Extremadura Roja: Villafranca de los Barros

Resultado de imagen de iglesia villafranca de los barros guerra civil

XIX.- Los sucesos de Villafranca de los Barros

Ciudad con unos 15.000 habitantes, a 12 kiló­metros de Almendralejo, adonde pertenece judi­cialmente, y a 60 de la capital, con estación férrea en la línea de Mérida a Sevilla y carre­teras a Almendralejo, Zafra, Campillo de Llerena y Fuente del Maestre. Produce cereales, acei­te, vinos, legumbres, hortalizas y ganadería.

 

Para los eruditos, es Villafranca la antigua Pereyana, no faltando argumento para apoyar esta creencia en los objetos encontrados que forman el tesoro de su Museo Arqueológico. Es, sin disputa, la tierra más feraz de los Ba­rros y el orgullo de los ganaderos, por la selección de sus ganados.

 

Al producirse el dominio de los rojos en esta ciudad se experimentó un caso extraordinario por lo distinto, al llevar a cabo las detenciones, pues siguieron una norma distinta a la que era general en los demás pueblos. En éste no recayeron precisamente en elementos destacados por ser de orden, derechistas, falangistas o capitalistas; está demostrado de una manera evidente que existió para éstos un propio personalismo, producido sin duda por la enemistad y la venganza o la rencilla particular.

 

Figuraban entre los detenidos y perseguidos los siguientes señores: José Espinosa, Moro, Vicente Rodríguez Martínez, Catalino Soler Pintor, Félix Fernández Vega, Francisco Márquez Rubio “el Burguillano”, don José Bermejo Durán y su hermano don Manuel, médicos y don Joaquín Viñeta Pons, juez municipal.

 

Estos tres últimos, como dejara orientado, y como parte demostrativa de la veracidad, fueron detenidos, no precisamente por su significación de derechas, ni mucho menos por provocación fascista con anterioridad al triste y glorioso 18, sino sin duda alguna por interés o venganza que contra ellos pudiera haber abrigado algún individuo del Sindicato que, asalariado por ellos, recibiera alguna amonestación, con falta de diplomacia o serenidad, quizás por esta propia indignación, o por el comportamiento malo de los obreros, envenenados por los malditos Sindicatos.

 

Hasta ochenta llegó el número de detenidos, los que sufrieron prisión durante veinte días y en el sitio destinado a cárcel, que fue la iglesia; el trato no fue de los peores, si bien los propósitos fueron más que criminales. En la madrugada del 7 de agosto llevaron a cabo su intento; rociaron de gasolina la sacristía y prendieron fuego con intención de quemarlos vivos, al mismo tiempo que desde un edificio de enfrente les hacían descargas de fusilería; pero las llamas respetaron a los presos; mientras esto sucedía pasaba por la carretera la avanzadilla del comandante Castejón, que hizo unas descargas para llamar el enemigo a la pelea, pareciéndole a los marxistas más oportuno huir a los pueblos inmediatos, quedando éste limpio de dirigentes y milicianos, de tal forma, que un cabo con su escuadra pudo tomar el pueblo. Las fuerzas, como no le contestaran al fuego, y seguramente no figurara en el objetivo militar del día, siguió para Almendralejo, retrocediendo a esta ciudad el 9 de agosto, siendo este el día de verdadera redención, pues aunque durante los dos días anteriores el enemigo era en escasísimo número, no cesaban de decir que se pusieran banderas rojas y se quitaran las blancas.
* * *
El día 10 de agosto sufrió la ciudad el contraataque de una columna formada por unos 800 milicianos; pero Villafranca que contaba para defenderse con 35 legionarios y los falangistas, cada uno en su puesto, se defendió con la valentía propia en ellos, y habiendo juntado a esto el ejemplo valeroso del jefe provincial, camarada Carrasco, 10 o 12 solamente, que formaban el puesto por donde pretendieron entrar, los mantuvieron a raya, hasta que, avisadas las fuerzas de Almendralejo y llegadas a ésta des­plegadas en guerrilla, pusieron en vergonzosa huida a la columna roja, habiendo tenido que lamentar la muerte heroica de dos falangistas y un legionario
Saqueos y destrozos

 

Relativamente en esta ciudad hubo pocos y de escasa importancia, habiendo llevado a efec­to algunos en los cortijos y varios edificios de la población, y en cuanto a la destrucción de edificios y efectos religiosos, sólo ha sido des­truido lo que alcanzara el fuego producido al intentar quemar los presos.
Principales salvajes 

Ángel Medel Carreras, Jesús Yuste Marzo, Manuel Borrego Pérez y Evaristo Santiago, puede decirse fueron los responsables y autores de todos los desafueros cometidos durante la trágica dominación. Y de camino a ver qué sucedió en Almendralejo.

Tomado de: González Ortín, Rodrigo, Extremadura bajo la influencia soviética, Tip.Gráfica Corporativa, Badajoz, 1937, pp.170-174

Origen: Extremadura Roja: Villafranca de los Barros

 

Extraido de un articulo de Voz Populi

Pero, ¿quién fue Manuel Iglesias Ramírez? Este Buscón ha rastreado en el libro Masacre. La represión franquista en Villafranca de los Barros (1936-1945) de Francisco Espinosa Maestre y en los medios regionales, como el diario HOY de Extremadura, para saber que el abuelo paterno de Pablo Iglesias era hijo de Alberto Iglesias y de Carmen Ramírez, quienes regentaban la fonda de Reverte. Por eso se les conocía en el pueblo como ‘Los Reverte’ y, a Manuel, haciendo uso del diminutivo por excelencia del habla extremeña, como ‘El Revertino’. “Era una pensión que estaba en la Plaza Vieja y paraban muchos viajantes, la familia vivía de eso, pero ya no existe”, le soplan vecinos de la localidad a este Buscón. “Él estudió en el Colegio San José, un colegio jesuita que tiene muy buena reputación en toda la zona”, explican en el municipio.

Tras pasar por la mencionada institución, Iglesias Ramírez se licenció en Derecho y Filosofía y Letras en Sevilla, donde obtendría más de una decena de matrículas de honor, y durante la Guerra Civil fue teniente auditor jurídico militar del sexto cuerpo del Ejército en Hoyo de Manzanares, escribe Espinosa. También fue presidente del tribunal Permanente del noveno cuerpo de Ejército. “Intervino en unas 650 causas y dictó 9 sentencias de muerte. Reconoció que en sus años mozos perteneció a la FUE, y desde 1929 a las Juventudes Socialistas, ingresando en el PSOE en 1937”, recoge la publicación.

Condenado a muerte por el franquismo

Aunque fue juzgado por el franquismo y condenado a muerte, el abuelo de Pablo Iglesias se libró de esta gracias a su amistad con algunos miembros del bando contrario, como el ministro franquista Pedro Gamero del Castillo que había sido su amigo durante los años de universidad. “Tampoco estuvo mucho tiempo en la cárcel, por eso algunos de los suyos pensaron que fue un vendido. Aquí en el pueblo algunos te dicen que era muy culto y que ayudó mucho a la gente de Villafranca, pero si preguntas a otros, más bien de derechas, te van a decir que todo lo contrario, nada de democracia”, afirman.

A medida que transcurría la tarde, Iglesias se dejaba llevar por la nostalgia hasta que, finalmente, decidió compartir un vídeo protagonizado por su padre, hijo de Manuel Iglesias, en el que recitaba un poema escrito por el abuelo dedicado a su compañero de celda. El broche final fue la disculpa de Iglesias padre por no haber podido asistir al esperado acto en Villafranca “para comprar las mejores aceitunas del mundo“, un halago que gustó mucho a los extremeños.

Pero el periplo por la localidad, selfies incluidos, no se quedó en el teatro y el equipo de Podemos, una vez finalizados todos los discursos en torno a la Memoria Histórica, se sumó a una marcha en contra de la violencia de género promovida por el Ayuntamiento. Una agenda muy completa para ser la primera vez que Iglesias pisaba el pueblo de su abuelo en esta fértil comarca entre las Vegas del Guadiana y Sierra Morena.

Pablo Iglesias habla sobre la importancia de la memoria histórica, este miércoles en Villafranca de los Barros (Badajoz).

Anuncios

Un comentario en “Extremadura Roja: Villafranca de los Barros

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s