“Los presos venían a trabajar al Valle de los Caídos porque aquí vivían mejor” Santiago Cantera

Resultado de imagen de valle caidos

 

Perdido en mitad de la Sierra de Guadarrama se encuentra uno de los monumentos más polémicos de toda España, el monasterio del Valle de los Caídos que también recibe el nombre de Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos por la congregación que vive en su abadía, los benedictinos. Son muchas las historias y los mitos que pivotan alrededor de esta construcción situada a 9 kilómetros del Escorial, y puesto que se ha dado la oportunidad hemos querido conocer de la mano del Prior de la Comunidad, el padre Santiago Cantera, qué historia esconde el monasterio que en su día estuvo en el punto de mira del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que dio la vuelta al mundo.

¿Cómo empieza la historia del Valle de los Caídos?

La fundación del Valle de los Caídos tiene lugar en el año 1958. Hacia el final de la guerra se va pergeñando la idea, parece que Franco en los años de la guerra tiene la idea de construir el monumento y sale un decreto. El primer documento conocido es un decreto de 1 de abril de 1940, un año después de finalizar la guerra, en el que se alude a otro del que no tenemos constancia. En este ya se decide construir un monumento en la Sierra de Guadarrama a la memoria de los caídos. Con los años esto se va a ir perfilando cada vez más y los demás documentos son de 1957, cuando ya se crea la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

¿Con qué idea se construye este monumento?

La idea que se va afianzando cada vez más está orientada a la reconciliación nacional entre los dos bandos enfrentados en la guerra y con una triple dimensión.

¿La primera diimensión?

La presencia de una comunidad religiosa que atienda espiritualmente el monumento, -inicialmente no se pensaba ni en los benedictinos, ni tan siquiera en frailes, sino en una comunidad religiosa quizá más de dimensión social y apostólica pero al final vinimos los benedictinos para dar mayor realce a la liturgia (benedictinos de Silos)- y la misión de esta comunidad es también orar por la paz en España y por las almas de todos los que murieron en la guerra y que están sepultados aquí.

IMG-20141007-WA0015
Foto de unas humedades que han aparecido en el interior de la Basílica y en las que los monjes creen que se dibuja el rostro de Cristo.

¿La segunda?

La segunda dimensión es la del hermanamiento, un hermanamiento entre los caídos de uno y otro bando trayendo los restos de ellos aquí, con un registro de cerca de 34.000, aunque muy posiblemente la cifra real se pudiera elevar incluso a 50 o 60.000, por la dificultad de contabilización de las fosas comunes entre otras causas.

¿Y por último?

En la tercera dimensión, puesto que en el origen de la guerra en parte hay unas causas de tipo económico, social, laboral, diferencias hirientes, etc. y para que una cosa así no se volviera a producir, se decidió crear un Centro de Estudios Sociales inspirado en la Doctrina Social de la Iglesia que estudiase la realidad social y económica española fundamentalmente para promocionar un futuro de paz y de justicia social en España.

¿Y cuándo llegó la comunidad a la abadía?

La comunidad viene en julio del 58, en abril del 59 tiene lugar la inauguración oficial y en junio del 60 la basílica es consagrada como tal por disposición del papa san Juan XXIII por medio del cardenal Gaetano Cicognani. Pío XII había tenido una intervención en la que elevaba el monasterio a la dignidad de abadía de forma inmediata a la fundación, lo cual es un caso único en el siglo XX. Aquí hay dos intervenciones pontificias de inicio, lo cual hace que el Valle de los Caídos entre en lo que es el derecho pontificio.

Hay muchas historias que giran en torno a la construcción del Valle de los Caídos, ¿puede hablarnos un poco de cómo fue?

Se fue construyendo en dos fases fundamentalmente, correspondientes a dos arquitectos, obra continua pero con dos arquitectos: Pedro Muguruza hasta el año 1950 y luego desde el 50 hasta el 58 le sustituye su discípulo Diego Méndez, por enfermedad de Muguruza que moría en el 52. Para el tema de los presos, os podría servir mucho más si os pusiérais en contacto con el autor de una tesis doctoral que ahora mismo está en vías de publicación, en el CEU a cargo de Alberto Bárcena. Su formación es de Derecho pero se ha dedicado cada vez más a la Historia y elaboró una tesis sobre la redención de penas en el Valle de los Caídos. Es cierto que buena parte de los trabajadores que estuvieron en el Valle de los Caídos hasta el 50, después ya no, habían sido presos, procedentes del bando republicano en la guerra, aunque no eran propiamente presos políticos, sino que las causas, las motivaciones habían sido en buena parte, por temas de delitos de sangre cuando la contienda.

el-escorial-valle-de-los-caidos

¿Qué más puede decirnos de lo que aparece en esta tesis doctoral?

El trabajo penitenciario es algo que sobre todo hacia el último tercio del siglo XIX va a tomar una variante especial que es la reducción de penas por el trabajo. Todo el pensamiento político penitenciario europeo y norteamericano del último tercio del siglo XIX ve como una posibilidad de reincorporación y de reforma interna del penado el que pueda trabajar para volver a la vida social. En España lo que se va a adoptar es la redención de penas que da unos pasos más allá.

¿En qué consiste la redención de penas?

El tiempo de trabajo va a tener una equivalencia en tiempo de condena, una equivalencia favorable para el penado, es decir, un día de trabajo va a ser equivalente a dos de condena, luego se amplía a tres y finalmente se acaba ampliando hasta a seis. Un día de trabajo equivalía prácticamente a una semana de condena, con lo cual una pena de 30 años, que era la conmutación de la pena capital por delitos de sangre, se acababa reduciendo a 5 o 6 años de condena, ¿por qué en gran medida?, bueno en esto hay una idea cristiana de fondo, que promueve sobre todo un jesuita, el P. Pérez del Pulgar, que trata de mover el tema de la redención, de redimir al penado, que el penado se reintegre, se reforme y que se reduzca la pena. Luego hay otro factor que es de tipo práctico, en cierta manera, que es que, al final de la guerra, el nuevo Estado Español se encuentra una cantidad inmensa de presidiarios en las cárceles por causas de la guerra, entonces se plantea si dar un indulto general o una amnistía a todos, pero si ha habido delitos de sangre, no parece lógico de momento, entonces lo que se hace es optar por esta vía y en muy poco tiempo las cárceles españolas se van vaciando.

¿Esto solo se hace al finalizar la guerra?

En el bando republicano había existido también esto, el trabajo de los presos, pero no la redención de penas, además la redención de penas conlleva también que el penado está cobrando un salario, se establece por ley que el salario que cobra el penado tiene que ser igual al de un trabajador libre del ramo y en el lugar donde trabaja.

¿Y cuáles eran las condiciones aquí en el Valle?

Aquí en el Valle estaban bastante bien pagados; venir a trabajar a un destacamento de trabajo era una opción libre, además en ese momento en el derecho penitenciario no existía el concepto trabajos forzados que existe por ejemplo en la Francia de De Gaulle y en otros países de la época. Es verdad que existe la obligatoriedad del trabajo pero luego por otra parte es voluntario el decidir dónde y cómo se hace. Todos los que vinieron al Valle de los Caídos vinieron pidiéndolo porque habían oído que las condiciones eran muy buenas pero cuando llegaban aquí todavía eran mejores de lo que esperaban. La mayor parte vinieron de la prisión de Ocaña.

Los presos llegaban aquí y entonces…

Entraban en un régimen, que se llamaba de mínima vigilancia y puerta abierta prácticamente, que consistía en que por todo el recinto del Valle se podían manejar con toda libertad, solo con permisos verbales y habia un pequeño destacamento de la Guardia Civil custodiando el recinto. En el interior había tres poblados correspondientes a tres empresas que tenían a todos los presos: Molán, San Román (eran las dos en que en mejores condiciones estaban) y Banús, que fue la primera que lo solicitó, donde sí había ciertas condiciones peores. En cada uno de estos destacamentos había solo 2 funcionarios de prisiones, no había ni rejas, al principio llevaban uniforme, luego ya no, tenían trato normal con los trabajadores libres y luego las raciones de comida que se conocen eran muy ricas en calorías, más ricas que en la mayoría de prisiones, incluso sabemos por testimonios de personas, que venían aquí por razones comerciales, que se encontraban con que aquí se comía carne de vacuno de Peguerinos –que no se comía ni en Peguerinos-, que es un pueblo del otro lado de la Sierra.

¿Qué pasaba cuando terminaban sus trabajos?

Al final de la estancia, muchos continuaron trabajando aquí y a otros se les dieron viviendas de protección oficial, viviendas sociales, del Ministerio de la Vivienda, en tres barriadas de Madrid: Fuencarral, San Blas y Pan Bendito. Otra de las cuestiones que más han llamado la atención es el tema de las familias que venían a veranear aquí, familias de los presos, lo más opuesto a la imagen de lo que es un campo de concentración nazi o un gulag soviético. Venían aquí porque además decían que el clima era muy saludable, las familias venían, se establecían aquí en viviendas y llegó un momento en que las autoridades del Valle informaron a instancias superiores de que esto se estaba conviertiendo en una colonia de veraneo.

Carai…

Cuestiones como estas os podría contar muchas más, pero si tenéis interés, ya os digo, el que os puede dar una conferencia o varias es Alberto Bárcena. Un dato curioso que él ha trabajado y que siempre lo sabemos por testimonios orales es el de “Justo el matacuras”. Este es un personaje a quien él le ha seguido toda la pista y ha encontrado documentalmente su vida y milagros.

¿Quién era?

Era un preso llamado así porque en la guerra había matado a varios sacerdotes, aunque en algunas familias no quisieron testimoniar contra él. Tenía 3 sentencias a muerte por haber asesinado a 2 guardiaciviles y a un sacerdote y le conmutaron la pena. Vino aquí, cumplió condena y creo que estuvo al cargo del economato primero y cuando cumplió pena se quedó trabajando como libre, al inicio como portero de la comunidad benedictina. Una persona con delitos de sangre. A la comunidad benedictina les dijeron: bueno, pero ¿ustedes saben los antecedentes de este hombre? Y ellos dijeron: sí, sí sí, pero ha cambiado, es otra persona…. Parece que de intención no tanto, aunque trataba amablemente a los monjes cuando llegaban, pero parece que mantenía de fondo su trasfondo anticlerical. Historias quizás surrealistas de la España de Franco, que se pinta tan negra y luego nos encontramos con páginas como esta.

IMG-20141007-WA0005
Túnel que conduce de la Abadía a la Basílica a 60 metros bajo el suelo.

Cambiando de tercio… ¿Por qué se decidió hacer una Cruz de estas dimensiones?

Si realmente tenía que ser un monumento a la reconciliación, ¿qué mejor signo que la Cruz?, la Cruz que es donde hemos encontrado la reconciliación de los hombres con Dios a través de la muerte de Cristo, Él nos ha reconciliado a los hombres con Dios, tras el pecado original y en la Cruz es donde además los hombres podemos reconciliarnos entre nosotros porque ahí mismo Jesucristo nos ha dado un testimonio de perdón a sus enemigos, a sus verdugos, entonces, como signo de reconciliación, es el más explícito, el más claro, e indudablemente el mejor.

¿Hay algún otro motivo?

Unido a esto, nos encontramos prácticamente en el centro de España, una nación católica con tanta raigambre católica en su esencia, que es católica, y parecía lo más evidente y significativo. Yo creo que muchas veces lo que se ha combatido aquí no es solo la presencia de Franco o el recuerdo de la guerra, que también, es evidente, sino que lo que se ha combatido muchas veces es la propia Cruz, o sea, lo que molesta de aquí en el fondo, porque las pretensiones más radicales ya no van ni a que esté Franco ni si los caídos republicanos, ni tal, sino, la Cruz, volar la cruz, y ¿por qué?, pues claro, porque es el signo de lo que es el centro de la vida, del mundo, y también geográficamente el centro de España. Una España de raigambre católica, más aún si aquí se une todo el tema de la guerra, todo el tema de Franco, toda la leyenda negra que se ha echado sobre esto, pues se unen dos temas odiados.

Sorprende que los presos republicanos pusieran piedras para construir esto…

La cruz se construyó a partir del año 50 y ya no había presos de la guerra, continuaba habiendo presos comunes pero los últimos presos de la guerra estuvieron en el 46. Dicen que sí hubo 20.000, aunque en realidad parece que hubo unos 2.000 porque algunos redimían pena muy pronto. En la Cruz no hubo ni un solo muerto en su construcción y además no hubo presos republicanos, lo que sí hubo fueron presos comunes que no dieron tan buen resultado porque el ambiente entre los presos republicanos y los trabajadores libres era bastante bueno en cambio con los presos comunes no, porque empezó a haber robos, cosa que antes no. Donde sí trabajaron los presos republicanos fue en las otras partes del monumento, no tanto en la excavación de la basílica, que tenía que hacerlo personal especializado, sino que trabajaron más en la construcción del antiguo monasterio y en parte de lo que es el monumento, la basílica y en la carretera antigua, que era la de Banús.

Háblenos ahora un poco del conflicto que hubo hace unos años y que les obligó a celebrar Misa al aire libre en pleno invierno fuera de la basílica…

Todo eso vino a partir de las iras de la época de Zapatero contra todo lo que sonase a Franco y el Valle de los Caídos fue como un objetivo prioritario, empezó con el tema de las Misas del 20-N, etc. etc. pero lo que fue más duro fue el intento de cerrar por completo el Valle de los Caídos. La basílica se llegó a cerrar bajo una serie de excusas falsas, sin fundamento ninguno: peligros de derrumbe, de actos terroristas, etc.

¿Y se prohibió la entrada a los fieles?

Hubo un momento en que se prohibió el acceso de los fieles a la Misa de la basílica, ni por delante, ni por detrás, ni nada, se prohibió y punto. Entonces fue cuando la comunidad benedictina, el 7 de noviembre de 2010, decidimos salir a celebrar la Misa bajo los pinos de la entrada. Aquello fue un bombazo a nivel nacional e internacional porque se vio que mientras se consagraba, se inauguraba, una basílica en Barcelona y había venido el papa Benedicto XVI, se cerraba otra basílica y la comunidad benedictina, harta ya, y porque no se dejaba acceder a los fieles, decidió ir ella a los fieles. Esto saltó a la prensa, a internet, etc. y a la semana siguiente hubo una Misa multitudinaria dentro del recinto, y a partir de aquí ya tuvieron que empezar a echarse atrás.

IMG-20141007-WA0012
Interior de la Basílica del Valle de los Caídos, de unos 267 metros de longitud.

¿Qué pasó luego?

Empezaron a decir que se reabriría la basílica para que no se resintiera la piedad popular, hubo toda una serie de tira y aflojas y el Gobierno tuvo que ir dando marcha atrás porque el Valle de los Caídos recibió un apoyo muy numeroso y muy significativo de muchos fieles y además lo bueno es que se orientó todo en el sentido espiritual y religioso. El Gobierno tenía la expectativa de que esto se convirtirea en una causa política pero se le fue de las manos cada vez más, porque se vio como un caso claro de persecución religiosa a inicios del siglo XXI y entonces perdieron la batalla, el Valle de los Caídos salió fortalecido. Se unió entonces la cadena Intereconomía que en aquel momento era muy potente y se retransmitían las Misas de aquí que a la gente le encantaban, primero las exteriores, por el testimonio que suponían, a cero grados, niebla, nieve, frío y después las interiores porque a la gente le encantaba ver el cuidado de la liturgia benedictina dentro de la basílica, eso fue un bombazo.

¿Y a nivel internacional?

Cuando fuimos este año con la Escolanía a Polonia, en junio, a cantar en Cracovia, también estuvimos en Varsovia y en Chestokowa. El primer destino que tuvimos fue la iglesia y la tumba del Beato Jerzy Popieluszko, sobre quien se ha filmado una película recientemente, el capellán del sindicato Solidarnosc a quien asesinó brutalmente la polícia secreta comunista de Jaruselsky, quien murió reconciliado con la Iglesia al final.

¿Qué pasó allí?

Reconozco que en ese primer destino sentí una emoción profunda, estaba llorando, porque es una figura que me impacta mucho y aquí en la Misa de la puerta que me tocó a mí, tuve esa dicha, yo recordé las Misas del P. Popieluszko, especialmente en la homilía. Nos dijeron que en Polonia se seguían las Misas del Valle de los Caídos por televisión y a través de internet y les recordaban todas aquellas misas de campaña que celebraba el P. Popieluszko en la lucha por la libertad de la Iglesia frente a la tiranía comunista. Aquello fue impactante y lo llevamos en el recuerdo, fue un hito. Todavía queda algun niño de los que participaban en esas Misas.

Hablando de la escolanía… ¿qué condiciones ha de cumplir un niño para poder entrar en la escolanía del Valle?

Tenemos niños desde 8 y 9 años hasta 13, 14 años, son esos 5 años de las voces blancas. Ese es el motivo fundamentalmente. Ellos quieren seguir, pero ya veremos. Tenemos permisos para ampliar los años de estudios pero no siempre se tienen los medios, ojalá algún día podamos.

Dicen que la basílica del Valle de los Caídos era más grande que la de San Pedro de Roma y que tuvieron que acortarla porque no está permitido que haya basílicas más grandes que la de San Pedro…

Todo el recorrido es más largo que San Pedro del Vaticano. Dice la leyenda, que no es real, que la reja que se puso, se colocó para que el espacio sagrado de la basílica fuera más cortro que San Pedro. La realidad es que no hay nada que impida que una basílica sea más larga que San Pedro, de hecho hay una que lo es, que está en Senegal creo. El motivo por el que sea tan larga es que el Cristo del altar y la cúpula están en la misma diagonal de la cruz monumental, de ahí haber excavado la basílica hasta ahí, que son unos 267 mt. de longitud.

Al finalizar de la charla con el Padre prior, Santiago Cantera, tuvimos la oportunidad, acompañados del padre José Ignacio, de que abrieran la basílica solo para nosotros. Pudimos disfrutar de una visita guiada personalizada con una explicación detallada de toda la construcción de la basilíca y de la cruz. Además pudimos conocer de la mano del padre José Ignacio todos los datos curiosos por lo que a tamaño y métodos de construcción se refiere así como historias relacionadas con atentados que ha sufrido el Valle de los Caídos. El padre José Ignacio, estudioso de los libros de Daniel y del Apocalipsis de la Biblia nos dio su particular visión del fin de los tiempos. Profundamente interesante

Origen: “Los presos venían a trabajar al Valle de los Caídos porque aquí vivían mejor” Santiago Cantera – Diario El Prisma

Anuncios

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s