.
5 Más de una docena de cubanos consultados para este informe confirmaron esta información. Ver también Juan Juan Almeida, “La sangre de exportación,” martinoticias.com, 7 agosto 2013. (La autora entrevistó a J.J. Almeida, en Miami, 9 agosto del 2013.)
6 Según las últimas estadísticas disponibles, para el 2011 Cuba reportó que 412,408 donaciones de sangre fueron evaluadas, de las cuales 393,325 fueron útiles. (Tabla 19.15 -­‐ Donantes de sangre por provincias Oficina Nacional de Estadísticas e Información, República de Cuba, http://www.one.cu). En 2005 y 2009, el promedio anual de recolección de sangre en Latinoamérica fue entre 606 y 7,988 unidades por banco de sangre, mientras que Cuba tuvo un promedio de 13,338 unidades por banco de sangre. Asimismo, Cuba tuvo un promedio general de recolección de sangre muchas más veces que el promedio regional (145.0 en el 2005 y157.4 en 2009 por 10,000 habitantes para la región y 442.5 y 359.7
respectivamente en Cuba. (Suministro de Sangre para Transfusiones en los Países de Latinoamérica y el Caribe, 2010 y 2011,
PAHO <http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=22466&Itemid=&gt;.)
7La Organización Panamericana de la Salud (OPS) es la agencia de salud del sistema interamericano y la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ambas son parte del sistema de Naciones Unidas.
8 Adriel Reyes, “Cuba eleva salario medio pero no llega a 19 dólares,” martinoticias.com, julio 12, 2013.
9 En los años 1970 la Organización Mundial de la Salud lanzó una campaña internacional para promover la donación voluntaria de sangre y la autosuficiencia nacional para eliminar la comercialización de sangre y productos sanguíneos que servía para explotar poblaciones de países desarrollados y conllevaba grandes riesgos de transmisión de patógenos en la colección de sangre.
10 Esta información proviene de un doctor/catedrático que trabajó en el sistema de salud cubano por varias décadas. Entrevistas en persona en Miami y por teléfono, agosto y septiembre 2013.
11 Conocidos como “CDR” por su abreviación, los Comités de Defensa de la Revolución se crearon en septiembre 1960 para facilitar la movilización masiva de la ciudadanía y su vigilancia permanente cuadra por cuadra, siguiendo las directivas del Partido Comunista.
12 Testimonio de un joven que hizo servicio militar en La Habana a principios de los años 2000 y prefiere mantener su anonimidad por temor a represalia. (Entrevista, Miami, 14 de agosto de 2013.) La autora no sabe si esta práctica continúa. 13 Testimonio del Dr. José Luis García Paneque, que practicó medicina interna en Cuba antes de ser sentenciado a 24 años de presidio, de los cuales sirvió siete antes de ser exiliado en el 2010. Fue designado preso de conciencia por
Amnesty International. (Entrevista telefónica, 6 de agosto de 2013.) La autora no sabe si esta práctica continúa.
14El estado cubano es dueño de y controla casi toda la producción y distribución de los productos agrícolas. Una libreta de racionamiento permito a los ciudadanos comprar una canasta básica de alimentos a precios subsidiados por el estado, ppero el abastecimiento es muy pobre y se entiende que no provee la necesidades calóricas de más de medio mes. La elite gobernante, sin embargo, tiene acceso privilegiado a todo tipo de alimentos y bienes de consumo.
15 Tres médicos cubanos emigrados de Cuba recientemente (hace 3-­‐4 años) así como cubanos de visita en los Estados Unidos o recientemente exiliados confirmaron esta información. Dos de dichos médicos, que recibieron su educación y capacitación en Cuba, creían que después de que una persona ha hecho varias donaciones de sangre, debe mantenerse donando regularmente para evitar una sobreproducción de glóbulos rojos con efectos nocivos para la salud. Esta condición la desconocen varios médicos fuera de Cuba consultados para este informe y no aparece en la literatura médica consultada.
16 Disponibilidad y seguridad de la sangre a nivel mundial: Datos y cifras de la encuesta sobre la seguridad de la sangre
2007, Organización Mundial de la Salud <http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs279/es/index.html&gt;.
17 Según la Organización Mundial de la Salud, 71 países recolectan sobre 90% de su suministro de sangre de donacions voluntarias no remuneradas y 73 países recolectan más 50% de su suministro de sangre de familiars o
donantes de reemplazo o pagados. (Blood safety and availability, World Health Organization, Fact sheet N°279,
Updated June 2013 <http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs279/en/index.html&gt;.)
18 En los Estados Unidos, hay empresas que pagan por las donaciones de plasma y las comercializan a otras empresas y
gobiernos. (El plasma se utiliza en el tratamiento de la hemofilia y para tratar o prevenir otras enfermedades.) Información obtenida de profesionales de la industria y fuentes disponibles en internet. 19 Blood safety and availability, WHO, op.cit.
20 La Sociedad Internacional para la Transfusión de Sangre, International Society of Blood Transfusion
(www.isbtweb.org), es la principal sociedad professional internacional para la transfusion y la medicina y ciencia de transplantes. Se fundó en el 1935 e incorpora a 1,300 profesionales de 101 países. Su Asamblea General del 12 de julio del 2000 adoptó su Código de Etica, que se enmendó en el 2006.
21 Según el finado Armando Lago, Ph.D., quien le relató a la autora haber visto estas estadísticas en Cuba a comienzos de los 1960s.
22 Artículo titulado “Cuba vende sangre al Canadá”, citado en Esteban Beruvides, Anuario 1964.
23 Una pinta equivale a .47 litros. La person promedio tiene alrededor de 10 pintas o 5 litros de sangre (1/11 de su peso). El promedio de donación es una pinta, o medio litro. (www.redcrossblood.org.)
24 A US$50 por pinta, Cuba estaría recibiendo US$350 en ingresos por cada donación forzada de siete pintas.
25 “Informe sobre la situación de los derechos humanos en Cuba,” Comisión Interamericana de Derechos Humanos,
Organización de Estados Americanos, OEA/Ser. L/V/II.17, Doc. 4 (español), 7 de abril de 1967.
26 Testimonio del hermano, por teléfono, 11 agosto. Ver Roberto Fuller, caso nro. 1686 en http://www.CubaArchive.org/database/
27 Testimonio de Francisco Fernández Zayas, entrevista telefónica desde Miami), 17 febrero 2006.
28 WHO Requirements for the collection, processing, and quality control of blood, blood components and plasma derivatives. TRS No. 840, p.37, http://www.who.int/bloodproducts/publications. (Traducción al español de la autora.) 29 Supply of Blood Transfusion in Latin America and the Caribbean Countries 2010 and 2011, Pan American Health Organization, Washington, D.C., July 2013.
30 Entrevistas en persona y telefónicas con médico que prefiere mantenerse anónimo por temor a represalias. 6 y 10, de agosto de 2013.
31 Entrevista telefónica, 20 de diciembre de 2013.
32 Kathleen McLaughlin, “The AIDS Granny In Exile,” http://www.buzzfeed.com, December 1, 2013.
33 Según la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia de infecciones transmisibles por la via de transfusiones en las donaciones de sangre de los países de alto ingreso es considerablemente menor que en los paíeses de ingresos medios y bajos. (Blood safety…, WHO, op.cit.)
34 Ver enlaces a los trabajos en inglés de la autora sobre este tema en CubaSalud.org, (Publications).

Archivo Cuba – Proyecto de Verdad y Memoria http://www.ArchivoCuba.org
iniciativa de Free Society Project, Inc.
P.O. Box 529 -­‐ Summit, NJ 07902
Tel. 973.701-­‐0520 -­‐ info@CubaArchive.org

Se autoriza la reproducción y distribución de este material siempre que se cite su fuente.Se autoriza la reproducción y distribución de este material siempre que se cite su fuente.

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s