Santiago Abascal escribe a Pablo Iglesias

Pablo, permite que me ahorre lo de “estimado”, más que nada porque me gusta decir la verdad siempre. El caso es que el otro día reiteraste tu miseria moral alabando a un terrorista. Dijiste que “sin personas como Otegi no habría paz”. No leí tus declaraciones. Me las leyó mi padre. Me llamó por teléfono expresamente. Te ahorro la literalidad de la conversación porque es más virulenta aún que las letras que ahora escribo.


Pero debes saber que, mientras tú vomitabas esa basura, el hombre que me llamaba no debía de tener a muchos metros a los escoltas que le vigilan desde hace veinte años gracias a las balas de los amigos de Otegi. Mientras tú pasabas tu infancia en Soria leyendo a Verne y a Salgari, yo la pasaba en tierra vasca –y española– viendo cómo mataban a los amigos de mi padre, como Jesús Velasco o Félix Galíndez, o como a Estanis Galíndez, cartero de mi pueblo, asesinado, como todos, por la espalda. Sello de tus admirados, valientes y perspicaces amigos.

Mientras tu adolescencia empezaba a despertar con sueños húmedos con no sé qué actriz española –algo de eso dijiste hace poco–, la mía despertaba con las cartas que la ETA escribía a mi abuelo para anunciarle su temprana muerte: “Le buscaremos hasta ejecutarle”, rezaban las misivas de tus perspicaces amigos. Mientras tú te reunías con el enemigo en una herriko taberna y alababas la “perspicacia de ETA”, yo recibía a mis hijos en el paritorio acompañado por guardaespaldas.

Mientras tú te entretenías en la universidad entre escrache y manifa, yo acudía a la universidad escoltado y veía mi nombre en un punto de mira pintado con spray en las mismas pizarras. Literal, Pablo. Mientras tú disfrutabas de tus becas y de tu vida facilona, yo llevaba una pistola al cinto por si podía evitar que me pegasen un tiro en la nuca, anuncio también literal de las paredes de mi pueblo.

Mientras tú animabas a la afición que te jaleaba a salir a “cazar fascistas” o a pegar a un “lumpen”, y quizá mientrás tú leías cómo se hace un cóctel molotov, yo empezaba la madrugada apagando el fuego de la tienda de ropa de mi padre, arrasada por el fuego de los cócteles molotov de los amigos de tus amigos.

Mientras tú te dedicabas a acosar a los que no piensan como tú en la universidad –me acuerdo ahora de Rosa Díez–, yo veía pasar el féretro de Gregorio Ordóñez entre vivas a España, o velaba el cadáver de Jesús Mari Pedrosa, asesinado a tiros en la puerta de su casa en Durango.

Mientras yo rendía honores a Manuel Indiano, abatido a balazos en su tienda de golosinas de Zumárraga, tú cogías un vuelo para tu paraíso venezolano o iraní para aprender cómo jodernos más la vida.

Tu paraíso es nuestro infierno. Tus amigos son nuestros enemigos.Y tus héroes, Pablo, son nuestros villanos. Y tú –siento decirlo y siento pensarlo– eres todo eso a la vez, sin matices, el enemigo, un villano y el infierno mismo.

Por eso somos tantos los que te conocemos, cada día un poco más, los que vemos la gran mentira que se esconde detrás de alguna de tus verdades. Y por eso somos tantos los que te combatiremos, en las universidades si hace falta, en las urnas cuando toque, en los tribunales cuando la ocasión lo exija.

En la cheka si ese es nuestro destino en la España soviética que querrías construir. Y en todos los lugares en los que pretendas dar tu pérfida batalla. Cuando quieras y donde quieras. Porque se trata de nuestra Patria y se trata de nuestra Libertad. Y no solo no crees en ninguna de las dos, sino que quieres destruir ambas.

Lo tienes crudo, porque somos millones los que pensamos que representas lo peor. Lástima que los corruptos te hayan dado esta oportunidad para engañar a tanta buena gente. 

Porque es así, Pablo, tú solo eres una consecuencia de la corrupción de tantos dirigentes del PSOE y del PP. Gracias a Dios, la España decente os combatirá a ambos a la vez. Por una España más unida, más justa y más libre. Os combatiremos siempre.

Santiago Abascal

Anuncios

7 comentarios en “Santiago Abascal escribe a Pablo Iglesias

  1. La educación de una persona no se demuestra insultando diciendo palabras soeces o de sabor incorrecto, muchas son las que le he dedicado a este diputado y seguiré dirigiendo, pero no como diputado, sino como dictador comunista que es lo que parece trata de ser, solo cuenta su libertad, pues es una libertad muy corta,. Con esa manera de pensar, actuar y de explicarse poca libertad va a tener, Animo Abascal a este sujeto le queda un corto recorrido, solo se necesita disponer de jueces y fiscales honrados.
    Un saludo de Saturnino

    Me gusta

  2. El problema principal de mi coletudo tocayo podemita es la ignorancia. Es muy fácil hablar cuando no has vivido algo en tus propias carnes, y aún más fácil hablar cuando tú no has sido víctima de esos “amigos”. La ignorancia es la madre del atrevimiento, e Iglesias es muy, pero que muy, ignorante. De ahí que su atrevimiento vaya en consonancia.

    Me gusta

    • Como muestra perfecta de mi anterior afirmación, hoy mismo Iglesias nos proporciona un divertido ejemplo. En su reciente entrevista en un programa de radio, da su opinión sobre un tema (la agresión a guardias civiles en Alsasua) y admite que ni se ha molestado en leer el auto en el que se narran los hechos en torno a los cuales opinaba. Posiblemente, hiciera lo mismo que aquí, cuando opinó sobre ETA y sus víctimas: no tener ni la más remota idea de sobre qué estaba opinando.
      Por eso, creo que su principal defecto es la ignorancia. Y preocupa que un hombre así de ignorante (y que encima se jacta de serlo, como si eso fuera motivo de honra y orgullo) sea capaz de mover masas incluso admitiendo su propio desconocimiento de la realidad que le rodea y sobre la que habla.

      Me gusta

  3. Solo recordar que los de la Checa provocaron (persecución religiosa, acoso a la derecha, asesinato de Calvo Sotelo, etc.) a los “otros” totalitarios (Franco) y fueron vencidos.
    Tuvimos que sufrir una dictadura, fascista por sus orígenes, que fue ablandándose con el tiempo gracias a la protesta pacífica contra el régimen totalitaroi, de mucha gente obrera y universitaria, como yo mismo, y la madurez de una sociedad cada vez más demócrata hasta dentro del propio régimen franquista (Adolfo Suárez por ejemplo). Y ahora estos radicales comunistas y revolucio-progre-chavistas quieren volver al 36. No aprendemos de la historia por desgracia

    Me gusta

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s